Los Sueños de Gaia 2 Parte 2 EL DRAGÓN AZUL


GIRONA, ESPAÑA

Nil Dragó es un prestigioso informático forense cuyas facturas astronómicas pagan sin discusión las empresas y gobiernos que reclaman sus especializados servicios. No en vano tiene merecida fama de recuperar los datos más ocultos de un ordenador con total discreción. Como Nil asegura, si han estado alguna vez en la memoria, él los encontrará a ciegas. Sin embargo, su notoriedad en ciertos círculos se basa en su trabajo de intruso secreto en las redes informáticas y telefónicas. Su seudónimo como activista es Glaucus, un hacker de alto nivel que es capaz de acceder a cualquier sistema de comunicaciones conocido. 

El joven pertenece a la organización AMEL (Esperanza) cuyo objetivo es la defensa del medio ambiente. Para luchar contra el calentamiento global, sus activistas filtran a los medios de comunicación los documentos oficiales que demuestran los tejemanejes políticos de las empresas más contaminantes del planeta. Su modelo de movilización a través de Internet permite que miles de esfuerzos individuales, por pequeños que sean, puedan combinarse rápidamente formando una poderosa fuerza colectiva.
Isabel Patiño es la colaboradora de Nil. Es una experta descifradora de claves de seguridad. S1S1 es la firma que suele dejar cuando accede a información confidencial de los poderes fácticos del planeta. Trabaja oficialmente como traductora de idiomas para la delegación en España de la Agencia de Ciencia e Investigación Internacional (ACII).
Nil ha pasado las ultimás horas en el catamarán que tiene fondeado en el puerto de Palamós. Desde allí, ha contactado con AMEL. Ahora está chateando con Isabel. Glaucus y S1S1 tienen un nuevo objetivo: la Dama del Norte que se alojara a finales de agosto en Mas Gaya. Las ordenes han sido claras Frau Holda Smith es la presidenta democrática de uno de los países más industrializados de Europa. A la organización de Glaucus le consta que dispone información privilegiada de cómo afectara el cambio climático al norte del planeta. Es vital que AMEL acceda a estos datos.
Para garantizar la seguridad de las comunicaciones, Nil se ha conectado a la red desde el catamarán, la tormenta le favorece. Ha accedido a varias wifis de barcos sin demasiada protección. Finalmente ha decidido utilizar un barco de carga fondeado en el mismo puerto cuya wifi tiene controlada desde hace días, gracias a S1S1. Con la tormenta a nadie extrañara la ralentización del servicio, si es que alguien permanece aún despierto. La tormenta no es problema para la estructura domótica del Dragón Azul.
El Dragón Azul causa admiración donde fondea por la línea de diseño y su colorido. Sin embargo, pasa desapercibido que son 18 metros de eslora de tecnología punta. La nave es un transformer de nanoestructuras, basado en una de las criaturas marina más bellas y peligrosas que existen, el Glaucus Atlanticus. Toda la embarcación está construida con un nuevo material, un tipo de fibra de carbono cristalizado en diferentes densidades, con la que se ha fabricado incluso el mobiliario y los cristales irrompibles. Parte de la cubierta y el fondo del barco se convierte en transparente desde el interior, con un simple cambio de luces.

