LOS ANGELES

conocimiento_espiritual_01
Un ángel es un ser inmaterial o espiritual presente en algunas religiones cuyos deberes son asistir y servir a Dios.

Un ángel es un ser inmaterial o espiritual presente en algunas religiones cuyos deberes son asistir y servir a Dios.

Los ángeles, según las tres principales religiones monoteístas,  actúan como mensajeros, ejecutando los juicios y designios de Dios. Desde este punto de vista, los ángeles son normalmente considerados como criaturas de gran pureza destinadas en muchos casos a la protección de los seres humanos.

Dentro de la categoría de ángeles, hay muchos tipos de funciones. Pero todos son seres que aún no han pasado por la experiencia de tomar un cuerpo físico y en su pureza, sólo responden a Dios; no, a las personas. Los ángeles solo obedecen al Padre, no son esclavos ni sirvientes de los hombres. Los ángeles celestiales suben y descienden del cielo (Juan 1:51) cumpliendo misiones encomendadas  por Dios (Daniel 10:11).

Los ángeles son criaturas celestiales que fueron creados en la fundación del mundo y estos se dividen en ángeles celestiales y ángeles caídos. Los ángeles celestiales son servidores de Dios y los ángeles caídos son servidores de Satanás. Son llamados caídos ya que son los que decidieron seguir a Lucifer en su caída a niveles inferiores de percepción cuando por ley, fueron “arrojados ” a la Tierra, (Apoc. 12:9). Lucifer es un ángel caído que estaba entre los querubines*  antes de caer del Cielo. Dentro de estas creencias se dice que su título era el “Portador de luz” previo a pecar en contra de Dios.

1620702_1409828239278102_578717472_n
*Los querubines son los ángeles guardianes de la luz y las estrellas, su rango entre los ángeles siempre ha sido categorizado en la primera jerarquía. Los querubines son mencionados en Génesis 3:24; y Ezequiel 10:17–20

En el Cristianismo, los arcángeles son una categoría de ángeles celestiales.

La Iglesia Católica reconoce sólo a los tres arcángeles que tienen nombre y que se encuentran en la Biblia: Miguel, Gabriel y Rafael. Cada uno tiene atributos distintos, según su papel en los relatos bíblicos, tanto del Antiguo, como del Nuevo Testamento. Según el Canon bíblico (excluyendo el texto apócrifo), solo se llama arcángel a Miguel, y Gabriel es un ángel mensajero.

  • Miguel, jefe de los “Ejércitos de Yahvéh”, se le representa con armadura, espada y con la balanza del Juicio Final.
  • Gabriel, mensajero celestial, por anunciar a la Virgen María el nacimiento de Cristo. Se le representa con un mensaje escrito y/o una flor blanca.
  • Rafael, protector de los viajeros, de la salud y del noviazgo, por su misión desempeñada durante el viaje de Tobías, narrado en el libro bíblico homónimo. Se le representa con un bastón de viajero y un pescado.

En el caso de la Iglesia Copta, además de reconocer a San Miguel, San Rafael y San Gabriel, esta Iglesia reconoce también a un cuarto arcángel; San Uriel (hebr. אוּרִיאֵל Uriʾel “Llama de Dios” o “luz de Dios”). Este ángel aparece mencionado en el Libro de Enoc, el cual es considerado un libro canónico para esta Iglesia. El resto de las iglesias lo consideran un libro apócrifo.

leonardo_da_vinci_-_vergine_delle_rocce_louvre
La Virgen de las Rocas de Leonardo da Vinci: María, junto a los niños Juan y Jesús y el ángel Uriel. En varios evangelios apócrifos Uriel participa en la crianza de Juan el Bautista, a quien siendo muy pequeño salva de la masacre de bebés ordenada por Herodes. Uriel conduce a Juan y a su madre hasta Egipto, donde se reúnen con el niño Jesús, María y José, relato que inspiró la obra de Leonardo da Vinci La Virgen de las Rocas.

Tradicionalmente, sobre todo en pintura, los ángeles han sido representados como seres alados (adaptado de la iconografía de Eros), aunque pueden ser espíritus invisibles o incluso simplemente rayos de luz que todo lo observan, que pueden aparecer en la Tierra no sólo como seres humanos sino también como animales o incluso objetos. Posiblemente, para seres visionarios o en trance místico, las “alas” fueran el movimiento tenue o enérgico que visualizaban alrededor de sus apariciones y que, por una traslación a algo inteligible culturalmente, fue asimilado a “alas”. Aunque también cabe agregar el deseo del hombre al volar, y los Ángeles siendo seres con forma humana perfecta, Dios les otorgó el don de volar por los cielos.

angel-luz
ANGEL DE LA GUARDA

“Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” Mateo 7:7-8

EL Ángel de la Guarda

Pide y se te dará, pero pide a Dios – tal como lo imagines en tu creencia – Tu y el Padre, sin intermediarios. Ninguna raza es su hijo especial, toda la creación, todas las razas de todos los países y continentes están llenas de sus hijos espirituales, por supuesto. En este sentido, en el cristianismo, se habla del ángel de la guarda o ángel custodio, que sería aquel que Dios tiene señalado a cada persona para protegerla. El ángel de la guarda es el ángel que, Dios envía a las personas cuando nacen para protegerlas durante toda su vida. La Biblia sustentaría la creencia del ángel de la guarda: «Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado» (Éxodo 23, 20).

En el siglo XII, Honorio de Autun escribió que Dios, al unir cada alma con el cuerpo, la confía a un ángel, cuya misión será inducirla al bien y dar cuenta de sus actos frente a Dios. San Alberto Magno, santo Tomás de Aquino y san Pedro Damián escribieron más o menos simultáneamente ―en el siglo XIII― que cuando una persona peca, el ángel guardián no la abandona sino que trata de llevarla al arrepentimiento y la reconciliación con Dios.

