El Cuervo. Iconografia del Pájaro Oscuro

800px-Raven_croak
Dentro de las aves existen varias con una gran carga simbólica por su fuerza y figura. Una de estas aves es el cuervo. El cuervo se asocia con la muerte y los presagios oscuros, pero el pájaro como tal es un misterio, sabemos poco de esta peculiar ave

El Cuervo  (Corvus Covax )

En Alemán, Rabe. En Inglés, Raven. En Danés, Ravn. En Inglés antiguo, Hroefn. En castellano, Cuervo. En Islandés, Hrafn. En Finés, Korppi. En Italiano, Corvo. En Francés, Corbeau. En Latín, Corvus. En Holandés, Raaf. En Sueco, Korp. En Húngaro, Holló.

El cuervo pertenece a la familia de los córvidos, a la cual pertenece también las cornejas, las urracas y otras aves similares. La familia Corvidae está compuesta por más de 120 especies de aves. En inglés, comúnmente se los denomina como crow family (familia de cuervos), pero sería más exacto llamarlos córvidos.

Debido al contacto continuo con el hombre a lo largo de los siglos, los córvidos han sido una referencia frecuente en la cultura y en la historia. En este artículo veremos de dónde vienen y qué representan para las diferentes culturas. Nos centraremos en el pajaro mas representativo de esta familia.

El Cuervo es un ave de gran inteligencia que en muchas mitologías es reverenciado y temido. Las leyendas de este enigmático pájaro se remontan siglos atrás, habiendo sido inmortalizado con su siniestra presencia como un mal augurio. El cuervo se asocia con la muerte y los presagios oscuros, pero el pájaro como tal es un misterio, sabemos poco de esta peculiar ave

La primera característica notable de esta ave es su sorprendente color negro. Su plumaje negro. Negro como símbolo de impureza, en oposición al blanco. La doctrina simbólica tradicional dota al negro de un significado infernal, diabólico, de mal agüero. Negro es el color de las tinieblas y, por ende, de la muerte. El cuervo, pájaro negro por excelencia, se ha convertido en la representación plástica y poética de la necesidad, innata en el ser humano, por explicar qué hay más allá de la muerte.

 

El cuervo coexiste con los humanos desde hace millares de años y en algunas regiones es tan abundante que se considera una especie nociva. Una parte de su éxito se debe a su régimen omnívoro; el cuervo es extremadamente oportunista, alimentándose de carroñas, de insectos, de residuos alimentarios, de cereales, de frutas y de pequeños animales.  Su dieta omnívora a base de insectos y carroña lo convierten en oportunista y si añadimos que puede imitar sonidos de palabras con extrema claridad o que tiene exquisito gusto por gemas y objetos brillantes, hacen de esta pequeña ave todo un mito.

Otro hecho más que destacable es la “globalidad” del cuervo un animal presente en todos los continentes, en todos tiene protagonismo. Es un animal que tiene la asombrosa capacidad de adaptarse tanto a los diferentes climas, alimentos etc. Eso en el mundo animal sólo lo ha conseguido otra especie, la nuestra.

El cuervo posee uno de los cerebros más grandes de todas las especies de aves. Si hay algo en lo que coinciden todas las culturas es en la inteligencia del cuervo por encima de cualquier otro animal. Muestra también varias habilidades como la resolución de problemas así como la imitación y la intuición. En lo que respecta a su voz, no se puede definir precisamente de melodiosa. Pero los cuervos poseen una notable habilidad para imitar la voz humana, tanto es así que consiguen repetir algunas palabras.

Los cuervos hacen cosas extrañas con las hormigas. Mastican las hormigas y frotan sus entrañas en sus plumas. El baño de hormigas es un comportamiento propio de las aves en el que se restriegan las plumas con ciertos insectos, generalmente hormigas, que segregan líquidos con sustancias químicas tales como el ácido fórmico, que puedan actuar como insecticidas, garrapaticidas, fungicidas o bactericidas.

Los miembros de la familia de los córvidos también pueden encontrarse en topónimos, escudos de armas y emblemas de ciudades y regiones de todo el mundo. La chova de patas rojas es un símbolo de Cornualles, dos cuervos aparecen en el escudo de Lisboa: En Barcelona está la ciudad de Corbera de Llobregat, que toma su nombre del cuervo.


