Simbolismo de la Luz

3560431_orig
La noche más larga del año nos trae el Naci­miento de la Luz.-

Estamos de lleno bajo la influencia del solsticio de invierno en el hemisferio norte.  Fes­te­ja­mos que un nuevo ciclo solar comienza. Este es el momento en que el Sol se encuentra más alejado de la tierra en todo su recorrido anual.  Para las culturas ancestrales tenía especial significado el punto en el que, en medio de la mayor oscuridad exterior, nacía la luz y comenzaba su curso victorioso sobre las fuerzas de las tinieblas. En la mayoría de hogares se celebraban fiestas conmemorativas sobre ello, el Yule, Alban Art­han, la Satur­na­lia, la Navi­dad…  

Se llama luz (del latín lux, lucis) a la parte de la radiación electromagnética que puede ser percibida por el ojo humano. En física, el término luz se usa en un sentido más amplio e incluye todo el campo de la radiación conocido como espectro electromagnético, mientras que la expresión luz visible señala específicamente la radiación en el espectro visible.

La identificación de la luz con un tipo de belleza de signo trascendente proviene de la antigüedad, y probablemente existió en la mente de muchos artistas y religiosos antes de plasmarse la idea por escrito. En muchas religiones antiguas se identificaba la deidad solar con la luz, como el Baal semítico, el Ra egipcio o el Ahura Mazda iranio. El sol es luz y es fuego, como una vela encendida, como una hoguera en llamas.

Hoy sabemos que aunque el Sol es un elemento necesario para la vida no es en absoluto un ser divino. Pero persiste actualmente la identificación religiosa o mística del concepto luz con iluminación espiritual, ya que muchas veces se emplea incluso la misma palabra. Ya la Biblia comienza con la frase «hágase la luz» (Gé 1:3), añadiendo que «Dios vio que la luz era buena» (Gé 1:4).  Por otro lado, las Sagradas Escrituras identifican la luz con Dios, y Jesús llega a afirmar: «yo soy la luz del mundo, aquel que me siga no andará en las tinieblas, pues tendrá la luz de la vida» (Juan, 8:12)

SIMBOLISMO DE LA LUZ

Ya que la conciencia siempre ha sido descrita en términos derivados del comportamiento de la luz, en mi perspectiva no es exagerado pensar que estas múltiples luminosidades corresponden a diminutos fenómenos conscientes. Esta luz es la “lumen naturae” que ilumina la conciencia.

C. G. Jung

090La lámpara simboliza la disipación de las tinieblas con su luz, porque desde hace miles de años, la luz y su contrapartida, la oscuridad, han sido manejadas por las religiones como un elemento de carácter mítico-arquetípico.  Los hombres de culturas antiguas festejaban de manera especial los cambios de las estaciones. Para estas culturas tenía especial significado el punto en el que, en medio de la mayor oscuridad exterior, nacía la luz y comenzaba su curso victorioso sobre las fuerzas de las tinieblas.

Los conceptos de luz y tinieblas asumieron desde el antiguo Egipto un importante sentido espiritual. En el mundo griego, la luz simbolizaba la vida, el bien y el conocimiento de la verdad. La luz es vida, liberación, prosperidad, salvación, felicidad, éxito. Las antorchas, velas, candelabros, lámparas están integradas en las ceremonias religiosas. En Grecia ardía constantemente una lámpara de oro en el Erecteón de la Acrópolis. En Argos se enterraban bajo tierra lámparas encendidas para que alumbrara el camino de Perséfone por los infiernos.

A partir del siglo I, a través de los Padres de la Iglesia, la luz se transforma en un elemento metafísico relacionado con la verdad infundida por Dios. Para el hombre, la luz de Dios significa salvación, es decir, guía y vida (Sal 27,1: «El Señor es mi luz y mi salvación: ¿a quién temeré?»). La idea de que el conocimiento es luz y la ignorancia tinieblas se encuentra en el núcleo del gnosticismo primitivo  bajo  influencias cristianas.

