La Sabiduría Emocional y la tiranía del positivismo

La sabiduría emocional permite elegir cómo nos vamos a sentir.

Desde pequeños nos enseñan a leer, escribir, matemáticas, los ríos y los países… pero nadie nos enseña a cómo manejar las emociones y son con las que convivimos todos los días.

“Nos enseñaron desde niños cómo se forma un cuerpo, sus órganos, sus huesos, sus funciones, sus sitios, pero nunca supimos de qué estaba hecha el alma”

Mario Benedetti.


La cultura de la positividad tiene un lado oscuro.

El mero hecho de estar vivo lleva incluido en el pack momentos de dolor y sufrimiento . La tiranía del positivismo puede acarrear una vida infeliz: Pensar o sonríes e irradias amor ante la adversidad, o solo atraerás cosas negativas… es un dogma falso.

Mediante las emociones nos relacionamos con el mundo y las personas que nos rodean.

Vivir significa conocerse, y ese conocimiento es el que nos permite relacionarnos con el otro y con nosotros mismos. El proceso de aprendizaje emocional, conlleva la construcción de la visión, del mundo, de nosotros y de los demás: autoestima sana y adecuada.

Las emociones no pueden ser controladas desde fuera, sino que deben serlo desde dentro de nuestra vida. Por eso, debemos cuidarnos para mantenerlas bajo control y que no pasen a ser tóxicas. Pero no a base de sonrisas  y seleccionar las emociones evolutivas  “positivas” y desechar las involutivas “negativas” .

Si escondemos nuestras emociones involutivas , las acallamos y las ocultamos pensando que de esta forma van a desaparecer, cometemos un error. Ellas seguirán estando ahí, solo que se hallarán confinadas en una cárcel que a lo único que nos conduce es a la confusión, la apatía y la incredulidad afectiva.

Cuando sucede algo malo, se nos debe permitir tener pensamientos negativos y sentimientos al respecto y… trabajarlos para superarlos (meditación- recursos psicológicos o ayuda profesional, si cabe)

Debemos ser capaces de .abordar las desgracias que vivamos.

No podemos ocultar el problema tras una sonrisa. El dolor ante una perdida, el temor ante la enfermedad… existen y tienen mas fuerza energética involutiva que la energía evolutiva de una sonrisa. Seamos humildes y reconozcamos cuándo no podemos solos con todo. No sientas vergüenza de tu dolor porque -para otros-, éste no sea tangible.

La felicidad como dogma, es un error. Los tres principios universales del pensamiento positivo de la Nueva Era: Sé optimista, no te rindas nunca y sé positivo. A eso hay que añadir “demuestra constantemente lo feliz que eres, aunque sea mentira”.

El problema es cuando la felicidad se convierte en un requisito. Al siempre fomentar las respuestas positivas, implicamos que las personas infelices están haciendo algo incorrecto.  

Ante una enfermedad tan extendida y grave como el cáncer se han extendido todo tipo de corrientes saludables  exiguiendo  una “actitud positiva” . Con ello se responsabiliza al paciente de una enfermedad que puede ser hereditaria y que nada que ver tiene con la actitud o el estilo de vida, aunque  la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), afirma que suponen un 5-10% del total de cánceres””

Esta semana he estado de médicos, la palabra cáncer ha vuelto a surgir por segunda vez , un TAC muestra varios nodulos en mi abdomen. Aun no esta confirmado que el mal haya vuelto a mi cuerpo, falta el diagnostico definitivo , una biopsia. Pero el miedo ha vuelto.

La tiranía del positivismo puede acarrear una vida infeliz.   No juzgues, no ataques, no critiques nunca sabrás lo hay dentro de alguien que está viviendo un sufrimiento, puedes deducir, puedes interpretar pero saber…. solo el que lo vive. Sí, es cierto que una actitud positiva y una predisposición por parte del paciente puede mejorar sustancialmente su estado, pero lo contrario no lo mata.


“En casa del herrero cuchara de palo.”

“El chamanismo no es una religión. Es un método. Y cuando este método se practica con la humildad, la reverencia y la autodisciplina, el camino del chamán puede convertirse en una forma de vida. “- Hank Wesselman

Soy guía espiritual por mi propia experiencia personal, no por haber pagado un cursillo y haber recibido un “Yupi” titulin de fin de semana . No saco ningún beneficio económico de ayudar a los demás; y lo hago siempre que el tiempo o energía me lo permite.

Me considero una chamana (hechicera en Europa), porque los chamanes nacen de una experiencia personal traumatica que desarrolla su capacidad empatica, el don de conectar con la naturaleza, incluida la propia naturaleza humana. Convertirse en un hombre o mujer medicina, en un chamán, es todo un proceso vital cuyo sentido es ver, comprender y sentir que toda vida es sagrada y que todo necesita su tiempo.  El chamán es un superviviente, ha pasado de una manera o de otra por el dolor, la enfermedad y la muerte.

No es un secreto que tengo una patología complicada. Sufro una enfermedad congénita del metabolismo que es  crónica y degenerativa. Ello me ha llevado a trabajar mi espíritu y procurar hacerlo fuerte ante la adversidad. Nada fácil

Cuando el dolor me desborda trabajo mi mente  a través de la meditación y los encantamientos, antes que ir al pastillero de calmantes. No siempre es posible. He aprendido de lecturas reflexivas,  de observaciones meditativas, de psicologos que me han enseñado recursos, de abuelas cargadas de experiencia , de otras guías que no se consideran maestras , pero que son sabias empíricas y transmisoras de conocimientos ancestrales. Años, décadas de aprendizaje. Y aún así, sufro y me deprimo.

