Ana, la Gran Diosa de Anatolia

inanna-13

La Gran Diosa Ana, es el primer nombre de la Madre Primigenia. El mítico nombre de la diosa es el primer sonido que emitió la humanidad: la respiración. Tomar una gran inspiración y soltar el aire en actitud de relajarse es pronunciar el primer mantra, el nombre primitivo de la diosa: “Aaaa” “Aaannna” “Ama”. En sánscrito, Anna significa alimento y “An” aliento, respiración.
“ANN” , “ANNA” de la que derivará “ANNAN”, “INANNA” “HANNA”, “FANNA”, “JANA”, “XANA” “DANA”, “DIANA”. También llamada “AMMA” o “AMA” o “MA”; nombre antiquísimo del númen de la Madre Tierra, como AMA-LUR o MAMA-PACHA

El culto a ANA se extendía desde tiempos remotos por todo el Mediterráneo, Asia Menor y Mesopotamia. ANA o AMA que significa tanto abuela como madre, se encuentra en diversas grafías, y se manifiesta en la Gran Diosa en forma de innumerables avatares. La presencia de esta deidad parece indicar que, en los albo­res de la Humanidad, existía un lazo entre todos los cultos. Este lazo es el puente natural entre Europa, y Asia, la Península de ANATOLIA, donde se han encontrado los primeros registros de la Madre Primigenia.

Anatolia llamada también Asia Menor, es una península, ocupada actualmente por la parte asiática de Turquía (en el rectángulo) en referencia al continente europeo. Anatolia limita al norte con el mar Negro, el mar Mediterráneo al sur, el mar Egeo (un brazo del Mediterráneo) al oeste, y el resto del continente asiático al este. El estrecho de Bósforo y el estrecho de los Dardanelos la separan de Europa.
Anatolia llamada también Asia Menor, es una península, ocupada actualmente por la parte asiática de Turquía (en el rectángulo) en referencia al continente europeo.
Anatolia limita al norte con el mar Negro, el mar Mediterráneo al sur, el mar Egeo (un brazo del Mediterráneo) al oeste, y el resto del continente asiático al este. El estrecho de Bósforo y el estrecho de los Dardanelos la separan de Europa.

La península de Anatolia ha visto desarrollarse varias culturas desde la prehistoria, era un foco de cultura avanzada durante el período Neolítico. El este de Anatolia contiene las más antiguas estructuras monumentales del mundo. Por ejemplo, las estructuras monumentales de Göbekli Tepe fueron construidas por cazadores y recolectores mil años antes del desarrollo de la agricultura. Esta parte de Anatolia es una región del corazón de la revolución neolítica, una de las primeras áreas en las que los humanos domesticaron plantas y animales. Sitios neolíticos como Çatalhöyük, Çayönü, Cori Nevali y Hacilar representan parte de los pueblos agricultores más antiguos del mundo conocidos.
Entre las civilizaciones y los pueblos que se asentaron o conquistaron Anatolia cabe mencionar : los hititas, los frigios, los lidios, los cimerios, los persas, los gálatas, los celtas, los griegos. los romanos, los armenios, los godos, el Imperio Bizantino y el Otomano, asirios, árabes, judíos, entre otros, han sido pueblos que han ocupado la región.

Las grandes ciudades de Anatolia y Mesopotamia acogían varias decenas de millares de personas y estaban gobernadas por un rey-sacerdote, máximo representante de la divinidad local (generalmente femenina) y dueña de todas las tierras. El templo era su centro neurálgico, donde se concentraba el poder religioso, político y económico. La sociedad estaba jerarquizada en clases bien diferenciadas: sacerdotes, funcionarios, artesanos, campesinos y esclavos. Todo lo cual llevó a la formación de las primeras ciudades estado conocidas, que después se convertirían en reinos más extensos y desembocaron finalmente en imperios.


URUK , la ciudad del origen

Uruk fue la ciudad sumeria más grande conocida en la transición del IV al III milenio a.C. Sumeria se puede considerar como la mas antigua civilización del mundo. Existe una antigua creencia sumeria según la cual la agricultura, la ganadería y el tejido de fibras fue entregado a la humanidad en la sagrada montaña Du-Ku, donde habitaban las deidades Annuna, dioses muy antiguos sin nombres individuales. Probablemente la cultura sumeria comenzó a forjarse en la ciudad de Uruk, centro religioso de la diosa Inanna, (en acadio Ea e Ishtar) extendiéndose posteriormente por el resto de la Baja Mesopotamia.

En su apogeo, hacia el III milenio a. C., Uruk tenía una zona amurallada de unos 6,5 km², estimándose su población entre 50,000 y 80,000 habitantes, siendo por lo tanto la mayor ciudad del mundo en esa época.1 Según la tradición sumeria, fue el hogar de Gilgamesh, héroe de una de las obras literarias más antiguas de la historia, el poema de Gilgamesh, y de quien se dice que construyó el templo de Inanna y las murallas de la ciudad.
Uruk fue probablemente lugar de nacimiento del sello cilíndrico, así como del cálculo y la contabilidad. En la ciudad – estado de Inanna, aparece la rueda en torno al 3500 a.C y la escritura en torno al 3300 a.C. Este último acontecimiento marca la transición entre la Prehistoria y la Historia. Los primeros registros históricos de Anatolia son del Imperio Acadio con Sargón en el siglo XXIV antes de Cristo .

