LOS SUEÑOS DE GAIA 15 Tiro

eye_of_the_earth_mother_by_winterwintstick-d3gb2bcLa anciana lleva dias semiinconsciente, no ha podido reanudar su historia, , aún no se ha recuperado de la grave deshidratación. Aún asi, Anna Perenna, desea continuar relatando a Silvia los orígenes de la familia Albalonga, lo que puede permitirle intentar de nuevo trasmitir el numen vital a su nieta. La debilidad y la sequedad de la boca no se lo impedira, piensa mientras bebe del vaso de agua que Silvia le sujeta con falsa delicadeza.

El Baal Melkark era el tio de mi padre. Mi abuelo, el Baal Iflicles y el Baal Melkark eran hermanos mellizos. Como baales, reyes sacerdotes de Tiro alternaban la regencia cada uno, con su estancia en el mar con la flota de guerra. La flota guerrera de Tiro no estaba destinada al ataque, sino a la defensa de la ciudad y de las rutas comerciales de nuestros barcos. Mi padre era un gobernante pacífico que lograba sus objetivos mediante la diplomacia y el comercio. Su política era el beneficio, no el pillaje.

En cambio Melkark adoraba el mar. Degustaba de la aventura y la guerra. Prefería dormir en el puerto, sobre la dura madera de su barco de guerra acompañando a sus leales marinos y guerreros. De joven había participado en la ultima guerra de Troya y el sobrenombre que los griegos le daban era el de Heracles, pues veían en él y sus gestas, la reencarnación del inmortal héroe griego. Era por lo tanto, respetado como un semidiós en todos los puertos griegos o fenicios. Y era muy difícil convencerlo para que permaneciera en el palacio de Tiro mucho tiempo.

Melkark estaba enamorado de la sacerdotisa Astarte desde que era un niño. Pero Astarte le rechazo, pues poseia el Numen Ctónico de la de la Gran Madre, lo que le otorgaba la categoría de Señora del Mar y de todo el pueblo fenicio, muy por encima de Melkark, al que no quería supeditarse. Entonces Melkark a la muerte prematura de su hermano Iflicles, transpaso sus derechos sobre la corona de Tiro a su sobrino Belo Muto, mi padre. Melkark con la flota guerrera de Tiro navego por todo el Mediterráneo, hasta que decidió traspasar los limites de las dos columnas y descubrir las aguas del mar Atlántico, desconocido hasta entonces. Tiro y el pueblo fenicio vio gracias a estas expediciones de Melkark ampliados sus territorios de comercio.

Los conocimientos náuticos de Melkark permitieron realizar una expedición de circunvalación de África. Melkark dirigio tres expediciones a Tarsis, al sur de la península ibérica, para fundar una colonia que explotara las materias primas de aquella zona, sobre todo el cobre y el estaño, metales con los que los fenicios fabricábamos el bronce. Los tartesios se ofrecieron a venderle las islas de la desembocadura del río Betis, hoy río Guadalquivir

Aquellas islas se designaban colectivamente como las Gadeiras, constituyendo una sola unidad colonial de lo que es hoy, Cadiz. En la isla mayor, la isla del León, Melkark construyo una ciudad fortificada que bautizo como Gadir. Pronto se lleno de marinos y comerciantes dispuestos a abastecer a todo el Mediterráneo occidental con productos de Oriente. Era un puerto seguro, creado por la fusión entre esta isla y otra más pequeña, situada delante; entre ambas discurría un canal. La pesca abundante y las factorías de salazones especialmente de garum y de atún se convirtieron en pilares fundamentales para la economía de la zona. Melkark se convirtió de nuevo en baal, como rey sacerdote de Gadir. De Gadir y las Gaderias partieron valientes expediciones de marinos fenicios que descubrieron nuevas tierras para comerciar en el Atlántico norte de donde solían traer plata, cobre y sobre todo estaño de las islas Cassitérides (Irlanda y Gran Bretaña). Pero no les interesaba desmentir el mito del fin del mundo para no atraer a la competencia de los griegos. Pronto Gadir igualo en poder e influencias a Tiro.

