COSAS QUE NOS HACEN PERDER LA ENERGÍA VITAL

 

autoconocimiento

Cada vez hay más personas que son conscientes de la importancia de mantener nuestra energía vital aprendiendo a no perderla. Si estamos en niveles bajos de energía nos sentimos cansados, sin ganas de nada, y nuestro rendimiento y felicidad se ven mermados. Una persona sana mantiene su energía en unos niveles óptimos la mayor parte del tiempo.

1. Vive el Presente

Es importante vivir en el presente, el famoso aquí y ahora nos ofrece la posibilidad de no ir derrochando energía elucubrando acerca de un futuro inquietante. Cuando entramos en un bucle de pensamientos repetitivos sin darnos cuenta estamos perdiendo gran parte de nuestra energía.

Tira, recoge y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

Perdona. Deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.

Delega aquello que no quieras hacer.  Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.


2. Cuida tu salud.

Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Toda enfermedad biológica tiene un componente o determinante psicológico. Cuando tenemos enfermedades nuestro organismo se encuentra en un estado de poca energía. Si nos mantenemos con una energía vital alta la mayor parte de nuestro tiempo es menos probable que suframos cualquier tipo de enfermedad.

Una respiración cortada, tensa, hace que nuestros niveles de energía permanezcan bajos. Es importante si queremos tener más vitalidad que aprendamos a respirar cómoda y profundamente. Para ello existen cientos de técnicas que nos permiten desarrollar esta capacidad.

Un sobreesfuerzo físico acompañado de poco descanso o mal dormir hace que no demos la oportunidad a nuestro cuerpo de recuperarse. Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

La ingesta de sustancias que hacen trabajar en exceso a nuestro organismo debido su difícil descomposición y eliminación. No es lo mismo llevar una dieta saludable basada en legumbres, frutas y verduras, que abusar de grasas. El alcohol, el tabaco y todo tipo de drogas tienen un efecto demoledor en nuestro organismo.


3. Aléjate de las personas tóxicas.

¿Quién no ha sentido que al estar con ciertas personas acaba agotado y de mal humor?. Estar rodeado de personas con mucha neurosis puede hacer que permitamos que entren en nuestro sistemas las malas vibraciones que nos llegan del exterior.

Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente.

Un tipo de apego dependiente hace que sobrevaloremos a otra persona y creamos un vínculo negativo que hará que nos volquemos tanto en otra persona que le estemos entregando nuestra energía, quedándonos nosotros agotados.


4. Cumple tus promesas.

Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.

Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.


5. Complicaciones Sexuales

La sexualidad es una de las mejores maneras de generar energía en nosotros. Pero una sexualidad mal entendida, sin amor, con alguien patológico, puede hacer que nosotros nos veamos afectados.


6. Controla la ansiedad

Cada vez el entorno demanda más de cada uno de nosotros. En mayor o menor medida todos tenemos una máscara que mostramos al exterior. A partir de las experiencias y retroalimentaciones que nos da el entorno, nos creamos un personaje que intentamos mantener. Cuando este personaje irreal ocupa todo nuestro tiempo y no nos permitimos ser nosotros mismos, se convierte en algo patológico. La preocupación y ansiedad que genera el mantener una imagen idealizada o disfuncional hace que perdamos toda nuestra energía en ello.

La ansiedad es todo lo opuesto a la tranquilidad. Para no perder la energía es necesario que equilibremos nuestras tareas con nuestras capacidades. Forzar más de la cuenta trae consigo una pérdida gradual de energía

Los puntos de arriba son los sucesos principales que hacen perder nuestra energía aunque seguramente habrá cosas que a cada uno personalmente le hace perder la energía y que no se encuentran en este listado.

Parece que la evolución nos está llevando a perder los momentos de calma y relajación que tanto necesitamos. Es muy importante ser conscientes de cómo perdemos y cómo recuperamos nuestra energía antes de que nos traiga consecuencias negativas para nuestra salud.

Enfrentate las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

FUENTE: DALAI LAMA – LOS DIEZ LADRONES DE TU ENERGÍA.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s