Las Trece Lunas Celtas

Mujer mirando a la luna

El mundo antiguo está cubierto de magia, mitos y leyendas que nos revelan entre sombras verdades eternas, misterios sagrados que esconde la naturaleza. Uno de los pueblos amantes de la Luna fue la celta. El centro del culto astrológico de los celtas era la luna, reina de los misterios de la noche y símbolo del espíritu femenino. La Tierra era venerada a su vez como generadora de toda fecundidad y ambas estaban representadas por la Gran Diosa.

Reverenciaban al sol como dios del fuego y de la luz. Pero, para los celtas el verdadero poder espiritual residía en el astro lunar y en sus rituales o actividades domésticas daban gran importancia a sus distintas fases.

Los celtas conquistaron el mundo antiguo desde el siglo quinto antes de Cristo hasta el segundo de nuestra era, heredando a toda Europa y después a América profundos conocimientos y gran amor por la señora de los cielos, la Luna.

Para los Druidas -los magos y sacerdotes celtas- la Luna representaba el aspecto femenino de la naturaleza, la consideraban de forma simbólica, como la madre y esposa co-creadora del universo junto con el Dios padre, el Sol; por lo que la religión de los celtas reverenciaba a la Diosa y el Dios como divinidades complementarias que dieron origen a toda la creación.
Sin embargo en algunos aspectos la Luna cobraría gran importancia en el mundo antiguo al ser la primera forma de que el hombre podía leer el tiempo. Al observar los ciclos de la Luna entendieron los cambios de la naturaleza, los ciclos de la mujer y los momentos de las cosechas, convirtiéndose así en una representación cosmológica de los ciclos de la vida del ser humano.

Los celtas al igual que los nativos norteamericanos y los mayas marcaron su vida con la Luna, elaborando y siguiendo un calendario conformado por trece luna llenas que corresponden a lo que nosotros conocemos como un año solar. Cada Luna llena está asociada con las cosechas, los vientos y los cambios estacionales, presentando así características específicas que permiten diferenciar una lunación de otra.

  • Luna del Abedul. 24 diciembre – 20 enero
  • Luna del Serbal. 21 enero – 17 febrero
  • Luna del Fresno. 18 febrero – 17 marzo.
  • Luna del Aliso. 18 marzo – 14 abril
  • Luna del Sauce. 15 abril – 12 mayo.
  • Luna del Majuelo. 13 mayo – 9 junio.
  • Luna del Roble. 10 junio – 7 julio.
  • Luna del Acebo. 8 julio – 4 agosto.
  • Luna del Avellano. 5 agosto – 1 septiembre.
  • Luna de la Vid. 2 septiembre – 29 septiembre
  • Luna de la Hiedra. 30 septiembre – 27 octubre.
  • Luna del Carrizo. 28 octubre – 24 noviembre.
  • Luna del Saúco. 25 noviembre – 23 diciembre.

Para los pueblos antiguos, y hoy para los practicantes de Magia Natural , cada Luna del año es una celebración que nos invita a reflexionar y a entender nuestro lugar en la Tierra.

Bajo la luna

De acuerdo con las diferentes tradiciones los nombres de las Lunas del año pueden variar, pero han conservado siempre una estrecha relación en su significado.  Hay una tradición pagana que sigue este sistema o calendario herbal celta. Es conocida como Fairy Faith que podríamos traducir algo así como Fe Feérica. La «fe feérica» es el complejo de creencias conectadas con la existencia en la tierra de otros seres  inteligentes que viven junto al hombre pero que son, por lo general,  invisibles.

Este calendario energético permite que sincronicemos nuestra mente con el ciclo natural del planeta, nuestras emociones y deseos. 

Luna fría (diciembre-enero)
Es la primera Luna del año, su energía nos impulsa a enfocarnos en los nuevos principios, en los objetivos que queremos alcanzar durante este año. La diosa triple nos regala tres deseos para el nuevo ciclo que comienza. Un deseo mundano o material, un deseo del corazón y un deseo espiritual.

Luna acelerada (enero-febrero)
Esta es la Luna de la creatividad y la inspiración: los fuegos de Brigith nos impulsan por los caminos del arte, la poesía y la curación. Es el momento de reconciliarnos con el pasado y superar los viejos conflictos, la Luna acelerada nos invita a traer compasión a nuestro espíritu y llenar de amor nuestro corazón.

Luna Tormentosa (febrero-marzo)
Esta es la Luna de la vida nueva, nos muestra el camino al renacimiento. Durante esta lunación meditaremos sobre la semilla primera que da origen a la vida en el universo.

Luna Ventosa (marzo-abril)
Es la Luna de la libertad. Nos impulsa a sentirnos libres, a dejar nuestra carga física y emocional para seguir el camino de la verdad. Es un momento para soltar ataduras del pasado, para renovarnos y sentir una nueva brisa que trae hasta nosotros buenas noticias.

Luna en Flor (abril-mayo)
Esta Luna nos recuerda la pasión, el amor y la entrega. Es la Luna de la fuerza que surge por la vida nueva, nos conecta con nuestro poder interior proveniente del amor.

Luna Solar Fuerte (mayo-junio)
Ésta el la Luna de la alegría y la belleza. Su intensidad y fuerza nos pone en contacto con las emociones más profundas del mar. El misterio y la paz de los lagos y océanos se vive en esta lunación.

Luna bendita (junio-julio)
Esta Luna nos trae el recuerdo de la conexión que tenemos con el mundo, nos reafirma que somos uno con el universo. Es el momento para recordar que todo cuanto existe es parte de nosotros y nosotros parte de ello.

Luna del grano (julio-agosto)
Esta es la Luna de la preparación para la primera cosecha. Es la Luna del maíz, la madre que nos alimenta como a sus amados hijos.

Luna de Cosecha (agosto-septiembre)
Esta Luna nos invita a compartir y celebrar las riquezas que nos brinda la naturaleza. Nos lleva a reflexionar sobre el alimento físico y espiritual que necesitamos para vivir. Es el momento de hacer el recuento de lo que tenemos y guardar nuestras provisiones para el invierno.

Luna sangrienta (septiembre-octubre)
Esta Luna nos invita a cerrar ciclos del pasado y prepararnos para el invierno. Es un momento de actividad mental, tenemos que meditar y prepararnos para los momentos de oscuridad.

Luna de luto (octubre-noviembre)
Esta Luna nos recuerda a los antepasados, nuestras raíces, la vida y la muerte. Nos invita a reflexionar sobre la existencia misma y a recordar que el camino recorrido hasta ahora es sólo parte del ciclo de la vida.

Luna de las noches largas (noviembre-diciembre)
Esta Luna nos invita a permanecer serenos, a buscar en nuestro interior la fuerza necesaria para terminar este ciclo y comenzar el próximo.

Luna azul (decimotercera lunación)
Ésta es una Luna llena de magia con la que no podemos contar todos los años, sin embargo, nos invita a recordar nuestro yo espiritual. Es una Luna de reflexión y contacto con los ancestros y espíritus de la naturaleza. En esta Luna puedes pedir deseos o repetir cualquiera de los hechizos anteriores, ya que es una oportunidad mágica de reflexión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s