“Entre el dolor y la nada, prefiero el dolor”. William Faulkner

El hecho que el dolor no se toque, no significa que no exista. No oculto algo que es evidente. Nada me separa de ti, ni tú de mi. Tú sientes, yo siento, él también siente. Todos somos almas “sintientes” en este Universo.

Procuro experimentar emociones positivas con frecuencia porque me da paz interior, sana mi alma, pero soy consciente que ello no curara la patologia que aqueja mi Yo externo.. Y agradezco a la ciencia médica, las veces que me ha salvado la vida ofreciéndome una nueva oportunidad. Mi trabajo personal como sanadora es muy valorado por mis médicos, e incluso me animan a enseñar a otros pacientes como controlar el dolor a través de la meditación.

No me siento culpable por estar enferma y padecer una discapacidad orgánica. Pero algunos comentarios de amigos de la Nueva Era  insinúan que algo hago mal , por padecer esta enfermedad y ahí me duele su ignorancia,  aunque es una lección que aprenderán . Porque la degeneración  del cuerpo llega, mas pronto o mas tarde, la genética marca el tiempo del inicio de la época  involutiva y decadente de nuestro Yo externo. La medicina científica, con todos sus errores,  nos permite ganar batallas, pero la guerra esta perdida desde el principio de los tiempos, porque así esta escrito.

Todos tenemos limites, cargas que llevar y la muerte para todos esta al final del camino, ninguna alma viviente  se libra de cruzar este umbral. La energía involutiva, al final es necesaria para liberar nuestro YO Interior , nuestra alma doliente.

Hasta entonces, ser conscientes de vivir cada día, aqui-ahora, saber superar los limites de las cargas personales o al menos o saberlas llevar con una sonrisa de aceptación real, caminando hacia nuestro destino, aprendiendo de las dificultades, evolucionando de la involución, es el verdadero camino espiritual. Nadie hará ese camino por ti por muchas sonrisas y positivismo que te echen. Ser sincero contigo mismo, ponerte en contacto con el fracaso es positivo para ayudar a superarlo.

No te ocultes, porque todos sentimos exactamente igual. Física y neurológicamente el ser humano está diseñado con casi identico ADN. Por lo tanto, lo que te pasa a ti, también me ha pasado a mi, y al de la esquina, y al de más allá.

La experimentación ha demostrado que, cuando tú aceptas la realidad tal como es, se produce un cambio interno que te libera del sufrimiento. Cuando te haces uno con el dolor; lo lloras, lo gritas y lo “abrazas” hasta llegar al fondo , es cuando en realidad se convierte en tu salvación. Y así, éste va suavizando su intensidad para que pueda ser soportado hasta buscar la vía que mejor funcione para ti para sanar.

No dejes de meditar, de reflexionar, de pasar por un filtro interior toda información que recibas del exterior, para adoptarlo, no como dogma. si no como valor personal. Se positivo porque quieres, no porque te lo imponga la moda actual. y permítete enfadarte , entristecerte si lo necesitas. Y cuando no podemos solventar algún problema, podemos buscar ayuda en conversaciones que sanan, porque cuando te escuchan, te escuchas y esas conversaciones son medicina para el dolor del alma.

Recuerda que lo más importante en cualquier circunstancia no es lo que pasa a tu alrededor, sino lo que pasa dentro de ti. A veces las transformaciones duelen. Pero una vez cambiados, nos damos cuenta de que el proceso era necesario. Los procesos de transformación mas dolorosos son la enfermedad y la muerte: pero todo tiene su porque. Descubrirlo forma parte del camino interior.

mar

Ayer estuve triste, hoy  sera otro día. Voy a la playa, a  ver salir el sol y nadar  en las aguas doradas del amanecer

¡¡¡Que tengáis un bonito día !!!

Anuncios

7 comentarios en “La Sabiduría Emocional y la tiranía del positivismo

  1. Yo tengo hipotiroidismo y normalmente me falta energía y me siento apática. Se supone que es uno de los síntomas de la enfermedad que a veces se puede confundir con depresión. He dudado a veces de si realmente era por el tiroides o si de verdad tenía depresión. Que yo misma me había creado una depresión, claro, porque si te pones a leer sobre el origen emocional o spicosomático de las enfermedades te sientes culpable encima. En mi caso es hereditario…entonces empiezo a buscar información sobre el árbol genealógico, cómo romper la cadena de tus ancestros, etc. Y así puedo seguir enlazando información, buscando el porqué e intentando encontrar la solución, saber en qué he fallado.
    Te comprendo. Escuchando una vez a Virginia Gawel que es psicóloga transpersonal, dijo que en su camino de búsqueda espiritual tuvo una época en la que pensaba que era malo enfadarse, que no debía enfadarse (porque no es espiritual…¿te suena?) y se forzaba a si misma por mantener un estado de ánimo positivo y mantener una buena actitud. Pero el tiempo y la experiencia le hizo comprender que enfadarse es necesario, que es útil también, porque te ayuda a establecer límites. Al igual que con la tristeza que también es necesaria, que es parte del proceso de superar algo doloroso. Lo que da miedo es quedarse ahí, en la tristeza y el enfado, me gustaría siempre pasar por esas fases de forma rápida. Vivirlo, digerirlo y soltarlo sin tardar mucho, para poder seguir viviendo con fuerza, alegría y optimismo. Saboreando lo bueno de la vida.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s