La luna es un instrumento de medida universal

1450269_704678069545328_795788302_nComo la observación diurna permitía solamente recabar datos del astro rey, los Antiguos observaron los cielos y la luminaria más cercana a la Tierra , la Luna. En su recorrido por las constelaciones, gracias a su luminosidad que borra todas las estrellas y a su cambio de fases y tamaño, pudieron medir sus ciclos a lo largo de los días. Su ritmo cíclico dotó al hombre del concepto “tiempo”, dándose cuenta de que regía los ciclos biológicos, los semanales y los mensuales.

La Luna cobraría gran importancia en el mundo antiguo al ser la primera forma de que el hombre podía leer el tiempo.   Estudiaron su influencia en las mareas, tan importante en la navegación de aquellos días, en los animales, en las plantas, en el ser humano y sus emociones, en los ciclos mensuales femeninos y en tantas y tantas cosas de la Naturaleza. Al observar los ciclos de la Luna entendieron los cambios de la naturaleza, los ciclos de la mujer y los momentos de las cosechas, convirtiéndose así en una representación cosmológica de los ciclos de la vida del ser humano.

728454_orig

Los primeros calendarios fueron calendarios lunares.

Las civilizaciones antiguas, como los asirios, los babilonios, los egipcios y los chinos usaron el calendario lunar. La cultura semítica también adopta este calendario, con la excepción del cristianismo, que utiliza el calendario solar debido a influencias helenísticas paganas de la cultura grecorromana.

La luna es un símbolo de los ritmos biológicos: «Astro que crece, decrece y desaparece, cuya vida esta sometida a la ley universal del devenir, del nacimiento y de la muerte… la luna tiene una historia patética lo mismo que la del hombre… pero su muerte no es jamás definitiva… Este perpetuo retorno a sus formas iniciales, esta periodicidad sin fin, hacen que la luna sea por excelencia el astro de los ritmos de la vida. Controla todos los planos cósmicos regidos por la ley del devenir cíclico: aguas, lluvia, vegetación, fertilidad…»

La observancia de sus ciclos de crecimiento, decrecimiento y desaparición, nos da la idea del devenir, nacimiento, transformación y también muerte. Esa luna que mengua y que se dirige indefectiblemente a la fase oscura, es asimilada en todas las mitologías a un estado de desaparición momentánea asociada a la muerte, en los casos en que se relaciona con algún tipo de ritual iniciático. Da pié a pensar en el renacimiento, su muerte nunca es definitiva, ella siempre vuelve, hay una periodicidad sin fin que la convierte a lo largo de la historia de la humanidad en el astro que marca los ritmos de la vida. Está vinculada al agua, la lluvia, la vegetación, la fertilidad, el sueño y lo inconsciente.

La luna simboliza también el tiempo que pasa, el tiempo vivo del que es la medida por sus fases sucesivas y regulares. «La luna es instrumento de medida universal… El mismo simbolismo vincula entre si la luna, las aguas, la lluvia, la fecundidad de las mujeres, la de los animales, la vegetación, el destino del hombre después de la muerte y las ceremonias de iniciación. Las síntesis mentales posibilitadas por la revelación del ritmo lunar ponen en correspondencia y unifican realidades heterogéneas; sus simetrías de estructura o analogías de funcionamiento no habrían podido descubrirse si el hombre primitivo no
hubiera percibido intuitivamente la ley de variación periódica del astro».

Representa la medida del tiempo, desde épocas inmemoriales el hombre marcó los meses lunares en marfil, en piedra, los pintó en las cavernas, en las rocas. A esto sumamos los aspectos que la unen a lo femenino, los embarazos, los animales, la caza, el destino del hombre después de la muerte y las ceremonias de iniciación. Ya el hombre arcaico percibió el patrón de variación de la luna, así estableció diversas relaciones entre el astro y los demás aspectos de su vida.

Hasta se dice que el Buddha meditó 28 días bajo la higuera, o sea, un mes lunar, antes de alcanzar el nirvana. Es cierto que la medida del mes lunar ha actuado en diferentes concepciones pero a un nivel subconsciente, por ejemplo los hindúes dicen que hay 28 estados angélicos y 28 moradas lunares. Los hebreos relacionan el mes lunar con las manos del Adam Kadmón u hombre universal. La mano derecha es la que bendice y está en relación con la luna creciente, en tanto que la izquierda es la que puede lanzar maleficios y se asocia a los 14 días de luna menguante.

mujer-mirando-a-la-luna

Las aguas, la Luna y la mujer figuran como depositarias del tiempo cósmico, rítmico o medido. Para el antropólogo francés, “gracias a la Luna y los ciclos lunares se mide el tiempo” (Durand, 2004: 106), lo que refrenda Eliade cuando señala:

La raíz indoeuropea más antigua para designar un astro es la de la luna (…); la raíz me, que da en sánscrito mâmi, “yo mido”. La luna es el instrumento de medida universal. Toda la etimología relacionada con la luna deriva de esa raíz: mâs (sánscrito), mâh (avéstico), mah(antiguo prusiano), menu (lituano), mêna (gótico), méne (griego), mensis (latín) (Eliade, 1974: 189).

De siempre, todas las culturas han celebrado ritos saludando a la Luna Llena. Pero más primitiva es la relación entre la Luna y la medición. La palabra “moon” en inglés y su equivalente en otras lenguas proviene de la misma raíz, “me” que significa medida (como en la palabra griega “metron” y en las inglesas “meter” y “measure” y en español “metro”) , que nos recuerda los servicios que antaño prestara la luna como primer instrumento universal para medir el tiempo.

Pero la Luna como medida del tiempo, resultó ser una trampa para la ingenua humanidad. Si bien las fases lunares eran ciclos universales y observables, eran también un callejón sin salida pues no `preveían las estaciones, algo imprescindible para el cazador y el agricultor. Las estaciones, tal como las conocemos, están regidas por los movimientos de la Tierra alrededor del Sol. Cada sucesión de estaciones supone retorno de la Tierra al comienzo del circuito, en un movimiento que va desde el equinoccio ( o solsticio) al siguiente. Hacía falta un calendario solar.



FUENTES:

  • Wikipedia
  • Luna (Jean Chevalier – Alain Gheerbrant, diccionario de símbolos)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s