La estética de la luz (también llamada metafísica de la luz o teología de la luz) fue una corriente de pensamiento dentro de la filosofía estética de la Edad Media, que identificaba la luz con la belleza divina. Igualmente, a nivel social, es de remarcar que la sociedad feudal, con su inmensa brecha entre ricos y pobres, fomentó el lujo y la ostentación como medio de diferenciación social, lo que se conseguía mediante joyas y ricos vestidos, donde tenía un papel predominante la luz y el color. En las ropas y objetos de adorno, armas y armaduras, era frecuente el uso del oro y de ropas teñidas con colores suntuosos, como el púrpura. Tanto los colores como las piedras preciosas engarzadas en tejidos y complementos conferían un brillo y una luminosidad radiante a quien las portaba, siendo reflejo de su estatus social.  La estética de la luz influyó en gran medida en el arte medieval, principalmente el gótico. La luz era símbolo de divinidad, lo que se reflejó en las nuevas catedrales góticas, más luminosas, con amplios ventanales que inundaban el espacio interior, que era indefinido, sin límites, como concreción de una belleza absoluta, infinita

IMPRESIONANTES PROYECCIONES EN UNA CAPILLA GÓTICA DEL S. XVI.
El artista Miguel Chevalier, especializado en proyecciones digitales y residente en París, convirtió la capilla del siglo XVI del King’s College en un increíble fondo para su hipnótico espectáculo de luces. Mientras cada orador del evento hablaba, la capilla se llenó de proyecciones que ilustraban artísticamente lo que decían. La proyección fue coronada con la presencia de Stephen Hawking.

MUERTE Y RENACIMIENTO DE LA LUZ

En las iglesias de muchas religiones comienza la ceremonia encendiendo las velas y lámparas. En el bautismo católico los padres llevan una vela que alumbra el camino hacia la luz. El día de difuntos, en muchas regiones, se tiene la costumbre de encender velas y lámparas de aceite. En los funerales se ponen cuatro velas (o lamparas actualmente) alrededor del ataúd y se encienden velas a las imágenes religiosas como una forma de solicitar sus favores.

La luz nos permite visualizar con mayor claridad aquello que antes no alcanzábamos a ver debido a la ceguera de nuestra ignorancia. La luz es un referente de renovación universal, una invitación al cambio de percepción y a la transmutación integral en el continuo camino del crecimiento. La contraposición luz-tinieblas es analogada, en muchas culturas, a la oposición vida-muerte, cielo-tierra. La luz es vida; las tinieblas, muerte.

En nuestra civilización moderna, tecnológicamente urbanizada, no existe prácticamente oscuridad, pues incluso en la noche la luz artificial lo inunda todo. En la civilización de la luz artificial ¿sigue teniendo sentido la luz de unas velas o unas lámparas?

La lámpara es el Símbolo del desarrollo de la civilización y la cultura humana a lo largo de los siglos, esta idea permanece ,y  es que, hasta los caricaturistas modernos muestran el surgimiento de una idea en un personaje colocando en el globo de los pensamientos una bombilla encendida. El ultimo arte, el cine, y su luz tampoco escapan del simbolismo de muerte y renacimiento de la iluminación

El uso obsesivo y preciso de la iluminación en el cine nos ha regalado algunas de las escenas más bellas e impactantes de la historia del arte. Muchas de estas escenas constan únicamente de efectos de luz, contrastes, perfección fotográfica, claroscuros: la más grande pureza del lenguaje cinematográfico.

Metropolis (1927) de Fritz Lang

Metrópolis (Metropolis) es un filme silente alemán de 1927 realizado por la productora UFA. De ciencia ficción, la trama distópica urbana futurista filmada por Fritz Lang, es considerada una de las grandes películas del cine expresionista alemán y de la historia del cine mundial. Fue el primer filme considerado Memoria del Mundo por la Unesco.

ARGUMENTO: En una megalópolis del siglo XXI los obreros viven en un gueto subterráneo (mundo oscuro) donde se encuentra el corazón industrial con la prohibición de salir al mundo exterior (mundo lumínico). Incitados por un robot se rebelan contra la clase intelectual que tiene el poder, amenazando con destruir la ciudad que se encuentra en la superficie. Una figura carismática y pacificadora, llamada María defiende la causa de los trabajadores. Pero en lugar de incitar a una revuelta, insta a los trabajadores a buscar una salida pacífica y tener paciencia, esperando la llegada del «Mediador», que unirá ambas mitades de la sociedad.

El líder de la clase superior, director-amo de la ciudad, es Johan Fredersen.  Freder,  el hijo del dirigente de Metrópolis, conoce a María y queda prendado de ella. y, al perseguirla, conoce las verdaderas condiciones materiales de vida de la clase trabajadora. En la fábrica, cuyas máquinas sostienen la gran ciudad, tiene una visión del progreso tecnológico que se le muestra bajo la forma Moloch o Baal, malvada deidad del Antiguo Testamento que se alimenta de sacrificios humanos. Ambos intentarán evitar la destrucción apelando a los sentimientos y al amor.

