۞ La Estrella de 8 Puntas, Venus o Spica, los simbolos celestiales de la Gran Madre

Estrella de ocho puntas, símbolo de Inanna/Ištar Museo del Louvre.
La estrella de ocho puntas o estrella venusíana es el símbolo más antiguo extendido de la Gran Diosa y que se usa como protector contra las malas influencias, para proteger las aguas y las cosechas. Estrella de ocho puntas, símbolo de Inanna/Ištar. Museo del Louvre.

Las  Estrellas de 8 Puntas más antiguas a través de las cuales los seres humanos dieron forma a una idea son las denominadas Venus o Diosas-Madre.

Su presencia se extiende por toda Europa, Asia, África, Australia, América. Esto es realmente significativo, manifiesta una idea con gran arraigo entre las personas de todo el mundo hace más 30.000 años (probablemente es muchos miles de años más antigua), una idea que se fue diversificando y adaptando a las necesidades del momento, pero manteniendo sus signos distintivos comunes.

La estrella de ocho puntas, Spica, estrella tartesica, rosa de los cielos, rosa de los vientos o estrella de Salomón es una forma geomética usada por varias culturas bajo distintos nombres y significados.  Como vemos la estrella consiste en una estrella de ocho puntas tambien dos cuadrados sobrepuestos a 45°.

La estrella de ocho puntas tiene su origen en la mitología y la religiosidad de las antiguas civilizaciones mediterráneas, pues aparece en casi todas. Aunque los ejemplos más antiguos al parecer se hallan en el Cercano Oriente, también se ha confirmado su uso en lugares del occidente, como por ejemplo, en varios puntos de la península ibérica. Para los babilónicos simboliza a Ishtar (Venus), la diosa de la fertilidad y la lluvia, y para una civilización tan distante como los mayas tiene el mismo simbolismo.


LA  ESTRELLA BLANCA SPICA

۞ Spica  (Alfa Virginis), es el nombre latinizado de una estrella que forma parte de la constelación de Virgo- Spica es una brillante estrella binaria blanca simbolizada como una espiga de trigo en la mano izquierda de la Doncella. También llamada Spicum, Spigha, Stachys, Stakhus (griego: espiga de trigo), Arista (latín: espiga), Aristae Puella (latín: grano de la doncella) y Spica Virginis o la Espiga de la Virgen.

Los primeros agricultores relacionaron la constelación de Virgo con la diosa de la fertilidad, Deméter, Ceres (cereal), Perséfone y los distintos nombres de la Diosa Madre que, con el tiempo derivaron hacia la acepción de “Virgen” o “Madre Divina”. Agricultores primitivos observaron que la Estrella Spica, la principal de la constelación de Virgo desaparecía en el horizonte el 15 de agosto, fecha que coincidía con la recogida de la cosecha de trigo seco y maduro, Spica volvía aparecer el 8 de septiembre coincidiendo con el momento de la siembra, así es como se asocio el ciclo agrícola a la Estrella Spica. La Naturaleza es fértil y fecunda porque es pura, virgen, inocente, pues su función no es “concebir el mal”. De ahí la expresión “Madre Virgen”.

El antiguo imperio de Babilonia, emplazado en los territorios que ahora ocupan Irán e Irak, es una rica fuente de magia. Los babilonios desarrollaron un sistema del “nudo mágico” por el que trataban de controlar la salud, la fortuna y el amor, haciendo y deshaciendo nudos, y de Babilonia hemos heredado el empleo de figuras en las ceremonias mágicas. Personaje clave en el sistema mágico babilónico es Istar, la diosa de la fertilidad y del amor, a la que se invocaba para exorcizar los espíritus malignos.

Existe otra relación  aparentemente ligada al término “estrella de ocho puntas” y la ancestral diosa Innana. Todos los avatares de la diosa Inanna “Ana” estan asociados al planeta Venus (conocido como lucero del alba – estrella matutina – estrella vespertina) como principio de conexión.

