Discapacidad orgánica, la minusvalía que no se ve.

Icono de la discapacidad orgánica./ La Ciudad Accesible Icono de la discapacidad orgánica
Icono de la discapacidad orgánica.

Socialmente se tiene la conciencia de que la persona discapacitada es aquella que sufre movilidad reducida o una aparente falta de función psíquica. No obstante, la discapacidad no siempre puede ser detectada a simple vista. Todos podemos llegar a padecer una enfermedad crónica que vaya degenerando no solo nuestra situación fisica, sino también nuestros recursos económicos y sociales por lo que implica de dificultad o inhabilitación para algunas o muchas actividades cotidianas. Es la llamada discapacidad organica.

La discapacidad orgánica es la minusvalía que no se ve, que no se admite, que no se valora en el entorno familiar, social y laboral. Esta incomprensión repercute de forma decisiva en el día a día de aquellos que la padecen.

Son enfermos que tienen algunos de sus órganos internos dañados, una dolencia no perceptible a los ojos de los demás, pero que ellos sí que la sienten y padecen, social y personalmente.  La fibrosis quística, la hemofilia, la hepatitis, la diabetes, enfermedad de Crohn, el VIH y las cardiopatías congénitas son sólo algunas de las dolencias que pueden derivar en discapacidad orgánica.

El saber popular dice que cuando la enfermedad o la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana. Compatibilizar la vida cotidiana, familiar y laboral con una enfermedad crónica es casi imposible, si no existe comprensión en el entorno directo. Es despiadado que esta discapacidad sea distinta para una persona con recursos o sin ellos.

LA NOTICIA: Un enfermo de cáncer decide morir solo y en la indigencia para no hacer sufrir a su familia

La discapacidad orgánica no se recoge en los baremos de valoración de discapacidades, y si se contempla, por un lado no se adapta a criterios médicos actuales ni se tiene en cuenta la realidad de los afectados con grandes impedimentos para llevar una vida normal, ya que suelen sufrir secuelas que les afectan a la hora de realizar las tareas habituales de su día a día. Cada paciente es distinto y eso es un problema para normalizar los tratamientos con el sistema nacional de salud.

Relación de las enfermedades más habituales entre el colectivo de discapacitados orgánicos

  • Diabetes: enfermedad producida por una insuficiente secreción de insulina, lo que hace augmentar el nivel de azúcar en sangre, esta disfunción impide que el azúcar sea absorbido correctamente por las células, por lo que el cuerpo no puede producir energía suficiente para realizar sus funciones con normalidad. Tipo I: insulinodependiente; Tipo II: no insulinodependiente.
    Metabólicas: hipotiroidismo, hipoglucemia,…
  • Enfermedades del aparato respiratorio: asma, bronquitis crónica obstructiva, insuficiencia respiratoria, hipoxémia, hipercámnia (aumento del CO2, que produce excitación, euforia y posteriormente obnuviloación y coma), enfermedades restrictivas como la cifoescoloiosis o toraxoplasias que afectan la caja torácica (en casos de enanismo, y Síndrome de Lobstein también se puede dar esta afección).
  • Alergias a diferentes componentes (los más frecuentes son: níquel, cobalto, polvo,…).
  • Enfermedades renales: insuficiencia renal crónica (los riñones dejan de funcionar y se detiene parcialmente o totalmente la emisión de la orina). El tratamiento substitutivo que se requiere es la hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante renal.
  • Víricas Hepatitis C (afección del hígado, que puede desencadenar en cirrosis y posterior cáncer del hígado), VIH (SIDA, destrucción gradual de las defensas de los organismos, apareciendo infecciones graves producidas por microorganismos oportunistas).
  • Trasplantes las personas que han sido trasplantadas de algún órgano no pueden realizar ningún esfuerzo físico ni coger peso de forma continuada.
  • Cardiopatías: macrocárdia, miocarditis.
  • Carcinomas cáncer, en los diferentes órganos, por ejemplo el cáncer de mama.
  • Hemofilia: tendencia a la hemorragia, problemas en la coagulación de la sangre.
  • Leucemia: exceso de leucocitos en sangre, que acaba provocando un tumor.
  • Enfermedades del aparato digestivo
  • Enfermedades del aparato genito-urinario
  • La endometriosis es una de las enfermedades discapacitantes especificas de la mujer que altera de manera decisiva la vida sexual, familiar y laboral , como resultado de los dolores intensos, de la tensión emocional que genera y de las consecuencias, muchas veces, irreversibles de infertilidad en etapas reproductivas de la mujer. Quienes la sufren tardan nueve años de media en ser diagnosticadas. Pese a su sintomatología incapacitante, no se ha priorizado su investigación. El documental Endometriosis, la punta del iceberg se ha estrenado el 17 de marzo pasado en La 2.
  • El Herpes zóster, el huésped más indeseable. Existe una vacuna para mayores de 50 años especialmente recomendable ya que algunas complicaciones, como el NPH, son muy invalidantes. Este dolor neuropático por irritación directa del nervio se asemeja mucho a al que produce la corriente eléctrica, como si fuera una descarga. Por desgracia es muy frecuente e invalidante y afecta enormemente a la calidad de vida del paciente. En una escala de dolor,  cuando el dolor es agudo éste supera al «dolor del parto», mientras que cuando el dolor es crónico, es comparable con la «fibromialgia». Los grupos de población en los que la vacuna se debería administrar de forma prioritaria -pacientes con diabetes, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), con depresión mayor, etc.-

Estos pacientes luchan sin descanso, con la ilusión puesta en un futuro más prometedor en el cual pueda compaginar su discapacidad con la realidad que les rodea y en las mejores condiciones posibles.

El enfermo que sufre alguna de estas enfermedades está sometido a tratamientos muy intensos y agresivos desde el mismo momento en que se diagnostica la patología discapacitante. Estas personas para mantener estable su enfermedad necesitan someterse a tratamiento severos y riguroso en un largo proceso de médicos, hospitales e intervenciones durante el resto de su vida. La mayoría de los que sufren este tipo de enfermedades crónicas y degenerativas caminan al borde del precipicio de la pobreza y soledad que nuestra sociedad despiadadamente competitiva les va imponiendo.

Ignorada institucionalmente como tal, la discapacidad orgánica como atención especializada esta diseminada en diversas entidades que atienden como caso específico, y que a diferencia de la discapacidad física, “la que si se ve”-en donde concurren organismos con una atención evidente y definida-, requiere también de una consideración por los aspectos diversos que lleva implícito, especialmente en al ámbito  de integración social  y laboral.

Desde la Administración y la sociedad se debe velar por garantizar la igualdad de oportunidades para este colectivo, por lo que se debe fijar el establecimiento de los mecanismos y sistemas que verifiquen estas enfermedades como discapacidades reconocidas.

FUENTES: 

‘Mujeres y discapacidad física y orgánica en los ámbitos urbano y rural de la Comunidad de Madrid: Necesidades y fortalezas’, es el título de la publicación que muestra el día a día de las mujeres con discapacidad física y/u orgánica de la Comunidad de Madrid y que ha desvelado que las mujeres con discapacidad en entornos rurales en esta Comunidad tienen más fácil su integración que las que viven en las ciudades.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s