En el templo principal , en Tiro, Astarte anualmente se ofrecía como afrodita siete dias al año. Melkark cada año pujaba por ella, como ningún otro baal o noble podía hacer en oro, plata y otras riquezas. Fruto de aquellas relaciones anuales nacieron varios hijos, el mayor de ellos era Siqueo. Siqueo con el tiempo llego a ser el administrador de las riquezas de los templos de Astarte. Los templos de Astarte, la Señora del Mar, se extendieron por todo el Mediterráneo donde los fenicios establecían un puerto de comercio.

Con tal de poder disfrutar temporalmente de la presencia de la gran sacerdotisa, Baal Melkark hizo construir en la pequeña isla de Sancti Petri, en la desembocadura del río Guadalquivir, uno de los templos a la Madre mas hermosos de la antigüedad. Alineadas con la puesta de sol en el solsticio de verano tenia dos enormes columnas de bronce flanqueando la entrada y tres altares escalonados. En uno de ellos ardía un fuego perpetuo, cuidado por la incesante vigilancia de las sacerdotisas. Además eran famosos los dos pozos de agua dulce que tenían un régimen de crecidas inverso al de las mareas. Por la parte posterior una escalinata daba a un canal desde donde se podía acceder en barca al templo.

La suma sacerdotisa Astarte llevo a la península el cultivo del esparto, la vid y el olivo; y dos de los animales domésticos de la Madre, el asno y la gallina. Astarte pasaba en Gadir varios meses al año. El joven Siqueo la acompañaban en los viajes de ida y vuelta de una ciudad fenicia a la otra. Cada año elegía algunas jóvenes nobles o doncellas de Tiro para acompañarla a Gadir. Cuando cumplí diez años nos eligió a Dido y a mi.

Cada uno de mayo, gentes de todos las aldeas del sur de la península Ibérica, familias y aldeas enteras se desplazaban al templo de Astarte en Gadir para compartir los rituales de fertilidad. Los creyentes acudían a ofrecer los primeros frutos, a pedir favores, a dar gracias por los recibidos o a pedir perdón por sus culpas. Llegaban en barcas engalanadas de flores por la vía fluvial en que se había convertido el río y sus afluentes. Otros hacían el camino en carretas bellamente decoradas tiradas por bueyes acompañadas de jinetes a caballo. La alegría de la música, el vino y el baile lo inundaba todo. Mi hermana Dido y Siqueo se enamoraron y prometieron amor eterno en aquella celebración.

Cuando volvimos a Tiro para los rituales de recolección de los campos se intuía la desgracia.

En época de mi bisabuelo, el rey Damaros , en las afueras de la ciudad amurallada se habían refugiado gentes de Canaan y de Sidón que huían de los israelitas. Los cananeos sacrificaban niños al demonio Moloch, un espíritu maligno controlado por el sacerdote Baal-Zebud. Zebud era hijo del rey sacerdote de Sidón y la reina de la ciudad filistea de Ecron. A la muerte de su padre, asesino a sus hermanastros para usurpar el trono de Sidón , pero los israelitas le destronaron e impusieron un rey de otro linaje.

Moloch, Crono como le llamaban los griegos, fue el rey que fundó Biblos, la primera ciudad fenicia. Los orígenes de Moloch y su ascensión a la divinidad se hallan totalmente oscurecidos por diversos mitos. Según la leyenda, el suyo fue un típico caso de paso de la miseria a la riqueza. Su madre era una esclava . Un dia harto de ver como su padre maltrataba a su madre, se sublevo y con una guadaña castro y destrono a su padre como patriarca de un clan nómada de pastores. Fundo la ciudad de Biblos y subió al trono junto a su hermana Rea como reyes sacerdotes de aquel territorio que hoy es Beirut. Por un tiempo Baal Moloch gobernó justamente, la gente de entonces no necesitaba leyes ni reglas. Todos hacían lo correcto y no existía la inmoralidad, era un tiempo de inocencia, de justicia, de abundancia y de bondad. La Tierra gozaba de una primavera perpetua, y los campos fructificaban sin necesidad de que los cultivasen.
El prestigio de la ciudad se incremento con el comercio con Egipto por la abundancia de los bosques de cedros, pinos y cipreses que crecían en las montañas cercanas a Biblos y que proporcionaban la ansiada madera y las resinas aromáticas tan apreciadas por los faraones.

