ARQUETIPOS: La Triple Diosa

doncella-hechicera-y-madre

La tríada femenina es simbolizada por la Doncella, la Madre y la Anciana. Las tres edades que conviven, simultáneamente, y en todo momento, en la psique de una mujer.

La Triple Diosa es un arquetipo interno, un modeloguía que todas las mujeres poseemos y con el cual podemos fluir para vivir integralmente desde un centro interno iluminado, provisto de energía vital, autoestima, vinculación, sabiduría, espiritualidad y regeneración.

La Diosa es la Madre Universal

La palabra “Diosa” se refiere a un Ser Divino Femenino.

Alrededor del mundo, y durante miles de años, la mayoría de nuestros ancestros veneraron a una Divina y muy Poderosa Madre-Diosa. Ella fue honrada como la Madre de Toda Vida. Arqueólogos modernos han descubiertos numerosas estatuas y artefactos que verifican la veneración de antiguas deidades femeninas.

La Gran Diosa fue celebrada y reverenciada por todo los miembros de las tempranas sociedades. Hombres, mujeres y niños estaban todos bajo la protección de la omnipresente Madre-Diosa. Ella era a la vez Nutriente y Terrible. Hoy, la cultura de la Diosa está reemergiendo también en hombres, mujeres y niños, que celebran y respetan las energías femeninas.

La Gran Madre expresa las potencialidades de los cuerpos, almas, mentes y creaciones de las mujeres de manera positiva, otorgando libertad, dignidad y poder de vinculación con otros sin subordinación sexual. Una espiritualidad que nos ha devuelto a las mujeres el derecho a la libertad de culto de lo Divino Femenino sin una autoridad religiosa masculina o gurú iluminado que defina en qué deben creer las mujeres y cómo hacerlo.

Para las mujeres, comprender la eterna tradición de la religión de la Diosa fortalece su conexión con su propia esencia espiritual, sin importar a qué religión pertenece.

Encontrar a la Diosa en el interior ayuda a las mujeres a apreciar su propio poder, habilidades, herencia y belleza. Honrar a la Diosa puede enseñarnos a celebrar todos los momentos de la vida.

La Triple Diosa celebra las tres edades de la mujer y a las tres generaciones de mujeres que conviven en un mismo tiempo y cultura. Y vincula a las/los antepasados con las mujeres y varones del presente y con las generaciones futuras.

Una conciencia más plena de que la Diosa vive en nosotras fortalece los conocimientos internos acerca de la vida, el amor, la naturaleza, la nutrición y la creatividad. Las mujeres que están profundamente conectadas con su esencia de Diosa está mejor capacitada para concretar los cambios que desea imprimir en su vida, en su familia, en sus comunidades y en el mundo.

Para los hombres, una conexión con la Diosa les permite aceptar y conocer su deseo y necesidad de nutrición, protección y la aceptación de una amorosa femenina presencia. Recuperar las energías de la Diosa en el interior de sí mismos ayuda a los hombres a ser padres, amantes y compañeros más equilibrados al tiempo que los libera de las presiones culturales que le exigen “tener siempre todo bajo control”.


El Arquetipo de la Triple Diosa

La Gran Madre se presenta cíclicamente como triple Diosa.

triplegoddess copia

La Virgen de la luna creciente y de la primavera (virgen porque se pertenece a sí misma), la Madre o Adulta Plena de la luna llena y del verano, y Anciana Sabia de la luna menguante y del otoño para luego transformarse en la Diosa Oscura de la luna nueva y del invierno, el aspecto que está por detrás de la trinidad manifiesta. Ella es celebrada por las mujeres de este movimiento en cada ciclo lunar y en cada estación.

Ella es la fuente de la fertilidad, de la sabiduría infinita y del amor. Ella es el triple aspecto de la Madre Naturaleza, al mismo tiempo el campo virgen, el campo con cosechas y el campo adormecido, cubierto por el hielo de la Tierra.

Ella es la vida, la naturaleza, la creación, el espíritu, en las plantas, las montañas, los lagos, los animales y las personas. Es la reina del cielo, de la tierra y del otro mundo, abarcando los tres mundos como sucede con la Triple Pachamama: Janaj Pacha, Kay Pacha y Uku Pacha.

Este arquetipo expresa la energía vital, la autoestima y la libertad (la Virgen), la capacidad de vinculación con otros/as sin subordinación (la Adulta) y la capacidad de cambio y transformación (la Anciana), mientras que un poder transpersonal más hondo sostiene a todas esas cualidades (la Oscura, la Diosa Origen).