Sargón, el rey Dragón, tuvo un sueño en el que fue favorecido por la diosa Inanna, la cual ahoga al rey de Kish en Sumeria, Ur-Zababa, en un río de sangre. Sargón se lo cuenta a Ur-zababa y éste intenta eliminar a Sargón, pero la diosa Inanna le previene. Ur-Zababa envía a Sargón al rey acadio Lugalzagesi de Uruk con un mensaje en una tabla de arcilla para que mate a Sargón. Sin embargo, los sobres no se habían inventado todavía (la leyenda parece estar perdida en este punto, supuestamente describe cómo Sargón llega a hacerse rey). En la batalla de Uruk (aprox. 2.271 a.C.) venció con cerca de 5.000 hombres a Lugalzagesi, pasando a dominar Mesopotamia.
Un texto asirio del siglo VII a.C., que se presenta como la autobiografía de Sargón, afirma que el gran rey era el hijo ilegítimo de una sacerdotisa. En el texto Sargón cuenta su nacimiento, y su primera infancia se describe así:

“Mi madre fue una gran sacerdotisa de Inanna, a mi padre no lo conocí. Los hermanos de mi padre amaban las colinas. Mi ciudad es Azupiranu, que está situada a orillas del Éufrates. Mí madre me concibió, en secreto, ella me llevaba. Ella me dejó en una cesta de junco, sellada con el betún que mi tapa. Ella me llevó al río que pasó sobre mí. El río me llevaba y me llevó a Akki, el cajón de agua. Akki, el cajón de agua, me tomó como su hijo y se ha criado conmigo. Akki, el cajón de agua, me designó como su jardinero. Aunque yo era un jardinero, Ishtar me concedió su amor,

¿No os recuerda al mito de Moises?
Muchas historias en la religión sumeria aparecen homólogas a las historias en otras religiones del Medio Oriente. Por ejemplo, el relato bíblico de la creación del hombre, la cultura de Los Elamitas, así como la narrativa del diluvio universal y el arca de Noé se asemeja mucho a las historias asirias. Los dioses sumerios tienen representaciones similares en religiones acadias, cananitas y de otras culturas. Algunas de las historias y deidades también tienen sus paralelos griegos; por ejemplo, el descenso de Inanna al inframundo se asemeja a la historia de Perséfone.

Era común a todos los pueblos de esta región el temor a los dioses. Asi que en caso de guerra entre vecinos, apropiarse de la deidad protectora del contrario era primordial. La divinidad era añadida al propio panteón o asimilada por otra deidad. Lo que originó un acusado politeísmo, contando a no menos de 3600 dioses, tanto sumerios como semitas y completando una extensa serie de categorías, tales como dioses personales, del Estado o ciudad en la que se encontraban e incluso algunos fueron adorados en todo el país. Hoy es muy difícil aislar las particularidades religiosas específicas de cada grupo étnico.

Resumiendo, primero existieron los dioses sumerios que más tarde fueron adaptados por los acadios, babilonios, asirios, arameos y caldeos (todos ellos pueblos semitas) y, siempre, la diosa Ana esta presente entre las deidades principales.

En el panteón sumerio destacaban tres aspectos de la diosa primordial: NAMMA (la abuela y madre primigenia). ANTUM (Madre Tierra y Diosa Madre), e INANNA la joven seductora y guerrera divinidad que transpaso todas las fronteras y todas las culturas.


La diosa Namma o Namm

La diosa Namma o Nammu, es la divinidad sumeria que identifica al “abismo de las aguas” en el océano primigenio. Namma fue la primera deidad y origen del todo. Diosa del nacimiento, su lugar de culto se centró en la ciudad de Ur. En muchos textos es identificada como consorte de An y madre de Enki, y con la capacidad de producir agua. Alternativamente figura como progenitora de la Tierra Ki, y del Cielo An. También se menciona que engendró a otros dioses, los Anunnaki y que junto a Ninmah y a Enki, participó en la creación de los humanos, moldeando arcilla mezclada con sangre de uno de los dioses. Nammu en la mitología acadia y babilónica se convertiría en la diosa acadia y babilónica Antum, consorte del dios Anu (conversión del sumerio An).

La diosa Antum (o como algunos estudiosos prefieren leer, Anatum) fue uno de los nombres con los que se conoció a la diosa Ki, (la Tierra) la primera consorte de An o Anu, pero otras teorías aseveran que era el mismo personaje que Nammu, de ser así sería la madre de Enki y, según se relata en los poemas acadios junto a An, crearon a los dioses Anunnaki. La Madre Tierra, la diosa adulta, la Diosa Madre


La diosa Inanna.

En diferentes tradiciones Inanna es la hija de Anu y Nammu. El nombre de Inanna se deriva de la Señora de los Cielos ( sumerio : nin-an-ak). En el lenguaje sumerio, “Nin” significa ‘señora. Suele representarse a menudo de pie al lado de dos leonas.
A lo largo de los ríos Tigris y Éufrates eran numerosos santuarios y templos dedicados a Inanna. La Casa de los Cielos, en Uruk fue el mayor de ellos, donde la prostitución sagrada era una práctica común.
Inanna poseía tres caras: en primer lugar, diosa del amor, hermosa y erótica; en segundo, tenemos a una mujer despiadada y sanguinaria, diosa de la guerra; y por último, una faceta astral asociada con el planeta venus y el firmamento (uno de sus símbolos era una estrella de ocho puntas).

Con la llegada de los acadios Inanna se sincretiza con la diosa Ishtar, que fue la base para la diosa Astarté (Asera) en Canaán, y Fenicia. Los nombres Astarte e Ishtar están relacionados con el planeta Venus, ambos significan estrella. El culto a Inanna también pueden haber influido en las deidades Ainina y dañina de los iberos caucásicos mencionados por los medievales Crónicas georgianas .


La diosa Ishtar

La diosa Ishtar, la divinidad principal de los asirios y babilónicos y en su zona de influencia cultural en todo Oriente Medio era la diosa del amor, de la guerra y la fecundidad. Se le daban las advocaciones de “Primera entre los dioses”, “Señora de los pueblos”, y “Reina del cielo y la tierra” entre otras. Se asociaba principalmente con la sexualidad: su culto implicaba la prostitución sagrada. Ishtar estaba asociada al planeta Venus como estrella de la mañana, y en las fronteras de Babilonia se la representa mediante una estrella de ocho puntas. También se la representa de pie, completamente desnuda, con las manos encima del vientre, o sosteniéndose los senos, o blandiendo un arco sobre un carro tirado por siete leones.

A Inanna, asociada con el planeta Venus, se la identifica con la diosa griega Afrodita. Para Joseph Campbell Ištar/Inanna, que amamanta al dios Tammuz, es la misma diosa que Afrodita y que la diosa egipcia Isis, que alimenta a Horus.

