“L´Aigle Noir” (Águila Negra ), un canto chamánico en Paris

Barbara_2_(Repetities_1968-03-07_Grand_Gala_du_Disque_Populaire)
Barbara en 1968 

El negro, tan presente en su mundo, está indisolublemente ligada a la imagen de Barbara. Su silueta, su rostro afilado sugieren el águila negra de la canción.

Barbara (París, 9 de junio de 1930 — Neuilly-sur-Seine, 24 de noviembre de 1997) fue una cantante y compositora francesa, cuyo nombre real era Mónica Andrée Serf. Su poesía comprometida, la belleza melódica de sus composiciones y la profundidad de la emoción que emanaba de su voz le aseguró un público que la siguió durante cuarenta años. Sus grabaciones fueron muy apreciadas pero no así su aspecto, considerado siniestro por algunos.

Compuso “L´aigle noir” (El águila negra), (versionada posteriormente al catalán por Maria del Mar Bonet). Fue publicada en 1970 en el álbum del mismo título. En sus memorias, publicadas en 1998, revela haber sufrido el incesto de su padre. Evocó simbólicamente este asunto en la letra de “El águila negra”.

La canción describe un sueño de Barbara, sueño en el que duerme al lado de un lago, hasta que un águila negra surge en el cielo, perturba su sueño. Barbara reconoce el águila como una figura emergente en sus recuerdos de la infancia, sin decirle al oyente en la canción lo que significa este espíritu.

Una interpretación psicoanalítica de la canción fue sugerida por Philippe Grimbert. Tras los pasos de Freud, destacando las resonancias inconscientes de ingenio, Philippe Grimbert contratado para una exploración psicoanalítica de los resortes de la canción en general, y la de Barbara, en particular valora como Barbara sueña, acostada en el borde del espejo, e invita al oyente a compartir imágenes que nacen de su sueño. Sueño, triunfo absoluto del narcisismo, la memoria de quien también se reflejo en sí misma en el agua plana de un lago,.

La entonación que da Barbara a su voz,  transmite al oyente  el secreto que arrastra el águila negra. La melodía es capaz de alterar conciencias , hasta erizar el vello . Barbara exorciza los fantasmas y demonios de su pasado con el sonido, que se eleva como un águila mensajera entre los espectadores.

La letra es el mensaje en clave de una energía espiritual que Barbara ha aprendido a controlar: el miedo. Sin duda, un lenguaje simbólico a descifrar, que los antiguos chamanes habían previsto en la búsqueda figurativa del espíritu dual de las aves rapaces.  Esta  intelección es solo posible al acceder a la comprensión chamánica.


El espíritu del águila

La vida del águila  transcurre a pleno sol, es por tanto un animal solar, por lo que se considera como esencialmente luminosa y participa de los elementos aire y fuego. Pero también es mensajera entre las divinidades, no siempre de luz.. Muchas veces el aguila transmite un mensaje amenazador, cargado de sombras oscuras ( el aguila negra),  Como ave rapaz diurna se identifica con el sol y la idea de la actividad masculina, fecundante de la naturaleza materna, el águila simboliza también el padre.

Las energías de la naturaleza nos benefician y algunos seres hacen de puentes entre estas energías  y nosotros, una planta, un árbol, la energía de un animal, por eso se les llama animales de poder. En un momento dado la energía concreta de un animal nos da fuerza, sus cualidades, astucia, fortaleza interior, agilidad mental, intuición. Son cualidades que se pueden transmitir energéticamente. Son nuestros maestros.  El Águila nos enseña a ver todos los problemas desde arriba, desde las alturas, no desde dentro. El águila te enseña a ver las cosas como si fueras el mero espectador de una película.

El espíritu del águila es el único animal del mundo totémico que tiene una especie de “zoom” en los ojos, es por ello que muchos chamanes escogen al águila como soporte en sus rituales, pues al entrar en la esfera del águila, ven cualquier tema  desde un ángulo tan elevado, que vuelven siempre con las respuestas adecuadas. El águila se dice que vuela junto a los dioses, por eso está por encima del bien y del mal.