El Día del Ángel de la Guarda es conmemorado el día 2 de octubre.

Oración del ángel de la guarda

Ángel del Señor
que por orden de la piadosa providencia divina,
eres mi guardián
guárdame en este día [en esta tarde o en esta noche],
ilumina mi entendimiento,
dirige mis afectos,
gobierna mis sentimientos
para que yo jamás ofenda al Dios y Señor.
Amén.

Oración del ángel de la guarda (versión para niños)

Ángel de mi guarda,
dulce compañía,
no me desampares
ni de noche ni de día.
No me dejes solo
que me perdería.
Hasta que amanezca
en los brazos
de Jesús, José y María
Amén

Según los espiritistas,  y algunos grupos metafísicos y esotéricos, el ser que los católicos llaman «ángel de la guarda» corresponde a un espíritu guía que cada ser humano posee. Pero esto no es asi, los espiritistas confunden el Alma con el Ángel protector . Un angel de Luz es siempre externo a quien atiende. Aparece físicamente ante la persona, a la que quiere comunicar el mensaje de Dios . Usa la palabra, verbal o escrita; la persona ve y escucha por los sentidos físicos. Un angel celestial nunca poseerá al humano, ni entrara en su mente para hablarle, ni tomará decisiones por encima de la persona que protege, ni tampoco intervendrá en la psique consciente o inconsciente (espíritu) del hombre, pues debe respetar el libre albedrío que Dios nos otorgó .

Es la propia alma que nos aconseja a través de nuestra voz interna, YO Superior. La conexión de alma y mente consciente se   produce a través de la meditación y la oración.  La armonía del pensamiento libre, ilumina nuestra alma a comunicarse con  Dios. El alma formaba parte de Dios , nos es otorgada por el Padre y sigue en contacto con el Creador. No necesitamos otros guías en nuestro interior, pues el alma de procedencia divina es la conexión al Todo. Todas las almas están conectadas a Dios.

Nuestro YO Superior , nuestra alma, no es un guerrero espiritual . Es por ello que nuestra  alma está protegida  por el ángel guardián, un guerrero de luz externo contra enemigos externos al ser humano. Un “guardaespaldas espiritual” que hace su trabajo con mucha discreción, aunque algunas veces podemos detectar su presencia. Con él debemos ser amables y agradecidos, pero no convertirlo en un amigo fantasma, ni un asistente para todo, ni un maestro guia.

– No hay que buscar guías de nuestra espiritualidad, sino dirigirnos a nosotros mismos, a nuestro interior y activar nuestra alma.
– No hay que buscar quien piense por nosotros, sino pensar por nosotros mismos y armonizar nuestro espíritu con nuestros decisiones y actos.
– No hay que delegar poder en otras personas o seres extracorpóreos, sino asumir nuestra responsabilidad.
– Cualquier cosa inferior a esto sería degradar la condición Divina del ser humano.
– Cualquier cosa inferior a esto sería profanar el Libre Albedrío que tiene cada uno.
– Cualquier cosa inferior a esto sería un intento de volver a la vieja era de esclavitud.

Apocalipsis 19:9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.
19:10 Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.

Sólo debemos adorar con nuestro corazón, con nuestra alma y fuerza a Dios.
Dios prohíbe la adoración a todo el ejército celestial (Dt.17:3). A los ángeles podemos incluirlos en nuestras oraciones como agradecimiento por la protección que otorgan a toda la humanidad, pero no invocarlos directamente, pasando por encima de Dios. Y menos practicar rituales donde  se espera que ellos sean los protagonistas

Las funciones de los ángeles  es concentrar, intensificar o amplificar el trabajo de Dios en beneficio de toda la Creación . Los ángeles celestiales no poseen propiedades ctónicas,  no son seres duales, no tienen dudas sobre sus actos, no necesitan el libre albedrío, pues por la pureza de su devoción y unión con Dios le obedecen incondicionalmente.  Se mueven en frecuencias sutiles de energía, desconocida por los humanos que aún no hemos trascendido. Así pues las propiedades físicas de nuestro plano terrenal no forman parte necesaria de su ser. Aunque pueden tomar formas en la dimensión física no se ven influidos por los elementos, astrología , puntos cardinales, colores, velas, minerales ni otras características terrestres, como si ocurre con los seres feéricos (elementales) y los ángeles caídos a la Tierra, que han debido adaptarse, y lo han hecho imitando a los seres elementales.

Los ángeles caídos se han adaptado a la tierra y a la humanidad , pues tienen la capacidad de posesionarse de los cuerpos físicos , lo cual va contra la ley de Dios del libre albedrío . Buscan ser “dioses” a nuestros ojos para llegar a bloquear nuestra Llama Interior, el hálito divino que Dios nos entregó al nacer y asi evitan que el hombre adquiriera su liberación espiritual.
Por todo ello, este tema es fuente de manipulaciones y engaños por parte de estos seres malignos, enemigos de Dios y hostiles a la humanidad que incitan al hombre a  la soberbia, a buscar el poder de elevarse sin frontera moral, pues saben como alimentar nuestro ego y deslumbrarnos a través de la codicia y el ansia de bienes materiales con devastadores estragos en la  Madre Tierra y en nuestra evolución.

Precisamente cuando el diablo consigue ser el guía de una persona, ésta hará su voluntad y de esa manera, ambos pasan a actuar como una unidad (Juan 6:70). Esa ‘unidad’ era a la que se refería el profeta cuando expresaba:

Señor! […] Tú, al azotar al soberbio heriste al dragón. Isaías 51:9; Jeremías 50:31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s