Virgen de la Luna

Virgen LunaEn la historia del cristianismo la Virgen María ha jugado un papel especial, pues desde sus mismos orígenes hasta nuestros días se han registrado infinidad de apariciones suyas; se calculan que son cerca de mil. Solamente en el siglo XX se presentaron casi 500 manifestaciones marianas en 100 partes distintas.

Es importante anotar que todas guardan cierta relación con la visión que narra el Apocalipsis (12,1), que dice:

“Apareció en el cielo una gran señal: una mujer envuelta en el sol como en un vestido, con la luna bajo sus pies  y una corona de doce estrellas en la cabeza”.

La mujer vestida del sol es la Santísima Virgen María.

No sólo la Virgen de Guadalupe, sino también muchas más, como  la Virgen del Pino, la Virgen de la Cabeza, la Virgen de Canarias etc, aparece con una Media Luna a los pies de ella. La Media Luna, perfectamente simétrica, no da la impresión de sometimiento, si no de sostén a la Virgen. La luna representa aquello que buscamos cuando necesitamos refugio y proteccion. Es el arquetipo de la madre universal.   La luna representa la receptividad (en la humanidad representada por la mujer) y también la “intercesión” (es mensajera: nadie puede ver el sol directamente, pero sí su luz reflejada en la luna). Ambos símbolos aparecen reunidos en la Virgen.

En Apocalipsis Capítulo 12 versículos 1 al 6 leemos.

12 “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.

3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas  y diez cuernos  y en sus cabezas siete diademas;

4 Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas de los cielos, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tanto como naciese.

5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones;  y su hijo fue arrebatado para  Dios y para su trono.

6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.”

Y luego en versículo 13 y 14 continúa.

13 “Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz el hijo varón.

14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.”


El sol es la máxima divinidad masculina y la luna la femenina en el paganismo, asociada siempre a la fertilidad. La media luna a los pies de la Virgen representa la energia ctónica de la Tierra, precisamente cuando más fuerza tienen dicha corriente es el dia de la Asunción de Nuestra Señora, el 15 de Agosto. 

La Virgen María en la religión católica es la Madre por excelencia. Madre de todos los hombres e, incluso, Madre de Dios. Milenios antes de la aparición del cristianismo y del nacimiento de Jesús ya existían divinidades femeninas , que eran la Madre suprema e incluso era la Esposa y Madre del dios supremo

El caso más coincidente es el de Isis, diosa de la maternidad y del nacimiento, considerada la “Fuerza fecundadora de la naturaleza”.  La Gran Diosa Isis, cuyos cuernos dorados son sinónimo de la luna creciente, y en cuyos templos era reflejada cabalgando sobre su barca lunar. Isis fue venerada en todo el mundo antiguo Greco-Romano-Egipcio, desde Alejandría hasta Bretaña, por las montañas Astures y los valles del Danubio, hasta el confín del Sahara. Su culto floreció en Roma hasta que fue sincréticamente asimilada por la adoración cristiana de María, que incorporó amplias características de Isis, incluyendo el viaje con su hijo a Egipto.

Isis es la hermana de Osiris y su esposa. Osiris es asesinado y ella lo recompone y lo resucita, aunque también, Osiris engendrará en Isis(tras su muerte y resurrección, a su hijo Horus (que está asociado con Ra como Ra-Horajti) que vengará la muerte de su padre matando a Seth y tomará el lugar de máximo dios en puesto de Osiris. Horus es el dios del Sol, y lleva un circulo solar sobre su cabeza de halcón, de ahí la representación de las aureolas circulares doradas sobre la cabeza de Cristo que después se extenderán a la iconografía de todos los santos.

Esa media luna es un atributo de la Diosa Madre, esa antiquísima divinidad que da vida a través de su fecundación. Es el ancestral avatar de la Reina de los Cielos que el cristianismo le dió el nombre de María, madre de Jesús y que representa con sus atributos de diosa milenaria.

