Hécate, la Oscura Diosa Lunar

HecateCapitolHÉCATE  era una diosa lunar, una de las trinidades originales conectada con las tres fases de la luna que gobernaba el cielo, la tierra y el submundo.

Es identificada como el aspecto oscuro de Artemis. Así como Artemis personifica la luna creciente, Selene la luna llena, Hécate es la cara de la luna negra.  A diferencia de Artemis, que representaba la luz lunar y el esplendor de la noche, Hécate representaba su oscuridad y sus terrores.

Es la madre de todos los encantamientos y hechiceras, es la Madre Terrible que actúa desde las profundidades de la psique (según Jung).  

HECATE, LA MADRE PRIMIGENIA, LA ANCIANA SABIA

La diosa Hecate era uno de los nombres principales de la Madre Primigenia, la Anciana, la hechicera, la bruja , la enigmática diosa del paleolítico. 

La Anciana se asocia con la luna menguante,  y los colores negro, azul profundo y el violeta más oscuro. La estación del año que le corresponde es el Otoño y el Invierno. El festival que le corresponde es obviamente el de los muertos, Samhain.

Los cultos populares que la veneraban como diosa madre hicieron que fuese integrada en la mitología griega.  Adicionalmente, a medida que la adoración de Hécate crecía, su figura fue incorporada al mito posterior del nacimiento de Zeus como una de las comadronas que escondieron al niño, mientras Crono consumía la roca falsa que le había dado Rea.

El nombre Hécate deriva de la diosa-comadrona egipcia Hequit, Heket o Hekat. El Heq era el matriarcado tribal del Egipto predinástico, presidido por una mujer sabia. Heket era una diosa con cabeza de rana conectada con el estado embrionario en el que el grano muerto se descomponía y comenzaba a germinar. Era también una de las comadronas que asistía cada mañana al nacimiento del sol. Está relacionada también a la sangre menstrual que originalmente era considerada sagrada y misteriosa.

Sus orígenes mitológicos no son claros, y hay discrepancias entre los pocos relatos que existen de su árbol genealógico. Por lo general, se la describe como un titán que siguió siendo diosa después de que Zeus y los olímpicos derrotaran a estas divinidades arcaicas. Hesíodo, en la Teogonía (aproximadamente en 700 a. de C), relató que su nombre significaba “la que tiene más poder”, que despertaba una mayor devoción que las otras divinidades y había sido objeto del favor de Zeus, al haber recibido poder sobre la tierra, el mar y el cielo.

Hécate es una diosa ctónica preolímpica. Es una titánide, hija de Perses y Asteria. Asteria significa «el estrellado», y Perses quiere decir «el destructor». Los registros más antiguos de Hécate en la literatura griega aparecen en la Teogonía de Hesíodo (siglo VIII a. C). Se nos presenta como una poderosa protectora y guardiana de la humanidad. Ella fue la única titánide que ayudó a Zeus en la batalla entre dioses y titanes, por lo que no fue desterrada a los reinos del mundo inferior después de la derrota de los titanes a manos de los olímpicos. Después de la guerra, Zeus comenzó a gobernar el cielo, Poseidón el mar y Hades el inframundo, pero Hécate continuó su reinado sobre los tres mundos.

Otra versión de la  mitología también nos habla a veces de Hécate como una de las diosas menos conocidas, hija menor de Zeus, que había sido diosa de la Luna. Zeus reconoce sus poderes y sus antiguos privilegios. Hesíodo enfatiza que Hécate era la única hija de Asteria, una diosa de las estrellas hermana de Leto, a su vez madre de Artemisa y Apolo. La abuela de estos tres primos era Febe, la anciana titánide que personificaba la luna. Hécate era una reaparición de Febe, y por tanto diosa lunar, que se manifestaba en la oscuridad de la luna. Hesíodo, en la Teogonía 410-414, dice:

Asteria concibió y parió a Hécate, a quien Zeus, hijo de Crono, honró por encima de todos los dioses, llenándola de las más cumplidas mercedes. Su potestad abarca la Tierra y el mar infecundo; pero no acaban ahí sus privilegios, sino que los tiene también en el estrellado Cielo, y es entre todas respetada por las deidades inmortales.

Zeus le dio su parte en la tierra, las aguas y el cielo estrellado. También es llamada “la distante” y “la Loba”, y si se le hace caso a Hesíodo, es una de las hijas de la Noche. Su madre Asteria sería hermana de Leto, la madre de Apolo y Artemis.

Heródoto la llama Atena y nos cuenta que a sus sacerdotisas, de la tribu de los pedaseos, les salía la barba cuando tenía que ocurrir un desastre.  También ayudará a Perséfone. En Hesíodo no tiene ningún carácter infernal. Aparece en el himno homérico  ayudando a  Demeter como la única que puede escuchar a Perséfone secuestrada en el mundo subterráneo.

En la Alejandría ptolemaica terminaría adquiriendo sus connotaciones de diosa de la hechicería y su papel como «Reina de los Fantasmas», bajo cuyo aspecto triplicado fue transmitida a la cultura post-renacentista. «Reina de los Fantasmas» es un título asociado con Hécate debido a la creencia de que podía tanto evitar que el mal saliese del mundo de los espíritus, como también permitir que dicho mal entrase.