El espíritu del águila nos enseña a ser meticulosos en nuestro trabajo, a hacer lo que hagamos con profesionalidad y responsabilidad. Y, sobre todo, lo más especial. nos enseña a superarnos, a autocurarnos, a ser libres, a llegar a la divinidad.

El Águila Negra fue uno de los símbolos del nazismo (la casa de descanso  de Hitler en las alturas en los Alpes, se llamaba el Nido del Águila). El nazismo marco especialmente la infancia de Barbara, su padre  Jacques Siervo, era  alsaciano judío. La familia apenas consiguió escapar de la cacería en contra de judíos por el gobierno de Vichy. En 1949, su padre repentinamente abandona la casa, para no volver.

“L’aigle Noir ” – Barbara – Live 1987 (Châtelet)

EL ÁGUILA NEGRA – Versión de María del Mar Bonet

El día que escuche por primera vez la  canción fue en la versión de María del Mar Bonet, quede en estado de shock emocional. La versión de Barbara se me hace, casi, imposible escucharla. Entro en estado de pánico. Maria del Mar Bonet ha negado reiteradas veces que conociera la simbología de la canción original.

LETRAS

L’AIGLE NOIR

Un beau jour ou peut-être une nuit
Près d’un lac je m’étais endormie
Quand soudain, semblant crever le ciel
Et venant de nulle part,
Surgit un aigle noir.

Lentement, les ailes déployées,
Lentement, je le vis tournoyer
Près de moi, dans un bruissement d’ailes,
Comme tombé du ciel
L’oiseau vint se poser.

Il avait les yeux couleur rubis
Et des plumes couleur de la nuit
À son front, brillant de mille feux,
L’oiseau roi couronné
Portait un diamant bleu.

De son bec, il a touché ma joue
Dans ma main, il a glissé son cou
C’est alors que je l’ai reconnu
Surgissant du passé
Il m’était revenu.

Dis l’oiseau, o dis, emmène-moi
Retournons au pays d’autrefois
Comme avant, dans mes rêves d’enfant,
Pour cueillir en tremblant
Des étoiles, des étoiles.

Comme avant, dans mes rêves d’enfant,
Comme avant, sur un nuage blanc,
Comme avant, allumer le soleil,
Être faiseur de pluie
Et faire des merveilles.

L’aigle noir dans un bruissement d’ailes
Prit son vol pour regagner le ciel

Quatre plumes, couleur de la nuit,
Une larme, ou peut-être un rubis
J’avais froid, il ne me restait rien
L’oiseau m’avait laissée
Seule avec mon chagrin

Un beau jour, ou était-ce une nuit
Près d’un lac je m’étais endormie
Quand soudain, semblant crever le ciel,
Et venant de nulle part
Surgit un aigle noir.

L’AGUILA NEGRA

Un bon dia, o potser una nit,
prop del mar jo m’havia adormit
quan, de cop, el cel s’omple de llum
i un ocell negre surt sense venir d’enlloc.
Lentament, les ales bategant,
lentament, ell anava girant.
Prop de mi, el batec s’acabà
i, com caigut del cel,
l’ocell es va aturar.
Els ulls eren de color robí
i les plomes de color de nit.
I al seu front, mil raigs de to suau,
l’ocell, rei coronat, portava un diamant blau.
Amb el bec la cara em va tocar,
el seu coll em vaig trobar a la mà.
Fou llavors que jo vaig saber qui,
imatge del passat,
volia tornar amb mi.
Bon ocell, porta’m amb tu al país
d’altres temps, sigues el meu amic.
Com abans, en somnis clars d’infant,
estels i més estels collirem tremolant.
Com abans, en somnis clars d’infant,
com abans, damunt d’un núvol blanc,
com abans, tu i jo el sol encendrem
i a l’illa del record
la pluja llançarem…
L’ocell negre tombà els ulls al sol,
cap al cel tot d’una emprengué el vol.