La diosa Isis, pintura mural, ca. 1360 a. C. ( F/W) Su culto se propagó por todos los pueblos del Mediterráneo, resistiendo la expansión del cristianismo durante el Imperio romano hasta que fue prohibido en tiempos de Justiniano I, en el año 535
La diosa Isis, pintura mural, ca. 1360 a. C. ( F/W)
Su culto se propagó por todos los pueblos del Mediterráneo, resistiendo la expansión del cristianismo durante el Imperio romano hasta que fue prohibido en tiempos de Justiniano I, en el año 535

Fenicia y la expansión de la diosa Ana por el Mediterraneo

Fenicia es el nombre de una antigua región de Oriente Próximo, cuna de la civilización fenicio-púnica, que se extendía a lo largo del Levante mediterráneo, en la costa oriental del mar Mediterráneo. El Mediterráneo oriental se convirtió en una importante vía de comunicación y comercio entre Anatolia, Siria-Palestina, Egipto y el mar Egeo. Así lo atestiguan la relevancia de ciudades costeras como Ugarit o Biblos y pecios como los de Ulum Burum y Gelidonya (sur de la actual Turquía).

En la mitología griega, Atenea o Atena también conocida como Palas Atenea es la diosa de la guerra, civilización, sabiduría, estrategia, de las artes, de la justicia y de la habilidad.
En la mitología griega, Atenea o Atena también conocida como Palas Atenea es la diosa de la guerra, civilización, sabiduría, estrategia, de las artes, de la justicia y de la habilidad.

La diosa Anat o Anut era principalmente una diosa semita de la fertilidad en la mitología caldea.
El papel que se asigna a Anat es el de la “Virgen”. Tanto se la consideraba hermana como esposa de Baal. Anat era la hija de Baal y hermana de Aleyin, que se ocupaba de mantener en vida a los dioses y estaba directamente implicada en los sacrificios. Era una bella diosa del amor y de la guerra que ayudaba a su hermano, especialmente en sus luchas cíclicas con el dios Muth. Anat era la que esparcía el rocío en la tierra, tan necesario para su fertilidad. El culto de Anat se introduciría en Egipto tras la invasión de los hicsos. Se equiparaba también con Atenea.

Era frecuentemente representada desnuda con pechos y un área vaginal prominentes, con un tocado similar a la diosa Hathor de Egipto, a quien a veces se le ha relacionado. Sobre todo era adorada en su aspecto de diosa de la guerra, a menudo vinculada con la diosa Astarté. En el enfrentamiento entre Horus y Set, estas dos diosas aparecen como “hijas extranjeras” de Ra.

Anat fue descrita en Ugarit como “madre de los dioses” o “amante del cielo”. Su culto se extendió principalmente por Fenicia, Siria, Chipre, Palestina y Egipto. En Egipto, sobre todo era adorada en su aspecto de joven e impetuosa diosa de la guerra, a menudo esta vinculada con la diosa Astarté y también con la Atenea griega. Anat es también probablemente la diosa quien Sanjuaniton llama a Atenea , hija de El, la madre sin nombre, que con Hermes (es Thoth ) El aconsejó sobre la elaboración de una hoz y una lanza de hierro, probablemente para usar en contra de su padre Urano. En el Libro del Zohar, Anat se cuenta entre el más santo de los ángeles bajo el nombre de Anathiel.

La diosa Atah adorada en Palmira , posiblemente, puede ser de origen la diosa Anat. Anat se combinó con Ashtart bajo el nombre de Atar en la diosa “Atar’atah” conocido por los helenos como Atargatis . Si este origen para Atah es correcta, entonces Atargatis es efectivamente una combinación de Ashtart y Anat.

La Fenicia histórica estuvo poblada desde principios del III milenio a. C. por semitas cananeos, al ser un estrecho paso entre el mar y el desierto de Siria, en contacto al sur, a través de Canaán y del Sinaí con Egipto, y al norte, a través del Éufrates, con Mesopotamia y Asia Menor, estaba destinada a ser una rica encrucijada comercial, codiciada por los grandes imperios vecinos.


La diosa Astarté

Astarté de La Galera.
Astarté de La Galera. La diosa Astarté es la reina del cielo a quien los cananitas habían quemado incienso en la Biblia (Jeremías, 44). Sus símbolos eran el león, el caballo, la esfinge, la paloma, y por supuesto, una estrella dentro de un círculo que indica el planeta Venus. Está documentado un santuario dedicado a Astarté en El Carambolo (Sevilla), fechado en el siglo VIII a. C.

La diosa Astarté era la deidad de la ciudad-estado de Sidón y con presencia en las otras ciudades fenicias. Astarté es la diosa de la fecundidad, aunque sus características y dependiendo de las ciudades son diferentes. También es adorada como diosa guerrera, de la caza o incluso como patrona de los navegantes.
Suele representarse posada sobre un león y sosteniendo una flor de loto y una serpiente. En otras representaciones se acentúa su carácter como diosa de la fecundidad y aparece tocándose los senos o dando de mamar a dos niños. Como diosa lunar se la representaba también portando una luna como corona.
Se asimiló en otras culturas con nombres diferentes como por ejemplo Istar la diosa del cielo sumeria, la Afrodita de los griegos, la Venus romana, la Isis egipcia, Hera, Cibeles y Juno Caelestis.
Contaba con abundantes santuarios en Sidón y Tiro.

Los comerciantes tirios fueron los primeros que se aventuraron a navegar en las aguas mediterráneas; Fue un puerto importante de Fenicia, alcanzando gran prosperidad económica; de él salieron barcos para fundar numerosas colonias a orillas del Mediterráneo con el propósito de dominar el comercio marítimo, fundando colonias en las costas e islas cercanas del mar Egeo, en Grecia, la costa norte de África, Cartago, Sicilia, Córcega, en la ibérica Tartessos, e incluso más allá de las columnas de Hércules, en Gadeira (Cádiz).

