El panteón espiritual guanche y sus mitos

a7b856420c7d084082f3340ce257c1713a3c63a7

La Tamusni, (historia de trasmisión oral) es el medio de trasmisión de la memoria popular mediante la cual se trasmite de generación en generación la historia ancestral del pueblo canario.

La mitología o religión aborigen guanche fue transmitida oralmente a través de la Tamusni, y mucha se perdió o fue alterada por los conquistadores cristianos. El panteón espiritual guanche es una mezcla sincretíca de los encuentros y desencuentros de los indígenas con navegantes y conquistadores a lo largo de la historia, desde el neolítico. Está claro, sin embargo, que la relativa importancia de los diferentes dioses y demonios varió según las épocas y los lugares, pero fueron los conquistadores cristianos quienes disolvieron la mayor parte de la cultura guanche. (Recomiendo el artículo de este blog: Beatriz de Bobadilla y Ossorio, “La Cazadora” en la Conquista de Canarias. para comprender el alcance de la actuación de los conquistadores hispánicos en las Islas.)

Guadameñe, Guañameñe o Zahorí, era el rango más alto de sacerdote o chamán guanche(sumo sacerdote) que asesoraba a los monarcas aborígenes, llamados menceyes, en la isla canaria de Tenerife antes de la conquista castellana. Gozaban de una alta consideración social y tenían un gran conocimiento de la tradición oral, e interpretaban los fenómeos naturales y celestes. Posiblemente tenían una gran influencia en el control político.

Según relata un cronista llamado, Don José Rodríguez Moure en su libro: La historia de la devoción del pueblo canario a Nuestra Señora de Candelaria. El adivino o zahorí Guadameñe (sacerdote aborigen) había pronosticado hacía mucho tiempo que “dentro de unos pájaros grandes de blancas alas vendrían a la Isla (Tenerife), por el mar, otras gentes que se habrían de enseñorear de ella“.

Estos augurios que formaban parte de los miedos y creencias del pueblo guanche eran del común conocimiento y había dado lugar a que los menceyes hubieran convenido que cada uno de ellos cuidara de su territorio y que los demás le prestaran la ayuda que necesitara en caso de peligro.

La sociedad prehíspánica de Canarias estaba fuertemente jerarquizada de manera piramidal, con un máximo dirigente, el mencey, del que partían otros tres estratos por proximidad sanguínea: achimencey o alta nobleza; cichiciquitzo, correspondiente con el resto de nobles; y achicaxna o plebeyos. Esta división en castas estaba basada en un mito creacionista según el cual el Creador había hecho primero a los nobles, a los que había dado los ganados, y después a los plebeyos, a los que dijo que debían servir a los primeros para subsistir.

Según el informe que recoge el cronista real Andrés Bernáldez fue preguntando a los ancianos de Gran Canaria si tenían alguna memoria de su nacimiento, o de quién los dejó allí, y respondieron:

Nuestros antepassados nos dixeron, que Dios nos puso e dexó aquí e olvidónos; e dixéronnos, que por la vía de tal parte se nos abriría e mostraría un ojo o luz por donde viésemos.

Los Guanches son los antiguos habitantes de la isla de Tenerife antes del la conquista por los españoles y por extensión se denominan así también todos los habitantes de las islas Canarias. La religión guanche era politeísta y animista, los guanches tenían sus propios dioses, distintos en cada isla, pero ninguno común, aunque sí con conceptos comunes.
La isla de Fuerteventura, por ejemplo, fue dividida al través con una Pared de más de cuatro leguas de mar a [mar], término de dos Reyes, el de hacía Canaria llaman Ayose y el de hacía el Norte Guise; cada uno se gobernaba por una mujer, que ambas hablaban con el demonio, llamadas Tamonante y Tibiabin, éstas apaciguaban las discordias, maestras de ritos y ceremonias, avisaban de casos contingentes. (Marín de Cubas, 1993:104-5)

El Panteón de Dioses de la Cultura Guanche

Achamán (dios del cielo, dios supremo).
Magec (dios del sol).
Achuguayo (dios de la luna).
Chaxiraxi (diosa madre).
Chijoraji (hijo de Chaxiraxi).
Achuhucanac (dios de la lluvia).
Guayota (demonio, dios del mal)

También creían en divinidades inferiores o domésticas guardianes de lugares específicos. Eran dioses paredros (genios, divinidades masculinas “inferiores) o domésticos, mediadores entre los humanos y la Gran Madre.