La bondad de Rea como sacerdotisa de la Madre, le había hecho merecedora del don de la profecía. La reina había profetizado la llegada de un dios caído del cielo que traería la maldición sobre los hijos de Biblos. Pocos días después, una estrella incandescente de seis puntas cruzo los cielos. Las puntas se soltaron y cayeron al mar, provocando grandes olas que hundieron las flotas de todos los reinos de la zona. Las aguas inundaron los puertos y los pueblos de pescadores, causando muchas muertes.
Entoncés una bola de dragón sobrevoló aquellas tierras, quemo los cultivos, cristalizo los campos, mientras el viento derribaba los arboles y arrasaba las chozas humildes. Al fin cayo, causando un gran resplandor en el horizonte que ilumino aquella noche como si fuera de día.
El primer baal del pueblo fenicio, junto a sus mejores guerreros fueron a ver donde había caído el dragón rojo. Solo el baal Moloch transmutado en un monstruo incendiario, regreso a Biblos, sediento de sangre. Para calmar el fuego que ardía en su interior, devoro a sus hijos. Su esposa, Rea, solo pudo salvar al mas pequeño. Por ello, la ira de Moloch amenazo con incendiar Biblos, entonces el pueblo asustado decidió sacrificar a sus primogénitos, si se mantenía fuera de las murallas de la ciudad.
Los sangrientos ritos a Moloch se perpetuaron, generación tras generación, en el pueblo fenicio, inclusos trascendió a otras culturas, pues su poder era real. El fuego del dragón rojo castigaba la ciudad que incumplía los sacrificios.

En todos los templos de Moloch, había una imagen de bronce que representaba al maligno dios. Una figura humana con cabeza de carnero o becerro, sentado en un trono. Dentro de la estatua se encendía un fuego que se alimentaba continuamente en el holocausto. Durante el sacrificio, los sacerdotes del templo hacían sonar tambores, trompetas y tímbalos, de manera que no oían los llantos de las victimas. Con las manos extendidas, las palmas hacia arriba, cada niño era colocado en ellas y caía por la boca abierta dentro del fuego.

En Tiro, los crueles sacrificios de niños a Moloch, como ofrenda para tenerle contento, causaban constantes conflictos entre los israelitas de Yahveh, los sacerdotes de EL y los sacerdotes cananeos de Moloch. Los israelitas adoraban a un único dios: Yahveh. como nosotros adorábamos a EL. La vida de los niños son sagradas para Yahveh y EL, dioses de los Cielos, cuyas características son muy semejantes y pueden confundirse con el mismo Dios con diferentes nombres.

Mi padre el rey Belo Muto como sacerdote de EL se había enfrentado en muchas ocasiones a Zebud en el Consejo. Sin embargo Zebud como príncipe de Ecron era un heroe para muchos filisteos que se abstenían de atacar Tiro debido a su presencia, lo que estaba aportando a la ciudad, una época larga de paz y prosperidad. El precio de la paz era la sangre de los inocentes.

Pero Zebud era menospreciado y odiado por mi padre y Melkark. Solo el apoyo que Zebud tenia en el Consejo de Ancianos por parte de las antiguas familias sidonitas que habian fundado Tiro contenía a mi padre de expulsarle con sus acólitos de la ciudad. Nada le hubiera gustado mas a mi padre que destruir la estatua de bronce del templo de Moloch, donde este aparecía bajo la forma de figura humana con cabeza de carnero y los brazos abiertos para recibir a las victimas de sus sacrificios.

Jezabel, era la hija primogénita de Astarte. Jezabel fue engendrada en los rituales de la diosa en el Templo de Sidón cuando Zebud era aún rey sacerdote de los sidonitas. Fue este y no Melkark, aún niño, quien tuvo el honor de desflorar a la nueva Gran Sacerdotisa Astarte, cortando públicamente los hilos que habían protegido su virginidad, en la ceremonia de esponsales sagrados de la Madre con el templo. Por lo que Baal Zebud era considerado el padre de Jezabel, que nació nueve meses después.

