ARQUETIPOS: ¿Que es un Arquetipo?

Arquetipo
El Arquetipo es un modelo original que sirve como pauta para imitarlo, reproducirlo o copiarlo, o prototipo ideal que sirve como ejemplo de perfección de algo.

La palabra “arquetipo” viene del griego arché que quiere decir “fuente” o “principio” y  typos, que significa “modelo” o “patrón”. Se refiere a los patrones más profundos y básicos que moldean nuestra personalidad y comportamiento en el mundo, patrones internos poderosos que viven en la imaginación humana desde el principio del tiempo.

Un arquetipo es un modelo o ejemplo de ideas o conocimiento del cual se derivan otros tantos para modelar los pensamientos y actitudes propias de cada individuo, de cada conjunto, de cada sociedad, incluso de cada sistema. En ese sentido, un arquetipo puede moldear conductas y hasta modos de pensar, ya que el entorno busca la imitación o la semejanza a lo que se muestra como idóneo.

Un Arquetipo representa modelos de ser y actuar que reconocemos a partir del inconciente colectivo que todos conocemos.

El concepto de arquetipo fue introducido por el psicólogo suizo Carl Gustav Jung como término dentro del campo de lo psíquico.

descarga (7)
Carl Gustav Jung (1875-1961)

Carl Gustav Jung (1875-1961) fue la mano derecha de Freud (el padre del psicoanálisis) por un tiempo, hasta que sus propias experiencias vitales junto con sus amplios conocimientos sobre mitología, religión y filosofía, se fue separando de la teoría freudiana para crear su propia teoría Jungiana. Los pilares de su trabajo se sustentaron en la exploración del espacio interno del ser humano y sus investigaciones sobre el simbolismo místico de tradiciones como el gnosticismo, alquimia, cábala, hinduismo y budismo. De éste modo, Jung estudió el inconsciente y el modo en que se expresa simbólicamente.

Así Jung dio forma a los arquetipos como contenidos del inconsciente colectivo, que actúan como un principio organizador, una tendencia innata, similar a los instintos freudianos, que nos lleva a vivir nuestras experiencias, a tener ciertas actitudes y comportarnos de una forma determinada.

Para C.J. Jung el inconsciente colectivo está conformado por imágenes primordiales procedentes de la historia de la humanidad, sería la herencia espiritual de la evolución del ser humano, que nace en la estructura cerebral de cada individuo.

Carl Gustav Jung,  aseguró que todos los seres vivos poseemos un inconsciente colectivo, que se diferencia del personal, el cual es heredado y se encuentra en la estructura cerebral, influyendo en la formación de la manera de ser de cada individuo. En otras palabras expuso que los seres se actúan y perciben las cosas de acuerdo a la herencia cultural y social. Algunos tipos de arquetipos expuestos por Jung son: el ánima y ánimus, la sombra, el héroe, la madre, el padre, el sabio, la persona y el trickster.

Jung rompió radicalmente con muchas de las nociones que Freud había promulgado. Sin embargo, al igual que Freud, Jung consideró las historias e imágenes de la mitología como proveedoras de un conocimiento sicológico profundo. De hecho, Jung aun propuso el arquetipo como una cierta clase de denominador común de toda la gente, que trasciende a través del tiempo, la cultura, el lenguaje y el género.

El arquetipo es lo que a priori establece la experiencia humana. El arquetipo está ligado a la propia estructura del cerebro, y es lo que condiciona los esquemas de pensamiento y de representación.

Arbol
El « Árbol de la Vida » es un arquetipo presente en la mayoría de las culturas. Principalmente hace referencia al desarrollo natural y armonioso de la personalidad.

De acuerdo a Jung, todos pensamos en imágenes, especialmente arquetipos. El arquetipo, entonces, es innato, y funciona como una cierta clase de modelo colectivo de pensamiento inconsciente. Jung propone los arquetipos para el ser mismo, para la persona, para la imagen, para la animosidad— todo lo que constituye un número de categorías, de patrones complejos que Jung, con propiedad suficiente, llamó complejos psicológicos.

No obstante eso, arquetipo, es algo más que un prototipo psicológico o emocional. En la lógica , el arquetipo funciona como una forma de razonamiento, una forma de promulgar un argumento. Por ejemplo, Sócrates habla acerca de una memoria latente del alma, y apela a esa memoria misteriosa como algo fundamental, como una realidad de una clase superior. Semejante noción, por supuesto, no está lejos de la teoría Jungiana de un inconsciente colectivo. Para ambos, arquetipo implica un común universal para todos los hombres. Sin embargo; para Sócrates, arquetipo conlleva las huellas de otro mundo, de una dimensión espiritual. Sócrates sostuvo que la realidad tiene cuatro niveles distintos: dos en el mundo físico, el que se ve, y dos en el mundo abstracto, el que no se ve.

En literatura, un arquetipo es esencialmente una metáfora común o recurrente, un modelo o imagen que parece tener un sentido de lo universal y poderoso. Arquetipo, entonces, es más que una mera imagen literaria o comparación; más bien, es una imagen que intrínsecamente tiene un sentido de fuente y origen. Es una imagen original. Es una imagen que es fundamental para la experiencia de la vida misma. El significado básico: un patrón de alcance extralimitado, un modelo cuyo arco es de gran alcance, un prototipo que gobierna nuestro entendimiento del mundo.

La existencia del arquetipo solo puede ser inferida, ya que es por definición inconsciente; pero las imágenes arquetípicas acceden a la consciencia y constituyen nuestro modo de percibir el arquetipo. Ellos entonces aparecen en forma de imágenes.

