Simbologia del Perro: el Guardian

obediente

Los hombres han reconocido y exaltado muchas veces en sus mitologías el papel de guía y guardián, de protector y compañero, que el perro desempeñaba en su vida cotidiana

Los mitos, símbolos, leyendas o fábulas de las mitologías ofrecen una explicación global del mundo. En ellas aparecen los animales acompañando a los dioses y a los hombres, y entre aquellos, el perro que desempeña un papel primordial pues se encuentra en la frontera entre la luz y las tinieblas, entre la vida y la muerte. A él le corresponde poner en relación el universo de los dioses y el de los hombres porque en él han depositado éstos su confianza incluso en el ámbito de lo invisible.


EL GUÍA DE LAS ALMAS

El perro, (especialmente negro) es una de las figuras más representativas de un psicopompo.  

el-cielo-de-los-animales-perros

La muerte representa un momento de tránsito de un lugar a otro y el perro se encuentra en estos lugares umbral, como guardián y protector.
Al igual que el perro  protege a su amo de cualquier daño en el mundo físico,  en el Otro Mundo protegería el perro y guiaría el alma de los muertos. Por esta razón, las estatuillas de perros a menudo acompañan  las tumbas de los celtas y los perros preferidos eran enterrados con sus cuidadores. Más tarde, los perros llegaron a ser representados en las lápidas por la misma razón.

Los perros son los guardianes de los dominios psíquicos, e incluso pueden servir como guías espirituales en los viajes espirituales.  También es cierto que son tan sensibles a estas percepciones no físicas que el perro es capaz de detectar cuando la muerte está cercana en un hogar, y además su comportamiento espontáneo, generoso y comunicativo le delata al ver esta circunstancia  y ello ha hecho que también se les asocie como los  anunciadores de la muerte, los psicopompos. Los perros sólo  ven con antelación lo que es inevitable y natural, y acabaremos viendo todos.

En alquimia el perro (y a veces los lobos) se asocian a Mercurio en la sabiduría alquímica. Ello es debido a que el mercurio se fusiona facilmente con otros metales. Esto alude a la amistad y los lazos que unen con facilidad. el perro es también un símbolo de: Transición, la inteligencia, y el flujo fácil a través de los procesos de transmutación.


EL PERRO EN LA MITOLOGÍA

xoloitzcuintle-6
Xoloitzcuintle, emblema de México

El perro divinizado es ejecutor de altas y santas obras, agente fiel de la justa venganza, defensor del pudor ultrajado. El perro tiene una función de conductor de almas en la medida en que lleva y guía el espíritu del difunto al reino de las sombras.

El perro es el mítico antepasado  de varias dinastías turcas y mongolas. Es figura fundadora como puede  verse con la loba romana (el perro y el lobo están próximos). Es ladrón  y portador de fuego, de ahí la asociación entre los poderes infernales y la fuerza solar: entre los mayas, el perro guía al Sol en su recorrido  subterráneo; es el «Sol negro».

300px-rakta_bhairava
El Bhairava de la religión hindú en su forma colérica es asociado con los perros. La diosa perra indoeuropea Sarama encabeza a los perros védicos de la muerte.

En la tradición indo iraní, hay perros que vigilan el puente de Schinavat donde los dioses puros e impuros se disputan las almas, y guían a los justos hasta el paraíso (todavía hoy, los parsis colocan un perro junto al moribundo y el animal debe mirar en los ojos al hombre que va a morir); en Siberia, los pueblos chamanistas enterraban el perro al lado de su dueño difunto (práctica que también se dio en el México precolombino y que prueba la existencia de antiguos contactos entre Eurasia y el continente americano).

Alrededor del mundo han trascendido a nuestros días innumerables leyendas e historias encerradas en la mitología o la realidad que sin duda alguna han dado un importante rol simbólico a los perros.

En el simbolismo chino, el legendario perro Fu también es un guardián de los espacios sagrados y encarna también  los conceptos de protección . Los Leones Fu, Leones de Buda o Leones Coreanos, también conocidos por algunos como Perros Fu, son poderosos animales presentes en la mitología oriental que según datos históricos tienen su origen en la en la tradición budista. Estos “poderosos guardianes” suelen encontrarse en la entrada de templos budistas, palacios, tumbas imperiales y la mayoría de los edificios de gobierno posteriores a la Dinastía Han.  Los Perros Fu también son conocidos como “perros de la felicidad” o “perros celestiales” y representa el valor, la energía y la sabiduría, asi mismo los estudiosos del Feng Shui los asocian con la vigilancia, la honestidad y la protección de los más débiles.

Los perros son considerados símbolos de buena suerte, sabiduría,  la lealtad, la obediencia y la Prosperidad.