Cada pueblo, cada religión del Mediterráneo, tuvo una Diosa Madre, representante de la estrella Spica dispensadora de fecundidad. La diosa Madre se asociaba a la estrella, era reina del cielo y madre de los otros dioses que se derivaron de ella. En cada cultura la daban un nombre distinto: la egipcia Isis y Hathor;  Cibeles de Asia Menor; Astarté del pueblo fenicio:  Ištar del babilonio, Itziar del vasco, Ostara germánica, Ixchel del maya, Esther del hebreo, Stára del persa, Astaroth / Ashera para el hebreo.  En China, se la llamó Virgo Deipara;  Anatesaru en Japón;  en Grecia, fue llamada Hestia: en   Roma se le llamó Juno, o Paloma; en Cartago, Tanit;  en fenicia Astarté,  Oya en Nigeria ; Coatlicue para los Aztecas;  Ixchel para los Mayas;  Pele en Haway; en Canarias Chaxiraxi. Para el islam es Aisha la “Madre de los Creyentes”, antes fue el simbolo de Uzza, la doncella virgen de la triada de diosas pre-islamicas

En la Peninsula Ibérica ,  la estrella de ocho puntas es usada desde época prehistórica por los pueblos iberos y celtas y el emparejamiento con la luna creciente -envolviendo a la estrella y coronándola o en paralelo-, parece ser un antiguo símbolo de protección. La luna creciente, según el mitólogo Juan-Eduardo Cirlot, es también una figuración simbólica del Paraíso.

En la cultura celta, el sol de ocho o la espiral de ocho estaba relacionada con el dios del Sol, Lug, el que hace aparecer cada día la luz. Era la máxima deidad celta ya que era considerado el creador, el “Zeus”.  Sería la misma deidad Neito o Neitin del monumento de Binéfar , el dios Neto de carácter solar y guerrero que conocemos a través de un texto de Macrobio.
Para los celtas, la rueda o el espiral era sagrado: simbolizaba la creación y la gira constante de las estrellas en el cielo de la noche.  Las conjunciones de los solsticios con los equinoccios en una cruz de 4, y las cuatro estaciones del año en otra cruz de 4. Las estaciones cambiaban y retornaban cada año como puntos de una rueda gigante, y las estrellas de los cielos parecían rodar arriba, girando en un eje que era el de la Estrella del Norte. En efecto, los celtas creían que la Estrella del Norte era la localización del cielo, y el movimiento, evidente, de las estrellas alrededor de este eje, formaba una trayectoria espiral, o escalera, en la cual las almas ascendían hacia su vida futura.
Para los celtas antiguos, los espirales continuos parecían no tener ningún principio o final, lo que significaba que un ciclo siempre comenzaba cuando otro terminaba. El continuo y expándete movimiento del espiral también simbolizaba la siempre expandible naturaleza de la sabiduría y el conocimiento. Muchos de estos símbolos también aparecían en triplicado, lo que era visto como signo de algo sagrado.

En la cultura Tartésica: Parece ser que el origen de la estrella de ocho puntas está en la mitología y la religiosidad tartésica adoradora del sol. Es el astro rey un símbolo definitorio de Tartessos. Desde los remotos tiempos del Neolítico los tartésicos adoraban al sol y lo representaban con ocho rayos.
Los andaluces turdetanos representaban esta estrella en sus monedas como un claro símbolo político, en una época de plena independencia andaluza. Los andaluces béticos, al no ser independientes, se limitaban a representar la estrella en la mayoría de sus mosaicos.

En la cultura del islam o musulmana: La Rub el hizb (en árabe: ربع الحزب ?) es una estrella de ocho puntas que se usa en el Corán para indicar el fin de un capítulo. En árabe, rub significa “cuarta” e hizb significa “parte” o “partido”, por lo que vendría a significar “cuarta parte”. Parece ser que es una representación del paraíso, que según la creencia islámica está rodeado de ocho montañas. Los pueblos árabes que llegaron a la península asimilaron la estrella tartesica a la idea árabe de que el paraíso está rodeado de ocho montañas y de allí la difundieron por todo el Magreb y por Oriente. Como prueba de su difusión, algunos pueblos islámicos la usan en su emblema. Un ejemplo de ello son los símbolos oficiales de tres países musulmanes, como el escudo de Turkmenistán, el de Uzbekistán o la bandera de Azerbaiyán.