MITOLOGIA DEL CUERVO

La mitología de diferentes culturas, otorga un gran papel a estas criaturas. Además de ser inteligentes, los cuervos tienen una visión extremadamente buena que incluso fue aprovechada por los dioses de religiones paganas para utilizar a estos animales como guías o espías.   El interés antropológico y religioso hacia el cuervo está presente en el budismo, en los relatos bíblicos, en la mitología nórdica, en la griega, en la leyenda artúrica y en la épica castellana.

El Cuervo en la Antiguedad

Apolo y el cuervo
Apolo y el Cuervo.

En la mitología persa el cuervo desempeñaba una función destacada en el culto a Mitra, asociándose estrechamente su significado religioso con el de la luz y el sol. En las creencias del Extremo Oriente también existía esta vinculación simbólica del sol con el cuervo, el cual podía actuar como mensajero de los dioses.

En la mitología griega y romana, el cuervo era símbolo del futuro, se le considera animal solar, mensajero de los dioses que cumple funciones proféticas además de tener el poder de conjurar los malos hechizos. Utilizado en los augurios, presagiaba tanto buenas como malas noticias. Era el ave del dios Apolo. Los cuervos eran alimentados y mantenidos en sus templos de Grecia y Roma porque se pensaba que traían sueños proféticos.

En Las metamorfosis de Ovidio, un cuervo también comienza blanco antes de que Apolo lo castigara, al convertirlo en negro, por enviar un mensaje de la infidelidad de una amante. Apolo estuvo un día tan enamorado de la princesa Coronis hija de rey Flegias, que confió a un cuervo blanco el cuidado de velar por ella. Un día que el cuervo descuidó su vigilancia, Coronis se dejó seducir por un mortal llamado Ischys. Cuando Apolo se enteró de eso, se puso tan celoso que mató a la joven de un flechazo en pleno pecho. Pero cuando estaba a punto de morir, Coronis reconoció que esperaba un niño de él. Salvado por Apolo, Asclepio fue confiado al centauro Quirón, encargado de educarle. Como castigo por su negligencia, Apolo vistió al cuervo con un oscuro plumaje negro.

Ovidio, en sus Metamorfosis, continua con la tradición helénica de la mutación en cuervo, así las cosas, Atenea transforma a la virgen hija de Coroneus en un cuervo para salvarla de Poseidón. En este caso la metamorfosis es benefactora. Así mismo, Ovidio escribe que el cuervo está en las manos de Atenea en la estatua de Paus, y esa es una revelación de una historia popular por la que el cuervo habría perdido el favor de Atenea. Hay una versión que decía que el búho fue sustituido por el cuervo por parte de Atenea como su asociado de sabiduría a causa de que el cuervo no dejaba de parlotear, ya que su sabiduría le permitía hablar.

Aparecen otros testimonios de los cuervos sin metamorfosis mediática, como es el caso de Ificlo (Ίφικλος), un jefe de invasores dorios que terminó con la dominación fenicia averiguando que el príncipe Falanto, de la ciudadela de Yáliso, seguía los dictámenes de un oráculo que le había asegurado que se mantendría en su posición mientras los cuervos fueran negros y los peces del estanque de la ciudadela no desaparecieran. Ificlo consiguió realizar esas tareas pintando unos cuervos de blanco y llenando el estanque de peces, por lo que Falanto se rindio

Dice una leyenda que el día en que Cicerón fue asesinado, varios cuervos revolotearon sobre su cabeza, e incluso uno de ellos entró en su alcoba y tiró de las mantas que lo cubrían. Aristóteles en su Historia de los animales expone una larga lista de características que se les atribuían en la civilización griega del segundo tercio del siglo IV a. C

El Cuervo en la Mitología Celta.

Morrigan

La mitología celta, es la que más numerosas y amplias referencias ofrece sobre el papel mítico del cuervo, que acompaña a diversas divinidades y héroes, casi siempre en contextos de guerra.  El cuervo está considerado como un ave de mal agüero debido a su plumaje negro, su grito ronco y su necrofagia. Puesto que los cuervos son carroñeros que consumen, entre otras cosas, seres humanos (muertos o víctimas de la guerra), a menudo se han asociado a la muerte y a las almas perdidas.

Los cuervos se asocian a la guerra y a los campos de batalla bajo las representaciones de Badb y Morrigan. La diosa Morrigan (en forma de un cuervo) se habría posado sobre el hombro del héroe Cúchulainn después de su muerte. Morrigan poseía la habilidad para convertirse en cuervo y Badb en corneja.