En Egipto tenemos a  Anubis, el dios egipcio cuyo cargo es el de asegurar la transición segura de la vida física en la Tierra a otros mundos o niveles del más allá. Con la cabeza de un chacal (perro salvaje del desierto), Anubis utiliza la percepción  extra sensorial y  super-poderosa del perro. Además, esa conexión perro representa  la protección, guía, la lealtad y la adhesión a la corriente de energía espiritual invisible. Sin duda, el paso seguro de la “vida” a la vida futura se verá llena de  éxito bajo la guía protectora del perro chacal Anubis.

Anubis era representado como un hombre con cabeza de cánido, o como un perro egipcio (o chacal) negro, por el color de la putrefacción de los cuerpos, y de la tierra fértil, símbolo de resurrección. Ocasionalmente, aparece como un cánido que acompaña a Isis.

Así, el dios Anubis, adorado en Egipto en forma de perro o cinocéfalo (hombre con cabeza de perro), ayudó a Isis a dar digna sepultura a Osiris perseguido más allá de la muerte por el odio de Seth (Tifón para los griegos) y creó así la primera momia (en el papiro Jumilhac conservado en el museo del Louvre, aparece momificando el cuerpo reconstituido de Osiris el dios que muere y resucita). Convertido en dios de los muertos y conductor de las almas, preside los funerales y en particular la «pesada del alma» de los muertos, como se puede ver en un cofre existente en el museo del Louvre. Por ello suele estar presente en los monumentos funerarios: el Anubis pintado en madera encontrado en la tumba de Tutankhamon en Tebas es un «tesem», un galgo de los faraones de cuerpo esbelto, orejas rectas, levantadas y puntiagudas (una raza actual- el podenco ibicenco-presente en Baleares y la península Ibérica se parece extraordinariamente a las representaciones de Anubis).

anubis-3
Anubis es el dios de la muerte del antiguo Egipto, maestro de las necrópolis y patrón de embalsamadores, representado como un gran cánido negro acostado sobre su estómago, probablemente un chacal o un perro salvaje, o como un hombre con cabeza de perro.

Familiar de los muertos, el perro también sabe que la rueda del eterno devenir hace alternar la vida y la muerte: la treceava y última constelación del antiguo zodíaco mexicano es la del perro; está ligada al tema del fin,  de la muerte, pero también introduce al mismo tiempo el de la iniciación y la renovación. En América, el xoloitzcuintle era más que un simple animal; a este cánido se le consideraba un animal sagrado, un guardián y aliado trascendental.

220px-xolotl_1
El dios perro Xólotl descrito en el Códice Fejervary-Mayer.

En la mitología mexica, Xólotl era el dios de la transformación, de los gemelos o lo doble, la oscuridad nocturna, lo desconocido, lo monstruoso y la muerte. . En el arte, Xólotl fue representado por un hombre con cabeza de perro. Su figura tiene muchos parecidos simbólicos con el dios Anubis del Antiguo Egipto

Grecia, el perro colocado en la puerta de los Infiernos se llama Cerbero; tiene tres cabezas, una negra, otra roja y otra blanca (los colores simbólicos de las tres funciones Tierra, Agua, Luna en el mundo indoeuropeo); hijo de Equidna y Tifón, viviendo encadenado, ladra a las almas permitiéndoles entrar en los Infiernos pero prohibiéndoles salir; en Diálogos de los muertos, Luciano muestra a Cerbero mordiendo a Sócrates (muy debilitado por la cicuta) para obligarle a unirse lo más rápidamente posible al grupo de los difuntos.  Cuando Psiqué tuvo que ir a los Infiernos por orden de Venus le aconsejaron que llevara dos galletas para engatusar al voraz Cerbero.

El mismo Cerbero fue objeto del duodécimo trabajo de Hércules: cuando el héroe llegó al reino de Hades, el dios de los Infiernos le ofreció el perro Cerbero a condición de que lo dominara con las manos, cosa que Hércules hizo, pero una vez con el perro en el suelo, no supo qué hacer con él (Euristeo se había escondido en una gran jarra al ver el animal) y lo llevó de nuevo a Hades. Más tarde, Cerbero quedó seducido  por el canto de Orfeo y se durmió, lo que permitió a este otro héroe entrar en el recinto de los muertos y buscar a Eurídice.

La diosa Hécate, divinidad de las tinieblas y de la magia cantada por Hesíodo, podía transformarse en perro y andaba seguida por una jauría infernal. Algunas veces dicen que aúlla como los perros que la siguen. En Turquía occidental, en Caria, sus adoradores sacrificaban perros en su honor y realizaban rituales orgiásticos.

Curiosamente, Hécate y sus perros también hablan y protegían a   los que no podían hacerlo por sí mismos: Los recién nacidos. Hécate y sus perros representaban una “Alianza para la Defensa y Protección” para aquellos que no pueden defenderse: los bebés, los niños, los indefensos, los marginales, el Loco y el Calumniado injustamente.