EL ÁGUILA NEGRA

Un buen día, o tal vez una noche,
cerca del mar yo me había dormido
cuando, de golpe, el cielo se llena de luz
y un pájaro negro sale sin venir de ninguna parte.
Lentamente, las alas latiendo,
lentamente, él iba girando.
Cerca de mí, el latido se acabó
y, como caído del cielo,
el pájaro se detuvo.
Los ojos eran de color rubí
y las plumas de color de noche.
Y en su frente, mil rayos de tono suave,
el pájaro, rey coronado, llevaba un diamante azul.
Con el pico la cara me tocó,
su cuello me encontré en la mano.
Fue entonces que yo supe que,
imagen del pasado,
quería volver conmigo.
Buen pájaro, llévame contigo en el país
de otros tiempos, sé mi amigo.
Como antes, en sueños claros de niño,
estrellas y más estrellas cogeremos temblando.
Como antes, en sueños claros de niño,
como antes, sobre una nube blanca,
como antes, tú y yo el sol encenderemos
y en la isla del recuerdo
la lluvia lanzaremos …
El pájaro negro tumbó los ojos al sol,
hacia el cielo de pronto emprendió el vuelo.

Aguila negra


FUENTES:

  • Wikipedia
  • Philippe Grimbert, Psicoanálisis de la canción , Hachette , al. “psicoanálisis Plural”, 2004 ( ISBN 2-01-279089-5 ) , p. 61
  • Michel Cazenave, ” The Eagle Negro – decir con palabras lo que las palabras no pueden decir “
Anuncios

5 comentarios en ““L´Aigle Noir” (Águila Negra ), un canto chamánico en Paris

  1. Si, resultan preciosas las imágenes y terrible el hecho que las desencadena. Me ha hecho recordar Un sueño infantil de Leonardo da Vinci y también las palabras de una amiga escritora y psicóloga que piensa que Freud despliega mas talento de escritor que de médico en su obra y, a la vez a Moussaiefg Masson que reveló cómo la influencia de un amigo de Freud le hizo cambiar la teoría original y atribuir a fantasias fruto del comploejo de Edipo las historias que sus pacientes femeninas le revelaban, por desgracia reales. No he leido el análisis psicológico de Philippe Grimbert. Lo buscaré, pero recuerdo que para Freud el que Leonardo soñara que el pájaro sacudiera la cola en su boca hablaba en símbolos de la homosexualidad del muchacho. En la canción la imagen de encontrarse “el cuello en la mano” es reveladora de algo difícil de decir con palabras pero que seguro que a todos nos viene a la mente. Muy triste la historia de esa mujer. Conmovedor el desamparo de la niña evocado en forma poética en su madurez de forma ambivalente, algo completamente natural al sentimiento de un niño que ve traicionada la protección que espera de un padre. Triste muy triste, pero la poesía vuelve bello y melancólico el sentimiento de algo espantoso.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias por su comentario, apoya el articulo y significado del canto . No inclui que para mi esta cancion tiene un tono emotivo, muy semejante a “El Condor Vuela”. Completamente diferentes ambas canciones chamanicas tocan la misma fibra emocional.

      Me gusta

  2. Gracias. Su lindo artículo está lleno de sugerencias y no es una técnica esencialmente distinta de la del psicoanálisis sobre todo desde el punto de vista jungiano ya que, en cierto sentido evoca el inconsciente colecctivo. También decirle que me ha recordado Vd. un libro leido muchos años ha: Las Enseñanzas de Don Juan de Carlos Castaneda.

    Le gusta a 1 persona

    • Prefiero a Jung que a Castaneda. 🙂 Tengo muchas dudas sobre Castaneda y de la existencia de Don Juan, cuando lo leo. La sensación de que hay mucha mas fantasía que realidad en sus escritos y un objetivo egolatra mas que humano en ellos. Para mi, fue más bien el sagaz producto de un escritor oportunista.
      En cambio leer a Jung y meditar sobre sus palabras fue gnostico, es decir sentí la Verdad que transmitía. No me canso de leer a Jung.

      A Castaneda hace mucho que lo deje atrás, sobre todo porque me parece poco científico , alguien que con sus estudios y formación académica debería haber priorizado la demostración con pruebas solidas de que Don Juan no era producto de su imaginación.

      En contraposición, Maria Sabina si era real y su descubridor el investigador etnomicólogo y antropólogo estadounidense Robert Gordon Wasson, aporto pruebas de que el chamanismo que practicaba la sabia de los hongos era real. Don Juan fue una reinvención a mi parecer, de Maria Sabina.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s