La Cruz de Caravaca

cruz_de_caravacaLa legendaria historia de la Cruz de Caravaca tiene su origen en el pueblo de Caravaca de la Cruz,- municipio español situado a unos 63 Km de Murcia,- y en ella se mezcla la historia oficial con numerosas leyendas de la tradición local, que le confieren, a la vez, un caracter mágico y religioso.
La Cruz de Caravaca es un lignum crucis, es decir una reliquia de la Cruz en donde murió Cristo. Tiene forma de cruz bizantina de doble travesaño y su presencia en Caravaca se constata ya a finales del siglo XIII.

El nombre oficial con el que se denomina a la Reliquia en los documentos es el de ¨Vera Cruz¨, nombre bien significativo, relacionado con el Temple, pues en donde hubo templarios aparece frecuentemente el título de Vera Cruz. Desde la Edad Media se la conoce con este nombre específico: la Vera Cruz de Caravaca, es decir, la verdadera cruz. El título, juntamente con el de Santa, solamente se aplicaba al leño de Jerusalén, encontrado en el siglo IV por Constantino o por su madre Santa Elena.

La Santa Cruz apareció en el Castillo-Alcázar de Caravaca el 3 de mayo de 1232.  

Antiguo Santuario, en donde se venera la famosa Cruz de Caravaca, ya desde el siglo XIII tuvieron lugar las primeras peregrinaciones que continuarían a lo largo de los siglos.
Antiguo Santuario, en donde se venera la famosa Cruz de Caravaca, ya desde el siglo XIII tuvieron lugar las primeras peregrinaciones que continuarían a lo largo de los siglos.

Según la leyenda, la Cruz –originalmente perteneciente al primer patriarca de Jerusalén tras la conquista de la ciudad a los musulmanes– fue milagrosamente llevada al castillo-santuario de Caravaca por dos ángeles, los cuales también forman parte de la imaginería que compone la cruz. Dominaba entonces en la taifa de Murcia el rey Benhud, que extendía su poder por gran parte de Al-Andalus. Como llegase a Caravaca una partida de cautivos cristianos, el reyezuelo de la ciudad, Ceyt Abuceyt, preguntó al clérigo Ginés Pérez Chirinos, que venía entre ellos, cuál era su oficio. Respondiendo éste que lo suyo era celebrar misa, el reyezuelo mandó se aparejara lo necesario para satisfacer su curiosidad sobre el ritual cristiano. Al decir el sacerdote que precisaba de un crucifijo para tal menester, aparecieron dos ángeles que, transportando el relicario con el Lignum crucis, lo colocaron sobre el improvisado altar. La milagrosa aparición hizo que el reyezuelo y toda su corte se bautizaran.

La devoción a la Cruz de Caravaca fue extendida por todo el orbe cristiano –incluidas Polonia, Francia, Alemania,Inglaterra, América, etc.– merced a la Compañía de Jesús. La devoción a la Cruz de Caravaca no es mala ni está prohibida Lo que se ha prohibido es la falsificación o desfiguración de esta cruz que hicieron algunas grupos religiosos. En algunas partes de América, la Cruz es usada en rituales de santería, vudú, candomblé, palo y otros ritos sincréticos, principalmente entre descendientes de esclavos .También han desfigurado su culto algunas sectas satánicas, para aprovechar su notable influencia. Pero la Vera Cruz o Cruz de Caravaca es cristiana.

Con motivo del 750° aniversario de la aparición de la Cruz, el Papa Juan Pablo II concedió la celebración del Año Santo Jubilar para Caravaca en 1981 y en 1996. Luego en el año 1998 la Santa Sede dispuso que se celebre “In Perpetum”(a perpetuidad) cada 7 años el “Jubileo de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca”.

El significado iconográfico de la cruz es el cruce del espíritu (línea vertical) y el plano material (línea horizontal) dando como resultado el hombre, ser que se mueve en el plano material con opción de ascender espiritualmente.  La Cruz de Caravaca denota la protección de dos arcángeles de mucho poder: San Miguel Arcángel y San Gabriel Arcángel quienes sostienen la cruz desde su base. Mientras en la imagen central se halla Jesucristo.

El regalo de la imagen de la Cruz de Caravaca, es una costumbre generalizada en Caravaca para diferentes ocasiones.  Su poder depende en buena medida de la fe en que ella se deposite. Por ello, debe ser obsequiada a una persona que la necesite para que ésta actúe como un talismán. Si la regala de corazón, también obtendrá sus favores porque será recompensado por ello.

LA CRUZ COMO AMULETO

Comprada o regalada, en cualquier de estos casos antes de recibir su ayuda deberá de bendecirla y devolverle su fuerza original.

Primer paso: Suplica a Santa Ana.