Jezabel era la mas hermosa de las vírgenes del templo de Tiro. Había sido la doncella principal en los ritos de fertilidad durante muchos años. Bailaba con una túnica transparente y era experta en adoptar posturas sensuales, moviendo las caderas mientras iba descendiendo hacia el suelo hasta tocarlo, al son de las castañuelas béticas. Su baile y su canto era capaz de devolver el vigor a los miembros mas viejos. Su sola visión enardecía a cualquier hombre.

El rey Omri de los israelitas había solicitado su mano como esposa de su hijo y heredero, el príncipe Acab con el objetivo de traer la paz entre los fenicios, los filisteos y los israelitas ante un enemigo común como eran los invasores asirios. Jezabel estaba proxima a cumplir los años de obligado servicio a la Gran Madre. La propuesta de matrimonio con Acab era lo máximo que podía aspirar Astarte para su hija. El futuro enlace contaba con el beneplácito de mi padre, el rey Belo Muto, que veía en la unión un fortalecimiento de las relaciones entre los dos reinos, contra los asirios. Tiro ofrecía a Israel la salida al mar de los productos agrícolas y a su vez Tiro quería tener un contrapeso al poder de Damasco.

Sin embargo Astarte y mi padre desconocían que el sacerdote Zebud estaba loco de pasión por su hija. Hay quien dijo luego de la tragedia, que ya eran amantes en secreto antes que Jezabel fuera libre de su compromiso sagrado con la Diosa. Zebud se opuso al matrimonio y lanzo terribles amenazas contra mi padre y Astarte, lo que dejo a todos sorprendidos, pues no entendían los motivos de la oposición del sacerdote de Moloch., pues el enlace beneficiaba especialmente a su pueblo, los filisteos.

Melkark odiaba los sacrificios de vidas a Moloch. Habia evitado la instalación de sus seguidores en Gadir para que no se repitiesen los enfrentamientos que había en otras ciudades cada vez que desaparecía un niño. Astarte pensando alejar a su hija de la perversa influencia de su padre se propuso llevar a su hija a Gadir donde esta gozaría de total protección hasta que finalizaran sus votos con la Diosa y pudiera contraer matrimonio con Acab.

Entre Tiro y Gadir habia veintidós días con sus noches de navegación. Astarte con las prisas para alejar a Jezabel de Zebud no penso que coincidiría el viaje con la luna oscura, cuando sus poderes estaban mas mermados. Cuando supo del plan de Astarte, el mago sacerdote Zebud pidio ayuda al demonio Moloch. Este tomo la forma de Dagon, la serpiente marina y destruyo el barco donde iban la madre y la hija. Mato a los marinos y rapto a la joven Jezabel. Astarte quedo abandonada a su suerte, en medio del mar.

El rey Belo Muto fue informado del naufragio por Siqueo que había preferido permanecer al lado de Dido y no acompaño a su madre en el trágico viaje. Esta se le apareció a su hijo en sueños como un cuervo marino para advertirle de lo sucedido. La responsabilidad de Baal Zebud quedo demostrada por la presencia de Jezabel en el templo de Moloch que ya no ocultaba a los devotos del demonio, la relación incestuosa con su padre. El Consejo de Ancianos fue convocado de urgencia. La decisión de expulsar a Zebud y los servidores de Moloch de la ciudad amurallada, acusandoles de la muerte de Astarte era inevitable. Pero a Tiro le esperaba la peor de las traiciones. Mi hermano, el principe Pigmalion era servidor del demonio sangriento y advirtió al siniestro sacerdote de los planes del rey, nuestro padre. El mago Zebud no perdio tiempo. Aquella misma noche la estrella roja de Moloch ilumino los cielos de Tiro. Los seguidores del diablo entraron en las casas fenicias con la ayuda de las sombras del infierno. Asesinaron a los senadores del consejo de ancianos y a quienes les defendieron. Cien de los linajes mas nobles de Tiro y del pueblo fenicio fueron masacrados antes del alba del nuevo día.

