Luna Creciente y la Mujer

diosaluna.h1
Luna y Mujer son iguales. Ambas son femeninas, cíclicas y dadoras de vida.

Luna Creciente:

  • Arquetipo Femenino: LA DONCELLA
  • Representa el aspecto enérgico y dinámico: la luz y claridad de la luna creciente
  • Se le asocia al color blanco
  • Estación: Primavera
  • Es la fase PRE-OVULATORIA: desde el fin del sangrado hasta el comienzo de la ovulación
  • RESUMEN: Energías llenas de diversión y entusiasmo de la mujer dinámica y radiante, confiada, firme, ambiciosa, sociable y capaz de afrontar los desafíos de la vida mundana
    Mujer centrada en sí misma y con gran poder de concentración con el que puede prosperar en el trabajo Momento idóneo para encarar nuevos proyectos.
  • NOTA: Si tu ciclo es de Luna Blanca, tu fase de la Virgen coincide con la Luna Creciente; si es de Luna Roja, lo hace con la Luna Menguante.

En esta etapa es el momento de expresar las energías internas y hacer que el subconsciente vea la luz del día; es tu oportunidad de asimilar tanto tu claridad interior como las ideas que han surgido en la oscuridad de la fase de la Bruja y manifestarlas en tu vida cotidiana. La Virgen cuenta con la posibilidad de regenerar su vida; ha superado la tristeza del mes anterior, ha contactado con su ser interior a través de la menstruación y renovado su fortaleza y seguridad. En esta fase, la mujer ha dejado de menstruar y poco a poco recupera todas sus energías. No le importa tomar la iniciativa, es arriesgada y le cuesta menos trabajo encontrar su foco y poder centrarse y ser productiva. En este momento, lo esencial es que la mujer se de cuenta de que acaba de empezar un nuevo ciclo y dispone de toda la vitalidad necesaria para iniciar.

Es un periodo de renacimiento pleno de nuevas energías y entusiasmo. Las energías destructivas se transforman y canalizan hacia nuevas metas, la lentitud se transforma en dinamismo y se necesitan menos horas de reposo. La mujer se vuelve sociable, se preocupa por su aspecto exterior y quiere divertirse. La actitud en cuanto al sexo es fresca y radiante como la de una doncella, y la seguridad en el físico infunde una joven sensualidad en el comportamiento, colmando los actos sexuales de alegría y amor. La primera relación sexual de una mujer con su pareja tras el sangrado renueva el vínculo entre ambos y recrea su primera experiencia.

En esta etapa los pensamientos son muy claros, puedes ver estructuras, entrar en detalles y determinar las prioridades. Te entusiasma la idea de ponerlos en práctica a pesar de los obstáculos. También adquieres mayor independencia, necesitas menos apoyo, consuelo y estímulo de los demás, y cuentas con la fuerza necesaria para llevar a cabo lo que quieras. Tienes la fuerza necesaria para proteger a aquellos que consideras más débiles o que son víctimas de alguna injusticia.
La Doncella, la Virgen, es el lado activo de tu naturaleza interior: lo que intuyes o sientes en lo más profundo de tu ser se transforma en la base de tu acción. Las energías creativas aparecen en repentinos “estallidos” de viva inspiración, que junto con tu mayor capacidad de concentración y atención al detalle, te permiten alcanzar las metas que te has propuesto.

En general, en esta fase del Cuarto Creciente el cuerpo recupera fuerzas perdidas así que es buen momento para tomar vitaminas y minerales pues nuestro cuerpo se encuentra más receptivo después de la época de “liberación” y desintoxicación vivida en la Luna menguante y la Luna Nueva. También deberemos ser cautas pues al igual que estamos receptivos para asimilar vitaminas, también tenemos una tendencia a engordar pues nuestro cuerpo, como hemos dicho, asimila todo con más facilidad. En esta fase, el cuerpo presenta una disposición natural a absorberlo todo en mayor cantidad o más rápido. La inteligencia se torna más clara, diáfana, es aquí cuando de nuestro esfuerzo depende el éxito o la buena culminación de lo iniciado en el período anterior. En estos días se es más objetivo. Buena fase para la productividad y la aceleración de los trabajos cotidianos.

  • No debes depilarte en esta fase ya que el vello crecerá rápidamente.
  • Es buena para potenciar el crecimiento del cabello, por lo que es recomendable cortarse el cabello o las puntas
  • Las plantas, cuando son abonadas y cuidadas en esta fase, crecen rápidamente.También es favorable para plantar cualquier variedad de flor.
10384121_728221667232591_3816773645390096928_n
Las mujeres somos “luna” capaces de aprender a armonizarnos con ella para mejorar nuestros ciclos hormonales y entender muchos aspectos de nuestra vida.

FUENTES:

  • Wikipedia
  • Miranda Gray (1995). Luna Roja. Los dones del ciclo menstrual. Gala Ediciones.
  • Esther Harding, desde Los Misterios de la Mujer; Ed. Obelisco, Barcelona, 1995
  • http://mujerciclica.com/category/doncella/
Anuncios

4 comentarios en “Luna Creciente y la Mujer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s