Las denominadas Tabellae defixionum o Tablillas de la maldición estaban hechas de plomo y contenían diferentes símbolos, así como el nombre de las personas a las que iba dirigido el sortilegio. Se creía que estas tabillas atraían a los espíritus, por lo que eran colocados en lugares donde había sucedido un crimen, una ejecución o en los propios cementerios para que los fantasmas se introdujeran en ellos y, a través de la intervención de Hécate, se hiciera realidad el hechizo. Por lo tanto, era una magia que creía en el poder de la palabra y que buscaba el poder de un alma errante para hacerla funcionar.

Hecate12
A Hécate se la describe como una diosa lunar que lleva un reluciente tocado o una cinta de estrellas y sostiene una antorcha encendida en cada mano. Se decía de ella que iba por los caminos de la antigua Grecia acompañada de sus perros negros.
A Hécate se la describe como una diosa lunar que lleva un reluciente tocado o una cinta de estrellas y sostiene una antorcha encendida en cada mano. Se decía de ella que iba por los caminos de la antigua Grecia acompañada de sus perros negros.

HECATE, LA PERRA NEGRA

La perra es el animal más comúnmente asociado a Hécate, quien a veces es llamada la “perra negra” . Su relación con la perra era originalmente proveniente de la historia troyana de la reina Hécuba, que saltó al mar después de la caída de Troya y fue transformada por la diosa en su familiar, una perra negra. En cuanto al turón fue originalmente la bruja Gale que Hécate transformó en bestia para castigarla por abusar de su poder. Otros dicen que fue Galinthias, la enfermera de Alcmena, transformado por Ilitía enojada, pero recibida por Hécate como su animal.

A veces, Hécate aparece con tres cabezas, como Cerberos y con seis brazos, casi una reminiscencia de la diosa india Kālī.

Su estrella es Sirio y se la asocia también con los perros que ladran a la luna. Se creía que, en las noches sin luna (luna negra o luna nueva invisible), ella vagaba por la tierra con una jauría de perros fantasmales y aulladores que precedían su aparición. Algunas veces dicen que aúlla como los perros que la siguen. En Turquía occidental, en Caria, sus adoradores sacrificaban perros en su honor y realizaban rituales orgiásticos

HERMES Y HECATE

Entre los otros dioses de la mitología, el más cercano a Hécate es Hermes. Las cuevas son sagradas para ambos, y ambos muestran el camino a las almas en sus viajes interiores o exteriores. Los dos gobiernan los pasajes y las transformaciones y también guían a las almas que están perdidas y no saben qué hacer.

Hermes y Hécate están relacionados con el conocimiento oculto. El título moderno más común de Hécate es el de diosa de la magia o brujería. Es la diosa que aparece más a menudo en textos mágicos, como los Papiros mágicos griegos, junto con Hermes. Ambos están relacionados con la revelación gradual el conocimiento oculto a la humanidad.

Hécate era la diosa que aparecía con más frecuencia en textos mágicos como los papiros mágicos griegos y las defixios, junto con Hermes. Experta en el arte de la adivinación, concede a los mortales sueños y visiones que, si se interpretan correctamente, les proporciona una mayor claridad para resolver los problemas.

Otra función que tienen en común es mostrar el camino a los viajeros. De manera similar a los bustos de Hermes colocados en las fronteras como una guarda contra el peligro –hermas–, las estatuas de Hécate fueron colocadas en las puertas de las ciudades y de las casas.

Hécate es la única, a excepción de Hermes, que puede moverse entre los tres mundos. En el terreno metafórico y mitológico se la percibe de forma confusa, y se la asocia al mundo subterráneo aunque nunca residiera en él. Su momento era el crepúsculo.
Además, Hécate es la guía de las almas, como Hermes. Lo vemos en el mito de Perséfone y Hades.

El Mito de la Transformación Cíclica

Deméter y Perséfone -Ceres y Proserpina para los romanos- las diosas gemelas percibidas como madre e hija, representaban para los pueblos de la antigüedad los poderes de la naturaleza, su transformación y emergencia cíclica.

Cuando Perséfone fue secuestrada por Hades y llevada al inframundo, Deméter buscó por todas partes a su hija, pero no pudo encontrarla. Fue Hécate quien le dijo que para localizarla debía hablar con el dios sol Helios. Helios le dijo a Deméter que su hija había sido secuestrada y trasladada al inframundo por Hades. Después de eso, según el acuerdo entre Zeus y Hades, Perséfone tuvo que permanecer en el inframundo seis meses y en la tierra otros seis.

Como en el peregrinaje la acompaña Hécate, la diosa de las Encrucijadas (o Anciana Sabia que con la Doncella y la Madre forma la Triple Diosa pre-patriarcal). Démeter se viste de negro en señal de duelo por la perdida de su hija, transformando su belleza y esplendor divino en la imagen de una madre humana angustiada.

