Simbolismo Universal de la Serpiente Dragón

La figura de la Serpiente forma parte de los relatos mitológicos de una gran cantidad de culturas ancestrales. Existe una infinidad de relatos ancestrales y representaciones de todo tipo (como grabados, tallados, pinturas, artesanías, tejidos, etc.) sobre la Serpiente. Podemos encontrarla en la Torá, en los mitos de Sumeria, en el antiguo Egipto, en las ancestrales culturas de India (energía Kundalini), en China y también en las culturas de mesoamérica (Olmeca, Teotihuacán, Maya y Mexica) y andina (Moche, Chavín, Chachapoya), entre muchas otras.

serpiente-cobra

La serpiente es, quizás, uno de los símbolos más intrigantes, fascinantes e inquietantes de la historia de la espiritualidad humana. La serpiente es un símbolo ambivalente, pues puede estar considerada como animal salvador y como reptil maldito. Es símbolo de la astucia y al mismo tiempo de la salud. La serpiente se puede transformar en adversaria del hombre.

Casi podríamos decir que no existe tradición espiritual donde esta no ocupe un lugar clave: tanto en Occidente como en Oriente, en los mitos de las más antiguas culturas como en los textos sagrados de las grandes religiones, el símbolo de la serpiente se revela siempre como protagonista fundamental de los hechos míticos más decisivos. Ya sea en los mitos cosmogónicos, como en los mitos de la caída, en ciertos mitos de curación como en los mitos escatológicos, la serpiente está presente como

El dragón (del latín draco, y éste del griego δρακων, drakon, ‘víbora’ o ‘serpiente’) es un animal mitológico que aparece en diversas formas en varias culturas de todo el mundo, con diferentes simbolismos asociados. La figura del dragón juega un papel importante como un dios y un guardián. Se trata de un ser poderoso y respetable, en algunas civilizaciones es reconocido también por poseer gran sabiduría. La serpiente animal chamanico y sagrado ha tenido una influencia vital en las culturas de oriente y occidente, siendo representado en innumerables templos, retratos, pinturas y grabados.

Hay dos tradiciones principales sobre dragones: los dragones europeos, derivados de las tradiciones populares europeas y de la mitología de Grecia y Oriente Próximo, y los dragones orientales, de origen chino, pero conocidos también en Japón, Corea y otros países asiáticos. Las dos tradiciones surgieron probablemente de forma independiente, pero en su desarrollo se han influido mutuamente.

En Occidente representan el mal y el mundo amenazador de las sombras.  Para nosotros occidentales el dragón es siempre terrible y representa la amenaza a la vida o las duras dificultades de la supervivencia. Los pobres dicen: “tengo que matar un dragón cada día, tal es la lucha por la supervivencia”.

En Oriente son un símbolo positivo, como el símbolo nacional de China, señor de las aguas y de la fertilidad (long).  Los dragones chinos (o long), los japoneses (o ryū) y los coreanos son vistos generalmente como seres benévolos, mientras que los europeos son en su mayoría malévolos.

Existen diferentes modalidades de serpiente. La serpiente marina parece tan sólo integrar más fuertemente el simbolismo del inconsciente y de lo abisal. La multiplicación del número de cabezas sólo agrega al sentido simbólico del animal y de su situación el correspondiente al referido número. Por ejemplo, es frecuente encontrar leyendas y mitos de serpientes de siete cabezas porque el siete lo concreta en los órdenes esenciales del cosmos. La serpiente de siete cabezas invade las siete direcciones del espacio, los siete días de la semana, los siete dioses planetarios, y se relaciona con los siete vicios. La serpiente de tres cabezas se refiere a los tres principios (activo, pasivo, neutro). En alquimia la serpiente alada es el principio volátil; la carente de alas, el principio fijo.

La serpiente crucificada, fijación del volátil y sublimación (como en el mito de Prometeo). También la alquimia descubrió la serpiente como “lo femenino en el hombre” o su “esencia húmeda”, identificándola con Mercurio, el dios andrógino y probablemente como Shiva, el dios hindú, dotado de capacidad para el bien y el mal (como las dos serpientes de los gnósticos: Agathodaemon y Kakodaemon). Hay también serpientes con cabeza de carnero que se ven en relieves de sepulturas galorromanas y que asimilaban también el sentido favorable del carnero (Aries, primavera, inicio, fuego). De otro lado, la situación opuesta a la de la serpiente envolvente (triunfante) es la de la serpiente crucificada.

cruz serp

 También conocida como “Cruz Alquímica”, este símbolo aparece en “El Libro de las Figuras Jeroglíficas” de Nicolás Flamel, alquimista francés del siglo XIV. Consiste en una serpiente enroscada en una cruz, aunque hay otra versión que incluye una corona y alas sobre la serpiente y la cruz.

La serpiente vencida y clavada en la cruz, el principio ctónico y femenino dominado por el espíritu, es también figurado en los mitos por la victoria del águila sobre la serpiente. En la Ilíada un águila se aparece a los griegos llevando entre las garras una serpiente herida. El adivino Calcante interpretó el signo como presagio del triunfo helénico (perteneciente al orden masculino y patriarcal ario, sobre el principio de prevalecimiento femenino y matriarcal de Asia).

Dragon agua3

Mitología de la Serpiente Dragón

La Serpiente y el Dragón son prácticamente sinónimos del mismo arquetipo. Representan el poder oculto en la tierra, la diosa como energía primigenia en la materia. En primer lugar, el dragón es dragón, por lo tanto una serpiente. Pero alada, con una enorme boca que emite fuego y humo y un olor mortífero.

En la actualidad, un dragón suele referirse a estos seres fantásticos, casi mitológicos, rojos, verdes o de otros colores, que escupen fuego por la boca. Sin embargo, para los griegos, un δράκων [⁠ˈ⁠dɾakɔːn] no era otra cosa que una serpiente. Sería más adelante cuando el dragón pasaría a convertirse en ese ser mucho más monstruoso con alas.