El bien y el mal

Según la mitología, el cuerpo físico de Achamán era el cielo. Imagén de la Wikipedia
Según la mitología, el cuerpo físico de Achamán era el cielo.

El dios Achamán, en ocasiones también identificado como Acorán ostentaba el título del dios del cielo en la mitología guanche y era considerado el dios supremo. Su nombre significa literalmente “los cielos”, en alusión a la bóveda celeste (el cielo). Era el dios bueno, el dios supremo del panteón guanche, el dios de la suerte y de lo benévolo.

El demonio Guayota era dios del mal, era el eterno adversario del celestial Achamán. Para los guanches, Guayota moraba en los volcanes, pero principalmente en Echeide (castellanizado como el Teide), considerado este volcán como una de las puertas que comunicaban con el mundo subterráneo (el infierno). A Guayota se lo representaba a menudo como un perro negro, acompañado de los Tibicenas o Guacanchas su huésted de demonios. En muchos tubos volcánicos del Teide se han encontrado restos de ofrendas y vasijas con alimentos, por lo que se sabe que los guanches hacían ofrendas en la morada de Guayota para aplacar la ira de este demonio.

Chaxiraxi, la diosa guanche suplantada por la Virgén

Virgen de Candelaria., fotografía de Lorenzo Santana Rodríguez
Virgen de Candelaria., fotografía de Lorenzo Santana Rodríguez

Cabe preguntarse porque una religión que trata de imponerse con toda la fuerza y el poder de que disponía en aquellos momentos, siendo predicadora de un dios único y masculino, decidió fomentar la veneración a  divinidades secundarias femeninas en lugar de su deidad central el Cristo. La mayoría de los católicos canarios lo son por “Decreto”,  basta ver como viven el catolicismo aún hoy en pleno siglo XXI para comprobar que bajo esa capa de catolicismo impuesto pervive la ancestral adoración a la Diosa Madre Universal.

Algunas fuentes anteriores a la Conquista, afirman que los guanches creían y adoraban a una deidad femenina, a la cual el dominico Padre Espinosa identificó como Chaxiraxi que traducido al español significaría la “Madre Tierra”, “Madre Naturaleza” , “La que carga el firmamento”. En Canarias, al ser un territorio fragmentado en islas, con escasa comunicación entre sí en los tiempos pre-coloniales, la diosa es designada por diferentes nombres, Chaxiraxi, Abora, Moneyba, Tara, etc… E incluso en una misma isla es conocida por diferentes nombres como es el caso de Chinet (Tenerife) donde recibe las denominaciones ya castellanizadas de: Diosa Celeste; Diosa Luz; Diosa Tajao.

Los guanches realizaban cultos a esta diosa en sus cuevas a modo de templo. Imploraban a sus antepasados, los Majos, Maxios, Maluos, Mahoreros o Magos que eran sus espíritus, como en las cuevas de Achbinico y Chinguaro en Tenerife. La Cueva Santa de Añaco fue un convento de Maguadas o Harimaguadas, sacerdotisas guanches que cuidaban del culto a la diosa Chaxiraxi . Habia una cueva situada en el mismo barranco de Afirama que estaba dedicada a hospital de los guanches. El cronista de la conquista de Gran Canaria, Antonio Cedeño, refiriéndose a las Harimagudas de Tenerife dice: “Tenían mujeres que habitaban en forma de monasterios en cuevas con gran clausura, con pena de la vida, menos que alguno no quisiese casarse con ella”.