Los fenicios de Tiro fundaron hacia el año 800 a. C. en el norte de África Qart Hadasht (Cartago), cuya posición estratégica entre el Mediterráneo occidental y el Mediterráneo oriental la convirtió en la más importante de todas las colonias. Terminó por acoger el centro de la civilización púnica cuando las ciudades metropolitanas del Levante fueron conquistadas por el Imperio persa (539 a. C.). Los fenicios fueron el primero de los pueblos colonizadores históricos de la Península Ibérica


La diosa Tanit

La diosa Tanit fue la divinidad más importante de la mitología cartaginesa, la consorte de Baal y patrona de Cartago. Su influencia llego hasta las Islas Canarias, posiblemente transformada en la diosa madre Chaxiraxi del panteón guanche. Fue la diosa de Ibiza (Islas Baleares, España). El culto a Tanit comenzó a cobrar importancia a partir del siglo V a. C., y estaba asociado con la Luna y la fertilidad. Hay indicios de que iba acompañado de ritos con sacrificio de niños, pero esta creencia pudiera ser fruto de la política de descrédito romana.
Era equivalente a la diosa fenicia Astarté; también fue una deidad bereber. A partir del siglo V a. C., Tanit se convierte en la diosa principal del panteón de Cartago, sustituyendo a su predecesora Astarte, diosa de la fecundidad, cuyo culto incluía la prostitución llamada hierogamia, que consistía en prostituirse en un templo simulando la unión con la deidad con fines religiosos destinados a la fertilidad. Durante la romanización fue asimilada a Juno y no a Venus, como hubiera correspondido de ser equivalente de Astarté.


La diosa de los carios , la  Hecate griega

Hecate es una diosa con origen arcaico y muy compleja y misteriosa puesto que sus atributos fueron cambiando con el tiempo, siendo asimilada con otras diosas. Hesíodo la presenta como descendiente directa de la generación de la los Titanes e independiente del panteón Olímpico.
Hecate es una diosa con origen arcaico y muy compleja y misteriosa puesto que sus atributos fueron cambiando con el tiempo, siendo asimilada con otras diosas.

La diosa Hecate era una de sus diosas principales de Caria. Caria  fue una antigua región histórica situada al sudoeste de la actual Turquía. En la antigüedad, los carios fueron famosos mercenarios., quien era responsable de los cruces de caminos y su diosa ganó notoriedad en Grecia como fuente de brujería. Heródoto la llama Atena y nos cuenta que a sus sacerdotisas, de la tribu de los pedaseos, les salía la barba cuando tenía que ocurrir un desastre.
Los cultos populares que la veneraban como diosa madre hicieron que fuese integrada en la mitología griega. Hesíodo la presenta como descendiente directa de la generación de los Titanes e independiente del panteón Olímpico. En la Alejandría ptolemaica terminaría adquiriendo sus connotaciones de diosa de la hechicería y su papel como «Reina de los Fantasmas», bajo cuyo aspecto triplicado fue transmitida a la cultura post-renacentista.
Uno de sus aspectos es representado en la Trivia romana. Algunos mitógrafos modernos, como Karl Kerényi , Carl AP Ruck y Danny Grapas interpretan las diosas Deméter la «madre», Perséfone la «hija» y Hécate la “vieja”, como aspectos de un ex Gran diosa identificada por algunos como Rhea o como Gaia. Pero yo divago si son los nuevos avatares de antigua triada sumeria: Namma, Antum e Inanna que antes he mencionado.


La diosa Arinna de los hititas

A partir del siglo XVIII a.C. Anatolia vio surgir el imperio hitita, que tenía su capital en el norte de la península, en Hattusas.

La diosa Arinna, fue la diosa solar venerada por los hititas y la principal divinidad de su panteon. Era considerada la suprema regente del mundo terrenal y como una divinidad ctónica o diosa de la tierra.
Representada a veces desnuda con los atributos de Señora de los Animales y en otras ocasiones con una amplia túnica (como en Yazilikaya). También conocida como Arinnitti o Wurusemu, la diosa solar de los hatti, predecesores de los hititas. Se identificó con la frigía Cibeles y con Hepat, diosa madre de los hurritas.
Sus santuarios fueron tallados en afloramientos de roca; piedras verticales que se han marcado con signos solares en su honor. En Yazililkaya, un lugar sagrado para los hititas , que se encuentra a poca distancia de las puertas de la ciudad de Hattusa, muestra un desfile de divinidades femeninas con coronas y faldas largas. La única excepción a esta división es la diosa del amor y la guerra, Shaushka (diosa mesopotámica Ishtar / Inanna ) que se muestra en la procesión de sexo masculino con dos asistentes femeninas. Esto es probable que sea debido a sus atributos masculinos como la diosa de la guerra. Las estatuas de metal muestran a la diosa en una postura abierta de gracia y con un sol alado como tocado.

La religión persa provino de las predicaciones del profeta Zarathustra, fundador del mazdeísmo o como este llamaba a su religión Daena Vanguji, que se piensa predicó en el siglo VI antes de Cristo parte en Asia Central y parte en Irán, adoptando los persas su religión. El libro sagrado de esta religión era el Avesta y su punto principal era la existencia de dos espíritus principales; uno llamado Ahura Mazda, que era la representación del bien y otro llamado Angra Mainyu, que era la representación del mal. La religión persa también incluía conceptos novedosos como el juicio final en el cual el espíritu de los muertos era juzgado en base a sus acciones en la vida y eso definiría su futuro en su nueva vida después de la muerte. Esta religión todavía existe en Irán y es una de las religiones oficialmente permitidas, aunque la religión mayoritaria es el islam. También hay seguidores de Zarathustra en India y otros países, llamados parsis, la base de esta religión es: “pensar bien, hablar bien, hacer bien”.


La indoeuropea diosa persa Anahita,  posteriormente Aditi , la Madre de Mitra.

La diosa Anahita o Anaitis en griego y Aredvi Sura Anahita (“Húmeda, Fuerte, Incontaminable”) en lengua avéstica, (una de las más antiguas lenguas de la familia indoeuropea) es el nombre de una figura cosmológica indo-iraní, venerada como la divinidad relacionada con el culto a las aguas, adorada por los lidios, los armenios y los persas. Dispensa la salud y viaja en un carro arrastrado por cuatro caballos blancos, alegoría del viento, la lluvia, la nube y la escarcha.

Estatua de Anahita en Maragha , Irán.
Estatua de Anahita en Maragha , Irán.

El babilonio Beroso menciona que Anaitis era adorada en Sardes durante el reinado de Artajerjes II. La devoción de Artajerjes II (rey de Persia desde 404 a. C.) a Anahita es más evidente en sus inscripciones, donde su nombre aparece justo después del de Ahura Mazda y antes de la de Mithra . Inscripción de Artajerjes en Susa se lee: “Por la voluntad de Ahura Mazda, Anahita y Mithra construí este palacio Que Ahura Mazda, Anahita y Mithra me proteja de todo mal.”