La revuelta de Zebud y los cananeos en la ciudad llevaron los lamentos de los supervivientes fenicios hasta las puertas del palacio que huían del fuego de Moloch. Nunca en Tiro se había visto tanta crueldad. Los vecinos se ensañaban con los vecinos, el hermano contra el hermano. Al amanecer todo Tiro estaba en llamas, excepto el barrio cananeo y el templo de Moloch. Mi padre junto a sus incondicionales guerreros murió defendiendo las puertas del Santuario de la Madre donde se habían refugiado las sacerdotisas y las vírgenes mas nobles de Tiro. Sin embargo ninguno de los seguidores de Moloch oso traspasar el largo pasadizo que daba al sanctasanctórum del templo. Ni el mismo Zebud se atrevió a ultrajar la gruta matriz de la Madre. Alli permanecimos durante días hasta que Pigmalión garantizo nuestra vida y nuestra seguridad temeroso que envenenáramos el agua de los pozos de la ciudad que se abastecían del rió que nacía en la caverna.

Pigmalión con solo quince años heredó el trono de Tiro. Eligio a su propio regente, por supuesto al maligno y poderoso Zebud, nombrándolo de nuevo baal. Entonces empezo la peor tiranía impuesta sobre un pueblo. Pigmalión sacrifico al cruel demonio Moloch a todos sus hermanos menores. Me obligaron a ver como las llamas alcanzaban uno a uno a los pequeños, sus miembros se contraían y sus bocas abiertas casi parecían reír, cuando se deslizaban resbalando al fondo del brasero. Solo mi hermana Dido al ser gemela de Pigmalión escapo de este destino, aunque tuvo que renunciar a compartir el trono con Pigmalión. Mi servició a la Diosa me salvo a mi de igual suerte.

Fue una sorpresa que Pigmalión aprobara mantener el enlace de Dido con Siqueo. La ambición le llevaba a querer apoderarse del tesoro del templo cuyo guardián y custodio era el hijo de Astarte. La condición para aprobar la boda y no matarlos a la pareja de enamorados, fue que Dido debía descubrir y confiarle el escondrijo de las riquezas. Pero Dido informo a Siqueo, de las intenciones de su hermano en la noche de bodas y juro lealtad absoluta a su esposo. Entonces Pigmalión mando torturar y asesinar a Siqueo para descubrir donde estaba oculto el tesoro de Astarte. Pigmalión consiguió ocultar su homicidio, acallando con mentidas las sospechas de su hermana. Mas Siqueo se le apareció en espíritu a Dido advirtiéndole de lo que pasaba y le dijo que huyera con sus seguidores al norte de África confiándole el lugar donde estaba el tesoro del templo. El exilio era la única salida posible para los descendientes de las nobles familias de Tiro, que habían sobrevivido a la matanza de ancianos, pues el Consejo había sido abolido con la muerte de los senadores. Gracias al poder de seducción de las doncellas del templo, Dido se apodero de la flota guerrera que estaba lista a hacerse al mar y levantamos anclas llevándonos las riquezas de Siqueo y las del propio Pigmalión.
El rey Kition de Chipre era deudor de tributos a Tiro y al llegar a la isla al principio nos agasajo, sin embargo al saber el motivo de nuestro viaje envio un mensaje de Pigmalión para advertirle de nuestra presencia en su reino. La gran sacerdotisa Juno que había sustituido a la desaparecida Astarte en Chipre, nos advirtió de la trampa que nos preparaba el rey para entregarnos a nuestro hermano, violando la sagrada ley de la hospitalidad del santuario de la Gran Madre. Nos ayudo para poder huir, dándonos su bendición. Su oráculo no dejaba duda de nuestro destino, debíamos fundar una nueva ciudad y un nuevo pueblo. Ochenta afroditas del templo de Chipre quedaron prendadas de los nobles guerreros tirios con los que contrajeron matrimonio y decidieron acompañarnos, junto a varios sacerdotes del dios EL.

Al llegar a la nueva tierra, Dido compro con astucia, el emplazamiento de la nueva ciudad, Cartago, al rey de los getulos, Yarbas. El rey getulo, cuando Cartago comenzó a prosperar, amenazó a Dido con entregarla a Pigmalión y matar a todos sus seguidores si no se casaba con él. Dido prefirió auto-inmolarse en el fuego antes que violar el juramento de fidelidad que había hecho a su difunto marido Siqueo. Entonces Yarbas que había invadido la ciudad dirigió sus ojos hacia mi. Me vi obligada de nuevo a huir.