En los ciclos épicos celtas de la Irlanda medieval, una de las principales familias que aparece es la de Branwen, cuyo nombre viene de la palabra “brân”, que significa cuervo o corneja. Sobre el hombro del héroe mítico irlandés Cuchulainn, que se ató a sí mismo a un árbol para permanecer erguido incluso mientras moría, se posó en forma de cuervo la diosa Mórrigan o Badbh, asociada a los conceptos de la muerte y de la destrucción, avisando así a los enemigos de Cuchulainn de que éste ya estaba muerto y de que podían acercarse a él sin temor para decapitarlo.

En otro texto épico irlandés, la princesa Deirdre, dotada del don de la profecía, observa a su padre, el rey Conchobar, desollando a un ternero en la nieve mientras un cuervo bebe la sangre derramada. Siente así que el hombre a quien ella elija para casarse deberá tener tres colores: el cabello negro como el cuervo, la piel blanca como la nieve y las mejillas rojas como la sangre. Deirdre encuentra a ese hombre, Naoise, pero, cuando éste es asesinado, decide suicidarse para no tener que casarse con el asesino de Naoise. Por tanto en esta historia mítica encontramos al cuervo envuelto en presagios y en futuros sucesos nefastos.

Entre los celtíberos existía la creencia, transmitida por autores como Eliano y Silio Itálico, y documentada también por la decoración pintada de algunas cerámicas numantinas, de que las almas de los que habían muerto durante las batallas ascendían a los cielos si sus cuerpos eran devorados por las aves carroñeras. Esta misión religiosa se encomendaba principalmente a los buitres, pero en ella participarían también los cuervos.

Tambien se relaciona con el cuervo el dios galo celta Lug, “El Brillante”, dios solar, de este mundo y del Más Allá, que igualmente ofrece funciones augurales, mágicas y guerreras y que es el padre divino del más célebre guerrero celta, CúChulainn. Lug puede considerarse como la más importante divinidad del pateón celta, con interesantes relaciones con Apolo, igualmente de carácter solar, de este mundo y del Más Allá. Su nombre deriva de Lugos, que en lengua celta significa “negro” y “cuervo”. La relación de Lug con el cuervo era muy estrecha, pues en la Segunda Batalla de Mag Tuiredl, los cuervos avisan a Lug de la llegada de sus enemigos los Fomorianos. También la ciudad de Lugudunum, la actual Lyon, que lleva su nombre pues significa la “Ciudad fortificada de Lug”, fue fundada según un augurio dado por los cueros “según cuenta Clitofón de Rodas en el XIII libro de las fundaciones. Todo lo cual confirma la estrecha relación de Lug con el cuervo y con este sistema de adivinación, entre los galos que debió perdurar en la Francia de la corneja.

Otros mitos célticos de las islas británicas cuentan que los cuervos se asociaban con el héroe galés Bran, el Bendito, el hermano de Branwen, cuyo nombre se traduce en “cuervo”. Se representa como un gigante y como rey de los Bretones en los relatos de Mabinogion. Según estos relatos, la cabeza de Bran fue enterrada en la Colina Blanca de Londres como talismán contra los invasores Las Cuatro Ramas del Mabinogi. Varios personajes de la mitología céltica galesa comparten su nombre.

Los cuervos ocupan un lugar importante en los textos del siglo XII o XIII el sueño de Rhonabwy sobre el ejército de Owain mab Urien, un caballero de rey Arturo.  En la fabula del Rey Arturo, describen que él no murió y se transformó mágicamente en un cuervo

Cuervos en la Torre de Londres. Según una leyenda, Inglaterra no sucumbirá a una invasión extranjera mientras haya cuervos en la Torre de Londres; el Gobierno mantiene varios en cautividad, como seguro y para dar gusto a los turistas.​ Esto está considerado como un antiguo mito, pero los estudios recientes no han encontrado ningún rastro de esta leyenda antes del siglo XIX y parece tratarse de una invención romántica del tiempo victoriano, basado en el relato de Bran le Béni. En efecto, la Torre de Londres conoció largos períodos sin cuervos y se reintrodujeron éstos por última vez después de la Segunda Guerra Mundial. Las plumas de vuelo de algunos individuos de la Torre de Londres les son cortadas periódicamente para garantizar que los cuervos no abandonarán el lugar.

Los Galos fundaron la cuidad que hoy conocemos como Lyon, en el emplazamiento que les fue señalado por vuelo de cuervos.