El mismo dios supremo prescribió, entre otros preceptos, al profeta persa Zaratustra, la adoración de Anahita. Se celebraban en su templo las asambleas más importantes y le estaban consagradas las jóvenes más hermosas. En su fiesta se reunían los hombres y las mujeres y bebían hasta embriagarse. La diosa estaba relacionada con el amor sexual y la prostitución sagrada. Personificación del planeta Venus en el zoroastrismo, su nombre significa: inmaculada / sin mancha.
Su esposo Ahura Mazda, también conocido como Ormuz, es el padre celestial del panteón persa, así como la divinidad central del mazdeísmo, donde se le muestra como el creador no creado, la luz y el Bien absoluto. A Mitra,el hijo de Ahura Mazda y de Anahita, lo presentaban como el hijo de Dios y el redentor del mundo. La fecha en que se festeja la natividad de Cristo, el 25 de diciembre, en el solsticio de invierno, coincide con la del día en que se conmemoraba el nacimiento del dios Mitra.

Y para cerrar el circulo, en Córdoba, España, en el baluarte de la confluencia del río Cabra y del arroyo del Chorrón, entre manantiales algunos de ellos hoy ocultos, nace la antigua Egabro. Bautizada después de la reconquista con el nombre de Cabra, aunque durante conquista musulmana de la península ibérica ya se le conocía por este nombre, Qabra. Asentada en el corazón del país, que habitaran en otros tiempos los Turdetanos Béticos, descendientes de Tartesos, es donde algunos autores aseguran que los griegos edificaron un grandioso templo dedicado a la diosa Tyche, adoptada por los romanos como diosa Fortuna. En el arte grecobudista de Gandhara a la diosa Tyche se la homologaba con la deidad budista llamada Hariti, un avatar posterior de Anahita.

La diosa Áditi es una deidad femenina, madre de todos los dioses. Se dice que ella lo contiene todo, y se le podría considerar como «naturaleza» o «diosa primigenia creadora». Su hijo el dios Mitra también es un dios védico de la India, es uno de los Aditiás, los hijos de la diosa Áditi según el Rig Vedá, En 1952, en la misma villa de Cabra, hallaron de forma casual la escultura del dios de origen persa Mitra mientras realizaban labores de siembra en una huerta. El Mitras Tauroktonos de Igabrum, hallado en Cabra, es un grupo escultórico del siglo III realizado en mármol blanco y en el que este dios iranio aparece sacrificando a un toro.

El origen de esta divinidad indoirania puede remontarse hasta el II milenio a. C.: su nombre es mencionado por primera vez en un tratado entre los hititas y los mitani, escrito hacia el 1400 a. C.
Hacia el año 62 a. C., los soldados romanos adoptaron este dios a su manera, le agregaron características no persas, y crearon una religión llamada mitraísmo que se expandió rápidamente por todo el Imperio romano, y que compitió con el incipiente cristianismo hasta el siglo IV.

La presencia de Anahita esta documentada en la cosmología de los íberos del Cáucaso. La similitud del nombre con los antiguos habitantes de la península Ibérica , los íberos occidentales, ha llevado a una idea del parentesco entre ellos y las personas de raza caucásica ibérica (llamados ibéricos “orientales”) defendida por varios autores antiguos y medievales. Algunas teorías han propuesto orígenes étnicos y lingüísticos comunes de los antiguos íberos caucásicos con los íberos de la Península Ibérica , o los modernos vascos en España donde sigue viva la presencia de la diosa Ama-lur, (en euskera, literalmente Madre Tierra), otro avatar de Gran Diosa Primigenia.

Lidia o Reino de Lidia fue una región histórica situada en el oeste de la península de Anatolia, en lo que hoy son las provincias turcas de Esmirna y Manisa. Fue reino e imperio desde la caída del Imperio hitita hasta su conquista por los persas. Günther Neumann ha sugerido que el nombre «Atenea» es posiblemente de origen lidio: puede ser una palabra compuesta derivada en parte del tirsénico ati, ‘madre’, y del nombre de la diosa hurrita Ḫannaḫanna, abreviado en varios lugares como Ana.


La diosa Afrodita Urania

El nacimiento de Venus (en italiano: Nascita di Venere) es una pintura de Sandro Botticelli (1445 - 1510).
El nacimiento de Venus (en italiano: Nascita di Venere) es una pintura de Sandro Botticelli (1445 – 1510).

La diosa Afrodita Urania era la diosa del amor, la belleza y la fertilidad. La encarnación del deseo sexual como una de las fuerzas creadoras del universo, a la que todos los seres vivos, animales, hombres o dioses, están sometidos. Se decía que Afrodita podía hacer que cualquier hombre se enamorase de ella con solo poner sus ojos en él. La diosa también fue conocida por su mal carácter, sus maldiciones e iras, ya que cuando alguien ofendía a la diosa esta respondía condenándolo a tormentos.

La diosa habia nacido adulta de la espuma del mar, después de que Crono castrase a Urano. Por esto, Afrodita es de una generación anterior al panteón olímpico de Zeus. Una vez que el culto a Zeus hubo usurpado el oráculo-robledo de Dódona, algunos poetas lo tuvieron por padre de Afrodita y asi surgio otro avatar de la diosa: Afrodita Pandemo. Según Pausanias, los primeros que establecieron su culto fueron los asirios, y tras ellos los pafosianos de Chipre y los fenicios que vivían en Ascalón (Palestina), quienes enseñaron su culto a los habitantes de la isla griega de Citera. Citera fue centro del culto a Afrodita, que la mitología hace nacer en la isla llevada por las olas.

La ocupación del yacimiento mítico de la Troya, ubicado al oeste de Anatolia, también se inició durante el Neolítico. En esta península ocurrió la famosa guerra de Troya, en la que según la leyenda una unión de griegos dirigidos por Agamenón venció a los troyanos dirigidos por Héctor. Eneas hijo de Afrodita y de Anquises fue un importante caudillo de la guerra de Troya, en las leyendas griegas romanas. Derrotada Troya, Afrodita logro salvar la raza de los Aqueos con su hijo Eneas y lo guio a una tierra desconocida, donde Rómulo y Remo sus descendientes fundarían Roma. La Iliada, es un acertado retrato de la relación del poder con los simples y heroicos mortales y muestra las ya entonces necesarias e intuidas reglas que los humanos debían observar para evitar caer en desgracia o ganar el favor de los poderosos dioses, y especialmente las diosas.

