Viaje a Itaca.

300px-Herbert_James_Draper,_Ulysses_and_the_Sirens

Ulises y las Sirenas de Herbert James Draper (1909) representa el episodio de la Odisea en el que el protagonista huye de las sirenas. Estas eran seres que atraían a los navegantes hacia la costa con su canto y al acercarse el barco estallaba contra los arrecifes, siendo devorados sus ocupantes.

La Odisea de Homero puede ser considerada como el primer viaje iniciático de la historia.  Y si existe un poema que nos sumerja en el mágico y fascinante significado de un viaje iniciatico, éste es, sin duda, el escrito por el poeta griego Konstantinos Kavafis, y que lleva por título “Ítaca.” Está inspirado en  el viaje del mítico  Ulises, héroe griego de legendaria inteligencia, quien tras la conquista y destrucción de la mítica ciudad de Troya, decide regresar a su hogar, en la remota isla de Ítaca, donde le espera su bella esposa Penélope. Ante el desafío de Ulises a los dioses, Poseidón le condena a viajar por los mares. Al acabar la epopeya Poseidón le recuerda a Ulises que inteligencia no es lo mismo que sabiduría.

Cavafis en su conocido poema “Viaje a Itaca”  (con versiones musicadas por Lluís Llach o Joan Manel Serrat), nos habla del viaje de Ulises como metáfora del periplo vital:nos recuerda que lo importante es el camino y lo que aprendemos mientras lo recorremos.

Viaje a Itaca.

Si vas a emprender el viaje hacia Itaca
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencia, en conocimiento.
A Lestrigones y a Cíclopes,
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A Lestrigones ni a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en loa emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperlas y coral, y ámbar y ébano,
perfúmenes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.
Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.
Aunque pobre la encuentres, no te engañará Itaca.
Rico en saber y vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Itacas.

(Constantino Kavafis, 1863-1933, Poesías completas, XXXII)

En los poemas homéricos, Ítaca  es la patria de Ulises (Odiseo), cuyo regreso al hogar constituye el tema central de la Odisea. Pero la isla de Itaca  identificada con una pequeña isla griega del mar Jónico por poseer igual nombre en la actualidad no responde a las descripciones de Homero. Una teoría dice que Ítaca es la actual Cádiz. Según esta teoría, Monte Nérito es Nertobriga (San Fernando), El puerto de Forcis es La Caleta, El Puerto Retro es el actual puerto de Cádiz y la Fuente de Aretusa es Fuente Amarga, cerca de Chiclana de la Frontera.

Anuncios

Un comentario en “Viaje a Itaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s