Florbela Espanca, la poetisa del amor

Florbela Espanca
Florbela Espanca (1894-1930) Poeta portuguesa

Florbela Espanca nació el 8 de diciembre de 1894, en Vila Viçosa, Portugal, hija de Antónia de Conceição Lobo y de João Maria Espanca. Falleció también un 8 de diciembre, del años 1930, en Matosinhos, Portugal.

“Quiso Dios otorgarme el mágico don de ser sensible “

La  madre de Florbela Espanca trabajaba de asistenta en la casa de su padre, Joao Maria Espanca, un personaje de rango que era fotógrafo, pintor y pionero de la cinematografía en Portugal, y la esposa de éste figuró como su madrina.

Tras la muerte de Antónia, la madre de Florvela, en 1908, João y su mujer Maria Espanca crían a la niña. Su padre sólo reconoció la paternidad después de la muerte de Florbela, 19 años después del suicidio de la poetisa y en la ocasión del descubrimiento de un busto de Florbela en la ciudad de Evora.

Desde bien pequeña, vida y obra se ven impregnadas de las tragedias que le persiguen, que acabarán por desencadenarle graves desequilibrios mentales.

Florbela Espanca  estudió pintura, música, fue una gran lectora y con sólo ocho años compuso su primer soneto, que iba a ser su modalidad preferida. En 1903 Florbela escribió la primera poesía de que se tiene conocimiento, A Vida e a Morte.

Se casó en el día de su cumpleaños en 1913, con Alberto Moutinho. Concluyó un curso de Letras en 1917, inscribiéndose después en Derecho, siendo la primera mujer en hacerlo en la Universidad de Lisboa. Se casó y se separó varias veces, fumaba, bebía y trasnochaba. Toda una valiente.

Precursora del movimiento feminista en Portugal, tuvo una vida tumultuosa, inquieta, transformando sus sufrimientos íntimos en poesía de la más alta calidad, cargada de erotismo y feminidad. Su poesía cautiva el alma, como si la dejara desnuda frente a un espejo

Los sonetos de Florbela son elegantemente tristes, perfectos en su construcción y destilan una melancolía, próxima al simbolismo, capaz de provocar escalofríos, derramar lágrimas amargas y encogerte el corazón.

 “las almas de las poetisas están hechas de luz, como la de los astros: no ofuscan, iluminan…”.

Hay un poema que la retrata como ningún otro, es Versos de Orgullo, editado póstumamente en el libro Charneca em Flor, es un poema que nos puede ayudar a como a ella, no olvidarnos de nosotros mismos, del cielo que traemos a la tierra. Pues lo que ennoblece la vida es siempre el misterio que brota de lo profundo del alma, la embellece y dignifica.

VERSOS DE ORGULLO

¡El mundo me quiere mal porque nadie
Tiene alas como yo las tengo! Porque Dios
Me hizo nacer Princesa entre plebeyos
¡En una torre de orgullo y de desdén!

¡Porque mi Reino queda más Allá!
Porque traigo en mi mirada el vasto cielo,
¡Y porque oros y resplandores son todos míos!
¡Porque Yo soy Yo y porque Yo soy Alguien!

¡El mundo! ¡¿Qué es el mundo, oh amor mío?!
El jardín de mis versos todo en flor,
La mies de tus besos, pan bendito,

Mis éxtasis, mis sueños, mis cansancios…
Son tus brazos dentro de mis brazos:
¡Vía Láctea cerrando el infinito!…

En el campo musical también se pueden encontrar sus versos, como la cantante brasilera Nicole Borguer quien en 2001 estrenó su primer álbum Amar – Um Encontro com Florbela Espanca, musicalizando diversos sonetos de la poetisa.

Saudade – Nicole Borger

Sufrió un aborto involuntario en 1919, año en que publica el Livro de Mágoas. Es en esa época cuando Florbela comienza a presentar síntomas serios de desequilibrio mental. En 1921 se separa de Alberto Moutinho, teniendo que afrontar los prejuicios sociales al respecto. Al año siguiente se casa por segunda vez, con António Guimarães.

El libro Sóror Saudade es publicado en 1923. Florbela sufre un nuevo aborto, y su marido pide el divorcio. En 1925 se casa por tercera vez, con Mário Lage. La muerte de su hermano, en un accidente de aviación, el 6 de junio de 1927, la afecta gravemente y la inspira para escribir As Máscaras do Destino.