El Cuervo en la Mitología Nórdica

11837
En la mitología nórdica, Odín poseía dos cuervos llamados Hugin y Munin, quienes representaban el pensamiento y la memoria

En la mitología escandinava  los cuervos representarían el principio de la creación, y  se consideraban consagrados al dios Odín, personificación de la exaltación psíquica en combate, dos cuervos, uno que simbolizaba el Pensamiento (Hugin) y otro que simbolizaba la Memoria (Munin).

Odín era también conocido como el Dios Cuervo. En las antiguas Eddas escandinavas la figura del cuervo cobra especial relevancia al estar siempre unida a la imagen de Odín, el primero y más antiguo de los dioses. El espíritu de Odín está en sus cuervos cuando vuelan

 Odín tenía muchas hijas conocidas como Valkirias que tenían el poder de transformarse en cuervos, con esta apariencia recogían a las almas de los guerreros nórdicos caídos en la batalla y los ayudaban a llegar a su cielo paraíso, el Valhalla, donde descansarían en paz

Odín siempre aparece representado con dos cuervos sobre sus hombros, Hugin y Munin. Hugin es el «pensamiento» y Munin es la «memoria». Ambos eran enviados al alba a recoger información y regresaban por la tarde. Se posaban en los hombros del dios y susurraban a sus oídos todas las noticias. Por eso Odín lo sabe todo y es llamado “Rafnagud” (‘dios de los cuervos’).  Los mitos nórdicos atribuyen a Odín la frase: “Temo porque no vuelva Hugin, pero temo aún más por Munin”. 

“Lugus y Odín también están relacionados con el Mercurio Romano, llevándonos a la conexión entre cuervos/cornejas y el arte del sanador”

Samantha Flemming

Los investigadores han vinculado una relación de Hugin y Munin con prácticas chamánicas. John Lindow especifica la habilidad de Odín para enviar su «pensamiento» (Hugin) y «mente» (Munin) mediante un viaje en trance como chamán. Lindow pone como ejemplo una estrofa de Grímnismál donde Odín se muestra preocupado por el regreso de sus cuervos «sería algo coherente con el peligro que el chamán se enfrenta durante un viaje en estado de trance.»

Los vikingos utilizaban mucho la imagen del cuervo. La ponían como símbolo en sus velas. Ragnar Lodbrok tenía una bandera llamada “Reafan” y bordada en ella la imagen de un cuervo. Según la leyenda, si la bandera flotaba al viento, Lodbrok vencería pero si la bandera colgaba sin movimiento, se perdería la batalla. El rey Harald Hardradaposeía también una bandera con la imagen de un cuervo llamada “Landeythan”. Tales banderas eran también utilizadas por numerosos vikingos como el conde de las Orcadas y el rey Knut II de Dinamarca

La religión surgida en torno a Odín, de tipo esotérico y animista, estaba acompañada de un fuerte sentimiento de la fatalidad del destino, lo que encaja con la visión tétrica normalmente asociada al cuervo.

El Cuervo, un símbolo universal.

La cultura nórdica es la que más ha idolatrado a esta ave, pero no ha sido la única.    En otras partes del planeta el Cuervo mantiene un simbolismo parecido. A través de los siglos, el cuervo  ha sido objeto de mitos, de folclore y de representaciones en las artes y la literatura. En varias culturas antiguas —incluyendo las de Escandinavia, Irlanda, Gales, Bután, la costa noroeste de América del Norte, Siberia y noroeste de Asia— ha sido venerado como un dios o un símbolo espiritual. Culturas del Tíbet a Grecia veían al cuervo como mensajero de los dioses.

En el budismo el protector del Dharma Mahakal es representado por un cuervo, por su asociación con la tierra y los gusanos. Figura que reencarnó en el primer Dalai Lama, quien de acuerdo a la leyenda, durante su nacimiento su hogar fue atacado por ladrones, forzando a sus padres huir. Cuando regresaron temiendo lo peor se sorprendieron de ver al Dalai Lama con vida y rodeado de cuervos. Desde ese momento los Dalai Lama son protegidos por los cuervos, y las aves son mencionadas en el budismo y las disciplinas tibetanas.

Para el hinduismo es un animal sagrado, su caza está prohibida y su muerte se considera un sacrilegio. En la tradición hindú este pájaro representa el estado superior del ser. Esta significación del pájaro como alma es un frecuente motivo folclórico debido a la creencia de que el alma escapa volando del cuerpo después de la muerte. Se suma a su facultad transmigratoria de las aves la de ser mensajeras y buenas consejeras de los humanos.