En nuestra cultura la Serpiente Divina evolucionó en la Edad Media hacia el Dragón, un monstruo que habitaba en el interior de profundas cavernas. Este dragón resumía los cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego. Podía habitar en el interior de la tierra o bajo las aguas, tenía la capacidad de volar y lanzaba fuego por su boca.

Los dragones están presentes en todas las leyendas de la Humanidad. Es como si cualquier ser humano, dando igual su procedencia hubiese oído hablar de ese ser extraño, mitad lagarto, mitad serpiente, que a veces echa fuego por la boca, que tiene zarpas y uñas, que a veces vuelan, que otros viven en el agua, que son grandes e imponentes…

En muchas culturas está arraigada la idea de que los dragones poseen características de tres tipos de depredadores: poseen patas, garras, capacidad de arrastrarse y una astucia felina, por eso se parecen a los leopardos. Por su capacidad de volar y por tener su guarida en lugares alejados, generalmente rocosos, se los comparó con águilas. Pero los dragones guardan mayores similitudes con las serpientes; de hecho, nuestra palabra moderna “dragón” proviene indirectamente del griego, a través del latín, en que drako significa “serpiente”

Sugerentes seres de naturaleza reptil abundan en las leyendas de todo el mundo En muchos casos, si bien con distinto nombre, representa a un mismo personaje central con el rol de creador del mundo, hacedor de la humanidad y dador del conocimiento, entre otras atribuciones y logros.

La serpiente no se caracteriza precisamente por ser un animal que despierte mucha ternura, como un conejo, o que sea un leal compañero, como un perro, o que pueda ser domesticado para ayudar en la tarea del hombre, como el caballo. Sin embargo, fue la serpiente, como ningún otro animal, quien fue inmortalizada como el emblema de la vida, el conocimiento y la salud en todas las civilizaciones.

Mitos de Dragones y Serpientes, la fuerza del Caos y la Creación

“Todas las grandes cosas al principio llevan una terrorífica y monstruosa mascara para inscribirse dentro del corazón de la humanidad”.

Fredrick Nietzsche

En antiguos mitos, el dragón representaba las fuerzas del caos que había que vencer en el comienzo de los tiempos, primer paso de creación. En la antigua Mesopotamia era Tiamat que es descuartizada por Marduck para crear la tierra, en la religión nórdica es la gran serpiente Jormundgander la cual es lanzada por Wotan al mar que rodea Midgard donde estaría atrapada hasta el Ragnarok, la serpiente creció tanto de tamaño que rodeo al mundo y mordió su propia cola. En la religión azteca esta Cipactli el gran cocodrilo con el que los dioses crearon la tierra.

Así lo cuenta una epopeya de la antigua Mesopotania: la diosa Tiamat adoptó la forma de un dragón para comandar las fuerzas de la oscuridad y destrucción. El dios Marduk hubo de luchar contra ella y vencerla para que el mundo pudiera ser creado. Esta historia data de dos mil años antes de la era cristiana. Las antiguas tablillas sumerias también cuenta la historia del héroe Nimurta, quien combate con un dragón, el terrible Asag, habitante del mundo inferior, equivalente sumerio del infierno. El dragón es el demonio de la peste y destrucción, por lo que un dios convence al valiente Nimurta de enfrentarse a él. Cuesta mucho a Nimurta vencer al dragón cuyo vuelo lo hace casi invencible, pero finalmente lo derrota.

En todas las mitologías existe la historia de una serpiente ancestral vencida en una batalla cósmica y de cuyo cuerpo se formo el mundo. Quetzalcoatl de los pueblos prehispánicos, a Damballa del Vudú africano, a Tiamat de los pueblos de Mesopotamia y a los dragones de la ancestral cultura china.

Quetzalcóatl_5
Quetzalcóatl , la serpiente alada (Quezalcoatl) era un símbolo positivo de diversas culturas como la Mexica, Azteca o Teotihuacana. En la zona maya era conocido como Kukulkán.

LOS DIOSES SERPIENTE

Cada civilización tiene a sus dioses serpiente. Cada uno de estos dioses serpiente tiene diferentes nombres pero en esencia su significado es el mismo

En la historia o la mitología del Próximo Oriente, dragones, serpientes que vuelan y dioses serpiente aparecen en la mitología de los pueblos de todo el mundo. Y en todas partes son considerados los creadores y ancestros del hombre. Pero en algunas culturas aun sigue persistiendo en la memoria una raza de dioses serpiente que fue cruel y destructora.

Las más antiguas e importantes culturas de Mesopotamia fueron fundadas probablemente por  dioses serpientes. La colonización de este planeta por estos seres se describe en la “lista de los Reyes Sumerios”  Este documento data del tercer milenio antes de Cristo y proporciona la sucesión de los reyes de Sumer, la duración de sus reinados y el tiempo en que vinieron sus antepasados. Se les llamaba Anunnaki y se  nos dice que descendieron a la tierra para establecer sus ciudades en la antigua Mesopotamia.

En los mitos sumerios, Enki detenta el epíteto de ushumgal, que significa “gran serpiente-dragón”. Enki, una deidad acuífera, encarna al dios de la sabiduría, señor de la construcción, las artes, el diseño y la creación, representado por el símbolo de la serpiente.

En un poema sumerio denominado “Adapa y el Viento Sur”, se describe que Adapa (el hombre modelo “creado” por Enki), quien obtuvo el «conocimiento» concedido por Enki, más no el don de la vida eterna:

Una considerable comprensión perfeccionó para él…
La sabiduría [le había dado]…
A él le había dado Conocimiento;
La Vida Eterna no se la había dado.