En la historia del secuestro de Perséfone que se relata en los Himnos a Deméter de Homero, Hécate se le acercó a Deméter cuando buscaba desconsolada a Perséfone, diciéndole que si bien no había visto lo sucedido, había oído los gritos de Perséfone. Hécate sugirió que fueran a solicitar información al dios del sol, que estaba en lo alto cuando Perséfone desapareció. Él podría contarles lo sucedido. En compañía de Hécate, Deméter escuchó el relato verídico de los hechos: Perséfone había sido secuestrada por Hades con el permiso de Zeus.

Los Misterios de Eleusis que surgieron de este mito, y se celebraban a estas Diosas eran ritos de pasaje destinados a personas adultas que proporcionaron un espacio sagrado para vivenciar nuevos estados de conciencia y una percepción de la vida que surge de la muerte.

hecate

HECATE, OFRENDAS Y SERVICIOS

Hécate entre los griegos, llamada durante la Edad Media la Reina de la Brujas, era una deidad del inframundo y la Luna, adorada en encrucijadas en las que se le hacían sacrificios durante la luna llena.

Extendía su benevolencia a todos los hombres concediendo los favores que se le piden en todos los ámbitos (prosperidad material, don de la elocuencia, victoria en las batallas y juegos, etc) pues su poder es inmenso. Hécate era cuidadosamente servida:

Todavía ahora, cuando alguno de los hombres de la tierra los propicia, celebrando magníficos sacrificios según costumbre, invoca repetidamente a Hécate. Muy fácilmente obtiene gran honor aquél cuyas súplicas acepta complaciente la diosa, y le concede prosperidad puesto que está en su mano.

En la Antigua Grecia existían unas fiestas llamadas Hecatesias, en honor a Hécate (Protectora de la familia y los niños). En Atenas, todas los meses por las tardes del día que entraba el novilunio o luna nueva, las personas acomodadas o pudientes preparaban en la calle una cena o festín público, destinado especialmente a los pobres; este festín se creía presidido por la divinidad, por lo que se denominaba la cena de Hécate, cuya Diosa participaba del convite y en su honor se comían serpientes.

Al cierre de cada mes, platos con comida se colocaban para ella, de este modo se impedía el mal en los puntos donde los caminos están cruzados entre sí, y este alimento era consumido por la gente pobre. Los sacrificios ofrecidos a Hécate consistían en perros, miel, y los corderos hembras negros.

Entre sus numerosas sacerdotisas estaban Medea y Circe. La poetisa Safo la llamaba “La Reina de la Noche”. Hay una imagen en que esta diosa lleva dos antorchas en sus manos, iluminando la oscuridad. Tal vez, Safo la llamaba así debido a la intuición que permite ver la forma de las cosas no visibles.

La diosa lunar ha pasado a ser sólo fuente de inspiración a la acción, no puede actuar directamente. Hecaté, al ser la diosa más antigua es muy sabia, pero se desequilibra, porque  se agota con facilidad, asi que generalmente es mera observadora de los humanos.

Solo las ancianas videntes conectan con el espíritu de Hecate con el tacto y protocolo que la diosa requiere. Se debe dirigir a ella con el respeto que ser vieja significaba: tener la sabiduría, la bondad y la generosidad que sólo da la experiencia del paso del tiempo. Sabe más la bruja por vieja que por bruja, no en vano se la considera la Gran Hechicera.

Ofenderle podría tener consecuencias terribles. Es capaz de hacer enloquecer al causante de su enfado pues puede enviar a los espíritus de los que se pide la intervención para que aullen al oído del incauto. Está en su poder envíar el fantasma nocturno de la angustia o Empusa.  Oír voces es un castigo de Hecate. Y es que a veces, la Anciana se aburre y se entretiene jugando con la estupidez humana.

«Haz lo que quieras, mientras no perjudiques a nadie» y «todo lo que hagas, bueno o malo, vuelve a ti multiplicado por tres» son sus normas éticas.

Hecate
El único templo de Hécate que se mantiene en pie en el mundo: el lugar sagrado de la ciudad de Stratonikeia

TEMPLOS Y CELEBRACIONES DE HECATE

El templo de Hecate de la región de Yagatan, en la ciudad de Mugla, en Turquía, tuvo mucha importancia en las antiguas civilizaciones frigias y carias. Es el único templo dedicado a Hécate que aún se mantiene en pie en el mundo, por lo que es una atracción para muchos visitantes. Las excavaciones de este lugar comenzaron en 1891 y continúan en la actualidad.

Su culto se daba especialmente en las ciudades de Lagina y Stratonikeia, que son asentamientos carios fechados en el 300 a. C. El significado del nombre Hekatomnos que fue dado a los reyes de Caria es «El sirviente del templo de Hécate». El lugar sagrado de Lagina está conectado con la ciudad de Stratonikeia, uno de los centros de la civilización caria. Se encuentra en el suroeste de Anatolia. En la Antigüedad, la región entre el río Menderes (su antiguo nombre es Maiandros) y el río Dalaman (antiguamente Indos) se llamaba Caria. Se cree que este nombre proviene de los kars, que se asentaron en esta región aproximadamente en el 1000 a. C. Todavía se debate de dónde proceden.