En India se le considera como el mensajero de la muerte, y en Laos que el agua de la que bebe el cuervo está mancillada y es impura.En China simboliza la gratitud de los hijos hacia los padres, mientras que en Japón expresa el amor familiar. Es precisamente en Japón donde se considera al cuervo como mensajero divino y signo de victoria y virtud. En China se considera al cuervo como el pájaro solar que trajo la luz al mundo. El cuervo de tres patas es el símbolo de la dinastía Han haciendo referencia al amanecer, el cénit y el atardecer.

El cuervo, por su color, era un símbolo común en la alquimia medieval. Representa el “Nigredo,” el estado inicial de la sustancia – sin forma, pero lleno de posibilidades. Los alquimistas asocian al cuervo con la fase de putrefacción y la materia negra, la cual debe ser purificada.

En China y en Japón es símbolo de la gratitud filial y de amor familiar, el hecho que alimente padre y madre fue considerado por los Han como signo de un prodigioso reestablecimiento del orden social. Siempre en el Japón, para los Tcheu fue simultáneamente un mensajero divino y anunciador de triunfos y virtudes.

El cuervo de tres patas aparece muchas veces en los mitos y la literatura antigua de China y otros países. Mencionan a este cuervo curioso con el nombre de “Yatagarasu”. Según un mito japonés, un grupo de guerreros se perdió en el camino cuando iba desde Kumano, actual Wakayama, a Yamato, actual Nara, para conquistar la ciudad. Fue entonces cuando llegó volando un enorme cuervo con tres patas desde el cielo y dirigió al grupo hasta su destino donde los guerreros consiguieron finalmente sus objetivos. Por esta historia, “Yatagarasu” es conocido como el animal que dirige a la victoria.

En áfrica negra, el cuervo es un guía y espíritu protector, un símbolo del aislamiento voluntario del que ha decidido vivir en un plano superior y un símbolo de esperanza.

En muchas culturas el cuervo era adorado como un verdadero dios, uno de los casos más destacados se da en las tribus indígenas de Norteamérica donde era uno de los animales sagrados más importante y poderoso.

Kutkh,  el dios Cuervo

Kutkh
Talla de madera de Kutkh hecha por artesanos Koryak de Kamchatka.

Kutkh,  el dios Cuervo, es un espíritu cuervo tradicionalmente venerado en diversas formas por distintos pueblos indígenas del Extremo Oriente de Rusia. Kutkh aparece en muchas leyendas: como una figura clave en la creación, como un ancestro fértiles de la humanidad, como un poderoso chamán y como un tramposo. Es un tema popular de los cuentos de los animistas del pueblo Chukchi y desempeña un papel central en la mitología de los Koryak y de Kamchatka. Muchas de las historias sobre Kutkh son similares a los del cuervo entre los pueblos indígenas de la costa noroeste del Pacífico, lo que indica una larga historia de contactos culturales indirectos entre los pueblos asiáticos y de América del Norte.

El cuervo es un personaje central de la mitología de los esquimales de Alaska, Canadá y Groenlandia, donde se lo considera el antecesor original que trajo a los hombres la luz del día. Creó la tierra, las plantas, los animales y las personas, a las que les enseñó a encender el fuego, a construir canoas y redes para pescar, así como también a utilizar las pieles de los animales para fabricar sus vestimentas, entre otras muchas cosas. Cumple el mismo rol en las creencias ancestrales de los chucotos, así como de otros pueblos del noroeste de Siberia, como los itelmen, los koryak y los yup’ik.

Según el pueblo inuit, el origen del cuervo es el siguiente: una vez, dos pájaros estaban juntos y decidieron convertirse en las aves más hermosas del mundo, más bonitas que ningún otro pájaro. Para ello, decidieron que tenían que tatuarse el uno al otro, creando diseños y dibujos sobre su cuerpo que serían la envidia de todos los pájaros. Así, un pájaro comenzó a pintar al otro; sin embargo, el pájaro que estaba siendo pintado no podía estarse quieto. Después de regañar en repetidas ocasiones a su compañero, éste seguía moviéndose. Finalmente, la paciencia del pájaro que pintaba a su compañero, se agotó y el pintor derramó todo el color negro sobre el pájaro. De esta manera, apareció el primer cuervo.