Durante los siglos de ocupación musulmana en la Península Ibérica se acuñan las primeras monedas con la estrella de ocho puntas como símbolo político y como elemento decorativo. Pero fue en el Reino de Granada donde alcanza su máximo esplendor pasando a la decoración de edificios, grabados, joyería, etc. Los mozárabes y mudéjares llevaron la estrella de ocho puntas por todo el norte de la Península Ibérica y los musulmanes y moriscos la difundieron por el Magreb y el Oriente Medio. Actualmente puede verse en numerosos edificios de España, como en la Alhambra.

Con el paso del tiempo los cristianos adoptan las fechas de los cultos paganos pero a través de su simbolismo, así la festividad de la Asunción de la Virgen se celebra el 15 de agosto y su nacimiento el 8 de septiembre. Son múltiples las “apariciones” marianas registradas conforme iba avanzando la evangelización cristiana y que, “casualmente” se produjeron en el entorno de antiguos santuarios de la ancestral diosa madre. Este ejemplo, el de  la Virgen de Las Nieves de Benahuare (La Palma), imagen cuya leyenda de la “aparición” y culto guarda un total paralelismo con la de la diosa Chaxiraxi (Virgen de la Candelaria) y otras diosas negras.

En Canarias, al ser un territorio fragmentado en islas, con escasa comunicación entre sí en los tiempos pre-coloniales, la diosa es designada por diferentes nombres,  Chaxiraxi, Abora, Moneyba, Tara, etc. E incluso en una misma isla es conocida por diferentes nombres como es el caso de Chinet (Tenerife) donde recibe las denominaciones ya castellanizadas de: Diosa Celeste; Diosa Luz; Diosa Tajao, la diosa Abora en su aspecto como virgen de Las Nieves, así como otras muchas tallas marianas. Así mismo, este símbolo asociado a otros representativos de la Diosa-Madre existe en los diversos yacimientos de grabados rupestres diseminados por todas las Islas Canarias.

En la cultura guanche: la estrella de ocho puntas significaba la fuerza vital que la Madre transmite al individuo, para protegerlo de la oscuridad, con  ese símbolo un guanche siempre sería un gran guerrero lleno de fuerza tanto interior como exterior.

En la cultura mexicana o azteca, esa estrella esculpida de ocho puntas era utilizada como pedestal para los rituales asociados al planeta Venus, al que los mexicas llamaban Huey Citlali “la gran estrella”. Está rodeada por 24 chalchihuites que simbolizan el líquido precioso que este astro retenía en las temporadas de secas. A su vez una estrella con ocho puntas con un círculo interior con el escudo nacional de México. El águila significa soberanía, la cual es resguardada por un sol que representa a los guerreros aztecas que combatían contra las fuerzas enemigas.

Nuestra Señora de las Nieves, Patrona de la isla de La Palma. La Virgen es una pequeña efigie de estilo románico tardío del siglo XIV (hay investigadores que aseguran que pertenece al siglo XIII)
Nuestra Señora de las Nieves, Patrona de la isla de La Palma. La Virgen es una pequeña efigie de estilo románico tardío del siglo XIV (hay investigadores que aseguran que pertenece al siglo XIII)

El catolicismo mantiene la estrella de ocho puntas atributo de la Diosa-Madre Chaxiraxi, en su representación católica como Virgen de Candelaria, cuya imagen primitiva como queda dicho tiene una serie de estrellas de ocho puntas grabadas en su manto.

En astronomía china, la estrella se conoce como Jiao Xiu, una de las constelaciones chinas. En la cultura Ching de la antigua china, ese sol u estrella de ocho puntas se la solía representar con los símbolos del yin y yang en su centro;y significaba:Dragón Amarillo.