Homero cuenta en el libro V de la Ilíada otra versión sobre el origen de la diosa Afrodita relacionada con la guerra de Troya. Afrodita sería hija de Dione, quien era la diosa oracular en Dódona. Según Homero, Afrodita, aventurándose en batalla troyana para proteger a su hijo Eneas, es herida en la mano por Diomedes y vuelve con su madre, postrándose de rodillas para ser reconfortada. «Dione» parece ser equivalente a Gea, la Madre Tierra, a quien Homero trasladó al Olimpo y alude a un hipotético panteón proto-indoeuropeo original. La propia Afrodita fue llamada a veces «Dione».


Cerrando el circulo: los padres de la Diosa,  Urano / Anu

El dios Urano, progenitor de Afrodita Urano, era el hijo y esposo de Gea / Gaia , la Madre Tierra en la mitología griega , el dios primordial y la personificación de los cielos como un elemento fructífero. Gea, la Madre Tierra, según cuenta Hesíodo en la Teogonía, había concebido a Urano por sí misma. Urano es a la vez consorte de Gea. Ambos fueron los padres de la primera generación de Titanes, así como los ancestros de la mayoría de los dioses griegos; sin embargo, ningún culto específico de Urano sobrevivió en la época clásica.
Es posible que Urano fuese, en un principio, esta divinidad indoeuropea, identificable con el Váruṇa védico, el supremo guardador del orden que luego se convirtió en el dios de los océanos y de los ríos, tal como sugirió Georges Dumézil siguiendo la obra de Émile Durkheim Las formas elementales de la vida religiosa (Les formes elementaires du vie religieuse, 1912).
La heterogeneidad de la genealogía de Urano se debe al hecho de que es una mezcla de muchas leyendas e historias, pero sobre todo una interpretación simbólica de cosmogonías aprendidas. Por tanto, Urano no tiene prácticamente ningún papel en los mitos griegos .
Estos mitos antiguos de orígenes remotos no tenían reflejo en los cultos de los helenos. La función de Urano es la de dios derrotado de una época pasada, antes de que el tiempo real empezase. Tras su castración, el Cielo no volvió a acudir a cubrir la Tierra por la noche, sino que ocupó su lugar, y «los padres originales llegaron a su fin» El mito de la creación hurrita es similar al griego.

En la religión hurrita, Anu es el dios del cielo y representa la ley y el orden. Es hijo de Namma, esposo de Antum y padre de Inanna. Su hijo Kumarbi le cortó los genitales y vomitó tres divinidades, a una de las cuales, Teshub, desposaría después. La religión es quizá el elemento más conocido de la cultura de los hurritas, por la influencia que tuvo sobre todos sus vecinos. Al cabo de cierto tiempo, casi todo Oriente Próximo, excepto Egipto y el sur de Mesopotamia, acabó incorporando elementos hurritas en su religión.

El dios Anu le encontramos en la mitología sumeria, y luego en la asiria y en la babilónica. Fue posteriormente asimilado por el dios Assur (asirio-babilónico), y el dios Marduk (kasita-babilónico) El equivalente semítico occidental de Anu sería el dios Ël. Y también parece tener equivalencia con el dios Dagón de los filisteos y fenicios. El mito de la creación hurrita es similar al griego.


La expansión griega

La guerra de Troya, narrada en La Iliada de Homero, se sitúa en un periodo próximo o coincidente con el principio de la invasión de los Dorios. Corinto y Esparta fueron los centros del poder Dórico. Los refugiados Aqueos, Jónicos, Eolios y los mismos Dorios invadieron paulatinamente las costas de Asia Menor, integrando la zona, económica y políticamente, en Grecia. Más tarde (750-550 a.C.) la expansión demográfica griega propició la colonización de la costa este del Mar Negro, Marsella en Francia y Sicilia y el sur de Italia, que fueron conocidas en latín como “Magna Graecia”.

Los frigios desempeñaron un papel decisivo en la destrucción del reino hitita y de la caída de Troya. El reino frigio del siglo VIII y VII a. C. mantuvo cerca sus contactos con los arios en el este y los griegos en el oeste. Su historia es sólo narrada brevemente por Heródoto, contando el suicidio del pasado rey Midas en Gordión cuando cayó ante los cimerios en el 676 a. C. Con el establecimiento de los galos en Frigia del este, el culto de Cibeles, la diosa madre, se extendió entre los habitantes de la ciudad.


La diosa Cibeles

Diosa sentada de Çatalhöyük c. 6000 aC Presenta los simbolos de la diosa frigia Cibeles Fuente: Wikipedia
Diosa sentada de Çatalhöyük c. 6000 aC
Presenta los simbolos de la diosa frigia Cibeles
Fuente: Wikipedia

La diosa Cibeles, era la ancestral diosa de la Madre Tierra que fue adorada en Anatolia desde el neolítico como personificación de la fértil tierra. Era una deidad femenina, sin nombre hasta la llegada de los frigios que la sincretizaron en su panteon.

Esta diosa fue venerada por el pueblo de los frigios como Cibeles (Madre Montaña) manteniendo en sus iniciós como divinidad griega, la misma iconografía de diosa majestuosa sentada en un trono, flanqueado por dos leones que es representada como la digura de una mujer sentada c. (6000 aC ) encontrada en Çatalhöyük en el sur de Anatolia. Como la figurita de la diosa se encontró en el granero, se sugiere que podría haber sido una forma de asegurar la cosecha o la protección de los alimentos, mas coincidencias con los ritos de Cibeles. Las posibles relaciones con la Diosa Madre neolítica son vagas aunque tentadoras.
La morada de Cibeles, (la Madre Montaña) es el Monte Ida o Ida frigio (por oposición al Monte Ida de Creta, la morada de la diosa Rea). El monte Ida en Turquia, actual Kaz Dag, es una cadena montañosa (1774 m de altitud en el punto culminante) que delimita la región de Troya. Cibeles era llamada allí Mater deum magna Idaea, «Diosa Madre de los dioses, diosa del Ida», y «Señora de los Animales», titulos que también ostentaba Rea, la Diosa Madre minoica, a la que los griegos llamaban Potnia Theron, “Señora de las Bestias”, revela sus arcaicas raíces paleolíticas.
La diosa madre Cibeles de Anatolia fue identificada en parte por los griegos con Gaia, pero más aún con Rea y Deméter. Su asociación con los halcones, leones y la piedra del paisaje montañoso del desierto de Anatolia, parecen caracterizarla como madre de la tierra en su estado natural sin trabas, con poder para gobernar, que modera o suaviza su latente ferocidad. Muchos de los atributos de Cibeles fueron luego absorbidos también por Artemisa. Entre los templos, además del de Artemisa en Éfeso -de estilo griego-, destaca el de Sardes dedicado a Sipilene / Selene (nombre lidio para Cibeles).