Mientras en Tiro, Jezabel, la amante y servidora incondicional de Moloch, contrajo matrimonio con Acab, el nuevo rey de Israel al que engaño en su virtud. Por su causa el reinado de Acab quedo marcado como el de mayor depravación moral de Israel. La ambición de Baal Zebud no tenia limites, pues queria hacerse con el poder de las tierras del pueblo de Yahveh usando a su amante hija. La reina Jezabel utilizaba como sacerdotisa el nombre de Astarte, para mayor ignominia de su pobre y benefactora madre. Como hija de Astarte era poseedora de un núcleo ctónico de la Diosa, aunque este se apago ante tanta maldad. Entonces utilizo la magia negra de Moloch. Los beneficios de sus ritos eran para el templo de Baal Zebud. Se solía presentar desnuda o apenas cubierta con velos, de pie sobre un león . Llego a sacrificar niños de pecho cruelmente en honor de la diosa que invento, basando su fantasía en una mezcla de la Gran Madre y Astarte. Los hebreos llamaban a esta diosa Astoret que significaba “abominación”.

Los sacerdotes paganos de Moloch, Baal Zebud y de la impía Astoret – Jezabel estaban en conflicto permanente con los profetas de Yahveh. El pueblo de Yahveh acabo rebelandose contra la crueldad de Moloch y la tirania de Acab dominado por su mujer. En la batalla fue muerto Acab por una flecha y Jezabel, maldita por todos, murió despedazada por los perros, tras ser arrojada por una ventana, por sus eunucos, durante la rebelión. Cuando se quiso darle sepultura, con los honores correspondientes a una reina, solo encontraron la calavera y algunos huesos. Atalia, la única hija de Acab y Jezabel se convirtió en reina, imitadora de su madre, buscando la venganza se convirtió en la sacerdotisa de la guerra, recibía cultos sanguinarios de los devotos de Moloch. Su tragico final fue el fin de la estirpe de Acab y Jezabel.

Pero el numen de la bestia no desapareció. Siempre ha habido quien se ha sentido atraído por el hexagrama. La estrella de seis puntas se ha utilizado desde tiempos inmemorables en la magia, el ocultismo, la brujería, la astrología, y se ha encontrado en la escena de muchos crímenes y sacrificios rituales. Usarla significa que aceptas tu destino, tu propio sacrificio. Nadie debería utilizarla como amuleto, pues pese al poder que otorga al portador, este se identifica como esclavo de Moloch.. Y mientras Moloch tenga servidores, la Tierra sufrirá su maldad.

Yo me refugie durante tres años en el templo de la Gran Madre en Tarxien, al amparo del buen rey Bato de Malta. Sin embargo Pigmalión, mi hermano, el tirano de Tiro no había podido tener un heredero con ninguna de sus esposas y concubinas. Finalmente el oráculo de Dídimo le profetizo que solo podría tener descendencia respetando las antiguas tradiciones. Debía tomar por esposa real una doncella de su misma estirpe, pues es la madre quien transmite el linaje. Pigmalión estaba condenado a perder el suyo, tras el parricidio de Bela Muto, nuestro padre y, solo formando conmigo la pareja real podía recuperar sus derechos de sucesión porque solo yo quedaba de su misma sangre. Envió emisarios al rey Bato amenazando a mi protector con la guerra si no me entregaba. Este puso a mis disposición un barco para que pudiera llegar a Gadir donde me esperaba Melkark, mi tio. Embarque sabiendo que el peligro me acechaba en el mar. Al llegar a la entrada de los dos grandes peñones que cierran el Mediterráneo –Gibraltar y Hacho– y que las gentes bautizaron como las columnas de Melkark, el ataque de la serpiente marina no se hizo esperar. Hundió nuestro barco. No se las horas que pase flotando en el agua.