En este poema, la serpiente le quita a Gilgamesh la planta de la juventud eterna, y con ella la posibilidad de ser “inmortal”, de la misma forma en que la serpiente bíblica lo hace implícitamente al tentar a Eva a comer del árbol del conocimiento más no el de la vida.

Dioses y héroes de casi todas las mitologías occidentales mataron serpientes para usurpar sabiduría y poder.

Enumero: Marduk derrotó a Tiamat que era una serpiente marina, Ptah derrotó a Apófisis, la serpiente terrible. El, un dios cannaneo derrotó a Yam. Baal, otro conocido medioriental, dio muerte a Lotan, otra serpiente marina. Apolo, adquiere el don de la clarividencia al matar a Pitón, Perseo mató a Medusa que si bien era una hechicera tenía serpientes como cabellos. Una serpiente guardaba las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides; Hércules tuvo que matarla para robar los tan preciados frutos, fue la única forma de arrancarle sus secretos. Y ahora el más interesante –si es que crímenes a esta escala pueden ser interesantes- en los salmos 74 y 89, los pasajes que expertos bíblicos han determinado como los más antiguos del Antiguo Testamento y en los que se narra un relato anterior al Génesis, Yahvé obtiene su poder al dar muerte a Leviatán, la serpiente. Queda claro que criaturas preexistían a Yahvé, acaso sus parientes, tal vez su madre.

Dice René Guenón que los caldeos tienen una sola palabra para vida y serpiente, su simbolismo está ligado a la idea misma de la vida. En árabe, serpiente se dice el-Hayyah y vida el-hayat. Pero también añade que El-Hay, es uno de los principales nombres de Allah, no “el viviente” como suele decirse, sino “el vivificante”, el que da la vida o el que es el principio mismo de la vida.

Apep_2
El dios del sol Ra, en forma de Miuty, el «Gran Gato de Heliópolis», hiriendo a la serpiente Apep.

En el antiguo Egipto todas las serpientes eran sagradas y la reencarnación de Apofis, excepto la cobra, que representaba al Sol. La serpiente era un animal habitual en sus desiertos, y estaba representado por la diosa cobra Wadjet, Wadjet, la diosa serpiente simboliza también la sabiduría, así como la protección. En la antigua civilización egipcia, la serpiente que los faraones llevaban en sus coronas, representaba su divinidad y alta iniciación (era símbolo de alta maestría). La cobra (uraeus) era un símbolo de resurrección, siendo el animal protector de los faraones, y en la ciudad de Buto eran veneradas por su carácter benéfico.

Los dioses serpientes a diferencia de los grandes monstruos cosmologicos vienen a representar la magia, el conocimiento y la trascendencia.

Quetzalcoatl-Kukulkan dios de los pueblos prehispánicos trajo el conocimiento a estos pueblos, fundó la civilización tolteca y prohibió los sacrificios humanos. Su sobrenombre de “Serpiente emplumada” tiene una fuerte carga simbólica al ser un dios iniciático. También es posible que la deidad mesoamericana “Quetzalcóatl” (serpiente emplumada) haga referencia a un dragón de “tipo oriental”, según se aprecia en representaciones suyas en códices, pirámides y esculturas

Las alas con plumas de algunos dragones representan el vuelo hacia el mundo de los signos y la magia, estas alas son el equivalente al casco alado de Odín en la mitología nórdica y las sandalias aladas del dios Mercurio-Hermes.

En la tradición Vudú encontramos a Damballa una deidad que representa al principio masculino de la naturaleza, se le representa como una serpiente que tiene orden sobre otras fuerzas, en los altares Vudú Damballa es puesto primero junto con su esposa Ayida-Wedo una serpiente que representa el arco iris.

Damballa no es una entidad buena o malvada, se mueve lento y astuto entre los árboles y los altares y es el menos humano de los loas (espíritus del Vudú), es difícil comunicarse con este espíritu (y peligroso para un mago novato) pero una vez que se le puede contactar Damballa ofrecerá su sabiduría por medio de acertijos y metáforas.

En la tradición herética encontramos a Lucifer originalmente un dios pagano, convertido en el diablo dentro de la tradición cristiana.
Lucifer entrega el conocimiento—el fruto del Árbol del Bien y el Mal—a la mujer (Eva) para liberar a la humanidad de la ignorancia.
Por esto Lucifer es castigado y condenado, se rebelo y pago el precio de su libre albedrio, Lucifer como un dios dador de conocimiento es asociado a la serpiente dadora de luz y de sabiduría.

En conclusión estos dioses-serpiente vendrían siendo dioses chamanes o hechiceros que entregan la llave (el conocimiento) al mago, al iniciado y al poeta para abrir las puertas de la percepción esas mismas puertas que conducen a un cosmos infinito y maravilloso.

CADUCEO Y ESCULAPIO

LA SERPIENTE ENROSCADA

Seguramente ningún otro icono de la simbología universal haya sido tan utilizado en cualquier cultura y tiempo como la serpiente enroscada.

La serpiente trepando, enrollada, a un árbol o un bastón forma la Vara de Esculapio (Asclepio), emblema de la medicina y si es a una copa representa a la farmacología y la boticaria. Esta interpretación como animal simbólico de lo que no tiene principio ni fin queda expresamente de manifiesto representada en la figura denominada ouróboros, la serpiente que se muerde la cola formando un anillo.

Un símbolo representado en la mayoría de las culturas por cerca de 3000 años ha sido Uroboros, figura en los mitos y enseñanzas del Antiguo Egipto, siendo adoptada, posteriormente, como símbolo, por diversas culturas.

MAS INFORMACIÓN: El Ouroboros, la serpiente dragon que se muerde la cola

Ouroboros
La serpiente mordiendo su propia cola es el Uroboros

LA SERPIENTE DRAGÓN EN LA MITOLOGIA 

Los dragones tienen un significado espiritual en varias religiones y culturas del mundo. 