En homenaje a su hermano escribió esta serie de cuentos “As Máscaras do Destino”, pero fue publicado póstumamente, así como “Charneca em Flor” (1931), “Juvenília” (1931) y  “Reliquiae” (1934). Su obra poética fue reunida por Guido Battelli en “Sonetos Completos” y publicado por primera vez en 1934 y las primeras publicaciones fueron recopiladas por Mária Lúcia Dal Farra, quien en 1994 editó “Trocando Olhares”.

Es difícil enmarcarla en algún movimiento literario, aunque está más cerca del neo-romanticismo y de ciertos poetas de fin de siglo, que de lo modernistas. En vida de la Espanca sólo se publicaron dos de sus libros, las antologías, Livro de Mágoas (1919) y Livro de Sóror Saudade (1923). Durante los últimos años de su vida, luchó ardientemente por ver publicado su libro Charneca em Flor

CAMPO FLORIDO

Llena mi pecho, en un canto mágico
el rugir de las cosas dolorosas…
Aún sobre las plantas quemadas nacen rosas…
Apago las lágrimas en mis ojos…

¡Ansias! ¡Alas abiertas! ¿Qué traigo
En mí? ¡Oigo las bocas silenciosas
murmurarme palabras misteriosas
que hacen vibrar mi ser como un abrazo!

Y, en esta fiebre ansiosa que me invade,
me desnudo de mi mortaja, suelto el luto
y ya no soy, amor, la Hermana Nostalgia…

¡Con los ojos ardiendo en éxtasis de amor,
con la boca con sabor a sol, a fruto de miel:
soy el campo yermo, rudo, abriéndose en flor!

Charneca em flor (1931) –

Florbela Espanca fue una mujer que no se resignó a cumplir el papel que en el primer tercio del siglo XX se reservaba a las mujeres: escandalizaron sus tres divorcios, sus intentos de llevar una vida independiente, la franqueza de su poesía erótica. Los críticos la miraron siempre por encima del hombro: les pareció demasiado espontánea, demasiado apasionada, demasiado femenina, en el más misógino sentido de la palabra.  Una mujer entonces era siempre un menor de edad, al que había que guiar para impedir se despeñara por malos caminos.

DESEOS VANOS

¡Yo quería ser Mar de altivo porte
Que ríe y canta, vastedad inmensa!
¡Yo quería ser Piedra que no piensa,
La piedra del camino, ruda y fuerte!

¡Ser quería yo el Sol, la luz intensa,
El bien del que es humilde y va sin suerte!
¡Ser quería arboleda tosca y densa
Que se ríe del mundo y de la muerte!

Pero el Mar también llora de tristeza…
Los árboles también, como quién reza,
al cielo abren su brazos, cual creyente!

¡Y el Sol altivo y fuerte, al fin del día,
ha lágrimas de sangre y agonía!
¡Y a las Piedras… las pisa mucha gente!…

FLORBELA ESPANCA (De Livro de Mágoas, 1919)
(Versión de Pedro Casas Serra)

Fue una mujer que no encajaba en su país ni en su tiempo ni en el papel que entonces se reservaba a la mujer.  Intentó suicidarse dos veces, en octubre y noviembre de 1930, en vísperas de la publicación de su obra maestra, Charneca em Flor. Tras el diagnóstico de un edema pulmonar se suicida el día de su cumpleaños, el 8 de diciembre de 1930. Charneca em Flor se publicaría en enero de 1931.

A LA MUERTE 

Muerte, mi Señora y Dueña Muerte,
Tu abrazo, ¡debe ser tan bueno!
Lánguido y dulce como un dulce lazo
Y como una raíz, sereno y fuerte.

No hay mal que no sane o no conforte
Tu mano que nos guía paso a paso,
En ti, dentro de ti, en tu regazo
No hay triste destino ni mala suerte.

Doña Muerte de los ojos de terciopelo,
¡Cierra mis ojos que ya todo lo vieron!
¡Sujeta mis alas que ya volaron tanto!

Vine de la Moirama, soy hija de rey,
Mal hada me encantó y aquí quedé
A tu espera… ¡quiebra el encantamiento!