Del mismo material liviano e indestructible, 200 veces más fuerte que el acero, son las seis velas interactivas. El velamen, también de carbonato cristalizado pero con una densidad de tejido diferente, es el auténtico robot de la nave. La estructura posee un hidroesqueleto de gel de grafeno que le permite a Nil controlar la movilidad del aparejo con haces de luces infrarrojas. Las cuerdas son un simple complemento. El gel además actúa de batería para almacenar la energía eléctrica de las células solares. Toda la superficie funciona como un cargador fotovoltaico ultrarrápido.
Las velas desplegadas en vertical sólo destacan por su brillante color plateado con matices azules. Pero pueden adoptar una posición horizontal para replegarse posteriormente a los laterales exteriores de los dos cascos idénticos, como las alas de una mariposa. La simplicidad de toda la disposición permite al piloto manejar el barco a alta velocidad hasta alcanzar los 50 nudos en mar abierto. Navegando con el viento en la soledad del ancho horizonte, Nil se siente transportado a la magia de épocas remotas. Por eso pocas veces utiliza los dos motores electrícos, uno en cada monocasco que multiplican la velocidad del catamarán.
Las velas pequeñas de popa pueden doblarse 180º como alerones cuando el catamarán se transforma en sumergible para permanecer oculto. Todo los accesos al interior de la nave quedan entonces herméticamente sellados por las velas mayores que forman una cremallera estanca. La parte de la nave vista desde el cielo es casi invisible, pues su azul brillante camufla al catamarán con el mar y en su parte inferior de cara al espacio submarino es plateado logrando el mismo efecto de mimetización.
El Dragón Azul tiene capacidad para seis pasajeros. En la proa se encuentra una espaciosa terraza sobre el mar cubierta por dos rejas dónde Nil se suele relajar tomando el sol y contemplando el mar bajo sus pies mientras conecta desde su portátil a la potente computadora oculta en uno de los compartimientos secretos de la nave. El equipo tecnológico del Dragón Azul está especialmente dotado para controlar las comunicaciones a nivel global gracias a los sensores de alta capacidad en las velas que actúan como poderosas antenas capaces de emitir y recibir varias señales.
-Nil, tengo el programa en búsqueda – Le dijo Isabel.-. Estoy usando el wifi de la residencia de ancianos. ¿Y tú?
– El del barco de carga ruso que me has abierto. Isabel. Has trasnochado mucho, te caes de sueño. Esas ojeras… -Le dijo Nil, observándola por la webcam.
– Hubo una cena de empresarios asiáticos organizada por la empresa de energía eólica que patrocina la agencia. Necesitaban interpretes de chino, japonés, coreano e hindú. El jefe me envió sólo a mi. Los chinos se sorprendieron de como dominaba los cuatro idiomas, además del español.
– ¿Les dijiste que acabas de aprender catalán en un mes? -Le ha preguntado Nil con una sonrisa. La pareja disfrutó junta de sus vacaciones el mes pasado de un crucero por la Costa Brava y Mallorca a bordo del Dragón Azul. Tiempo más que suficiente para que Isabel, con su extraordinario don para las lenguas, aprendiera el catalán.
– Me contuve de decirles que hablo y domino dieciocho idiomas y otros seis los entiendo perfectamente, además de mi afición por las lenguas muertas y los códigos abiertos. -Le dijo Isabel mientras le hacía un guiño a Nil a través de la pantalla y mostraba atrevida la punta de su lengua.
– La Dama del Norte ha reservado la casa del lago del hotel bajo el mismo nombre falso que el año pasado. Pasará allí la última semana de agosto en riguroso incógnito. – Cambió de tema nervioso el joven catalán.
– ¿Nadie sospecha en la Costa Brava quién es Frau Holda?
– El año pasado su presencia paso desapercibida, incluso para mi. Nadie, ni la prensa ni el gobierno advirtió de su estancia. En el Mas Gaya nadie sabe de quien se trata realmente. Ha sido AMEL que me ha advertido de su llegada este mes y la necesidad de acceder a sus redes. Curiosa casualidad, precisamente el mismo hotel donde resido habitualmente cuando estoy en tierra. Yo nunca hackeo desde el Mas Gaya para evitar dejar un rastro de Glaucus. Hay que extremar la seguridad.-  Respondio Nil