Este animal mitológico está cargado de significación emblemática entre las distintas culturas de diversos pueblos ; por tanto, no sólo existe un solo concepto simbólico relacionada con el dragón. Lo cierto es que existen muchos significados emblemáticos de gran importancia referidos a esta criatura entre los pueblos del lejano oriente, especialmente entre la India y China, así como también entre los japoneses y las Filipinas. En tal sentido, en los pueblos del valle del Indo se identifica al dragón con Agni, personificación del cielo, que vigila con sus innumerables ojos, al tiempo que protege a quien le pide ayuda, es decir, con el origen y principio del cielo y la tierra.

Los griegos, seguidos muy de cerca por los romanos fueron los que más emplearon la simbología de la serpiente y ambos estuvieron grandemente influenciados por los egipcios.

En la mitología griega, existen varios dragones que fueron usados por los dioses, o eran temidos por ellos mismos. Existen en el mito antiguo el dragón Ladon, de cien cabezas que custodiaba el jardín de las Hespérides, además de Tifón, Lamia, el dragón de Delfos o Pitón, Amphisbaena (dragón de dos cabezas que nació de la sangre de Medusa cuando cayó una gota en el desierto de Libia), basilisco y la famosa Hidra de Lerna.

El mito de Pitón, la serpiente que enviada por Hera, cuenta que oficiaba y guardaba el oráculo de Demeter en Delfos y tenía el don de la predicción. Tenía 100 cabezas y por sus bocas escupía fuego. Según la mitología griega, Apolo mató a Pitón en el oráculo de Delfos. La lucha entre la deidad Masculina – coherente, luminosa y representante del bien y la divinidad femenina – voluble y oscura – se perpetuó en las religiones monoteístas.

 Es la serpiente cósmica, ligada a las aguas y a la noche.  En la Enéada de Heliópolis es la serpiente Atum, dios creador más antiguo del mundo mediterráneo, que escupe la creación entera luego de haber salido ella misma de las aguas primordiales. Es Ofión que fecunda a Eurínome. Representa la vida latente, la renovación, la sabiduría. Todo un complejo simbólico.

28640x640 (1)
Atenea y la serpiente Erictonio

Erictonio fue considerado el primer rey de la ciudad de Atenas. Según el mito griego de Erictonio, la serpiente amante de Atenea , cuando Hefesto (Vulcano) intentó violar a Atenea (Minerva), que buscaba un arma en su taller, el semen cayó en el muslo de la diosa, y, al intentar quitárselo ella, fecundó a la Tierra (Gea), y de ella nació Erecteo I o Erictonio (‘nacido de la tierra’).

Según Pausanias, Atenea puso a Erictonio dentro de una cesta, que entregó a tres hermanas, llamadas Aglauro, Herse y Pándroso. Les prohibió abrirla, pero Herse y Aglauro la desobedecieron y al ver a Erictonio, con cuerpo de serpiente, enloquecieron y se lanzaron por la parte más abrupta de la Acrópolis de Atenas. También dice que Erictonio podría ser la serpiente tallada junto a la lanza de la Atenea Partenos, esculpida por Fidias y sita en el Partenón.

Volviendo a la mitología más cercana en el tiempo, nos encontramos con la madre de un rey franco, Clidón, que fue a nadar al mar. Allí resultó ser violada por un extraño ser marino muy parecido a una serpiente. De tal unión nació Meroveo, el primigenio de la dinastía merovingia. La raíz etimológica del nombre Meroveo es un eco de la palabra francesa que significa “madre”, y la latina que significa mar. En mitos como este, basaban su ascendencia divina y su derecho al trono algunas dinastías reales.

Para los celtas, el dragón era una divinidad de los bosques, cuya fuerza podía ser controlada y utilizada por los magos. Entre los conquistadores celtas de Britania fue símbolo de soberanía, y durante la ocupación romana de la isla adornó los estandartes de guerra, convirtiéndose en un símbolo heráldico y luego militar.

Para la mitología eslava, el dragón era una de las formas que adoptaba el dios Veles, señor del Mundo Subterráneo, adversario de Perún, dios del trueno.

Los cristianos heredaron la idea hebrea del dragón, que aparece en el Apocalipsis, del apóstol Juan, y en otras tradiciones posteriores. En el arte cristiano del Medievo simboliza el pecado y al aparecer bajo los pies de los santos y mártires representa el triunfo de la fe y los reinos cristianos sobre el diablo. La leyenda de San Jorge y el dragón, ilustrada en la figura de la derecha, muestra claramente este significado.

En el simbolismo medieval la idea de lucha contra dragones sirvió para fortalecer la motivación de los reinos cristianos.[cita requerida] Se presentaban a menudo también como representaciones de la apostasía, la herejía y la traición, pero también de cólera y envidia, y presagiaban grandes calamidades. Varias veces significaban la decadencia y la opresión, aunque sirvieron también como símbolos para la independencia, el liderazgo y la fuerza.

Los colores a menudo determinaron el simbolismo que un dragón tenía. En la pauta del viaje del héroe, los dragones representaron el obstáculo o el temor, y el paso necesario para volver al hogar, y como muchos dragones se presentan también como la encarnación de la sabiduría, en esas tradiciones matar a uno de ellos no sólo daba acceso a sus riquezas sino también significaba que el caballero había vencido a la más astuta de las criaturas. Otra faceta del dragón en la mitología clásica de la época caballeresca es el dragón como guardián que custodia o secuestra princesas en sus castillos.

En el occidente de la actualidad es casi siempre concebido como una criatura malvada, poderosa y cruel, estereotipo extraído tanto de las antiguas leyendas como de las más modernas películas.

Ophiucus_et_Serpens_-_Mercator
Representación de las constelaciones de Ofiuco y Serpens.