La diosa  Artemisa, hermana de Apolo y gran cazadora aficionada a recorrer los bosques acompañada de sus perros, montó en cólera por la impertinencia de Acteón, también cazador, que le había estado mirando mientras se bañaba desnuda en una fuente, y la diosa le lanzó sus propios perros que lo destrozaron con gran facilidad porque la diosa lo había transformado en ciervo para excitar el celo de sus molosos.


La historia de fidelidad entre humanos y perros data probablemente desde los propios inicios de la domesticación de estos.

Las páginas de la famosa obra: La Odisea de Homero, además de contar la historia de un viaje hacia la guerra, del amor que la provocó, del heroísmo, aventuras y penurias de Odiseo y sus compañeros también hacen referencia a Argos; el fiel can de Odiseo.  Después de veinte años sin ver a su amo cuando este logra por fin vencer los obstáculos de los dioses y volver a Ítaca, Argos es viejo y frágil, pero aun así reconoce a su amo. Cuenta la historia que una vez que Argos vio nuevamente a Odiseo murió ahora que había visto a su amo una vez más.

conejo-perrito-6

En la mitología celta, el perro está vinculado a la función guerrera. 

Comparar a un guerrero con un perro para demostrar su valentía era  una gran alabanza. El mayor héroe, Cuchulaín, lleva un nombre que  significa «el perro de Culann». Como a Cuchulaín le estaba prohibido  comer carne de perro, las brujas que querían su perdición, le  propusieron y obligaron a comerla cuando se dirigía al combate.

Los perros también han sido retratados con Sucellus, el dios celta de la protección y la provisión (de un punto de vista agrícola). Los perros eran símbolo de lealtad, y hubo muchos perros famosos en las  historias celtas

El Barguest de Yorskshire (un perro monstruoso) aparece en localidades del norte de Inglaterra, en especial en Yorkshire. Se creía que quienes veían al animal con claridad morirían poco después, mientras que quienes sólo lo avistaban de lejos vivirían unos meses más antes de sucumbir.

“Lengua ensangrentada” es un perro fantasmal de la región de Yorkshire del Oeste relacionado con el más allá.  El Bhacain de Escocia: una enorme piedra con forma de cabeza de perro con propiedades de conexión entre los mundos.  Los perros de Caillech protegían las entradas del más allá y acompañaban a los dignos a ver a su dueña, la Velada, en la mitología irlandesa.

Entre los germanos, la entrada de Niflheim, reino de la diosa Hel, país de los hielos, las tinieblas y los muertos, está protegida por un perro terrible, Gram, que aúlla, rompe el ronzal y se escapa cuando se anuncia el crepúsculo de los dioses.

Cuando el cristianismo se implantó en los países celtas, invirtió el simbolismo y asoció el perro a la presencia diabólica; en los montes de Arrée en Bretaña, el «perro negro» designa el alma de los condenados que aúllan por la noche en las landas. Y para atormentar  a los humanos el diablo se presenta muchas veces, como un perro  negro.

En otras tradiciones monoteístas se encuentra también una  visión muy negativa del perro; así, en el Islam se le considera  fundamentalmente impuro.

Existe una poderosa creencia universal que sostiene que los perros poseen la capacidad de la clarividencia. Esta misma sostiene que un perro puede ver apariciones y presentir una muerte inminente. Esto puede deberse a que ahora sabemos que los perros pueden detectar cambios químicos en el aire y se sabe que el cuerpo humano se somete a tales cambios cuando está cercano a la muerte. La evidencia apoya este hecho y se han documentado cientos de casos de perros que aullaban cuando su propietario está enfermo. Es comprensible entonces el por qué el escuchar un aullido de perro ha sido considerado desde hace mucho tiempo como un presagio de muerte. Estas mismas creencias sostienen que un perro que ladra demasiado generalmente es un signo de mala suerte sobre todo si lo hace a primera hora de la mañana.


Los Perros negros, iconos diabólicos

hqdefault

Los lobos negros presentan una variación melanística en el pelaje de lo que una vez fueron lobos grises y que si bien ésto les podría servir para la caza nocturna, se trata de algo que ocurre en los perros domésticos y no precisamente de forma natural. Es decir que si realizaramos un seguimiento genético de los lobos negros nos encontraríamos con un cruce, la reproducción entre los lobos grises y los perros domésticos en el pasado. Otro dato curioso es que los lobos de pelaje negro presentan una inmunidad a las infecciones mucho más eficaz que los demás.