El Papa San Gregorio Magno se lo explicó bien a los monjes misioneros que se fueron a cristianar a los paganos de Inglaterra a finales del siglo VI:

Es a saber, que los templos de los ídolos de ese país no deben ser destruidos, sino solamente los ídolos que están en ellos; prepárese agua bendita y rocíense con ella esos templos, constrúyanse altares, colóquense reliquias… pues la gente no debe ver sus templos arruinados, para que más de corazón abandone su error y esté mejor dispuesta a acudir a los lugares que acostumbraba a conocer y a adorar al verdadero Dios… Pues es sin duda imposible arrancar de una vez todos los abusos de unas mentes endurecidas, así también el que ve que tiene que subir a un sitio muy alto, lo hace por grado o por pasos, y no a saltos“.

Existe la advocación de la Virgen de la Luna en varias poblaciones españolas:

En Teià se celebra la Mare de Déu de la Lluna el 15 de agosto. También hay la advocación de Nuestra Señora de la Luna en Cubas de la Sagra (Madrid) (primer domingo de julio) y en Villanueva de Córdoba (Pascua de Pentecostés) y en Pozoblanco (Córdoba) (domingo de la 6a semana del año). No descarto que haya más lugares con tradición de esta advocación, pero no tengo noticia de ello.

Las bellotas de la Virgen de Luna

En Villanueva de Córdoba existe una ermita en la que se venera a la Virgen de Luna. Se dice que allí la Virgen María se apareció a un pastor que cuidaba a un rebaño de ovejas sobre una encina y se erigió el santuario. La devoción a esta virgen data desde el s. XV.

A mitad de camino entre Villanueva de Córdoba y Pozoblanco, en pleno valle de los Pedroches, se alza el santuario de la Jara, en el que se venera a la Virgen de Luna, patrona de ambas localidades. Una de las leyendas que sustentan la devoción a la  imagen es  la del pastorcillo que en un caluroso día de verano acudió a un pozo a refrescarse. Cuando se asomó vio asombrado cómo las aguas se abrían dejando ver en el fondo a la Virgen de Luna. En sus inmediaciones se construyó el santuario y junto a él brota una encina en cuyo fruto aparece una mancha que se identifica con la silueta de la patrona. Quien tiene una de estas bellotas las conserva como oro en paño y no se desprende de ella por nada del mundo. Suele, en momentos de apuro o de enfermedad, emplearla como remedio contra toda clase de males.

HIMNO A LA VIRGEN DE LUNA

ESTRIBILLO
” Salve, Salve,
Salve Luna bella
del limpio
del limpio fulgor
Precursosa
precursora estrella
del Divino
del Divino Sol”

Eres madre del Verbo Divino
clara Luna de Luz celestial
eres Norte y seguro camino
que nos lleva a la patria eternal

Fuente clara de todos los bienes
y dechado de toda virtud
en tus manos mil gracias nos tienes
para nuestro consuelo y salud

Cual la Luna con plácida calma
aparece ahuyentando el terror.
Así, ¡Oh Madre! sonríer al alma
y el infundes dulcísimo amor.

Y al mirarte tus hijos ansiosos
por tu pueblo cual reina pasar
nuestros pechos estallan gozosos
y el cariño nos hace clamar

“Salve, Salve…”(Estribillo)

De este pueblo en los valles amenos
como Reina del mundo estás Tú,
y a Ti vamos de la fe y amor llenos
por amparo, refugio y salud.

Tiende siempre tu cándido manto
sobre el pueblo de que está ante tus pies
y haz que siempre la fe y el amor santo
arraigada en tus pechos esté

Villanueva te aclama ferviente
y ante el mundo demuestra su fé,
te confiesa con alma valiente
y humillándose besa tu pie.

Del error el infausto veneno
en tus hijos ya no arraigará
puesto pueblo será siempre bueno
porque siempre en tu amor vivirá

“Salve, Salve…”(Estribillo)

Y tus Hijos daremos mil vidas
por estar siempre unidos a Ti
y esta tierra dará cuanto pidas
por Tú siempre reines aquí

Reina Tú en nuestros campos fecundos
Reina Tú en nuestas casas también
y tu nombre proclamen los mundos
y a tus plantas postrados estén.

“Salve, Salve…”(Estribillo)


La Virgen sobre la luna creciente

la-virgen-sobre-la-luna-creciente
La Virgen sobre la luna creciente de Alberto Duredo. Durero, por ejemplo, muestra a la Virgen dando el pecho al Niño sobre una luna creciente en la portada de su Marienleben

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s