A la diosa Cibeles siempre acompañada de leones, va sobre un carro que simboliza la superioridad de la madre Naturaleza, a la que incluso se subordinan los poderosos leones que tiran del carro. La leyenda los relaciona con una singular pareja mitológica, Hipómenes (Melanión, en otras versiones) y Atalanta. Los leones representan a los personajes mitológicos Hipómenes (o Melaión) y Atalanta, la gran cazadora del grupo de Diana. Hipómenes se enamoró de ella y consiguió sus favores con la ayuda de Afrodita y del truco de las manzanas de oro, pero al cometer los amantes sacrilegio cuando se unieron en un templo de Cibeles, Zeus se enfureció y les convirtió en leones condenándoles a tirar eternamente del carro de la gran diosa.

El deseo de aprovechar su poder llevó a su instalación como diosa protectora de la ciudades de las élites de Anatolia, posiblemente concurrentes con algún tipo de regla-culto. Esta conexión es muy probable en Frigia, y posible en el norte de Anatolia, donde el culto a Cibeles en Lydia puede tener conexiones con el semi-legendario rey Midas. Para mostrar su papel como protectora de las ciudades, o ciudades-estado, a veces llevaba una corona mural , que representa a las murallas de la ciudad. Debido a las polémicas en torno a las ceremonias orgiásticas, el Senado romano prohibió el culto a la diosa aunque permitió su culto de manera pública durante la segunda guerra púnica. Los relatos más complejos, claramente detallados y espeluznantes del mito de Cibeles se produjeron como resultado del anti-paganísmo a finales del cuarto siglo, escritos por el apologista cristiano Arnobio. El significado y la moral de sus cultos y sacerdocios fueron temas de debate y controversia en la literatura griega y romana, y lo siguen siendo en la erudición moderna.
La titánide Rea en la mitología griega, estaba fuertemente asociada a Cibeles, tanto que en obras de arte solían ser representadas en un carro tirado por dos leones, y no siempre era posible distinguirlas. Según Homero Rea es la madre de los dioses, si bien no una madre universal como Cibeles, la Gran Madre frigia, con quien se la identificaría más tarde. Es hija de la diosa de la Tierra Gaia y el dios del Cielo Urano , en la mitología griega
En tiempos históricos la semejanza de Rea y la Gran Madre asiática, Cibeles Frigia, era tan evidente que los griegos resolvieron el asunto considerando a esta última como su única Rea, que había abandonado su hogar original en Creta y huido a las tierras inexploradas de Asia Menor para escapar de la persecución de Crono. También hubo una versión opuesta, y es probablemente cierto que los contactos culturales con el continente trajeran a Creta el culto de la Gran Madre asiática Cibeles, quien se convertiría en la Rea cretense. En la mitología griega, el símbolo de Rea es la luna. Sin embargo, en la romana su símbolo se conocía como el lunar. También tenía otros: el cisne, por ser un animal delicado, y dos leones, supuestamente los que tiraban de su carro.


La diosa Ártemis Pérsica

La diosa Ártemis Pérsica es uno de los nombres dados por los griegos a la diosa lidia Anahita (llamada también Anaitis por los griegos), y al culto sincrético entre esta y la diosa griega Ártemis.
Las culturas lidia y griega se mezclaron muchísimo, de tal modo que durante la época helénica ambas pueden confundirse. Especialmente desde la conquista lidia de Jonia, Grecia y Lidia entran en un proceso de gran intercambio comercial y cultural. Los lidios, apasionados por la cultura griega, ayudaron en la restauración del templo de Artemisa en Éfeso, una de las maravillas del mundo antiguo.
Potnia Theron (“Señora de los animales”) es un título de la diosa Artemisa mencionado por Homero en la Ilíada. Potnia significa “señora” o “esposa” Ártemis también fue identificada con la diosa romana Diana, con la etrusca Artume y con la caria Hécate.


La diosa Ana en la Península Ibérica

En la Península Ibérica durante el primer milenio antes de Cristo, en la Edad de Bronce, se produjo la primera ola de migraciones de pueblos de origen indoeuropeo. De ellos surgieron las culturas urbanas desarrolladas en el sur de Iberia, como los Tartessos y los Turdetanos, influenciados por la colonización fenicia de la costa mediterránea, con una fuerte competencia por parte de la colonización griega. Más tarde entre los siglos VII y V antes de Cristo, llegaron otros pueblos que se pueden identificar como celtas. Ibéros y celtas tenían sus propias representaciones de la Gran Diosa Ana.
La presencia colonial griega en la Península Ibérica es algo limitada, no puede medirse con la influencia fenicio-púnica, fundan la colonia de Emporion (Ampurias) que es su colonia principal en la Península. La colonia griega mejor conocida es Ampurias, de la que se sabe cuál era su situación geográfica y se han encontrado sus restos. Emporion es una colonia donde se busca sobre todo un punto comercial para competir con los fenicios. Emporion significa en griego mercado. Esta colonia está vinculada al santuario de la diosa Artemis de Éfeso. Funciona como un referente cultural muy importante. Ampurias en la época de las Guerras Púnicas se convierte en el puerto donde desembarcan las tropas romanas. También poseía templos dedicados a Isis y Osiris. El mundo griego fue muy importante en el desarrollo de las poblaciones de la Península Ibérica. Los griegos “contaminaron” en gran medida a las poblaciones autóctonas. Debemos pensar en pequeñas colonias griegas que vivían en las ciudades íberas.

La diosa Ana, en la Mitología Ibérica, es la divinidad del agua, de la lluvia y, por tanto de la fertilidad, la curación y la sabiduría. Asociada al planeta Venus, es la guardiana de los ríos, cuyo nombre llevaba en principio el río Ana / Guadi-Ana / Guadiana,, que los romanos llamaban Río Annas, al que los Árabes añadieron Guadi (guadi = río y Diosa Ana, Wuad i Ana ).