Diversas excavaciones arqueológicas han demostrado que la cueva-santuario Achbinico era un lugar de culto aborigen desde mucho antes de que los guanches colocaran a la imagen de la virgen en ella. Según recientes excavaciones arqueológicas las capas de cenizas encontradas y sometidas al examen del carbono 14 dan una antigüedad de más de tres mil años. En esta cueva se mantenía un fuego encendido permanentemente, algo parecido a los templos de las vestales de la antigua Roma, al parecer el hecho de tener la cueva un carácter sagrado desde tiempos muy antiguos justifica el hecho de que tras la conquista los guanches colocaran a la virgen precisamente en esta cueva y no en otro lugar

Hay también evidencias documentales de la existencia bajo la protección de la diosa de un rebaño sagrado compuesto de más de seiscientas cabras, que tenía su zona de pastoreo exclusivo en, hoy, Igueste de Candelaria. Estando castigado con la pena de muerte a cualquier pastor que osara introducir rebaños ajenos en los pastos sagrados. Existía en dicho rebaño la figura del Carnero Sagrado destinado al sacrificio, figura con claras reminiscencias semíticas y fenicias, antes que cristianas.

La fiesta del Beñesmén, que significa “los grandes calores” era una importante festividad del calendario agrícola de los antiguos de los aborígenes canarios. Se podian considerar unas vacaciones religiosas de verano, tras el arduo trabajo de la cosecha. La primera luna nueva después del solsticio de verano el 21 de Junio, el día mas largo, el Achun Magek, empezaban las festividades después de la recogida de las cosechas. Era la fiesta de la cosecha y el día central del año del dios Magec. El dia era considerado como el “Año Nuevo Guanche”. En esta festividad, los antiguos canarios ordenaban los asuntos materiales, y festejaban, veneraban las tradiciones culturales y espirituales. La lucha canaria, deporte juego, es una manifestación deportiva de origen guanche componente tradicional de las fiestas del Beñesmén.

Las fiestas religiosas terminaban el dia 15 de Agosto con el orto heliaco de la estrella Spica en la constelación de Virgo. En la actualidad esta fiesta coincide con la peregrinación a la basílica de la Virgen de Candelaria. La celebración de fiestas de redistribución de los recursos comunales se celebraban por la luna de agosto, alrededor del panteón de la diosa Chaxiraxi, donde los guanches hacían competencias de habilidad y fuerza y donde los menceyes, los jefes de las tribus de la Isla acordaban una tregua en sus disputas para compartir la carne del ganado sagrado.

En 1479, las sacerdotisas y encargados del cuidado y culto a la diosa Chaxiraxi y de su rebaño sagrado, fueron masacrados en la cueva-santuario Achbinico por el invasor, mercenario y traficante de esclavos Alonso de Lugo , el esposo de Beatriz de Bobadilla, un año después de su llegada al real de Las Palmas en compañía del conquistador Pedro de Vera, según recoge Marín de Cubas:

“En la Isla de Thenerife hizo una entrada Alonso Fernández antes de irse á España con las Compañías de la Hermandad el año 1479; llevando práctico entró de noche á la parte de Icod, trajo á Canaria buena presa de ganado que halló acorralado, muy manso, todo cabrío, tres mujeres, dos hombres y algunos muchachos, que dormían en cuevas, y mucho sebo, carne salada 263, panes de cera y cantidad de velas de cera medio encentadas y una á modo de cirio pascual encentado, cueros de cabra y cebada, dejáronse allá otras mayores cantidades de todo esto, y molinitos ó tahonillas de mano, cazuelas y platos de barro tosco.”
(Marín de Cubas [1694] 1993:168-72)

El rebaño sagrado de la diosa Chaxiraxi debió ser sumamente importante, no sólo por ser propiedad de la deidad, sino que lo debió ser numéricamente y por tanto económicamente, hasta el punto de que tanto el clero secular como la congregación de los dominicos, se vieron enzarzados en acaloradas y nada espirituales disputas en las cuales llegaron a lucir las espadas por la posesión del mencionado rebaño y demás pertenencias de la Sagrada Chaxiraxi , tal como ha quedado reflejado por los cronistas de la época.