El Avesta cuenta que los perros se cruzaban con lobos, y que son los lobos los que son descritos como enterradores de cadáveres. De hecho, los perros juegan un rol importante en los rituales que giran alrededor de la disposición del cuerpo. En toda Asia, el perro y el lobo son considerados demonios de la muerte y seres del mundo subterráneo

Se pueden encontrar enormes y terroríficos perros negros, de mirada fiera y brillante, en el bestiario mitológico y folclórico de prácticamente todos los países y culturas. Desde tiempos inmemoriales, las leyendas sobre estos canes infernales han atormentado a mayores y a pequeños, llegando en algunos casos a traspasar la delgada línea del mito para convertirse en contundente realidad.

El sacrificio de perros a Hécate era para evitar la peste, la cercanía con los eslavos se refleja también en un aspecto similar ya que antiguamente ellos creían que la peste llegaba bajo la forma de perro. Es la diosa Hecate la que informa a Demeter del rapto de Kore, y dice Jung que eso nos recuerda el papel de Anubis que ayuda a Isis en su búsqueda de Osiris desmembrado.

Y por supuesto, tenemos en el área germánica la cacería salvaje, que no es otra cosa que la caza de la hueste de los muertos bajo forma de perros negros, lo que trae a colación el temor que genera en la gente el escuchar los aullidos de los perros de la muerte. Este tema de la Caza Salvaje es persistente en Europa.

Las leyendas son persistentes en cuanto a estas asociaciones, incluso las tardías. Aún hoy, en Sajonia se habla de un perro que aparece con una cadena brillante por las noches en un lugar llamado Helloch, y si se fijan verán que tiene la raíz “hel” en el mismo nombre. Esto aludiría a que ese lugar era considerado antiguamente como una entrada al mundo subterráneo. Hay una leyenda proveniente también de Sajonia, específicamente de Freiberg y data de 1654. Es interesante que se le haya dado una fecha histórica. Dice que un perro espectral mantenía una larga vigilia nocturna fuera de la casa del Alcalde, durante tres meses y que, aunque se intentó espantarlo, no fue posible. Cuando terminó su vigilia, el Alcalde murió.

En la mitología de las islas británicas existe una criatura nocturna conocido como el Grim, el cual es representado como un perro negro con brillantes ojos rojos que aparece en la noche para predecir la muerte. Este personaje inspiró a Sir Arthur Conan Doyle en El sabueso de los Baskerville y ha sido nombrado en varios escritos, cuentos y leyendas que datan de varios siglos atrás.

A pesar de que existen variantes regionales, la mayoría de los perros negros tienen el tamaño de terneros, sus ojos rojos son grandes como paltos y destacan por su pelaje enmarañado. Hacen su aparición en vías antiguas, cruces de caminos, cementerios y horcas, que son lugares asociados a supersticiones y acontecimientos misteriosos.

Escudo de Pratdip (Wikipedia)
Escudo de Pratdip (Fuente: Wikipedia)

El dip es un ser mitológico catalán. Una especie de perro malvado y peludo, un emisario del demonio que, como tantos otros, es cojo de una pierna. Se alimenta chupando la sangre de la gente. En el escudo del municipio catalán de Pratdip (Tarragona), puede verse una imagen de este animal. Precisamente en este pueblo es una leyenda muy viva.

En otras partes de España, como en Tenerife (Canarias) también existió la creencia en un ser o espíritu maligno con forma de perro lanudo conocido como Guayota (el demonio) o los propios Tibicenas, espíritus de perros malignos.

El perro fantasma del Escorial

Según una  leyenda, durante la construcción del monasterio de San Lorenzo de El Escorial,(Madrid) un misterioso perro negro aterrorizaba a los obreros por las noches, obstaculizando las obras. Quizás el perro infernal protegía el lugar, pues se ha atribuido a El Escorial el ser una de las puertas del Infierno que se extienden por el mundo (otra de las cuales es la ciudad italiana de Turín); ésta fue una de las razones por las que Felipe II mandó construir el monasterio en este lugar: para mantener cerrada dicha puerta.

El perro fue encontrado y se ordenó que se le ahorcase en una de las torres del monasterio, donde permaneció mucho tiempo. Cuando Felipe II regresó definitivamente a El Escorial para morir, desde su lecho de muerte (acompañado de multitud de reliquias de santos), siguió oyendo los ladridos de ese perro infernal, que ya había sido sacrificado hacía años.

Asi en España la supersticion sobre los perros negros aún permanece es la cultura popular. En nuestras manos está acabar con este prejuicio (Prejuicio: opinión previa y tenaz, por general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal) contra los animales negros. Si tiene intención de adoptar una mascota protectora, sea consciente de que–inconscientemente- puede pasar por alto a los perros negros. Quizá sea usted la persona que pueda ver su alma en lugar de su color y  ganar un nuevo amigo.

porblackpearldogs

VER: El Espíritu del Perro: La  Lealtad  y la Protección


FUENTE: 


Anuncios

8 comentarios en “Simbologia del Perro: el Guardian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s