El principal templo de Hécate se encontraba en Lagina, donde la diosa era servida por eunucos, y en Grecia se celebraban festivales en su honor el 13 de Agosto y el 30 de Noviembre, mientras que los romanos le consagraron el 29 de cada mes lunar (luna negra)

Los festivales en honor de Hécate se celebraban cada año, y uno más importante cada cuatro años. La fiesta cuatrienal de Hekatesia-Rumania se ha celebrado desde el año 81 a. C. Se llama Hekatesia o Festival de la Guardiana (portadora de llaves), en el cual la llave del templo es llevada de Lagina a Stratonikeia y traída de vuelta. Esto simboliza la relación entre Lagina y Stratonikeia y también a Hécate teniendo las llaves del inframundo.

En el festival, jóvenes doncellas, llamadas kleidophoros, llevaban la llave del templo, y también asistían hombres. Todas las personas que acudían a la fiesta entraban en el lugar sagrado a través del propileo. Los que oficiaban el servicio descendían los diez escalones del este y se dirigían al altar. Los que venían a ver la ceremonia, se dirigían al pórtico a través de la puerta izquierda y se sentaban en los escalones, esperando el inicio de la ceremonia.

HECATE,  GUARDIANA DE LOS UMBRALES, DIOSA DEL INFRAMUNDO. REINA DE LOS MUERTOS

Demeter Hekate con antorchas Hermes guia a Kore en regreso del hades-440 aC-Metropolitan
Persefone, Hermes, Hécate y Deméter

Un día asomada desde una gruta, Hécate presención el rapto de Perséfone, y no dudó de ayudar a su madre Demeter a buscarla. Con una antorcha en la mano, ambas diosas recorrieron todos los caminos hasta que dieron con la doncella. Hades la había secuestrado para hacerla su esposa, así que Demeter hizo un trato con él : consentiría la unión si permitía a Perséfone subir a la superficie cada séis meses para estar con ella. Hades estuvo de acuerdo y Perséfone se convirtió en la reina del inframundo.

Fue entonces cuando Hécate se ofreció a acompañar y a guiar a la doncella el tiempo que pasase en el reino de Hades, porque Perséfone temía la oscuridad y podría perderse. Como recompensa por su noble comportamiento y por su apoyo y amistad incondicional a la joven esposa, Hades la premió nombrándola huésped de honor en el reino de los muertos.

Aún hoy en día, Hécate tiene una valiosa misión que cumplir : la de ayudar a los ancianos a cruzar al otro lado y permanecer junto aquellos que lo necesiten hasta su próxima vida.

Hécate tenía un papel y poder especial en los cementerios. En el  Hades gozaba de gran autoridad, porque era conocida como la reina invencible y presidía las ceremonias de expiación y purificación de las sombras a las que  se les permitía reparar las malas acciones de su vida pasada.  Su presencia en el mundo subterráneo era la que otorgaba a los pre-helénicos la esperanza del renacimiento y la transformación, como opuesta a Hades, que representa la inevitabilidad de la muerte. Esta diosa ampliaba el concepto de inframundo, que no era un lugar de castigo, sino que era el vientre oscuro de la diosa donde uno iba a ser purificado, curado y preparado para el renacimiento.

Entre varios de sus epítetos podemos ver cuando se le llamaba Hécate Prytania,  asimilada como “Reina de los Muertos” aunque no debemos confundir la palabra “muertos” al significado de guía de almas, por el contrario el epíteto “Prytania” es más cercano a la Reina del Inframundo; más allá del Reino de Hades; pudiendo considerarse el Tártaro no únicamente como la prisión creada para los antiguos titanes, sino más bien la última entrada al reino de las sombras, donde moran los Dioses primigenios más allá del reino de la consciencia.

Ferea era un sobrenombre de Hécate.  En cuanto a su nombre Kleidouchos, la clave de su significado está en el papel de Hécate como guardiana, siendo la que podría abrir las puertas del conocimiento sagrado. Los himnos órficos se refieren a ella como la «reina portadora de las llaves del cosmos entero».

Himno Órfico a Hékate

Celebro a Hécate protectora de caminos
y de encrucijadas, agradable,
celeste, ctonia y marina,
de azafranado peplo,
sepulcral, que entra en frenesí
junto con las almas de los muertos,
hija de Perses, amante de las soledades,
que se regocija con los ciervos,
nocturna, protectora de los perros,
reina irresistible,
acompañada de ruidos de animales,
desceñida, de aspecto irresistible,
diosa de los toros,
señora poseedora de las llaves de todo el mundo,
conductora, ninfa,
nutricia de jóvenes,
que vives en los montes;
suplicando a la doncella que se haga presente
en las santas iniciaciones,
siempre propicia para el boyero
y con ánimo grato.

(Himnos Orficos, h. s. VI a.C.).

hecate-witch-goddess-678x381

HECATE, LA DIOSA DE LAS BRUJAS

Con el tiempo, la anterior Hécate se difumina y aparece una Hécate oscura e inquietante vinculada al mundo de las sombras. Hecate pasa a ser la diosa de la hechicería y lo arcano, y la veneraban especialmente magos y brujas, quienes le ofrecían en sacrificio corderos y perros negros al final de cada lunación. A los videntes se les aparecía con una antorcha en la mano o en forma de distintos animales: yegua, perra, loba, etc.

La rana, criatura anfibia que vive en dos elementos (tierra y agua) , está también consagrada a Hécate y a la diosa rana egipcia Heqet, con la que a menudo se la asocia.

