El Espíritu del Ciervo o Venado: La Gentileza y la Compasión

cuadros-de-animales-al-oleo-7
El ciervo y el venado se relacionan con la dulzura, la gentileza y la inocencia. Es un animal elegante, delicado pero a la vez poderoso y fuerte.

Los animales son portadores de los espíritus de la naturaleza que permiten vencer cualquier obstáculo y lograr cualquier objetivo. Para las personas estos animales sirven de guía y de maestros enseñando aquello que como humanos pasamos por alto o se nos olvida.

Los cérvidos (Cervidae) son una familia de mamíferos rumiantes que incluye los ciervos o venados. Asociados con Cernunnos el Señor de los Animales, y las diosas de la cacería, el ciervo adquirió categoría de sagrado entre los celtas de la Edad de Hierro.

Los poderes del Venado son:

  • Gracia
  •  Fuerza
  • Apacibilidad
  • Renovación

Influencias:

  • Enemigo: La serpiente
  • Animal complementario: Búho
  • Color: Verde
  • Aliado : la luz y el sol

La sabiduría del Venado incluye:

  •  Valorar lo masculino
  • Apacibilidad de palabra, pensamiento y tacto
  • Habilidad de escuchar
  • Gracia y apreciación de la belleza del equilibrio
  • Entendimiento de lo que es necesario para supervivencia
  • Poder de gratitud y de dar
  • Habilidad de sacrificio por el bien supremo
  • Conexión con la diosa del bosque
  • Caminos alternativos hacia una meta

Un consejo del Ciervo

Enfréntate a las cosas y no sigas postergando lo inevitable. Te irá mejor de lo que esperas…

 

Una criatura mágica, susceptible de abrir accesos a otros mundos.

Los cérvidos nos conectan con los espíritus del bosque y nos muestra caminos alternativos hacia nuestras metas.

El Ciervo es simpático y afable, es un conversador consumado. Le encanta estar entre amigos, y no cesa de comunicar su alegría y sus ganas de vivir, aunque puede ser un poco egocéntrico y narcisista. Cuando canaliza negativamente su energía, se vuelve irresponsable, impaciente, y de dos caras.

El ciervo es el animal chámanico por excelencia; se mueve entre mundos y suele acompañar al chamán-druida en sus viajes al otro mundo. De hecho, la importancia ritual del ciervo queda confirmada en la extendida costumbre del “cervum facere” o imitación del ciervo por medio de una máscara y cornamenta del mismo.

El ciervo elige ser el guía de un tipo de almas: las que se han propuesto aprender a disfrutar el contacto directo con la naturaleza, apreciando y protegiendo a todas las especies que habitan en ella, convirtiéndose en veterinarios, biólogos, ecologistas, botánicos y otras ocupaciones relacionadas con la restauración y protección de los ecosistemas naturales. Con todos ellos comparte su fuerza, persistencia y capacidad de renovación.


Simboliza la fuerza y la comunidad.

El alma colectiva de los ciervos nos ayudará a valorar lo masculino y lo femenino interna y externamente.

En su sabiduría nos aporta el poder de la gratitud, el hecho de valorar lo masculino, la habilidad de escuchar, nos ofrece caminos alternativos hacia una meta, tiene la habilidad de sacrificarse por el bien supremo, y el entendimiento de lo que es necesario para la supervivencia.

El primer paso comienza con el padre, incluso si ya no está vivo, nunca es tarde para reconciliarse con él y agradecerle por el regalo de la semilla de la vida, que ya en sí misma es suficiente. En el caso de las mujeres es particularmente beneficioso estar bien con su propio padre para poder tener un compañero y estar bien con él.

Quien está bien con su padre, puede comulgar con el aspecto masculino del Creador, se cuida a sí mismo y protege sus pertenencias, logra reconciliarse con la vida espiritual y se relaciona positivamente con los hombres.

La gentileza de Venado es el espacio del corazón del Gran Espíritu que engloba Su amor por todos nosotros.

La medicina del venado incluye la gentileza de la palabra, la habilidad para escuchar, la gracia y apreciación por la belleza del equilibrio, la comprensión de lo que necesita para sobrevivir, el poder de la gratitud y el dar, la habilidad del sacrificio por el bien más alto, la conexión con los Espíritus del bosque, los caminos alternativos hacia una meta. La gentileza del venado es el espacio del corazón del Gran Espíritu que engloba su amor por todos nosotros. El venado nos enseña a encontrar la gentileza de espíritu que sana todas las heridas, dejar de insistir que los demás cambian y aceptarlos como son. El único equilibrio verdadero del poder, es el amor y la comprensión.

A menudo nacen gemelos o triates en la primavera. Machos y hembras viven en grupos separados hasta la época de apareamiento. Los venados cola blanca son moderadamente sociables y los miembros de una familia pastan junto a otros grupos familiares, dando la apariencia de una gran manada.  Si oyes el mugido del ciervo o el alce es el momento de preguntarte si estas dispuesto/a a reconocer a un compañero. El sonido también puede indicar que es hora de considerar la posibilidad de los niños o la adición de otro miembro de su familia. Enseña la importancia de la comunidad y el cuidado de los demás.

Cuando este totem llega a nuestras vidas trae varias intenciones.

 

Dulzura, inocencia, gentileza, compasión. 

El joven ciervo llega a nuestra vida para recordarnos que busquemos la dulzura que cura todas las heridas. No presiones tanto para que cambien los demás, ámalos como son. Aplica la dulzura en tu situación actual y todo se solucionará.

Puede llegar para mostrarnos la necesidad de serenarnos y de prestarle atención a los aspectos más sensibles de la vida, a ser más gentiles y de dejarnos llevar al menos un poco por la inocencia.

El Venado nos enseña a encontrar la gentileza de espíritu que sana todas las heridas, a dejar de insistir en que los demás cambien y a amarlos y acepterlos como son; el único equilibrio verdadero del poder son el amor y la compasión.

Pero también puede llegar para enseñarnos a estar alertas, a interpretar hasta los cambios más pequeños de nuestro entorno y reconocer cuales son amenazas y cuáles no lo son. El venado nos enseña a usar nuestros sentidos, en especial la vista y el oído para interpretar nuestro ambiente, lo que hacen y dicen los demás, lo que hacemos y decimos nosotros.

Las personas con medicina de venado, a menudo son veloces y alertas. Son intuitivas, y con frecuencia tienen percepciones bien desarrolladas e incluso extrasensoriales. A veces sus pensamientos corren muy de prisa, y parecen no estar escuchando.  Los venado armonizan muy bien con su ambiente, pero son muy sensibles a los sonidos o movimientos.


FUENTES:

  • Wikipedia
  • “El Juego de los Animales de Poder”   (Ed. Obelisco, Barcelona, 2011).
  • Algunas partes por Julia C. White © 1995-99. ISBN 1-888059-25-7
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s