Las Constelaciones de Ofiuco y Serpens.

Serpens (la serpiente) es una de las 88 constelaciones modernas y era una de las 48 listadas por Ptolomeo. Entre las modernas constelaciones es la única dividida en dos partes. Serpens es la serpiente que tiene agarrada Ofiuco, el portador de la serpiente, y lógicamente está muy asociada con él. Originariamente, Serpens  (la serpiente)  y Ofiuco (el cazador de serpientes)  eran consideradas como una única constelación, a partir de la cual surgió un mito asociado con la fundación de la medicina. Se identifica en la mitología griega con la serpiente que revela a Asclepio los secretos de la medicina.Dreamcatcher with arrow, feathers and snake.

La serpiente forma parte de los “animales de poder”, está presente también en el imaginario del chamanismo del que hablaremos en otro articulo.

Los nativos americanos (según el país / la tribu) decían que la serpiente puede ser un símbolo masculino, asociado con el falo, y que actúa como rayo de energía tremenda en la medicina chamánica. Otras tribus ven en la serpiente tótem como una fuerza femenina y la vinculan con la maternidad (la creación), y el simbolismo lunar (luna).

MAS INFORMACIÓN : 

 La Serpiente en la Cultura Nativa Americana

En Oceanía se utiliza mucho la medicina del tótem serpiente.  La serpiente Gorrualla, también llamada serpiente del arco iris, es entre ellos un mito de la creación de su mundo, y los chamanes invocan su espíritu para las curaciones .La divinidad ancestral “Madre Serpiente” para los aborígenes australianos, también llamada «Serpiente Arco Iris» es la personificación de la fertilidad como diosa de la lluvia y tiene poderes para dar vida. 

Las tradiciones africanas hablan de un tal Dan o Da, gran divinidad de Benin y de toda la costa de los esclavos que es la serpiente y el fetiche del arco iris. Para los yoruba, Dan es Oshumare, el arco iris que enlaza lo alto y lo bajo de este mundo, apareciendo siempre después de la lluvia. Todos estos pueblos suelen relacionar a la serpiente con la lluvia excesiva y los periodos de sequía

Es muy habitual encontrar que las serpientes realizan las funciones de guardián de templos y lugares santos, así como de manantiales y cuevas repletas de virtudes o tesoros. Son guardianes de todo lo espiritual (virtudes) y de todo lo material (tesoros).

 En el Occidente, el Dragón siempre fue concebido como malvado.

En la cultura occidental de influencia cristiana la serpiente viene a representar el mal, la tentación y la traición, lo opuesto a su significado chamanico que es la iniciación en lo que es el reino de lo sagrado.

Una de las hazañas clásicas de los héroes (Hércules, Sigurd, San Miguel, San Jorge) era vencerlo y matarlo. En las leyendas germánicas, el Dragón custodia objetos preciosos. Así en la Gesta de Geowulf, compuesta en Inglaterra hacia el siglo VIII, hay un Dragón que durante trescientos años es guardián de un tesoro. Un esclavo fugitivo se esconde en su caverna y se lleva un jarro. El Dragón se despierta, advierte el robo y resuelve matar al ladrón; a ratos baja a la caverna y la revisa bien. (Admirable ocurrencia del poeta atribuir al monstruo esa inseguridad tan humana). El Dragón empieza a desolar el reino; Beowulf lo busca, combate con él y lo mata.

Dragon ladon
(‘Hércules y la serpiente Ladón’, de Antonio Tempesta, 1608)

Sin embargo, los dragones malévolos no están restringidos a Europa: entre otras culturas, esta interpretación se mantiene también en la mitología persa. El tema es complejo y ha variado a lo largo de la historia. Como ejemplo, entre los romanos, típicos representantes del Occidente antiguo, el dragón era considerado un símbolo de poder y sabiduría.

Las culturas occidentales y orientales han imaginado reptiles gigantes y alados; puede ser por el contacto con gaviales, cocodrilos y caimanes y al hallazgo de fósiles de dinosaurios mezclados con otros de animales voladores. Se ha creido que los dragones realmente existieron y/o existen basándose en que en cada cultura ha hablado de dichas criaturas desde mucho antes que tuvieran comunicación entre sí, sin embargo el hecho de que existan fósiles de dinosaurios en todo el mundo puede ser una explicación fiable para entender ese fenómeno.

El culto a la serpiente no venenosa como símbolo de energía vital, renovación cíclica e inmortalidad, pervivió hasta el siglo XX; la mística de su hibernación y despertar, como metáfora de la naturaleza que muere y revive, como símbolo esencial de la inmortalidad de la energía vital, se conservó en Irlanda y en Lituania hasta nuestro siglo, donde la corona de una gran serpiente (la Reina) sigue siendo el símbolo de sabiduría.

Ya sea como una representación negativa o positiva, la serpiente dragón ha mantenido un protagonismo  fundamental en el imaginario mítico a lo largo de la historia. Los asiáticos reverenciaron a la cobra; los africanos al pitón; los aborígenes australianos, a la serpiente arco iris y los americanos, a la cascabel. Templos en honor de la diosa serpiente fueron erigidos por druidas y navajos; por chinos; brahmanes y apaches. La serpiente se convirtió en símbolo de la sabiduría; riqueza; prudencia; fortaleza; salud; convalecencia; longevidad; rejuvenecimiento e inmortalidad.

Para el caso de Australia, las historias de los dragones pueden tener su origen en la tierra de los cocodrilos Quinkana, los cuales eran terrestres y abarcaban medidas desde los 5 hasta los 7 metros de largo. Otro lagarto gigante que habitaba esa región era el Varanus priscus un reptil carnívoro que vivió en el Sur de Australia en el Pleistoceno hace 40,000 años y que también llegaba a medir 7 metros de largo con un peso de 1,940 kilogramos aproximadamente. O bien, las extintas serpientes arcoíris que posiblemente pertenecían al grupo de las Wonambi naracoortensis.

