Visualización creativa contra el miedo

agua
Flotar, simplemente flotar y dejarte llevar por el agua , sin miedo. Formas parte del agua y ella forma parte de ti.

El Agua y el Miedo

El Agua representa el elemento plástico de la naturaleza, permeable, fluido, magnético, reflector. Desde siempre se ha identificado con la psique  en su amplio sentido, el espíritu, ese universo de vivencias interiores en el que se gesta sutilmente todo proceso de trasformación y de crecimiento necesarios para el despliegue de la vida misma.

El agua fluye: nunca opone resistencia. Bordea, se sumerge, se eleva majestuosa formando crestas en las olas. Ya sea líquida, sólida, gaseosa, su esencia es siempre pura; hasta cuando se evapora desde la ciénaga más hedionda… El agua no teme ser: desconoce el miedo… Su acción, simple y paciente, es capaz de desgastar desde las más altas montañas hasta las más remotas profundidades de los océanos.

‘Estamos fuertemente vinculados a este movimiento, ya que el cuerpo humano está compuesto por un 70-80% de agua. Igual que vemos las mareas de los océanos cambiar con la luna, os podéis imaginar que ese 70-80% de agua en nuestro cuerpo también se ve afectado por los ciclos de la luna y la fase nocturna. Por eso es tan importante un buen descanso durante las horas de noche – eso preservará nuestra Esencia y hará que podamos reponerla energía vital y tener una buena actividad durante el día.

El miedo es un instinto natural relacionado con la supervivencia. Sin embargo, cuando éste es excesivo, permanente y no tiene una base real, impide que nos arriesguemos o podamos asumir riesgos que nos conduzcan hacia la realización de nuestras metas.

El miedo nos inmoviliza y nos impide hacer lo que tenemos que hacer, el miedo aparece cuando la fe es irrumpida por la duda, deteniendo la acción del hombre.  El ser humano por medio de la reflexión, posee la capacidad de transmutar el miedo a otro sentimiento que es la “Alerta” que significa estar pendiente, preparado de lo que ocurre, si el ser humano recupera su fe y su confianza entrará en un estado de alerta permanente por lo que el miedo desparece y la confianza se hace fuerte.

El elemento Agua representa la suavidad del agua, pero a la vez también la fuerza de voluntad. 

Está relacionado con la fuerza de voluntad, el ser lo suficiente flexible como para pasar por cualquier sitio por lo estrecho que sea, como una gata que mientras pueda meter la cabeza, el resto del cuerpo también pasa. A la vez simboliza la suavidad que ablanda los obstáculos duros. Es el elemento que nos da la capacidad para adaptarnos a cualquier circunstancia y ciclos de la naturaleza. Siempre con suavidad, flexibilidad, humildad, pero también sabiduría y perseverancia. Por eso un desequilibrio en este elemento puede hacer que seamos incapaces de dejarnos llevar, fluir con la vida y relajarnos.

El miedo nos impide ser: nos impide fluir como el agua que conforma nuestro cuerpo. El miedo –al tomarnos la vida y a nosotros mismos demasiado en serio- nos vuelve rígidos, insensibles, incapaces de vivir con simplicidad el ritmo de las emociones y sentimientos que nos regala, en su transcurrir, la vida que nos rodea. Lo curioso de ello es que no son “realmente” nuestros miedos: son creaciones de nuestro ego, nuestro falso amigo, nuestro parásito compañero.

Nuestro ego teme a la muerte, y trata de cegar sus temores por medio de la evasión en el placer. En ocasiones, en la búsqueda imperiosa de su quimera, acaba por incitar a quien lo alimenta sin saberlo con pensamientos, emociones y sentimientos, a degradar la autenticidad que constituye su Ser.

Sólo el amor es capaz de alejar la falsa presencia del ego de nuestras vidas… Y sólo se lo impide la certeza con la que creemos que somos tan solo nuestro propio personaje: sólo un cuerpo y una mente. “Un paquete de recuerdos y de hábitos”.

Somos más de lo que pensamos: somos esencia divina jugando al juego limitado de las formas. La misma esencia del Cosmos, que en su naturaleza infinita y eterna da forma a la unidad de la vida.

La esencia de toda la naturaleza es el amor: el verdadero poder, la verdadera energía.  Sentir amor, el que ES y siente, es la única forma de dejar de tener miedo a los temores de nuestro ego… y al hacerlo, comenzar así a ser realmente quien queremos: agua que fluye por las circunstancias de la vida, sin perder por ello la unidad con la existencia.

El miedo es un producto de la memoria, que mora en el pasado. Al recordar lo que nos hizo sufrir antes, dedicamos nuestras energías a asegurarnos de que el antiguo sufrimiento no se repita. Eso sólo ocurre cuando encuentras la seguridad en tu propio ser, que es amor. Amor incondicional… sin juicio alguno. Simplemente siendo con la vida uno.