Lang recurre a la esclavización de los tiempos bíblicos para representar el futuro. Las monumentales máquinas de la ciudad subterránea proporcionan a las clases bajas una vida indigna, la masa humana es fácilmente manipulable y se practican ritos medievales como la quema de brujas.

El director-amo Fredersen, temiendo una revuelta de los obreros, contacta con el científico Rotwang. Este vive en una casa en cuya puerta hay una estrella de cinco puntas. Habitualmente la estrella de cinco puntas está asociada a la magia y la alquimia.

Pieter_Bruegel_the_Elder_-_The_Tower_of_Babel_(Vienna)_-_Google_Art_Project_-_edited
La Torre de Babel (De Toren van Babel, ca. 1563), pintura al óleo en tabla de Pieter Brueghel el Viejo en la que se supone inspirada la torre de la película.  Fuente: Wikipedia

Del cristianismo se toma la parábola de la Torre de Babel: en la variante que se muestra que los arquitectos y los trabajadores hablaban una misma lengua pero no se entendían. También se rescata la figura de María, que personifica el bien, así como el anuncio de la venida de un redentor y la figura del falso profeta (el robot María).

Fritz Lang dirigió otro clásico del cine que no debes perderte, M, el vampiro de Düsseldorf (1931) donde pone en cuestión la diferencia entre banqueros y ladrones, policías y delincuentes, políticos y mafiosos.

En términos estéticos, Blade Runner es el siguiente paso a lo que Fritz Lang logró en Metropolis. Scott recurrió al uso intenso de luces duras para generar sombras que contribuyeran en la construcción de un clima de oscuridad y decadencia.

Trailer de Blade Runner (1982) de Ridley Scott.

Blade Runner (en algunos países El cazador implacable) es una película de ciencia ficción estadounidense dirigida por Ridley Scott, estrenada en  1982 y basada parcialmente en la novela de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968). Se ha convertido en un clásico de la ciencia ficción.-

El mundo de Blade Runner representa un futuro cuya distancia ficticia de la actual realidad se ha reducido, la acción tiene lugar en el año 2019. La obra penetra en las implicaciones futuras de la tecnología en el ambiente y la sociedad, acercándose al pasado con el uso de la literatura, el simbolismo religioso, los temas dramáticos clásicos y el cine negro. Esta tensión entre pasado, presente y futuro es evidente en el futuro adaptado de Blade Runner, donde la alta tecnología resplandece en lugares, mientras que el resto es decadente y viejo.

La banda sonora de Blade Runner, compuesta por Vangelis, es una combinación melódica y oscura de la composición clásica y los sintetizadores futuristas que reflejan el futuro retro y de cine negro que Ridley Scott imaginó.

nacimiento-del-sol
La luz sigue naciendo siempre.

La luz sigue naciendo siempre.

El tema de la luz atraviesa toda la revelación bíblica. La separación de la luz y de las tinieblas fue el primer acto del Creador  «hágase la luz» (Gé 1:3), añadiendo que «Dios vio que la luz era buena» (Gé 1:4). Según la ciencia, al nacer el Universo, primero fue luz; un destello brillante de radiación sin estructura que sólo cobró forma cuando un campo excepcional se condensó para darle masa a una parte de esa radiación. La radiación que no adquirió masa  es lo que conocemos actualmente como luz.

La luz que apareció de la nada en el Big Bang, luego renació  muchas veces en nuestro universo. Cuando escapó del plasma, en su segundo nacimiento, iluminó los cielos con un débil resplandor. Después transcurrieron mil millones de años para que se formara la primera estrella y así miles de millones de estrellas que pueblan el firmamento que nos alumbra en noches despejadas. La luz nació de ellas una y otra vez, aquí y allá. Ahora nace también cuando encendemos una lámpara o cuando una luciérnaga produce una reacción química en su abdomen para atraer a su pareja.

Aunque la humanidad no estará ahí para contemplarlo porque su fin habrá llegado mucho antes, para el planeta en que vivimos el desenlace será brillante. Dentro de mil millones de años, sus habitantes verán cómo el sol crece. Ya envueltos en su luz, el calor terminará por evaporar los mares. El Sol crecerá aún más cuando ya no esté nadie. Dentro de 5 mil millones de años será tan grande que absorberá a nuestro planeta. Así, bañado en la luz de su propia estrella, se extinguirá la memoria de la Tierra que alguna vez vio surgir la vida.

La frase que pronuncia el replicante Roy Batty agonizando antes de morir  en Blade Runner cierra este articulo:

He visto cosas que los humanos ni se imaginan: naves de ataque incendiándose más allá del hombro de Orión. He visto rayos centellando en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

universal

FUENTES:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s