Muchas personas alguna vez en su vida se han preguntado si realmente existieron los dragones, aunque no hay indicios de que estas maravillosas criaturas hayan existido como se conocen con las descripciones históricas, hay una gran cantidad de animales similares como  el Varanus komodoensises conocido en español como el Dragón de Komodo, es un tipo de reptil escamoso que justamente vive en la Isla de Komodo y es el lagarto más largo que existe en el mundo, ya que mide hasta 3 m. de longitud

Komodo_dragon_Varanus_komodoensis_Ragunan_Zoo_2
Dragón de Komodo.

¿Como es posible que la figura de la Serpiente Dragón y su simbología esté presente en culturas tan distantes, las cuales supuestamente nunca tuvieron contacto entre sí? Es como si todos estos relatos míticos fueran distintas versiones deformadas, con el paso del tiempo y las generaciones, de un mismo suceso.

Durante la época de Las Cruzadas, era posible encontrar en los mercados y otros lugares de exposición de Europa “restos de dragón”, que eran en realidad restos de cocodrilos procedentes de Egipto, Arabia y en países de Asia. Se ha especulado que las cobras pueden ser el origen de los mitos sobre los dragones que escupen fuego

Las culturas occidentales y orientales han imaginado reptiles gigantes y alados; puede ser por el contacto con gaviales, cocodrilos y caimanes y al hallazgo de fósiles de dinosaurios mezclados con otros de animales voladores. Se ha creido que los dragones realmente existieron y/o existen basándose en que en cada cultura ha hablado de dichas criaturas desde mucho antes que tuvieran comunicación entre sí, sin embargo el hecho de que existan fósiles de dinosaurios en todo el mundo puede ser una explicación fiable para entender ese fenómeno.

La mitología moderna ha empleado repetidamente el símbolo del dragón, extendiendo su pervivencia en el imaginario; pero también ha usado su imagen reduciéndolo a un poderoso monstruo casi invencible. Las múltiples apariciones de dragones en la cultura y la ficción, sin embargo, hacen uso frecuente no sólo de elementos tradicionales sino también otros innovadores en la criatura, que amplían sus alcances y estimulan más la imaginación, dando así lugar a un sinfín de dragones con diversas cualidades y variantes. Como ejemplos representativos se pueden mencionar los dragones del legendarium de J. R. R. Tolkien, cuyo máximo exponente es el Smaug de El hobbit, o los dragones que constituyen uno de los elementos más relevantes del universo del juego de rol Dungeons & Dragons. También podemos encontrar a Fújur en La historia interminable o los dragones-montura de la serie de historietas El Mercenario. También es un buen ejemplo la película Cómo entrenar a tu dragón, en la que se pueden observar distintas formas de dragones.

“Juego de Tronos” ha puesto de moda a los dragones, pero mantienen su magia desde el principio de la historia de la humanidad.

«En el mundo de los animales fantásticos, el dragón es único. Ninguna otra criatura imaginaria ha aparecido en una variedad tan rica de formas», apunta el zoólogo Desmond Morris en el prólogo de ‘Dragones. Una historia ilustrada’ (1995), obra de su colega Karl Shuker.

Serpientes y

Dragones a través de la historia

Dragon rojo2

Serpientes y Dragones destacables:

  • Leviatán – Bestia descrita en el libro de Isaías.15​16​
  • Apofis (Egipto): Serpiente gigante que simboliza las fuerzas del mal y la oscuridad.
  • Jörmundgander – La serpiente de Midgard.
  • Quetzalcóatl La serpiente emplumada. Deidad prehispánica de diversas culturas como la Mexica, Azteca o Teotihuacana. En la zona maya era conocido como Kukulkán.
  • Ouróboros: serpiente formando un círculo y devorando su propia cola que personifica tiempo, continuidad y el cosmos. Significaría la circularidad del tiempo y el movimiento del cosmos como un ente completo.
  • Cobra (Egipto): Esta Serpiente era venerada en el antiguo Egipto como símbolo de resurrección y protección.
  • Tiamat (Babilonia): Diosa Dragón que es la Gran Madre o Principio Femenino del cual surgieron el cielo y la tierra.
  • La Serpiente del Jardín del Edén (Biblia): Aquella que, según el relato bíblico, tentó a Eva.
  • Naga (Hinduismo): Seres en forma de Serpiente, algunos benéficos y otros maléficos. Asimismo, los grandes Sabios y Adeptos eran llamados “Nagas”. En sánscrito, Naga significa “Serpiente”.
  • Ananta (Hinduismo): Es la Serpiente de la Eternidad; tiene siete cabezas (mil según algunas versiones). En sánscrito, Ananta significa “Infinito”.
  • Azi Dahaka – Serpiente demoníaca en la mitología de la Persia zoroástrica.
  • Trentren Vilu y Caicai Vilu – Gigantescas serpientes de la leyenda del diluvio araucano en la mitología mapuche.
  • Huanglong – Dragón chino de color amarillo, que emergió del río Luo para enseñar a Fuxi los elementos de la escritura.
  • Shenlong o Shinryu (China y Japón): Dragón Espiritual que rige la lluvia y el viento.
  • Quetzalcóatl (Centroamérica): Es la Serpiente emplumada, Serpiente de plumas preciosas o Serpiente preciosa y voladora. Simboliza la dualidad Espíritu-Materia presente en el ser humano.
  • Amaru o Katari. Deidad en forma de Dragón o Serpiente con alas, y vinculada con el agua y los cultivos. Este mito perteneció a la cultura incaica.
  • Ryūjin – Dragón de la mitología japonesa. simbolizaba el poder del océano. Vivía en el Ryūgū-jō donde controlaba las olas del mar utilizando unas gemas mágicas (Kanju y Manju).
  • Yamata no Orochi – Dragón-Serpiente con 8 cabezas de la mitología japonesa. Es asesinado por Susanoo usando la espada legendaria
  • Kusanagi que se encontraba en su cuarta cola.
  • Cuélebre – Dragón de las mitologías de Cantabria y Asturias.
  • Amphipteres – Serpiente alada con cabeza de dragón, inofensiva para los humanos. Es parte de la heráldica europea.
  • Quetzalcóatl (Centroamérica): Es la Serpiente emplumada, Serpiente de plumas preciosas o Serpiente preciosa y voladora. Simboliza la dualidad Espíritu-Materia presente en el ser humano.
  • Ladón o la serpiente que nunca duerme. Era un dragón de cien cabezas que cuidaba las manzanas de oro de las Hespérides..
  • Fafnir – Cuya sangre hizo casi invulnerable a Sigfrido.
  • El dragón de Wantley – Dragón de Inglaterra que ofrece una peculiar pelea.
  • Níðhöggr – Dragón de Niflheim en la mitología nórdica.. Habita en el inframundo, tortura a las almas que se encuentran ahí y mordisquea las raíces del Árbol de la Vida.
  • El dragoncito del Monte Pilatos – Cuya sangre era mortal.
  • Sugar y Herensuge – Dragones de la mitología vasca.
  • Lagarto de la Malena – Dragón de una leyenda de Jaén.
  • El Dragón de Vilardell – Dragón que aterrorizaba Sant Celoni, entre Gerona y Barcelona, muerto por Soler de Vilardell
  • El Piasa – El dragón pájaro de Illinois.
  • El Dragón galés o Ddraig – Símbolo de Gales y parte de su respectiva leyenda
  • Wyvern o Guiverno (Heráldica): Es el Dragón que aparece en los Blasones, y alude a los dragones medievales como el de la historia de “San Jorge y el Dragón”.