Es recargar la cruz, es decir, elevar una oración a la Madre de la Virgen María. Para rezar, sostenga la cruz en su mano derecha cerrando el puño con la cruz sobre su pecho cerca del corazón y decir lo siguiente:

” Ana, Ana, Madre de la Santa Madre, Abuela del Divino Niño,
Al igual que la luz que en Belén se mostró a los santos de corazón,
Te pido que intervengas.
Que por tu intermedio, el Señor pose su mirada sobre est
Santa Cruz, y me brinde amparo.
Que la luz de tu Santo Nieto
Ilumine mi corazón. Que así sea.”

Cuando finalice la oración encienda dos velas blancas y ponga la cruz al medio de las dos velas y dejar hasta que se consuman totalmente. Luego retire la cruz, que ya estará lista para la segunda parte del ritual.

Segundo Paso: Bendición casera para Recargar la Cruz

Un paso fundamental para potenciar el poder de los símbolos sagrados es la Bendición.
Para ello, solo se necesitará agua bendita y su cruz.

Trabaje en una mesa despejada, ponga al centro la Cruz de Caravaca, se debe quedar recostada sobre una de sus caras. Tome el agua bendita, moje un dedo de su mano derecha y trace un círculo alrededor de la cruz. Dibuje la circunferencia en sentido horario (a igual dirección que las agujas del reloj). Concentre sus pensamientos, cuando el círculo de agua se haya secado, debe de dar vuelta la cruz, para que la otra cara quede a la vista. Vuelva a trazar el círculo protector de agua bendita. Cuando se haya secado diga lo siguiente:

” Agua Santa,
Que ahuyentas el mal
Y todo lo transformas en Bien,
Devuélvele a mi cruz,
Su pureza original, para que brille
Sobre mi corazón como una estrellas de bondad. Así sea”

A continuación persígnese y retire la cruz de la mesa.

Si la bendición esta echa por un sacerdote de Dios con agua bendita, ya de por si está preparada para cubrirnos de todo mal.

Suele usarse colgada al cuello como un amuleto contra el MAL DE OJO, así como símbolo de protección general contra todo tipo de malo negatividad.
También se la cuelga de una cinta roja colocándola en puertas y ventanas cuando está por suceder una catástrofe meteorológica.
Para sanación, se impone la cruz en la zona enferma y a continuación se rezan 3 padrenuestros, tres avemarías y tres glorias.

La Cruz de Caravaca tiene un infinito poder de protección y buenos augurios. Es usada en distintos rituales pues es un amuleto sumamente eficaz, otorga protección contra todo tipo de males, protege al hogar y a sus habitantes, rechaza las malas energías y los daños, protege la economía familiar y brinda prosperidad. La Cruz de Caravaca es un elemento que preserva de enfermedades, purifica el aire de todo contagio y da salud en el alma y en el cuerpo.

En un pliego de cordel datado en 1658 hay referencias a actos mágicos realizados con la Cruz de Caravaca. Sin ir más lejos, uno de ellos explica los siguiente: “Una mujer de Burguillos, maldecida por su madre cuando niña, vivió 42 años poseída por el demonio. Para liberarla del maleficio sus vecinos le prendieron en la ropa  la Cruz de Caravaca. No aguantando esa presencia, el diablo abandonó el cuerpo de la infortunada bajo la forma de un cangrejo”.

Loa a la Santa Cruz de Caravaca 

De esta Cruz soberana
oigan, señores,
milagros y prodigios,
con mil primores,
pues son tan grandes,
que no hay pluma que pueda
bien numerarles.

De los cielos bajaron
con alegría
los ángeles del coro,
a conducirla;
y pues son tantos,
los milagros que obra,
que es un encanto.

Hombres, niños y mujeres
llevan consigo
la Cruz que fue bajada
del cielo Empíreo
para consuelo,
líbranos de las garras
del Dragón fiero.

Cojos, mancos, tullidos,
ciegos y sordos,
en la Santa Cruz hallan
consuelo todos:
que es tan hermosa,
que la escogió Cristo
para su esposa.

Del cielo fue enviada
del Padre Eterno,
para que conozcamos
el gran misterio
que es el que encierra
que así nos la conceda
Dios en la tierra.

Los serafines todos
cantan y alegran
a esta Cruz soberana
fina diadema:
porque en el cielo
es el lecho de Cristo
nuestro consuelo.

Dichosa Caravaca
puedes llamarte,
pues gozas en los cielos
el Estandarte,
que es la santa Cruz
donde su vida y sangre
dio nuestro Jesús.

Todos los caminantes
y marineros,
por la mar y caminos
andan sin miedo,
como se valgan
de llevar en el pecho
la Cruz amada.

Son grandes los misterios
de esta reliquia,
y así digamos todos
que sea bendita;
para que tiemble
el infierno y la gente
que dentro tiene.

De muerte repentinas,
incendios, robos,
y otros muchos peligros
nos libre a todos
la Cruz Sagrada
que en los brazos de Cristo
fue desposada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s