Como muchas antiguas diosas madre o de la tierra, Hécate permaneció sin casarse y no tuvo consorte habitual, diciéndose a menudo que se reproducía por partenogénesis. Se consideraba que todos los grandes magos y hechiceros mitológicos eran descendientes suyos, especialmente los hermanos Circe y Eetes, hijos suyos y, por tanto, abuela de Medea. Por otra parte, es la madre de muchos monstruos, como Escila, que representaba los aspectos pavorosos de la naturaleza que producían miedo y sobrecogimiento

Ya en tiempos cristianos, Hécate fue vista como un ser amenazante. La figura de Hécate siguió estando asociada a la brujería mucho después de la desaparición de la Grecia Clásica y el Imperio Romano. El cristianismo rodeó la figura de Hécate de un aura maléfica y connotaciones negativas, a menudo asociándola a Lilith y al diablo. Algunas veces aparece en calidad de vampiro o de lamia.

En el Malleus maleficarum (1486) se afirma que Hécate fue adorada por brujas que adoptaron partes de su mito como su diosa de la hechicería. Debido a que Hécate ya había sido muy difamada a finales del periodo romano, a los cristianos de la época les resultó fácil envilecer su imagen. De esta forma todas sus criaturas fueron también consideradas «criaturas de la oscuridad»; sin embargo, la historia de animales tales como cuervos, búhos nocturnos, serpientes, escorpiones, asnos, murciélagos, caballos, osos y leones como criaturas suyas no es siempre oscura y aterradora.

En este sentido debemos aclarar que si bien desde la Grecia helenística Hécate estaba asociada a la oscuridad, la hechicería y la muerte, no podemos ver estos atributos desde un punto de vista cristiano, pues entre las culturas paganas tanto el inframundo como la muerte, o la brujería, estaban exentos de las connotaciones maléficas que recibieron posteriormente, poseyendo un carácter, aunque sobrenatural, mucho más neutral, lejano a la concepción del bien y el mal cristiana.

Atribuyéndole su dominio sobre los tres reinos (celeste, terrestre y oceánico) nos vincula directamente a su rol como creadora, sostenedora y destructora de toda existencia; en pocas palabras la Diosa Hécate es el eterno inmanifiesto, que trasciende todas los conceptos e ideas de la Humanidad; por ende su nombre es solo un epíteto,un mantra o palabra de poder que nos permite asimilar su arquetipo y energía para manifestarla en el plano terrestre o astral.

Hécate, Medea y Circe son el arquetipo de brujas, magas o hechiceras, y comparten su condición de mujeres poderosas, libres y autónomas, contrarias al prototipo ideal de mujeres de cualquier época. Algo inusual en el modelo de la mujer sumisa al hombre, obligada a ser paradigma de virtudes inalcanzables, que nos ha trasmitido la mitología o el imaginario colectivo patriarcal a través de la historia.

EL STROPHALOS DE HECATE

download

En los llamados Oráculos caldeos Hécate fue también asociada a un laberinto serpentino alrededor de una espiral, conocido como “rueda de Hécate” o “Strophalos de Hécate” . 

El simbolismo alude al poder de la serpiente para renacer, al laberinto de conocimiento a través del cual Hécate guíaría a la humanidad y a la llama de la propia vida.El Strophalos  puede haber sido un laberinto serpentino alrededor de una espiral central o la rueda y es representativo del poder del conocimiento y la divinidad femenina.

Se asocia con un curioso diseño en forma de rueda, conocido como rueda de Hécate, o los “Strophalos de Hécate”. Es un círculo  que encierra un laberinto serpentino con tres pestañas principales, que a su vez se encuentra a alrededor de un espiral de fuego central. El simbolismo se refiere también a la llama de la vida misma. «Los senos productores de vida de Hécate, esa Llama Viviente que se viste a sí misma de Materia para manifestar la Existencia» (verso 55 de la traducción de Cory de los oráculos caldeos). Quizá haya también alguna relación entre este laberinto o rueda de Hécate y Ariadna, a la que se consideraba “Señora del Laberinto”

1198143_1375941488255_full

HECATE TRIVIA: TRIPLE DIOSA DE LAS ENCRUCIJADAS

Hécate fue representada a menudo en forma de triple diosa de la encrucijada (Hekate trioditus o trivia) considerada no sólo por su capacidad de decisión en la vicisitudes del destino, sino además los aspectos de toda la naturaleza creada: nacimiento, desarrollo y muerte. Sus tres caras reflejan de un modo fascinante el carácter cíclico de la naturaleza con los tres aspectos de la Diosa: la Doncella -luna creciente-, la Madre -luna llena- y la Anciana -luna menguante-. Cada una simboliza una etapa en la vida de la mujer. Por esta multiplicidad de personalidades, esta diosa, conocida como Hécate, se asocia a las encrucijadas.

En algunas representaciones, Hécate se muestra como tres personas. Las estatuas de Trivia y Tricephalus (dos de los nombres con que se la conoce) fueron colocadas en  encrucijadas y se relacionan con esta triple representación. En las imágenes suele sostener en su mano una antorcha, una llave, un cuchillo y, a veces, una serpiente.
Su antorcha es un símbolo de la luz que ilumina la oscuridad, pues los griegos asignaron a Hécate el papel de portadora de la sabiduría. En varios mitos, Hécate muestra a los héroes el camino con su antorcha.