Otros seres y criaturas semejantes

  • Gárgola
  • Basilisco
  • Tarasca
  • Salamandra
  • Hidra
  • Guiverno
  • Lindworm

Personajes mitológicos importantes relacionados  con serpientes:

  • Hermes (Mercurio) : el mensajero de los dioses, asociado con el caduceo.
  • Dionisio era simbolizado como serpiente y falo. La “cista mística”, cofre que podía servir para guardar ungüentos o joyas, era usado en el culto de Dionisio/Baco para guardar una serpiente sobre hojas de parra aunque otros decían que guardaba el falo del dios.
  • Agathadaimon: dios serpiente benevolente. Alejandro el Grande le construyó un santuario en Alejandría.
  • Hércules: héroe al que se le suele representar matando serpientes o también en el jardín de las Hespérides con una serpiente enroscada en un árbol.
  • Cancerbero: perros guardianes de las puertas del inframundo para que nadie escape de él. A veces tienen rabos que son serpientes.
  • Laocoonte: asesinado por serpientes para que no avisara a los troyanos sobre el contenido del famoso caballo de Troya.
  • Glicón; serpiente a menudo representada con cabeza humana. A veces aparece con Esculapio. Su nombre significa “el dulce” y es como la serpiente que acompaña a esculapio pero siempre se le dota de una personalidad diferente y con emociones Humanas. Es un símbolo positivo.
  • Gorgonas: la más famosa de las hermanas fue Medusa y se utilizó su imagen como símbolo de poder, magia, misterio, temor a los dioses y, sobre todo para proteger los hogares.
  • Chronos: significa eternidad, tiempo de vida, edad y generación. Puede denotar la vida entera, el destino. Chronos se representaba desnudo con una serpiente enrollada en su cuerpo y con la cabeza de la serpiente descansando en su cabeza. También Aion, su hijo puede tener la misma representación.
  • Babi, Sid: dios serpiente. Una imagen suya se encontró en el siglo V-VI a. C.
  • Chnoubis: figura de serpiente encontrada en gemas mágicas. De origen egipcio.
  • Zeus: dios del cielo representado algunas veces con una serpiente.
    Apolo: dios de la música y la poesía que mató a la Pitón de Delfos.
  • Mithra: dios sol que a veces aparece con una serpiente y un perro que le ayudan a matar al toro. A veces aparece también bebiendo la sangre del toro o mordiéndole los testículos.
  • Abraxas: demonio muy citado en los textos de los primeros cristianos. Se le representa con torso humano, cabeza de gallo y dos serpientes como piernas.
  • Esculapio, Asclepio: dios de la Medicina cuyo bastón con serpiente enrollada es simbolo.
  • Hygea, hija de Esculapio: se la representa alimentando a una serpiente de su mano o de una copa, siendo ésta última el símbolo de Farmacia. Es la diosa de la salud y la higiene.

 

Simbolismos negativos de la serpiente que tienen relación con la propia biología del reptil, serían las siguientes:

  • Causante de muerte, incluso con un sólo mordisco. En muchas representaciones medievales la serpiente está acompañada de un esqueleto. Ejemplos como las serpientes que manda Hera para matar a Hércules, las que matan a Laocoonte y sus hijos, a Cleopatra, etc.
  • Destrucción: debido a su capacidad de abrir la boca hasta el límite y tragar a sus víctimas enteras y vivas le convierten en el símbolo ideal de la destrucción. En Egipto estaba representado por el dios serpiente Apophis (Apep). Entre los griegos también se creía que su abdomen representaba a Hades. Otro ejemplo son los yinn en su faceta de demonios malignos.
  • Caos y oscuridad: a veces no se sabe bien dónde empieza y acaba, puede romper barreras y desaparecer en la tierra o en el agua, deja su piel, entra por aberturas escondidas. Ejemplos de caos en la antigüedad serían Azì-Dahaka en Persia, Tiamat y Labbu en Babilonia, Apophis en Egipto y Pitón en Grecia. Como oscuridad podemos citar a Set símbolo de lo diabólico y oscuro y representado por una serpiente y que es matado por Horus representado como un águila, símbolo de la bondad y la luz.
  • Portadora de conocimiento corrupto y diabólico: basado en su lengua bífida y sordera. El ejemplo más claro es la serpiente del jardín del Edén. También en algunos manuscritos del Talmud de Babilonia se advierte del conocimiento diabólico que puede venir de una serpiente. Y Prudencio, poeta español del siglo V, dice que el pecado es como la descendencia de una víbora y que asume que su origen está en que es capaz de transmitir conocimiento dañino a los humanos.
  • Mentira: por su lengua bífida. Geryon, el monstruo de la falsedad, del que ya habla Virgilio, se describe como una serpiente. “Puede tener un rostro piadoso, sus pies como los de un oso, pero su cuerpo es una serpiente con una larga cola venenosa”. Dante lo coloca en el octavo círculo del infierno.
  • Dualidad: por los dos penes (hemipenes) y la lengua bífida. El ejemplo más claro es el caduceo. El veneno de las víboras, puede matar o curar y en la mitología griega la sangre de las Gorgonas puede hacer lo mismo.
    Independencia, individualidad, aislamiento: debido a su sordera y su independencia social.
  • Tentadora: también aquí su lengua bífida le da el carácter. El ejemplo más claro la serpiente del jardín del Edén.
  • Antisocial, sin amigos: debido a su independencia, su falta de capacidad de parpadear, reir o hablar. No parece tener ningún afecto ni siquiera a las crías ya que las abandonan nada más nacer.
  • Batallador o enemigo: debido a su potente veneno puede destruir a rivales más grandes (una cobra puede matar un elefante con un sólo mordisco).
  • El antagonista de Dios: es sorda a la palabra de Dios y por lo tanto rebelde y desobediente. Esto también está en otras culturas como asirios en los que la palabra serpiente (sèru o serru(m)) es muy similar a serru que significa puerta de entrada para demonios pero también enemigo o adversario.
  • Diablo, Satán: la serpiente es babosa y escurridiza y provoca sentimientos desagradables. Su esquivez, sordera, falta de temor, así como su sangre fría, le hacen el símbolo ideal del diablo.
  • Otras criaturas diabólicas: demonios del desierto, los espíritus diabólicos del desierto o yinn, en la mitología sumeria y akadia, en Egipto, en India (Kaliya) e incluso en los Nativos Norteamericanos donde los poderes de la oscuridad son controlados por Sisiul, la serpiente.
  • Ojo diabólico: no parpadea porque carece de párpados. Muchos amuletos judíos, cristianos y gnósticos mostraban serpientes destacando el poder de sus ojos.
  • Temor: su rapidez y su habilidad de aparecer inesperadamente, su capacidad de tragar a sus víctimas enteras y vivas, su tamaño…
  • Sexo corrupto; debido a su forma, a que el macho tiene dos penes y a su capacidad de erguirse sobre su cola.

Hay otros artículos en este blog  sobre este tema. Si estás interesado, puedes ir a la CATEGORIA:  Serpientes y Dragones


FUENTES SOBRE SERPIENTES Y DRAGONES:

  • Wikipedia
  • Campbell, Joseph. Las mascaras de Dios Mitología Occidental
  • (2005): Las tres espirales: meditación sobre la espiritualidad céltica, Olañeta.
  •  Cirlot, Juan Eduardo (1992). Diccionario de símbolos. Barcelona: Labor.
  • D’ Ors Führer, Carlos (1951). Quetzacóalt y Coatlicue, en Cuadernos Hispanoamericanos N° 449 – Noviembre 1987. Disponible en: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
  • La Serpiente Ancestral
  • Serpiente ¿Dios o Demonio?
  • Paula Ruggeri. “EL GRAN COMPENDIO DE LAS CRIATURAS FANTÁTICA” Circulo Latino S. L. Editorial. (2005) p. 98 a 109. Barcelona,España.
  • Dr. Karl Shuker “DRAGONES UNA HISTORIA ILUSTRADA” Marshall Editión. 1995. China.
  • Joel Levi “GRAN ENCICLOPEDIA DE LOS SERES MÁGICOS” R.B.A. Libros S.A. 2000. Barcelona, España.
  • Michael Page y Robert Ingpen “ENCICLOPEDIA DE LAS COSAS QUE NUNCA EXISTIERON” Gráficas Muriel S.A. 1985. Madrid, España.
  • Newt Scamander (R. K. Rowling. ) “ANIMALES FANTASTICOS Y DÓNDE ENCONTRARLOS” Ediciones Salamandra. 2001. Barcelona España.
  • Dr. Ernest Drake. “DRAGONES, EL GRAN LIBRO DE LOS DRAGONES” Grupo Editorial Random House Mondadori S. L. 2004. Barcelona España.
  • BIERDERMANN, Hans. Diccionario de los símbolos. Ed. Paidós. Barcelona. 1993.

  • CHERVALIER, Jean y Alain Gheerbrant. Diccionario de los símbolos. Ed. Herder, 6ª ed., Barcelona, 1999.

  • CIRLOT, Juan Eduardo. Diccionario de símbolos. Ed. Siruela, 5ª ed., Madrid, 2001.

  • LURKER, Manfred. El mensaje de los símbolos. Mitos, culturas y religiones. Ed. Herder, Barcelona, 1992.

  • TRESIDDER, Jack. Diccionario de los símbolos. Ed. Tomo, México, 2003.

  • http://totemelespiritudelosanimales.blogspot.com/2013/05/totem-el-espiritu-de-los-animales-vi.html
  • http://www.espiritualidadpractica.org/index.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s