La diosa Chaxiraxi, es por lo tanto una de las diosas principales del panteón guanche y significa “madre del sol”. Es el nombre, junto al niño en su mano derecha al que denominaban Chijoraji, por el que durante muchas, muchísimas décadas, se conoció la talla original en madera que representaba a una Virgen aparecida en Güímar entre 1390 y 1400. Nada menos que noventa y seis años antes de la conquista de Tenerife en 1496 y tras el primer intento fallido de 1494. Fue más tarde, cuando un joven llamado Antón, que había sido tomado por esclavo por los españoles y había regresado a la Isla como intérprete y embajador, reconoció en la imagen milagrosa, encontrada anteriormente, a la Virgen María. Él, habiendo sido bautizado, relató y convirtió al Mencey y a su corte a la fe cristiana. A partir de ahí, “trasladaron a la madre del sustentador del cielo y la tierra” a la cueva de Achbinico y comenzaron su veneración en la forma de la Virgen de Candelaria. La imagen se alojó en una cueva del barranco de Chinguaro (Ti-n-gwar, ‘(lugar) de residencia o reunión’), para luego ser trasladada a la cueva de Achbinico, actual cueva de San Blas.

Hoy está probado que la imagen fue dejada a propósito por los frailes misioneros de las Islas Señoriales de Lanzarote y Fuerteventura. Y para que la misma surtiera efecto, se valieron de un guanche que tiempo atrás había sido capturado, luego “cristianizado”, y finalmente devuelto a su tierra: el conocido como Monje Antón.

Al final, los isleños de Tenerife (los creyentes) siguen adorando hoy en día a la Diosa Chaxiraxi, “camuflada” como Virgen de Candelaria. Y para más Inri, una de las fechas de celebración anual, es el 15 de agosto. El mismo día del Beñesmed, la Fiesta de la Cosecha.

Chaxiraxi, es otra visión de Tanit, la Diosa madre del Magreb y del Mediterráneo.

religionguancheche1
Estatuilla de la Diosa Tanit descubierta por don Sebastián Jiménez Sánchez en 1944 en la localidad de “Los Casarones” Tamarant. Es una figura labrada en piedra traquítica. Presenta una estructura poroso-alveolar debido a su mucha antigüedad y desgaste. Tiene un alto de 54 centímetros , un ancho en su base de 39 centímetros y una longitud de axila a axila, de 25 centímetros . Es figura de las llamadas de pedestal y de brazos toscos y mutilados. La cabeza es rudimentaria y extraña. La cara es oblonga y aparece muy desgastada; en ella se advierte aún ojos, nariz y boca.

Según las teorías más aceptadas, los primeros aborígenes canarios debieron llegar del norte de África entre el siglo V a.C. y el comienzo de la era cristiana. Posiblemente, las islas fueron descubiertas por primera vez por el explorador cartaginés Hannón el navegante en su “Periplus”, el primer viaje de circunvalación africano, en el año 570 a.C.

En realidad Chaxiraxi, es otra visión de Tanit, la Diosa madre del Magreb y del Mediterráneo. La cultura púnica fue el resultado de la fusión de los colonos fenicios de Cartago en Túnez con la cultura imazighen (beréber) del norte de África, durante el primer milenio antes de la era actual. Esta fusión propició cambios en la cultura originaria fenicia, dando origen a la que hoy conocemos como cultura fenicio-cartaginesa, modificando no sólo la escritura sino que también afectó a la adoración de la Diosa Astarté, la cual en el transcurso del tiempo cambió de aspecto pasando a ser adorada en el continente y archipiélago canario como Tanit o Tinnit, especialmente en sus atributos como la Diosa del Mar, y Diosa de los Cielos.

Tanit es la Gran Madre, Diosa suprema: creadora, fertilizadora y regeneradora, Diosa del amor y de la vida, de la cultura y la belleza, de la danza, de la alegría y también de la muerte. Hay constancia de que, en el continente, la Diosa Tanit se asimiló con la romana Juno, posiblemente después de la invasión de Cartago por los romanos.

En Lanzarote está localizada una de las representaciones más genuina de la diosa Tanit grabada en un bloque localizado en el pozo de San Marcial, por otra parte, las estelas del pobla­do de Zonzamas relacionadas con manifestaciones cultuales, que representan una mano abierta que representa una oración dirigida a la Diosa Tanit, ello nos indica que la deidad suprema de la isla era la Diosa Tanit.