Un Arquetipo representa modelos de ser y actuar que reconocemos a partir del inconciente colectivo que todos conocemos. Para C.J. Jung el inconsciente colectivo está conformado por imágenes primordiales procedentes de la historia de la humanidad, sería la herencia espiritual de la evolución del ser humano, que nace en la estructura cerebral de cada individuo.

El arquetipo es un diseño de conducta inherente que se expresa en forma de imágenes, o sea, a nivel psíquico. La existencia del arquetipo solo puede ser inferida, ya que es por definición inconsciente; pero las imágenes arquetípicas acceden a la consciencia y constituyen nuestro modo de percibir el arquetipo. Ellos entonces aparecen en forma de imágenes. Los arquetipos son posibilidades heredadas de representación pero no son imágenes heredadas. Tienen un lado positivo o luminoso y uno negativo u obscuro.


Sanar a través de los arquetipos

Colin Bloy recogió el concepto de arquetipos de Carl Gustav Jung como ideas básicas que existen en la consciencia colectiva y van pasando a través de las generaciones para dar forma a un“método Racional de Sanación Energética o Espiritual” que además de ser eficaz, pueda ser accesible a todos los que hemos sido educados bajo los preceptos positivistas, pero que a pesar de que reconocemos y entendemos el mundo con la mente científica, entendemos y percibimos la  existencia de  “otros mundos” que podemos llamar energéticos, multidimensionales o espirituales que están ahí para ser descubiertos por las mentes racionales. Colin tomó la idea que nos quiso transmitir Jung sobre la clave del arquetipo:

“El Arquetipo adquiere vida en el momento que se proyecta”. -Colin Bloy –

Conviene aclarar que los arquetipos son entidades autónomas: tienen su propia existencia y no están necesariamente bajo el control directo del individuo. La psique solamente los aloja o actúa como recipiente de ellos. Una fuerza superior al individuo que al artista lo obliga a exteriorizar sus visiones (Jung, Modern Man,152-172).

El arquetipo es un diseño de conducta inherente que se expresa en forma de imágenes, o sea, a nivel psíquico. De manera que a diferencia del Símbolo que es representativo, el Arquetipo es funcional.

Los arquetipos se manifiestan a través de nuestras proyecciones, lo que nos permite inferir su presencia. Las estructuras arquetípicas aparecen en el hombre a través de formas determinadas: en las mitologías, en las leyendas, en los sueños, en ciertos deseos colectivos. Los hombres comparten una serie de experiencias que han quedado, por su naturaleza colectiva, incorporadas en la memoria de la humanidad como patrones de comprensión de la realidad.

La existencia del arquetipo solo puede ser inferida, ya que es por definición inconsciente; pero las imágenes arquetípicas acceden a la consciencia y constituyen nuestro modo de percibir el arquetipo. Ellos entonces aparecen en forma de imágenes. Los arquetipos son posibilidades heredadas de representación pero no son imágenes heredadas. Tienen un lado positivo o luminoso y uno negativo u obscuro.

Son las imágenes primordiales, los símbolos universales con los que hacemos una conexión con dimensiones de las que no somos conscientes. Son los patrones de energía que expresamos tan espontáneamente como los instintos. Son las máscaras que usamos para representar un papel. Son la fachada que exhibimos públicamente para dar una imagen favorable y ser aceptadas socialmente. Podemos usar diferentes máscaras en diferentes circunstancias, una con la familia, otra en el trabajo, otra con las amigas, etc. Aunque las máscaras pueden ser provechosas o nocivas, permiten obtener beneficios, igualmente nos podemos fusionar demasiado con una de ellas dejando de lado las demás y no permitiendo que se manifiesten equitativamente todas los aspectos de nuestra personalidad.

Los arquetipos se manifiestan a través de nuestras proyecciones, lo que nos permite inferir su presencia. Las estructuras arquetípicas aparecen en el hombre a través de formas determinadas: en las mitologías, en las leyendas, en los sueños, en ciertos deseos colectivos. Los hombres compartimos una serie de experiencias que han quedado, por su naturaleza colectiva, incorporadas en la memoria de la humanidad como patrones de comprensión de la realidad.

Es decir un Arquetipo, representa modelos de ser y actuar que reconocemos a partir del inconsciente colectivo que todos conocemos. Los arquetipos se manifiestan a nivel personal (a través de los complejos) y a nivel colectivo (como características de todas las culturas).

Jung pensaba que la tarea de cada generación es comprender en forma diferente su contenido y efectos. Siguiendo a Jung, la doctora Shinoda desarrollo una topología psicológica femenina y masculina basada en la mitología griega, ya que esta narra las historias arquetípicas y evoca sentimientos e imágenes que integran la herencia humana.

VER: ” Las Diosas de cada mujer” de Shinoda Bolen Jean

images-8
La triada Virgen-Madre-Anciana representaba las tres edades que conviven, simultáneamente, y en todo momento, en la psique de una mujer. Ellas son el arquetipo femenino de la trinidad lunar.

Bibliografía:

  • Jung, Carl Gustav (2002). Obra Completa volumen 9/I: Los arquetipos y lo inconsciente colectivo. Madrid: Editorial Trotta. 
  • Robertson, Robin (2014). Arquetipos junguianos. Jung, Gödel y la historia de los arquetipos. Barcelona: Ediciones Obelisco. 
  • Young-Eisendrath & Dawson, Terence (1999). Introducción a Jung. Madrid: Akal Cambridge. 
Anuncios

5 comentarios en “ARQUETIPOS: ¿Que es un Arquetipo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s