Hécate, es una Diosa telúrica, de origen pre-helénico. Era responsable de los cruces de caminos y ganó notoriedad en Grecia como fuente de brujería. Hécate tenía un papel especial en las encrucijadas de tres caminos (o trivios), donde los griegos situaban postes con máscaras de cada unas de sus cabezas mirando en diferentes direcciones. La función de Hécate en las encrucijadas proviene de su esfera original como diosa de las tierras salvajes y las zonas inexploradas. Esto llevaba a realizar sacrificios para viajar con seguridad por estos territorios. Este papel tiene relación con el de Hermes, dios de las fronteras.

Dicen que se ocupa en extraviar a los viajeros cuando se encuentran en las encrucijadas.  Se creía que Hécate y su jauría de perros aparecían en esos espacios apartados, que eran para los viajeros lugares demoníacos y espectrales. Con Hermes, era la guardiana de las encrucijadas en las que el camino correcto no se conoce.  Allí se levantaban estatuas en forma de una mujer de triple cuerpo o bien tricéfala. Eran muy abundantes, antiguamente, en los campos, y a su pie se depositaban ofrendas. Por estar en el cruce de caminos puede mirar al pasado al presente y al futuro. Uno de sus aspectos es representado en la Trivia romana. Las descripciones históricas muestran su enfrentamiento en tres direcciones diferentes, una clara referencia a la naturaleza tripartita de esta antigua Diosa.

Hécate es la versión griega de la Trivia (‘tres caminos’) de la mitología romana. En el siglo VII, Elegio acostumbraba a recordar a su recién convertida congregación de Flandes que «ningún cristiano debería prestar o guardar devoción alguna a los dioses de los trivios, donde tres caminos se cruzan, a los fanos o las rocas, o fuentes o arboledas o esquinas».

Como diosa triple, a veces aparecía representada con tres cabezas: de perro, caballo y oso, o de perro, serpiente y león. El arte representa también a Hécate a menudo con tres cuerpos o tres cabezas y con serpientes entrelazadas alrededor de su cuello ya que es una divinidad triforme: lunar, infernal y marina. Los marinos la consideraban su numen titular y le pedían que les asegurase buenas travesías.

Hécate es  una de las diosas ‘patronas’ de muchas brujas, que en algunas tradiciones la identifican con la Diosa Triple, ya que Hecate tiene tres caras o fases. Su papel como diosa tripartita, que muchos wiccanos contemporáneos asocian con el concepto de “la Doncella, la Madre y la Bruja”, se hizo popular en los tiempos modernos por escritores como Robert Graves en La diosa blanca .

Según la postura de Miriam Robbin Dexter, discípula de Marija Gimbutas, la indoeuropeísta, Hécate, en sus múltiples formas es una continuación de la antigua diosa pre-indoeuropea, señora de la vida, la muerte y la regeneración. Era adorada a través de danzas extáticas. Ella representaría las diversas fases de la vida: la virgen joven y fuerte, la que da el nacimiento y protege maternalmente, así como la anciana temible y peligrosa. Estos aspectos son análogos a las fases de la luna en sus manifestaciones de creciente, llena y menguante. Porfirio (siglo III d.C.) dice que era llamada por los antiguos “la Luna”.

En estos párrafos puede verificarse el poder de las prácticas de la brujería asociadas a la Luna Nueva en honor a la Diosa Hécate

“En el profundo silencio de la media noche… ella [Medea] estiró los brazos hacia las estrellas… O Nox [Nyx la noche], Madre de los misterios, y todo lo dorado Astrea (estrellas) que con la Luna [Selene la Luna] tener éxito sobre los fuegos del día, y de la triple, tú, divina Trioditis (tres-veces formada) Hécate, que conoces todas mis labores fortalece las artes de la magia. “-

Ovidio, Metamorfosis 7

Algunos mitógrafos modernos, como Karl Kerényi , Carl AP Ruck y Danny Grapas interpretan las diosas Deméter la «madre», Perséfone la «hija» y Hécate la “vieja”, como aspectos de un ex Gran diosa identificada por algunos como Rhea o como Gaia.

Los estudiosos señalan que Hécate, combinado con la figura de Diana, aparece en la antigüedad tardía y en el período medieval temprano como parte de un “complejo de leyenda emergente” asociado con las reuniones de mujeres, la luna y la brujería que finalmente se establecieron en el área de Norte de Italia, sur de Alemania y los Balcanes occidentales.

“Dionysos esperó la noche oscura, e hizo un llamamiento con estas palabras al círculo de Mene (Luna) en el cielo: ‘oh hija de Helios (Sol), Mene (Luna) de muchas formas, nodriza de todo, O Selene (la Luna), guía del coche de plata! Hécate Tu, la de muchos nombres, en la noche haces temblar tu linterna misteriosa con tu mano temblorosa, ven vagabunda nocturna, partera de niños, el sonido nocturno de los perros se apresuran a tu deleite con su gemido lastimero. “-

Nono, Dionisíacas 44,198.

