Culto a “Nuestra Señora” del Laberinto Ctónico

ariadne
El Laberinto de Creta es, en la mitología griega, el laberinto construido por Dédalo para esconder al Minotauro.

El Laberinto ha ejercido una gran atracción sobre el alma humana. Símbolo de la Iniciación o como protección mágica contra la influencias maléficas. La palabra laberinto procede del griego labyrinthos, que, según la mitología de la Grecia clásica, fue un palacio construido por Dédalo en Knossos (Creta) para reducir al Minotauro, lugar lleno de recovecos y de difícil salida.

En la mitología griega el término ctónico (del griego antiguo “perteneciente a la tierra” o “de tierra) hace referencia directa a los dioses o espíritus del inframundo. A veces también son llamados telúricos (del latín  tellus). La misma palabra se refiere al interior del suelo más que a la superficie terrenal o incluso a la tierra como territorio. Ademas, evoca la abundancia y la tumba.

Potnia,  se  usaba en griego antiguo para “Señora, Señora”, era título de una diosa madre ctónica. La palabra fue heredada por los griegos clásicos del griego micénico con el mismo significado y se aplica a varias diosas, entre ellas Artemisa. Una palabra similar es el Despoina título, “la amante”, que fue dado a la diosa sin nombre ctónico de los misterios del culto Arcadian. Más tarde fue fusionado con Kore – Perséfone, que se convirtió en la reina del Hades que  junto a su madre Demeter, son  las diosas de los misterios de Eleusis, en un ciclo de renacimiento vida-muerte que conducen al neófito de la muerte a la vida y la inmortalidad. Karl Kerényi identifica Kore con la diosa  sin nombre “Señora del laberinto”, que presidió el palacio de Knossos en Creta minoica.

downloadLos Strophalos de Hécate es un antiguo símbolo mencionado en los Oráculos Caldeos. Strophalos haber sido un laberinto serpentino alrededor de una espiral central o la rueda y es representativo del poder del conocimiento y la divinidad femenina. Se asocia con un curioso diseño en forma de rueda, conocido como rueda de Hécate, o los “Strophalos de Hécate”. Es un círculo que encierra un laberinto serpentino con tres pestañas principales, que a su vez se encuentra a alrededor de un espiral de fuego central. El simbolismo se refiere al poder de la serpiente de la regeneración, al laberinto de conocimiento a través del cual Hécate podía guiar a la humanidad, y la llama de la vida misma, Quizá haya también alguna relación entre este laberinto o rueda de Hécate y Ariadna, a la que se consideraba “Señora del Laberinto”.

La aparición de laberintos en iglesias y catedrales comenzó en la época romana al ser estos abrazados por la fe cristiana. El primer pavimento con laberinto conocido en el contexto cristiano se encuentra en la basílica de San Reparatus, en Argelia, y corresponde al siglo cuarto.

Desde un origen oriental, el laberinto pasó al Mare Nostrum a través de las legendarias rutas de comunicación; y fueron los caballeros del Temple los que, desde Tierra Santa, trajeron a Occidente este signo hermético con toda su carga esotérica.

Ciertos rituales muestran una clara relación del laberinto con la muerte y el renacimiento. El laberinto medieval es una reproducción de los antiguos, en los cuales, como hemos dicho, se trataba de alcanzar el centro, donde se celebraban los rituales en honor a la Diosa Madre, propiciando, con ello, no sólo la prosperidad y fecundidad –a través del mítico sistema de la muerte-resurrección-, sino también alcanzar el conocimiento supremo (gnosis).

catedral-de-chartres
La Catedral de Chartres de la Asunción de Nuestra Señora, (en francés: Cathédrale de l’Assomption de Notre-Dame) esta dedicado el culto a la Virgen Negra.

La Catedral de Chartres de la Asunción de Nuestra Señora, (en francés: Cathédrale de l’Assomption de Notre-Dame) esta dedicado el culto a la Virgen Negra.

Uno de los elementos más famosos de la catedral es el laberinto trazado sobre el pavimento que data de 1205. Es un alicatado circular de 13 metros de diámetro situado en el eje de la nave central en el que baldosas blancas y negras forman un estrecho sendero con múltiples circunvoluciones que conducen al centro. Parece ser que en este círculo central existió una placa de bronce o latón con las figuras de Teseo, Ariadna y el Minotauro. Ésta fue retirada y fundida durante la Revolución francesa para fabricar cañones.

En la edad media existían numerosas iglesias con laberintos de este tipo que han ido desapareciendo en épocas posteriores. El sendero del laberinto representaba una peregrinación simbólica que el peregrino debía recorrer a pie o de rodillas hasta la roseta central, al centro sobre la cripta de la Virgen Negra, se puede apreciar en medio del laberinto la forma como de una flor de seis pétalos. La cripta de Chartres es enorme, la más grande de Francia y una de las mayores de la cristiandad tras San Pedro de Roma y la Catedral de Canterbury.

Normalmente, la nave de la catedral de Notre Dame está llena de sillas y una gran parte del laberinto queda tapado por ellas. Sin embargo, es tradición desde hace tiempo en la catedral de quitar las sillas y descubrir el laberinto, para que pueda ser recorrido, en el día de San Juan, el 21 de Junio.
Normalmente, la nave de la catedral de Notre Dame está llena de sillas y una gran parte del laberinto queda tapado por ellas. Sin embargo, es tradición desde hace tiempo en la catedral de quitar las sillas y descubrir el laberinto, para que pueda ser recorrido, en el día de San Juan, el 21 de Junio.

Las medidas y trazado de este tipo de laberintos tiene un profundo y complejo simbolismo numerológico y filosófico que tiene su origen al parecer en conocimientos esotéricos con origen en oriente. El laberinto tiene once círculos concéntricos y tiene la particularidad de tener el mismo diámetro que el rosetón oeste y de distar del umbral de la entrada la misma longitud que la altura de este por lo que si la fachada se extendiera sobre el suelo interior el rosetón coincidiría con el laberinto.

Existen indicios de que en el lugar que hoy ocupa la catedral existía desde tiempos anteriores a la era cristiana un altar (y según algunos autores una gruta) dedicado a la Diosa Madre de la mitología druídica, siendo esta localidad un importante centro religioso para la tribu celta de los carnutes, pueblo del que deriva el nombre de la ciudad. La catedral fue erigida donde antes se encontraba un dolmen de origen muy antiguo, en la que muchos siglos después los celtas se reunían para rendir culto a la Madre Tierra. Los pueblos primitivos vivían en conexión con la naturaleza utilizaban sus conocimientos ancestrales para construir sus lugares de culto en sitios de concentración de energías telúricas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s