La anciana empieza a dar muestras de fatiga. Sabe que Silvia rechaza sus intentos amables de traspasarle el poder. Ambas intentan ocultar sus motivos. Anna sabe que la única manera de liberar su alma es pasar el numen personal , que acumula su experiencia de su vida. Sus faltas le pesen cada día mas. Hace años que tomo la senda equivocada. Marte, al fin consiguió manchar su espíritu con sangre inocente. Sin embargo ni su vieja amiga Hecate conoce su secreto, el plan que trazo para salvar su alma. Solo Gaia sabe que transmitió el Sagrado Núcleo Ctónico a su única hija biológica, Anita. Su hija Anita posee el último corazón de la Madre Primigenia en su interior. La perennidad es la herencia de Myriam y Susa. Las tres mujeres son un milagro. Un regalo inesperado que Gaia le concedió a su mas anciana sacerdotisa. A cambio Anna renuncio a la perpetuidad de su poder. Un poder que se había convertido en una carga.

El error de Anna fue aceptar el numen de su madre Tanit. Tanit fue presa fácil de Moloch. Finalmente cuando sucumbió Cartago ante Roma, Tanit se auto-inmolo como hizo Dido, Anna recibio el numén corrupto de la sacerdotisa salvaje, que al no poder purificar, lo aisló en su interior. Este es el numen que debe recibir Silvia. Silvia no es de su sangre. Desde hace 2000 años, en cada generación, Anna Perenna ha adoptado a una niña entre las antiguas familias del Lacio. La elegida era cedida por sus padres para ser la princesa de Albalonga. Una princesa estéril que vivía una vida llena de lujos, placeres y poder, hasta cuando la heredera llegaba a la menopausia, Anna reclamaba su cuerpo. Así la anciana Anna mantenía su inmortalidad.

El cristal polarizado preserva la intimidad en el piso cuarto. Silvia observa a su marido dormido con un rictus indescifrable y altivo, con una mueca disimulada de asco y cansancio. El sexo no ha conseguido relajarla de sus problemas. El cerco a su familia ha sido duro y la presión de la prensa, unida a la situación de Anna Perenna, los han llevado al límite.

El nuevo escándalo de abuso de menores que salpica la prensa en Italia estos días, es una mancha mas en la larga historia de la familia Albalonga, que ha mantenido su poder en Europa durante siglos, gestionando la prostitución y corrupción en las altas esferas de la política y el clero. El imperio económico de la familia en México y EEUU es cada vez mas fuerte. Pero en Europa se tambalea.
Abraxas ha promovido la bancarrota de EEUU ya que el Presidente Mandel se ha negado a seguir apoyando las políticas armamentistas de sus antecesores en el cargo. Las últimas actuaciones públicas de su marido, golpeando cámaras o llamando a la policía cuando se siente hostigado por la prensa, evidencian un desasosiego que contrasta con el de ella.

El deseo de Silvia siempre ha sido ser madre, pero todos sus embarazos se han malogrado. Aceptar el viejo numen de la anciana provocaría que dejara de menstruar, perdería su capacidad reproductora. Ella ha estado pendiente de la historia que Anna le contaba, esperando que cometiera un desliz y pudiera descubrir su secreto mas oculto. La vieja no era consciente que Silvia entraba en su mente y revolvía entre sus recuerdos mas ocultos cada vez que la anciana intentaba transmitirle su espiral de poder. Hoy, Silvia ha confirmado lo que intuía. Su herencia esta corrompida como el numen de Jezabel; la espiral de poder de Anna Perenna apenas conserva rastros del Núcleo Ctónico. Debe serenar su animo, si quiere descubrir donde se oculta el Numen Sagrado de Gaia. Tiene que cumplir la promesa hecha a su autentica madre antes de que Anna Perenna la matase. Los recuerdos de Tanit pueden ser la clave.

Te pueden interesar los relato anteriores:

ROMA: En Los Abruzos, donde reside Anna Perenna, ha habido un terremoto. En Roma, su ahijada Silvia Albalonga acaba de despedirse de su amante Diana Mari. Su marido Aldo Abraxas regresa esta tarde de un viaje de negocios a Estados Unidos y México en el avión privado de la familia. Silvia está nerviosa, pendiente del teléfono.
ANNA PERENNA:
En Roma, Anna Perenna ha sido ingresada en el Policlínico. Ha sobrevivido milagrosamente. Empieza a narrar su historia a su ahijada, Silvia Albalonga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s