Cuando tenemos confianza en nosotros mismos, el temor se aleja de nuestras vidas, pero, para ello, es importante potenciar las facultades de protección ante posibles rebrotes de crisis de pánico, mediante, por ejemplo, la visualización creativa.

Uno de los mayores miedo de mucha gente es caer al agua y hundirse. Lo cierto es que  flotar en el agua es una de aquellas cosas que no se enseñan realmente, sino que se descubre, porque los humanos estamos diseñados genéricamente para poder flotar sin demasiados problemas, son aquellas características que como especie hemos desarrollado y potenciado a lo largo de la existencia humana, y que con la vida moderna y las facilidades varias, hemos ido desaprendiendo.

Flotar en el agua se le llama “hacer el muerto”. Es el primer ejercicio que se utiliza para aprender a superar el miedo a nadar.  Podemos llegar a experimentar la sensación de flotar agradablemente balanceados por un agua tranquila que nos conduce amablemente a estados de paz y tranquilidad a través de la visualización creativa.


Flotar en la Laguna Interior

Visualización creativa contra el miedo

Acuestate comodamente. Si lo deseas, puedes escuchar música suave de agua que fluye.

Cierra pues tus ojos, relaja tu cuerpo y siente como si el cuerpo no tuviera vida.

Inspira profundamente, relajandote mas y mas con cada exhalación. Siente ahora que tu respiración se está calmando gradualmente, que se está volviendo silenciosa.

Imagina que estás flotando en el agua de tu Laguna Interior, mirando el cielo. La temperatura del agua es muy agradable. Observa como el viento se lleva las nubes. Llega algún pensamiento que quiere apoderarse de ti, pero sólo lo dejas pasar como si fuera una nube. No lo enganchas, no lo juzgas, ni lo analizas.

No nadas en absoluto, sólo flotas. No hace falta ningún esfuerzo para flotar; flotar es un “no-esfuerzo”. No tienes que hacer nada: simplemente, relájate. Cada célula, cada nervio del cuerpo se sentirá relajado, como si el cuerpo no existiera. Deja el cuerpo sólo, como si  flotaras en la matriz de la Madre Divina. En ella te meces y flotas, te meces y flotas

El Sol es blanco, irradia hacia ti, luz y calidez. Es necesario tomar conciencia de que esa luz blanca te protegerá de todo mal y peligro siempre. Te sientes liviana, tranquila, como si flotaras mecida por estos rayos que te protegen. Observa como te rodean con facilidad y suavidad y acunan. Sólo tienes que darles una oportunidad.

Conectas con el elemento agua. Liquido y refrescante en tu espalda; gaseoso y calido en tu plexo solar. Buscas el equilibrio energético, ying y yang. Se armoniza tu temperatura corporal.

Exhalas… Tus miedos salen con la espiración. El vapor de agua que los contiene los arrastra con el aire que sale con rapidez de los pulmones. El agua destierra todas las emociones negativas. La mente se habrá silenciado y vaciado.

Siente ahora el sonido de los pájaros, los rayos del sol, las suaves olas que te elevan y mueven, y sé su testigo sin oposición, receptivo  de tu pequeño paraíso privado: La Laguna Interior. Sientes el cuerpo, pero ya no es importante porque estas flotando en la nada.  Te sientes ligera, sin tiempo y sin espacio, sin miedo.

Poco a poco el agua de la Laguna Interior  te va a depositar en la orilla, como una ola, relajada y como renacida de la Madre Divina, llena de energía vital.  Ahora, vuelves otra vez a la realidad sintiendo una agradable sensación de paz y tranquilidad, todo esta perfectamente bien

Prueba este ejercicio por la noche antes de acostarte y vete a dormir justo cuando acabes. Gradualmente, tu sueño se convertirá en meditación y superaras pesadillas , insomnios y miedos.


RECUERDA: Tu voluntad de pensar positivamente aleja las preocupaciones y los miedos. Cada vez que estés a punto de encerrarte en un pensamiento negativo, recuerda ELEGIR otra clase de pensamientos.

Tienes miedo cuando no confías en que el proceso de la vida te respalde. Motivado por la verdad interior, puedes enfrentarte a cualquier amenaza, porque tu fuerza interior es invulnerable al miedo. La próxima vez que te asustes, di:

«Confío en que el proceso de la vida cuida de mí».

Cuando sientas que todo se pone en tu contra, recuerda que un avión despega contra el viento, no a favor. – Henry Ford –


NOTA: La exhalación o espiración es cuando el aire sale de los pulmones o el fenómeno opuesto a la inhalación, o inspiración  que es el proceso por el cual entra aire desde el exterior hacia el interior de los pulmones La espiración se considera como un fenómeno pasivo y, no obstante, en parte es también activo, como lo es la inspiración. En la espiración el aire sale con rapidez, lo que facilita la expulsión de mucosidades y partículas extrañas que podrían obstruir los pulmones.

Anuncios

3 comentarios en “Visualización creativa contra el miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s