Leche de Luna

Leche de luna en las paredes de una cueva.
Leche de luna en las paredes de una cueva.


La Leche de Luna es una sustancia blanca y cremosa que se encuentra dentro de las cuevas. Hasta la fecha se describe en casi todas las regiones del mundo.   La leche de luna suele presentarse en estado sólido o pastoso como revestimiento de paredes y techos y en superficies de varios centímetros cuadrados, un par de metros a lo sumo. Es similar a otros depósitos minerales, pero la cualidad que la hace única es que no se endurece o se convierte en piedra. La Leche de Luna es suave y pastosa cuando está humeda (comparable a la crema de queso) y es dura y quebradiza cuando está seca. Es una masa blanca homogénea que se acumula en forma de películas o manchas de humedad en las paredes y en el suelo de algunas cuevas. Está constituida básicamente por calcita. Se trata de un precipitado a partir de piedra caliza que comprende agregados de finos cristales de composición variable, generalmente de materiales carbonatados, por ejemplo, calcita, hidromagnesita, y monohidrocalcita. Una de las hipótesis de trabajo es que pueda identificarse un nuevo mineral.

Los mitos sobre la Leche de Luna explican que era una creación de las hadas o gnomos a partir de los rayos de luna.  Teorías mas recientes barajan  varias hipótesis sobre el origen de  la Leche de Luna. Una de ellas explica que puede ser el resultado de la acción de  bacterias  como las Macromonas bipunctata y las actinobacterias. Ya en 1555 aparece la primera hipótesis sobre su origen. La hipótesis de Gesner (C. Gesner 1555) cree que el origen esta en una variedad de micelio del hongo, que crece exclusivamente en la superficie de la piedra caliza. Otra coincidencia  de elementales, bacterias y hongos.

La presencia de cianobacterias, hongos, algas verdes, y actinomicetos , que son los principales productores de antibióticos explica por qué la Leche de Luna era eficaz como sustancia curativa potencial. De las propiedades medicinales de la leche lunar se encuentran referencias en tratados antiguos. En Europa la leche de Luna era conocida en el siglo XVI . El naturalista suizo Konrad Gessner la vio en una cueva de los Alpes, cerca de Lucerna, y en 1555 le dio ese nombre cósmico: mondmilch. Y se encontró en otras cuevas del mundo.  La leche lunar se utilizaba para la curación de fracturas, así como por vía oral en la diarrea y la disentería.  La sustancia fue usada para el tratamiento de úlceras en la piel y de distintas “fiebres”, también como cosmético, en los tres siglos siguientes. En la zona Pirenaica se daba  a las vacas para mejorar la lactancia. 

Antiguas leyendas vascas hablan de las bellas lamias (lamiak o laminak) , pequeñas hadas con extremidades de pájaro o cola de pez que se bañan en ríos y arroyos lechosos; probablemente aquellos referidos por el escritor Jon Mirande (1925-1972) en sus versos: “Aintziko urerat, ilargi laurden bat erori zen…” “En las aguas de antaño cayó un cuarto de Luna…” Estos seres feericos se consideraban  sirvientes de Mari , diosa  madre de los Pirineos,  y señora de todas las “sorgines” (sacerdotisas de Mari).

Baldung_Hexen_1508_kol

Aquelarre de Hans Baldung (1500)

La Leche de Luna formaba parte de ritos paganos que nos hablan de una práctica arraigada en la medicina popular. Su uso en ungüentos, pero también en rituales mas complejos, confería a las “sorgines” el poder  generar niebla y ocultar personas,  santuarios , cuevas, pueblos, valles y otros enclaves de la vista, protegiéndolos  de  los enemigos. El caldero brujeril   de los aquelarres que rezumaba niebla contenía Leche de Luna extraída de alguna cueva cercana.

En los Pirineos hay  cuevas y zonas con  pequeñas cantidades  de Leche de Luna. Hace poco el descubrimiento de un rio de Leche de Luna aumento la expectación sobre este compuesto misterioso

© Rafa Subiría (S.C.Aranzadi)

En marzo de 2004, un grupo de espeleólogos anunció que un año antes había encontrado el primer río de leche de luna de la Tierra en una caverna del macizo de Ernio, en el valle de Aizarna, en la provincia de Guipúzcoa, España. Según los investigadores de la Sociedad Científica Aranzadi, el río fluye unos 150 metros y tiene consistencia de leche espesa, yogurt. La leche de luna suele presentarse adherida a las paredes de las cavernas, en estado pastoso o casi sólido, por lo que la existencia del “río” es una curiosidad. Los análisis revelaron que el líquido está compuesto por varios minerales, además de la calcita, entre ellos cuarzo y brushita. El río está compuesto por gibbsita un hidróxido de aluminio que aparece formado por cristales mucho más pequeños de lo habitual, de ahí que esté en estado líquido


FUENTES:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s