– ¿Vendrá acompañada de sus hijos y su marido? Es una tapadera. La presidenta es viuda, no tiene hijos varones, tiene solo una hija pequeña de doce años. -Se sorprendió Isabel
– Los supuestos hijos son miembros de su equipo, el falso marido es su médico personal. Sólo la menor es su verdadera hija. En el hotel han reservado varias habitaciones para las mismas fechas, seguramente será para miembros de su seguridad personal. Ahora vengo, un momento. -Le pide pidió  Nil.
Nil se levantó y se dirigió a la sala de timón, aunque su nombre fuera una reminiscencia del pasado, ya que en aquella sala no había ningún timón –aunque si un joystick-, sólo pantallas dispuestas por toda la habitación y un gran panel de control desde donde podía trazar la ruta, ver su ubicación exacta, consultar la meteorología. El propio software que había desarrollado corregía la trayectoria automáticamente en caso de que alguna influencia externa, como el viento, pudiera haber variado. En aquel momento, no obstante, este software pocas correcciones tenía que hacer aunque se ejecutara en segundo plano. El Dragón Azul tenía las velas recogidas y el ancla firmemente clavada al fondo del puerto, lo que impedía ningún cambio en su posición.
Observó la pantalla meteorológica y comprobó que la tormenta aún duraría unas cuantas horas, según los datos recogidos por una pequeña baliza que tenía instalada en una de las velas del catamarán. Con ella recogía datos atmosféricos y meteorológicos del entorno. Luego estos datos se procesaban y se hacían predicciones en tiempo real, que se recalculaban cada 5 minutos. A su vez, otra gráfica también mostraba la información del tiempo que ofrecía de manera pública el Instituto Nacional de Meteorología. Los datos oficiales también predecían que la tormenta duraría varias horas.
Nil respiró aliviado. La tormenta era su principal disfraz y el éxito de aquel plan dependía casi exclusivamente de que la naturaleza colaborara en esta ocasión con ellos.
– ¿Qué tal va el cifrado de la clave wifi? – preguntó a Isabel, más que nada para mantenerla despierta y distraerla con una pregunta banal.
– Bueno, un coñazo, ya lo sabes – suspiró mientras le dedicaba una mirada aburrida a la web cam – teniendo activado el WPS la complicación es nula, pero durante varias horas el programa tiene que rastrear paquetes hasta obtenerla.
Los responsables de instalar y administrar la red del Hotel Gaya habían dejado activado el WPS, una vulnerabilidad de sobra conocida por la cual obtener una clave, por complicada que fuera y aunque estuviera cifrada en el sistema que fuera, era cuestión de tiempo, y el hacker poco tiene que hacer más que ejecutar un programa de los muchos que existen en la red y que por medio del rastreo de paquetes públicos acababa descifrándola.
– Chica, podíamos matar tiempo mientras, se me ocurren algunas formás muy divertidas – Dijo Nil con una sonrisa picarona.
– Con el sueño que tengo veo pocas actividades que no impliquen dormirme en la silla… ¡Nil, esto ya está! – dijo S1S1 con cierto tono de alivio – Ya tenemos la contraseña.
Isabel ya había apuntado la clave en hexadecimal en un mensaje que le envió, al igual que la MAC del hotel. Nil la miró sonriente e hizo crujir sus nudillos como si fuera a empezar un combate de lucha
– Mi turno, cierra y vete a dormir, que mañana madrugas. Buenas noches, cielo. – se despidió Nil ensimismado ya en la pantalla del ordenador.
Simuló una dirección MAC ficticia para no ser fácilmente reconocible y comenzó a escanear los puertos abiertos del servidor, lo cual le llevó unos minutos. Finalmente encontró varios puertos abiertos por donde comenzar a probar posibles vulnerabilidades. Mentalmente, Nil cruzó los dedos y deseó tener suerte y dar lo antes posible con alguna falla de seguridad.
Después de unos 10 minutos consiguió encontrar un hueco por el cual acceder al sistema central del hotel. Comenzó a descargar un troyano por el cual entraría de nuevo cuando Frau Holda estuviera hospedada a finales de agosto. Aunque no fuera evidente, toda la zona hotelera, estaría más que vigiladas mientras ella estuviera allí.
Cuando la instalación llegó al 100% cerró el portátil con fuerza y se fue a su suitte en el casco de estribor mientras tarareaba “La Canción del Pirata”. A Nil le encantaba dormir en el Dragón, aunque tronara y relampagueara como esa noche