Otros estudiosos y devotos comparan a Perséfone, Deméter y Hécate como la misma energía representando lo triple de su naturaleza; es decir, Perséfone señora del inframundo, la magistral madre de la cosecha y reina del frío invierno Deméter y la guía de las tierras y señora de las encrucijadas, madre de la Sabiduría Hécate. De esta vertiente existen otros que la comparan con Artemisa como Diosa Virginal, Diana como la madre del mundo, en otros casos con Selene y Hécate en su aspecto anciano y sabio; ya para comprender estos aspectos queda por parte de sus hijos y sacerdotes o sacerdotisas de su culto compararla con la que más satisfaga su corazón.

La diosa Hecate no es mala ni buena, es dual, posee un caracter violento y cruel, si se la ofende. Está relacionada también a la sangre menstrual que originalmente era considerada sagrada y misteriosa. Es la energia vital, consciente y primigenia de la tierra, se la identifica como la Señora de las Bestias, pues era la diosa viajera, la diosa cazadora, la patrona de las tierras salvajes.

Ella es un ser del mundo subterráneo en el que puede transformarse si es ofendida, retirando entonces su luz. Como si la unidad primordial de la diosa madre se hubiera dividido y adquiriera en Hécate la personalidad oscura. Esto está en consonancia con la tendencia que surge en la Edad del Hierro de separar el aspecto oscuro del patrón cíclico y oponerlo a la luz.

Asi pues, Hécate, diosa de la Luna Oscura, es una diosa con origen arcaico y muy compleja y misteriosa puesto que sus atributos fueron cambiando con el tiempo, siendo asimilada con otras diosas lunares. Aunque empieza abrir su campo de visión con la luna menguante, es la diosa de la fase oscura de la luna, es decir la luna negra, ella es quien brinda luz sobre lo desconocido, lo que nos aterra.

En el Paganismo Celta, la funcion de Hecate, la diosa clásica, es  similar con la diosa Cailleach. Es la anciana que según diversas tradiciones celtas forma la triada junto con Dana, y Brigit. Las tres juntas tienen un simbolismo que representa la sucesión de las estaciones, la fertilidad de la tierra y el ciclo de la vida y la muerte. El ritual de Samhain, celebrado el 31 de octubre, también conocido en inglés como Halloween (contracción de All Hallows Even, «Día de todos los santos»), es el ritual más importante del calendario celta y esta dedicado a la diosa Cailleach. La fecha coincide también con una de las celebraciones a Hecate.

Pero Hecate no solo juega el papel de la típica bruja mala, si no que también representa a la Diosa-Madre, la dadora de vida y destructora de tal, no tanto porque juegue el papel de mala si no porque es mas una transformación lo que ella augura. En la mayoría de las culturas o religiónes, la percepción de la trinidad es bastante notoria, ejemplo claro es la “Santísima Trinidad” que acepta el lado católico.

Empusa
Las Empusas son criaturas fantásticas del folclore griego antiguo, identificadas a veces con las Lamias.

LAS EMPUSAS. HIJAS DE HECATE

La Empusa fue una hija de la diosa Hécate (diosa de la hechicería y “Reina de los Fantasmas”) que tomaba forma humana para seducir a jóvenes incautos y luego devorarlos.

La empusa o mantis palo (Empusa pennata) es una especie de insecto mantodeo de la familia Empusidae. La forma de las empusas realmente son espectaculares, parecen que no sean de este mundo y pude que el relato mitológico de sentido al nombre que se le ha dado. Como mínimo añade un toque fantástico a estos increíbles insectos.

Empusa_pennata_redpit
Una mantis cono ( Empusa pennata ) caminando sobre una vía férrea en algún lugar de la montañosa Arcadia, en el sur de Grecia.

HECATE, LA SEÑORA DEL CALDERO

Hécate. Diosa triple, del cielo, la tierra y los infiernos. Una gran maga protectora de las comadronas y las herboristas sabias necesita su caldero.  El caldero de Hecate encarna el útero de la Diosa. Las velas aluden a la comunión del mundo visible con el invisible.

Señora del caldero que siempre arde,

Guardiana de las llaves que todo lo abren,
Ama de los perros, la loba, la yegua, el oso,el león,
el buho, el cuervo,el dragón,
la rana y la serpiente,
Suya es la justicia que nunca duerme.

Reina de los fantasmas y espíritus que rondan
Portadora del brillante athame.
Luna negra la que con honores se honra.

Reina del inframundo,
Madre de la hechicería,
Diosa de la cueva, magia y brujería.
Gobernadora suprema de las fronteras entre los mundos.

De las Encrucijadas y los Tres Caminos,
Oráculos y máncias que nos guíen en nuestro destino,
Usted la que escucha los lamentos de los oprimidos.

La nodriza y la madre terrible,
La reina invencible
Diosa de la noche errante,
La de la diadema polos luciendo en su pelo brillante.

Diosa del cielo, mar y tierra,
Guardiana de la puerta.
Dama de las cuerdas.

La de la expiación y purificación de las sombras
La del pie de bronce,
La que ilumina con su antorcha.