En todas las religiones en las que se venera a una Diosa-Tierra, siempre aparece indisolublemente asociado con ello un culto solar. Tanto entre los egipcios, como los incas, los griegos o los celtas, no hay diosa-Tierra sin dios-Sol, su complemento indispensable.

Magec, el culto a la Luz Solar

Petroglifos en las Islas Canarias, en forma de espiral idénticos que los encontradas en Galicia, Sur y Levante de Iberia
Petroglifos en las Islas Canarias, en forma de espiral idénticos que los encontradas en Galicia, Sur y Levante de Iberia.

Chaxiraxi era la madre de Sol, el dios Magec o Magheq (que posee resplandor / es brillante), en tamazight insular, era el dios del Sol y la luz para los antiguos pobladores de Tenerife y Gran Canaria.
Los antiguos guanches tenían al Sol como centro del Sistema Solar, y no es casualidad que todas las capitales canarias estén orientadas hacia el Este, por donde primero se hace visible Magec, lo que no sorprende a ningún canario.

En las islas, sobre todo en Tenerife y en La Palma, se han encontrado dibujos de espirales talladas en las rocas, algunos arqueólogos creen que esas espirales simbolizan al dios sol Magec. El término mago, con el que los terratenientes castellanos denominaban despectivamente a los agricultores de origen guanche tras la conquista, tiene su origen en el culto que le rendían a Magec dichos agricultores a fin de obtener buenas cosechas.

Los guanches de Tenerife consideraban al dios Solar Magec como un ser superior por excelencia junto la diosa Chaxiriaxi, la Tierra que sostiene el Cielo y eran, por tanto, ambas deidades objeto de adoración. La actuación de Magec se sintetizaría de la siguiente manera: creían que los espíritus de sus antepasados iban a parar al Sol, y cada mañana a su salida por el Este aparecían por el firmamento, realizando el itinerario diurno hasta que finalmente desaparecían, para de nuevo regresar al día siguiente.

El Teide (Tenerife), según las creencias guanches, esta montaña era la morada de Guayota, el demonio
El Teide (Tenerife), según las creencias guanches, esta montaña era la morada de Guayota, el demonio

Según una leyenda mitológica guanche, Magec, dios de la luz y el sol, fue secuestrado por Guayota (el demonio) y encerrado en el interior del Teide en Tenerife, sumiendo a la Tierra en la oscuridad. Los guanches pidieron clemencia a Achamán, su dios supremo. El dios supremo Achamán lo liberó, encerrando en su lugar a Guayota en el Teide. ¿Reminiscencias de una violenta erupción que ensombrecio la luz solar durante dias o del mito de Persefone ? Algunos autores defienden que Magec era una deidad femenina, hija de la diosa madre Chaxiraxi.

guimar

Las Pirámides de Güímar

En 1991, Belmonte, Esteban y Aparicio, investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias, descubrieron que el complejo principal de las Pirámides de Güímar está orientado astronómicamente. Este complejo señala, por un lado, la puesta de Sol el día del solsticio de verano y, por otro, la salida del Sol el día del solsticio de invierno. Descubrieron también el fenómeno de la “doble puesta” del sol el día del solsticio estival: el Sol se oculta primero tras un saliente del borde de la caldera de Pedro Gil, reaparece por un instante al superar dicho saliente y se oculta, finalmente, por el fondo de la caldera. Las orientaciones solsticiales hicieron pensar a algunos, que las Pirámides eran antiguos templos. No hay, no obstante, indicación alguna de ello y, en todo caso, por sí sola, la orientación solsticial, no permite concluir nada relativo a la fecha de construcción.

En 1991 el investigador Noruego Thor Heyerdahl estudió las pirámides y según su teoría no pueden ser amontonamientos casuales de piedras. Por ejemplo, las piedras en las esquinas de las pirámides están claramente talladas y el suelo ha sido nivelado antes de la construcción de las pirámides, además todas las pirámides cuentan con una escalera, que al ascenderla, nos orienta al sol naciente. El material usado para la construcción de las mismas, no son piedras de campos cercanos, sino rocas de lava. Heyerdahl defiende que fueron construidas como templo de adoración al sol, en años anteriores al descubrimiento.