En 2011, una piedra, que simboliza a la diosa del río Guadiana, fue sacada en el entorno del molino harinero de Griñón por varias personas con un trasmallo de pesca del interior de lo que fue uno de los ojos del Guadiana, del que brotaba el agua que contribuía a formar el cauce fluvial de este río. Tras recuperarla, fue trasladada hasta el interior del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, donde una niña, de nombre Guadiana, la colocó sobre un montículo de piedras que formaba un pequeño trono y donde permanecerá mirando al agua. Por ello se la ha bautizado como la diosa «Anna» que, comentó Celis, «es una palabra tan antigua como el hombre, y que es una llamada a la madre, al agua y la tierra que nosotros defendemos».
Alberto Celis comentó que la diosa del agua encontrada en el río Guadiana debe simbolizar la fertilidad de los humedales, su conservación en el futuro y la preservación de espacios naturales tan importantes para la sociedad y la humanidad como es el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel.

La diosa Dana de los Tuatha de Dannan, también llamada Ana / Anu o Danu / Dana es la divinidad celta de las aguas celestiales (la lluvía) y protectora de los rios (el Danubio toma el nombre de esta diosa, por ejemplo). Algunos investigadores asocian a la primigenia deidad “Dana” de la Edad de Bronce, con Annan, una diosa arcaica pre-indoeuropea, asimilada por la cultura celta en sus invasiones, incursiones y asentamientos.
Dana era conocida en la literatura irlandesa por ser la Madre de los dioses, diosa de la fertilidad y Madre Primigenia que originó la raza de los Tuatha de Dannan. Si bien sabemos que cuando los hijos de Dana, llegaron a Irlanda, la Madre no fue con ellos. El mito de la ciudad de Brigantia en Galicia y de su rey Breogan, podria ser la clave para descubrir que la anciana y viajera Dana prefirio quedarse en Iberia.

La diosa Ataecina fue la diosa ctónica adorada por los antiguos ibéros, lusitanos, carpetanos celtas y celtíberos, una de las deidades ibéricas más importantes a la que se rindió culto prácticamente en toda la Península Ibérica antes y durante la ocupación romana, al menos en los tres primeros siglos del Principado.
Es el nuevo avatar de la ancestral diosa Ana, el nombre de Ataecina proviene del nombre celta ate gena, “nacida de nuevo” o «renacido». El sociólogo Moisés Espírito Santo afirma que Ataecina es una deidad compuesta que surge de tendencias sincréticas y que el nombre combina Atta y Jana, el primero un epíteto de la diosa madre arquetípica y el segundo el nombre de la deidad romana Jana (forma femenina de Jano) o posiblemente de Diana, la diosa de la Luna.

Escultura de la Fuente de Cibeles en Madrid, obra del escultor Francisco Gutiérrez.
Escultura de la Fuente de Cibeles en Madrid, obra del escultor Francisco Gutiérrez. La figura principal es la diosa Cibeles, está montada en un carro dispuesto sobre una roca que se eleva en medio del pilón. En sus manos lleva un cetro y una llave y en el pedestal se esculpieron un mascarón que escupía agua por encima de los leones hasta llegar al pilón, más una rana y una culebra que siempre pasan desapercibidas. Dos leones esculpidos por el francés Roberto Michel, tiran del carro.

En la Península Ibérica, en época pre-romana, comenzarían a entrar en este territorio divinidades orientalizantes por parte de los ejércitos que participaron en misiones en Egipto o en Oriente y por comerciantes y esclavos llegados a la Bética desde Egipto, Persia, Mesopotamia, Asia Menor o Siria. Estos cultos que están caracterizados por el exotismo y el misticismo, que giran en torno a un dios salvador. Destaca, pues, el culto a Cibeles y a Mithra, etc. un tipo de religiosidad distinta, seguramente junto con otro tipo de cultos mistéricos. En España, desde el año 1782, la figura de la diosa Cibeles preside la plaza mas importante de su capital, Madrid. Una plaza rodeada de los edificios mas emblemáticos del país y donde se celebran los exítos de la ciudad y del Real Madrid. La vieja divinidad continua presente.

La Madre Tierra tiene infinidad de denominaciones, como indica la investigadora Bárbara Walker, pero sin duda Ana de Anatolia fue el primero. A la tierra se le han dado miles de nombres femeninos -Asia, Africa, Europa- recibieron el nombre de manifestaciones de la Diosa. Diversos países llevaban el nombre de alguna antepasada o de otra manifestación de la Diosa: Libia, Rusia, Anatolia, Lacio, Holanda, China, Jonia, Akkad, Caldea, Escocia [Scotia], Irlanda (Eriu, Erin, Hera) , fueron sólo unos pocos. Cada nación dio a su propio territorio el nombre de su propia Madre Tierra».

Uno de los rasgos de la mitología que más me gustan es el modo en que encontramos leyendas y deidades con características semejantes en lugares considerablemente diferentes, con culturas distintas. Me encanta apreciar estas similitudes entre las distintas divinidades. La Diosa Madre a la que dedico este post es la que mas curiosidades ofrece de estas características. El concepto Diosa Madre se contempla como una deidad energetica de la fertilidad a nivel global. En algunas culturas además es representada como la Madre Tierra, siendo la generosa personificación de la Tierra. Como tal, no todas las diosas pueden considerarse manifestaciones de la Diosa Madre.

Las deidades que encajan con la moderna concepción de Diosas Madre han sido claramente adoradas en muchas sociedades hasta la actualidad. James Frazer (autor de La rama dorada) y aquellos a quienes influyó (como Robert Graves y Marija Gimbutas) avanzaron la teoría de que todo el culto en Europa y el Egeo que incluyó cualquier tipo de Diosa Madre tenía su origen en los matriarcados neolíticos pre-indoeuropeos, y que sus diferentes diosas eran equivalentes. Todas estas diosas representan el arquetipo de la Diosa Madre Primigenia Ana. Son viajeras, duales, poseen un carácter violento y tienen connotaciones sexuales.


FUENTES:

Anuncios

7 comentarios en “Ana, la Gran Diosa de Anatolia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s