Y del trueno al son violento. Y del viento al rebramar. Yo me duermo sosegado. Arrullado por el mar.

La entrada de Helena Palas a la recepción del hotel no ha pasado desapercibida para Nil. Conoce la trayectoria de la periodista. Ganadora de un pulitzer, Helena, esta considerada una de los mejores reporteros en escenarios bélicos. Su expulsión de Darfur del Sur junto a varios cooperantes de diversas organizaciones de ayuda humanitaria, ha sido noticia estos días en todos los medios. Así que era previsible su regreso. Helena tiene en exclusiva el uso de un domo individual en el jardín de los rosales de más Gaya. Es donde reside cuando su agencia de noticias no la tiene ocupada como fotógrafo y periodista en cualquiera de los lugares más conflictivos del planeta.
– ¿No hay nadie?- se dirigió a él, la atractiva mujer.
– Estoy esperando también, he tocado el timbre varias veces- le responde amablemente Nil.
– ¡Es extraño!
La entrada de Andrés les interrumpe. El hombre se ve afectado por algún motivo,
– ¿No esta el señor Jenti? -Pregunta Helena
– No señora. Jenti y la señora Anita han ido al Hospital de Girona. Ha sucedido una tragedia. Jordi y Myriam regresaban de una estancia breve en Marruecos y el coche se ha precipitado al río, poco más sabemos. Myriam y Susa están ingresadas en el hospital. Los equipos de salvamento están rastreando la zona para encontrar a Jordi y al pequeño Javier.
Helena palidece al oír la noticia. Su relación con los Gaya es familiar. Son su circulo íntimo más cercano desde hace años. Por eso su residencia habitual está aquí, en la casita de los rosales desde que sus amigos se la cedieron para que fuera su refugio emocional.
– Las llave de su domo, señora Palas – se le dirige Andrés mientras se las entrega .
Nil ha escuchado la conversación. Como Helena, el es residente habitual en la finca. Así pues, la noticia no deja de afectarle. Piensa si este accidente cambiará los planes vacacionales de Frau Holda.
Andrés le entrega la tarjeta de su suitte, cuando suena el teléfono. El hombre coge el aparato con aprensión. Nil discretamente se va.
– Si, ¿Policía? No, no esta el señorAmentiu. Ha ido con la señora Anita al Hospital de Girona. Tomo nota.- Dice  Andrés. El hombre se ha sentado en una silla y empieza a llorar. Deben ir a reconocer los cuerpos. Jordi y Javier han sido encontrados, flotando sin vida, en las aguas del rio.

                                                                                                              

   RESUMEN   Capitulo 2                 


PARTE DISPONIBLE   Codigo: Me / Al  

1. LA TRÍADA DE HÉCATE: Myriam sueña que esta en el bosque. Ve a su marido Jordi y al pequeño Javier. Entonces aparece la anciana vestida de negro que se dirige a ella. 
PARTE DISPONIBLE   Codigo: Me / Al  
2. EL DRAGÓN AZUL: Nil a pasado la noche en el Dragón Azul, el catamarán que tiene fondeado en el puerto de Palamós. Ha contactado con S1S1 y la organización secreta a la que pertenece. Tienen un nuevo objetivo: la Dama del Norte que se alojará a finales de agosto en Mas Gaya. Helena Palas llega al Hotel Mas Gaya donde siempre tiene el domo de los rosales a su disposición. La periodista coincide en la recepción con Nil. Andrés les informa del tragico suceso.
PARTE DISPONIBLE   Codigo: Me / Al  
3. ANNA PERENNA: En Roma, Anna Perenna ha sido ingresada en el Policlínico. Ha sobrevivido milagrosamente. Empieza a narrar su historia a su ahijada, Silvia Albalonga.

                                                                                                              


Agradezco las sugerencias de algunos usuarios de varias redes sociales y muy especialmente de AaLiYaH  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s