Los Kankus (en Tenerife), eran los sacerdotes aborígenes responsables del culto al dios Magec y a los espíritus de los antepasados. Los Babilones (en Tenerife), eran una casta sacerdotal, tan enigmática como secreta, pues el único que los nombra en las crónicas escritas, es el Doctor Juan Bethencourt Afonso. Por lo que cuenta la tradición oral, nos inclinamos a pensar que tenían a cargo el culto Astronómico en general, relacionándolo así con las construcciones de las “morras” (construcciones como las “pirámides circulares”) de la isla de Tenerife.

Los aborígenes guanches tenían una clase de sacerdotes o chamanes llamados guadameñes. Se cree que en el sacerdocio guanche se traspasaban conocimientos entre miembros de una misma familia, preferentemente de abuelos a nietos, y de tíos a sobrinos manteniendo así el culto primitivo y también los aspectos hereditarios del sacerdocio.

Reconstrucción de altar aborigen de montículos de piedras colocadas en espiral situado en la cima de Garajonay (La Gomera), con el Teide (Tenerife) al fondo. I/W
Reconstrucción de altar aborigen de montículos de piedras colocadas en espiral situado en la cima de Garajonay (La Gomera), con el Teide (Tenerife) al fondo. I/W

Los Guadameñes presidían las asambleas o Tagoror.

La palabra Tagoro en bereber significa “recinto circular de piedras” o “lugar de reunión”. Era el lugar, cercano al poblado guanche, donde se reunían los ancianos y dirigentes de la comunidad para tomar decisiones que afectaban a su pueblo. Estas reuniones podían tener carácter religioso o judicial.

En la época anterior a la conquista española había numerosos tagorores a lo largo y ancho de la superficie habitable de la isla de Tenerife, que fueron desapareciendo paulatinamente después de la colonización española. A pesar de ello todavía se puede contemplar algunos en los lugares más apartados de la isla. En Gran Canaria estas reuniones recibían el nombre de “Sábor”.

En la cima del Alto de Garajonay, situada a 1375 m de altura, se localiza uno de los enclaves sagrados más importantes de la isla, con al menos cuatro aras de sacrificio. y en cuyo seno se encuentra la Laguna Grande, un llano circular que surge en un claro del bosque y que desde antaño fue punto de encuentro de los diversos caminos que recorren la isla y de reuniones culturales. Éstas se celebraban en un círculo de piedras que, según la tradición oral, ha sido utilizado hasta hace muy pocos años. Cerca se alza un monolito que aún conserva las señales de su uso ritual.

La tradición refiere también la existencia en este paraje, hasta hace unas décadas, de diversos amontonamientos de piedras distribuidos en todo el claro del bosque. Túmulos que, según la hipótesis del arqueólogo Antonio Tejera Gaspar, fueron realizados por los antiguos gomeros con las piedras que cada caminante dejaba en el lugar al pasar por él. Una costumbre que entre los imazighen (bereberes) continentales tiene un carácter ritual, pues cada piedra representa al espíritu de un antepasado. En conjunto, las piedras forman altares denominados kerkús, costumbre que continua vigente en las Islas, es frecuente en las carreteras y caminos así como en otros lugares donde se haya producido una muerte violenta, ver montones de pequeñas piedras depositadas por los caminantes al lado o encima de las cruces que señalan el lugar del suceso.

Especialmente singular y del que hablaremos en otra sección, era el culto a los muertos “espíritus ancestrales”, practicándose la momificación de cadáveres mediante técnicas de embalsamiento muy similares a las que realizaban por los antiguos egipcios. Su finalidad, vinculada a sus creencias religiosas, era proteger al cadáver y también distinguir su relevancia social. Lógicamente las momias guanches de sus reyes (Menceyes), eran las que recibían mayores cuidados en la momificación.

“Momia de San Andrés”. Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz de Tenerife. I/W

FUENTES:  

  • Wikipedia
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s