Diosa de la protección y los partos,
La oscura, la Diosa de las transiciones,
Las tormentas, sabiduría infinita y la elocuencia
La de los cipreses, lo arcano y travesías.
Diosa suprema de la muerte y la vida.”

hecate_n

Hecate  se asocia con el saber de las plantas y la mezcla de medicinas y venenos.  El tejo, el ciprés, el álamo negro y el sauce estaban consagrados a Hécate. 

Hécate personifica la muerte, la profecía, es la deidad que mata con venenos tomados de los cementerios.  Los cipreses estaban asociados a la muerte, y siguen estando presentes en los cementerios del área mediterránea. Las hojas del álamo negro, oscuras por una cara y claras por la otra, simbolizarían la frontera entre los mundos mientras que el Tejo, quizá por sus hojas y semillas venenosas, estaba fuertemente asociado al inframundo, a la muerte y el renacimiento: La poción del caldero de Hécate contenía «esquejes de tejo» y las bayas de este árbol se creía que, por el poder de Hécate, podían dar sabiduría o la muerte (esto estaba relacionado con la preparación de sustancias alucinógenas a partir de la cantidad correcta de bayas de tejo, que en caso de ser demasiada provocaría la muerte).

Sus hierbas favoritas son la mandrágora, el acónito y la adormidera. Probablemente debido a su papel como reina de las brujas y diosa de la hechicería, pues las “brujas” o curanderas de la antigüedad eran mujeres que poseían un extenso conocimiento de las hierbas y sus propiedades: el ajo, las almendras, la lavanda, el tomillo, la mirra, la artemisia, la menta, el diente de león…entre otras, habrían estado consagradas a Hécate, además de varios venenos y alucinógenos como la belladona, la cicuta, la mandrágora, el acónito (conocido como “hecateis”) o el opio.

Nombres y Epítetos de Hecate

Hécate posee muchos nombres: Chthonia (diosa del inframundo), Crataeis (la poderosa), Enodia (diosa del camino), Propylaia (la que está antes de la puerta), Phosphoros (portadora de luz), Soteira (salvadora), Trivia (diosa de los tres caminos), Kleidouchos (guardiana de las llaves) y Tricephalus (tres cabezas).

Los nombres de Propylaia y Soteira, aluden a que se creía que Hécate evitaba todo mal, y sus estatuas se colocaban delante de puertas y entradas en tiempos antiguos. Hécate fue representada con perros a su lado en floreros antiguos. Aparece también simbólicamente como mujer-perro y mujer-lobo. Se decía que Hécate comienza a vagar por la noche cuando los perros comienzan a aullar. Al igual que Cerbero (el perro de tres cabezas de Hades) protege el inframundo, los perros de Hécate protegen los misterios. Su nombre Chthonia (diosa del inframundo) demuestra que ella está relacionada con misterios desconocidos.

En el paganismo actual, Hecate representa a la Anciana diosa que prefiere jugar a adivinanzas y entretenerse con nuestros sueños. aunque odia que la molestemos por banalidades y menos que no respetemos la jerarquia y el poder ejecutor de su hija y heredera: Gaia. La imagen de la Diosa  Tierra , Gea/Gaia , representa el principio femenino, de origen lunar basada el de arquetipo en  las divinidades más antiguas que se adoraban durante la prehistoria como Hecate.

Gaia y Hecate son energías teluricas diferentes que están  entrelazadas. Hecate esta considerada como Ana, la Madre Primigenia.  A la energia de esta Madre Primigenia, cada territorio la ha llamado diferente, Heket en el Egipto Ancestral, Hecate en la Grecia Antigua, Trivia en Roma, Ixchel,… son algunos de los nombres por los que se la conoce. Pero sus caracteres personales son casi los mismos.

EPITETOS DE HECATE:

Es conocida por muchos epítetos, Reina de la Noche, Reina de la Muerte, Diosa de las Brujas, Diosa Obscura, Anciana de la Triple Luna, Diosa Guardiana de las Encrucijadas, y mas muchos más

Aedonaea (Dama del inframundo)
Anassa eneri (Reina de los muertos)
Apotropaia (que se aleja / protege)
Atalus (tierna)
Brimo ( terrible)
Chthonia (de la tierra / inframundo)
Enodia (en el camino)
Klêidouchos ( sosteniendo las llaves)
Kourotrophos (enfermera de niños)
Liparocredemnus (peinado brillante)
Nyctipolus (vagando por la noche)
Phosphoros (trayendo o dando luz)
Propolos (que sirve / asiste)
Propulaia / Propylaia (antes de la puerta)
Scylacagetis (líder de los perros)
Soteira (salvadora)
Trimorphe (tres formatos)
Triodia / Trioditis (que frecuenta encrucijadas)
Zerynthia (del monte Zerynthia en Samotracia) …

Hay muchos más nombres de la Diosa, cada uno una mujer, cada uno un tiempo y un espacio en todos los tiempos, encontrar la energía de la diosa en el recorrido de uno, es encontrarse con estas posibilidades de ser en la vida, con valores y dones que podemos acceder, por lo que la sus nombres son solo una de las mil llaves que abren la puerta a saber más de ti.

William_Blake_006
Hécate, por William Blake

FUENTES:

Anuncios

7 comentarios en “Hécate, la Oscura Diosa Lunar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s