Esta Trinidad Femenina también es un arquetipo en la conciencia profunda de la mujer en cualquier edad biológica porque expresa diferentes procesos internos y capacidades para ser y actuar. En mi trabajo con la Triple Diosa, este arquetipo expresa la energía vital, la autoestima y la libertad (la Virgen), la capacidad de vinculación con otros/as sin subordinación (la Adulta) y la capacidad de cambio y transformación (la Anciana), mientras que un poder transpersonal más hondo sostiene a todas esas cualidades (la Oscura, la Diosa Origen).


¿Por qué la Diosa tiene tres rostros?

La triada Virgen-Madre-Anciana representaba las tres edades que conviven, simultáneamente, y en todo momento, en la psique de una mujer. La imagen de la triple Diosa tiene su simbolismo con las tres fases lunares: Nueva, Llena y Oscura


LA DONCELLA

La Virgen Blanca. El primer rostro de la Diosa, su aspecto de Niña, es la juventud y la anticipación de la vida emancipada, la matrix de la creación en la cual, cuando el tiempo se crea y se produce.

Es el aspecto más joven de la Diosa, es ingenua y a la vez seductora, enamorada y curiosa, representa la niñez y juventud del ser humano. Su estación regente: es la primavera, donde se reinicia el ciclo dando lugar al renacimiento de la vida, su momento del día es el amanecer y su estado lunar es la luna creciente.

La Doncella manifiesta la juventud, la excitación de la caza, y la novedad de la vida y la magia. En su forma humana, estaría entre la pubertad y los veinte; sus colores son suaves y claros como el blanco, el rosa suave o el amarillo limón y los tonos pastel. Se le invoca para la todo aquello que simbolice la búsqueda del amor, para la belleza, el romance, la juventud, los sueños y los nuevos proyectos.


LA MADRE

La Madre Roja. El aspecto de Madre es la culminación de la creación de la matrix personal y puesta en funcionamiento para crear ya en la materia. Es el deseo físico, la voluntad mental, el amor espiritual que van juntos para crear sin fin y en varios niveles. La voluntad mental pone en movimiento la matrix, el deseo físico crea la forma, el amor espiritual lo sostiene.

Es el aspecto maduro de la Diosa, es maternal y compasiva, pero a la vez protectora de sus hijos. La Madre representa la nutrición, el cuidado, la fertilidad; es una mujer en la flor de la vida y en la cima de su poder. Ella se protege a sí misma y a su entorno. En su forma humana, aparece como una mujer entre los treinta y mediados de los cuarenta. Sus colores son más cálidos que los de la Doncella, como el verde, el cobrizo, el rojo, el morado claro y el azul real. Su estación regente es el verano y el inicio del otoño, cuando es época de cosecha,cuando la tierra da sus frutos, su momento del día es el mediodía. Su estado lunar es la luna llena. Se la invoca para todo aquello que signifique algo decisivo en nuestras vidas, para la máxima protección y justicia, la fertilidad, la madurez, las relaciones estables y todo lo que tenga que ver con la familia y el matrimonio.


LA ANCIANA

La Oscura Anciana. El aspecto de Anciana Bruja es el aspecto mas temido de la Diosa ya que representa a la muerte y la disolución. No hay forma en que la muerte pueda ser evitada, ya que todas las cosas tienen un ciclo de vida. Al final de los tiempos las cosas comienzan a malfuncionar y a decaer. Pero la anciana bruja no es el fin ya que todo es reciclado, nada se desperdicia. Las formas se cambian y se remoldean en algo diferente.

Es el aspecto de la vejez de la Diosa, es sabia y experimentada, nos orienta y aconseja. Representa la vejez del ser humano. La Anciana representa la sabiduría. Ella es astuta y aconseja bien. Cuida de la Doncella y de la Madre así como de la descendencia de ellas y aunque su naturaleza es reflexiva, puede ser terrible en su venganza. Se encuentra en la puerta de la dimensión de la muerte. En su forma humana tiene aproximadamente 45 años o más. La Anciana es el estado más difícil de ajustar a la edad humana. Demasiado a menudo hemos visto mujeres que se trasladan ansiosamente a la etapa de la Anciana antes de lo que deberían, al querer abandonar las responsabilidades de la Madre. No se dan cuenta de las alegrías que están dejando de lado y de las duras responsabilidades que están asumiendo. Los colores tradicionales de la Anciana son el negro, el gris, el morado, el  marrón o el azul medianoche. Su estación regente es el final del otoño y el invierno cuando caen las hojas y el frío inunda la tierra, su momento del día es la noche, su estado lunar es la luna menguante y se le invoca para pedir consejo.

¿Te habías preguntado por qué podemos llegar a ser tan complicadas? Ahí lo tienes. ¡Tres en una! Tremendo.


FUENTES: 

  • Wikipedia
  • “Los Tres rostros de la Diosa” de D.J. Comway, Ed. Llewellyn, 2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s