Ella se suicidó, lamentablemente, por hallarse exhausta en la difícil tarea de vivir, habiendo acumulado tantos fracasos emocionales, amorosos que devoraron toda su alegría interior. Jamás tuvo miedo a la muerte y el suicidio no fue nada imprevisto, sin reflexión, sino todo lo contrario, algo largamente meditado. Es admirable, no que se haya suicidado, sino cómo, la valentía con que siempre miró cara a cara, los “vertiginosos ojos de la muerte” sin el más mínimo temblor ni ansiedad. En ello se nota que Florbela era por naturaleza filósofa y venció a la muerte en vida, pero que no consiguió superar el hastío y cansancio de vivir en un reino y mundo que ella reconocía, ajenos a su alma.

Otras Citas de Florbela Espanca

“El silencio a veces es lo que más hace mal cuando estamos sufriendo.”

“ Mi talento! De qué me ha servido? No trajo nunca a mis manos vacías la más pequeña limosna del destino.”

“No suelo creer mucho en los sueños… porque de todos se despierta.”

“Lástima es no haber un manicomio para corazones, pues para cabezas hay muchos.”

“No soy buena ni quiero serlo, me conformo en despreciar casi todos, odiar algunos, estimar raros y amar uno.”

“Después de todo, la locura no es una cosa tan fea como muchos piensan. Hay tantas locas felices!”

“Mira que la única manera de ser feliz en la vida, principalmente los seres como tú, de una gran sensibilidad, de una imaginación extraordinaria, la única manera es construir una casa muy dulce, lleno de luz donde, lejos del mundo, se pueda amar, se pueda trabajar, se pueda vivir.”

“Nací sensible y así he de morir, muy probablemente… somos lo que somos y no lo que queríamos ser; no crees? Tienes que aceptarme como soy vista, que solo así yo creo que me puedan amar.”

Poetisa de excesos, en toda su poesía aparece una voz marcadamente femenina que la eleva a ser una de las figuras más grandes de las primeras letras de la Literatura portuguesa de principios del siglo XX.  Tan semejante en sus versos a Alfonsina Storni o incluso, aunque esta sea un poco anterior, a la musa gallega Rosalía de Castro, en que la dulzura de sus versos se hermana con la dulzura de su lengua. En España, hoy mismo, Florbela es casi una desconocida.

Mariza – Desejos Vãos (Florbela Espanca) HD Fado Live Lisboa

“Desejos vãos”, de Florbela Espanca (“Livro de Mágoas”, 1919)

Eu queria ser o Mar de altivo porte
Que ri e canta, a vastidão imensa!
Eu queria ser a Pedra que não pensa,
A pedra do caminho, rude e forte!

Eu queria ser o Sol, a luz intensa,
O bem do que é humilde e não tem sorte!
Eu queria ser o árvore tosca e densa
Que ri do mundo vão e até da morte!

Mas o Mar também chora de tristeza…
As árvores também, como quem reza,
Abrem, aos Céus, os braços, como un crente!

E o Sol altivo e forte, ao fim de um dia,
Tem lágrimas de sangue na agonia!
E as Pedras… essas… pisa-as toda a gente!…

DESEOS VANOS

¡Yo quería ser Mar de altivo porte
Que ríe y canta, vastedad inmensa!
¡Yo quería ser Piedra que no piensa,
La piedra del camino, ruda y fuerte!

¡Ser quería yo el Sol, la luz intensa,
El bien del que es humilde y va sin suerte!
¡Ser quería arboleda tosca y densa
Que se ríe del mundo y de la muerte!

Pero el Mar también llora de tristeza…
Los árboles también, como quién reza,
al cielo abren su brazos, cual creyente!

¡Y el Sol altivo y fuerte, al fin del día,
ha lágrimas de sangre y agonía!
¡Y a las Piedras… las pisa mucha gente!…

FLORBELA ESPANCA (De Livro de Mágoas, 1919)
(Versión de Pedro Casas Serra)


FUENTE: José Carlos Fernández Romero, autor de la biografia: Florbela Espanca, la poetisa del amor

Gracias al escritor José Carlos Fernández, autor de “El viaje iniciático de Hipatia: la búsqueda del alma de los números” entre otros títulos, ahora podemos disfrutar de la obra poética de la escritora traducida al español. En el libro “Florbela Espanca, vida y alma de una poetisa”, José Carlos Fernández hace un recorrido por la vida de Florbela a través de la correspondencia que la escritora mantuvo con diferentes personalidades. Estas cartas revelan una personalidad fascinante, llena de matices, que cautiva al lector. Recomendable su lectura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s