En astronomía hindú, Spica corresponde al Nakshatra Chitra. En el hinduismo se llama “estrella de Lakshmi” a un polígono también formado por dos cuadrados concéntricos con 45 grados de diferencia. Se utiliza para representar el Ashthalakshmi, la octava forma o “tipo de riqueza” de la diosa Lakshmi. En el hinduismo, Lakṣmī es la consorte eterna del dios Vishnú, diosa de la belleza y de la buena suerte. Según la tradición, Lakṣmī nació de la espuma del mar. Este mito es semejante al del nacimiento de la diosa Afrodita / Venus en la mitología grecorromana. Hubo un momento en que el culto de Venus, Astarté e Isis se confundieron, ya en los albores de nuestra Era, cuando la cultura romana intentaba uniformar el mundo conocido y posteriormente se sincretizarón con la Virgen Maria.

La Estrella de Ocho Puntas representa la Diosa Madre.

Todos los avatares de la diosa Inanna “Ana”  estan asociados al planeta Venus (conocido como lucero del alba – estrella matutina – estrella vespertina) como principio de conexión. El nombre del planeta fue tomado de la diosa romana del amor y la belleza, y a su vez Venus es el nombre romano de la diosa griega Afrodita. que significa ‘nacida de la espuma del mar. En su aspecto celestial Venus es conocida como Stella Maris ( Estrella de los Mares) y como Venus Urania (Celestial Venus), diosa del amor ideal o puro.

Una antigua tradición católica, también compara a La Virgen del Carmen con la estrella matutina , llamándola “Stella Maris”(Estrella del Mar) , pues esta , según la teología católica , guía con su luz al puerto seguro , que seria Cristo

En el Apocalipsis de San Juan está documentado lo de Venus, el Lucero de la Mañana: “Y al que venza le daré la Estrella de la Mañana” (Apoc. 2: 26-28). “Yo, Jesús, envié a mi ángel para darles testimonio a ustedes de estas cosas para las congregaciones. Yo soy la raíz y la prole de David y la Brillante Estrella de la Mañana”. (22: 16).

Por otro lado, puede designar a Cristo mismo de acuerdo a Apocalipsis 22:16, cuando dice “Yo, Jesús, […] soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.” La Estrella Crucificada  es la Cruz de Cristo.  La Cruz  doble que representa la esperanza de vida eterna.

Desde el punto de vista terrenal, la Estrella simboliza la inteligencia natural que permite acceder gradualmente al conocimiento de la realidad visible, aunque con todos los límites impuestos a los seres humanos.  Aguardar el futuro confiadamente es degustar la inmortalidad de la existencia

La magia de la Esperanza lo crea todo

arcano17


MAS INFORMACIÓN:

La Magia del Planeta Venus: la Estrella de la Esperanza


FUENTES:

 

Las antiguas tradiciones siguen siendo fuente de sabiduría y remedios ancestrales para poder ayudarte en tiempos difíciles.

¡DESCUBRE EL PODER DE NUESTRA MADRE TIERRA!

Síguenos en Facebook

Anuncios

22 comentarios en “۞ La Estrella de 8 Puntas, Venus o Spica, los simbolos celestiales de la Gran Madre

  1. En Chile existe una estrella de 8 puntas que representa a Venus, el lucero de la mañana, que en mapudungun recibe el nombre de Wüṉyelfe, ‘portador del amanecer’. También ha sido tomado por una representación de la flor del canelo, el árbol sagrado de los mapuches.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por comentarlo. Me paso su interesante comentario sobre este dato de la cosmovisión mapuche, una cultura que es muy de mi interes, porque tiene muchas coincidencias con la cultura ancestral de la Gran Madre del Mediterraneo Europeo.

      Me gusta

  2. leí absoluamente todo y me parece bello el origen y como lo ven muchas culturas pero tengo en mi mano izquierda una estrella de 8 puntas, quisiera saber que significa u.u si alguien sabe me podría decir xfavor. gracias .

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s