Los cuervos son humanitarios en las leyendas de  los nativos americanos, según las leyendas el cuervo fue un héroe para muchas tribus. Los inuit, por ejemplo, creen que el cuervo engañó con su palabrería a un monstruo marino gigante y le venció, y hasta hoy  su cuerpo ha formado  la parte continental de Alaska.

Entre los nativos de América del Norte o entre los Mayas, el cuervo era el creador de la vida y el agua, una figura comparable a Dios; el mensajero solar o el dios del trueno y el relámpago, respectivamente.

Dentro de las culturas norteamericanas el cuervo era considerado como los orígenes del hombre. Se cuenta que el cuervo (animal sagrado) encontró a los humanos dentro de una almeja y los protegió de otros dioses con sus engaños hasta que estos pudieron alimentarse y vivir por si solos. También se cree que el cuervo vuelve a recoger las almas de los hombres que mueren ayudando a ésta a pasar al otro mundo.

El Cuervo en la Cultura Moderna

crow
Adaptación del poema “El Cuervo” de Edgar Allan Poe en un capítulo de Halloween de Los Simpsons.

En la actualidad encontramos la figura del cuervo desde los cuentos de Edgar Allan Poe, hasta las series como Game of Throne. Las supersticiones relacionadas con el cuervo y otros corvidos  lo han considerado como un pájaro de mal agüero.

En la película de Alfred Hitchcock “Los pájaros”, vemos bandadas de cuervos atacando a escolares y matando más tarde a uno de los personajes. Estas escenas aterradoras han hecho que toda una generación de espectadores sean especialmente cautelosos con bandadas de estas aves.

Edgar Allan Poe en su famoso poema “El cuervo” narra la misteriosa visita de un cuervo parlante a la casa de un amante afligido, y del lento descenso hacia la locura de este último. El amante, que a menudo se ha identificado como un estudiante, llora la pérdida de su amada, Leonora. El cuervo negro, posado sobre un busto de Palas Atenea, parece azuzar su sufrimiento con la constante repetición de las palabras «Nunca más» (Nevermore).

The Crow, una serie en el mundo del cómic creada por James O´Barr, narra como Eric Draven murió asesinado. Un año después de su muerte, éste volvió a la vida por una noche gracias al poder del cuervo, que le hacía invencible. El pájaro negro era su vínculo con el mundo de los muertos y gracias a él podía cumplir su venganza. El cuervo, así, se convierte en una especie de Redentor oscuro, que muere y resucita por los pecados cometidos.

El autor James O’Barr escribió el popular comic “The Crow”, el Cuervo en 1989, lo hizo para poder lidiar con la pérdida de su prometida a manos de un conductor ebrio. Posteriormente en 1994 la historia fue llevada al cine, donde Brandon Lee inmortalizó a Eric Draven, un joven músico que regresa de entre los muertos para saciar su sed de venganza. El cuervo es su fuente de poder y le otorga invunerabilidad, fuerza y la visión de todo lo que puede ver la negra ave. Posteriores sagas de la película ensombrecieron un clásico del cine en el que por desgracia Brandon Lee perdió la vida en un desafortunado accidente

el-cuervo-610x350

“Antiguamente la gente creía que cuando alguien muere, un cuervo se lleva su alma a la tierra de los muertos. Pero a veces sucede algo tan horrible que junto con el alma, el cuervo se lleva su propia tristeza y el alma no puede descansar. Y a veces, solo a veces, el cuervo puede traer de vuelta el alma para enmendar el mal”.

“El Cuervo”(película de 1994) de Alex Proyas

La Magia Natural es la capacidad de usar la fuerza de la naturaleza a voluntad, para generar un cambio. Este es el simbolismo mágico mas positivo del Cuervo.

Próximamente:  “Espíritu del Cuervo. El Poder del  Cambia Formas”


FUENTES:

  • Wikipedia
  • LA BIBLIA, Madrid, Ediciones Carolina, 1968
  • BOTTERO, Jean, La epopeya de Gilgamesh, Madrid, trad. Pedro López Barja de Quiroga, Akal Oriente, 1998
  •  FORBES IRVING, P. M. C., Metamorphosis in Greek (1).myths, New York, Oxford University Press Inc., 1990
  • GRIMAL, Fierre, Diccionario de mitología griega y romana, Barcelona, Ediciones Paidor
Anuncios

3 comentarios en “El Cuervo. Iconografia del Pájaro Oscuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s