El Ouroboros, la serpiente dragon que se muerde la cola

Uroboros
El símbolo tradicional del uroboros consiste en un dragón o una serpiente que se muerde la cola y crea un círculo sin fin.

Una de las apariciones más impactantes de las serpientes en la cultura antigua es el Ouroboros, la serpiente dragon que se muerde la cola, que se devora a sí misma, que se nutre de sí misma. Es principio y fin, generadora de vida y muerte. El Ouroboros reúne, así, los contenidos de varios símbolos en uno: la serpiente, las alas, la renovación, el círculo. 

El Ouróboros es un símbolo que muestra a un animal serpentiforme, engullendo su propia cola, conformando con su cuerpo una forma circular o de “8”.  

El Ouroboros, representado por una serpiente alada con rasgos de dragón devorando su cola, reúne, en un sentido esotérico, los contenidos de varios símbolos en uno: la serpiente, el dragón, las alas, la renovación, el círculo.

La serpiente representa la sabiduría ancestral, el mito primigenio del mundo subterráneo y la fuerza primitiva de la vida; es signo del tiempo que se reproduce eternamente, pues al cambiar de piel se rejuvenece, y al doblarse sobre sí misma evoca la curva del cielo, imagen esotérica del universo, así como su mito encarna la sublimación de lo material; el dragón es la personificación reptiliana del poder primordial, guardián vinculado al inframundo y al conocimiento de los oráculos; el círculo es la idea sintética de la perfección.

Sabemos que la serpiente al cambiar de piel se rejuvenece constantemente, es el símbolo más significativo y complejo de todos los símbolos animales, y tal vez el más antiguo: combina lo masculino y lo femenino, es la fuerza primitiva de la vida, emblema de la divinidad creadora misma.

En la Edad Media a la serpiente llamada por los griegos Ouroboros se le asimiló con el dragón y se le impuso una actitud y un valor esotéricos, semejantes a los de la serpiente helénica.

El dragón es la personificación reptiliana del poder primordial, sinónimo frecuente de la serpiente en el mito y la leyenda, por ejemplo en Grecia y China se les llamaba drakonates a las serpientes grandes. Los dragones aparecen en múltiples narraciones como guardianes vinculados al inframundo y al conocimiento de los oráculos.

El Ouroboros representa el «CÍRCULO» en su materialización en la figura del animal del eterno retorno , pues sugiere que al fin le corresponde un nuevo comienzo en constante repetición, que el final de un camino o de un proceso significa un nuevo principio; de la imagen del círculo del animal que se cierra, resulta una expresiva metáfora de una repetición cíclica que significa la circulación de los tiempos, el fin de los mundos y nuevas creaciones, del morir y del renacer, en síntesis: la eternidad, ya simbolizada de antemano por el simple círculo.

El Ouroborus es el símbolo de una antigua divinidad natural y aparece en culturas caribeñas, indias, africanas y otras.  Se le ha representado en multitud de colores, con su propia cola introducida en la boca conforma, con su cuerpo, una forma circular . Esto significaría que continuamente se está tragando a sí mismo, lo que da lugar a que se use como representación del renacimiento de las cosas que nunca desaparecen, sólo sufren transformaciones eternamente. En un sentido  general simboliza el tiempo y la continuidad de la vida.  También el esfuerzo eterno, la lucha eterna o bien el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar a pesar de las acciones para impedirlo. La pescadilla que se muerde la cola.

Al autodestruirse y autofecundarse, el ouroboros simboliza el ciclo vital sin frontera entre inicio y fin, la dualidad y equilibrio entre los principios fundamentales que nos rigen: la vida y la muerte, la oscuridad y la luz, lo consciente y lo inconsciente, lo masculino y lo femenino, el yin y el yan.

 El ouroboros como símbolo de la totalidad está presente en -quizá- todas las culturas, con otros nombres y representaciones gráficas parecidas. Es sorprendente y exquisita la representación del ouroboros-quetzalcóatl de los mexicas, y muy estilizados los ouroboros de tan distintas latitudes como Australia, África y América.

Es un símbolo de renovación continua de la vida, y representa la naturaleza cíclica de las cosas, la idea de lo infinito donde todo vuelve a comenzar permanentemente.

Orígenes del símbolo del Ouroborus

El Ouroborus más antiguo estaba en la emblemática serpiente del Antiguo Egipto y la Antigua Grecia

El Ouroborus ha sido un símbolo representado en la mayoría de las culturas por cerca de 3000 años. Figura en los mitos y enseñanzas del Antiguo Egipto, siendo adoptada, posteriormente, por diversas culturas como   símbolo del ciclo eterno de las cosas, o a un nivel básico, el infinito.

Según la Enciclopedia Británica, el Uróboros u Ouroborus, es la emblemática serpiente del antiguo Egipto y la antigua Grecia, representada con su cola en su boca, devorándose continuamente a sí misma. Expresa la unidad de todas las cosas, las materiales y las espirituales, que nunca desaparecen sino cambian de forma perpetua en un ciclo eterno de destrucción y nueva creación.

En Egipto es símbolo del mundo infernal, de Apophis, del que “El libro de Apophis”, escrito hacia 312 a.C. dice: “tú que tienes tu cola en tu boca, tu que te comes a ti mismo”. En el “Libro de los muertos”, 1.500 a.c, se menciona que un animal sale del caos hacia arriba para volver a bajar, y por tanto apuesta por un deseo: que los fallecidos retornen a la vida en forma de serpiente.

La primera aparición conocida del motivo de Ouroboros se encuentra en el enigmático Libro de los Infiernos, un antiguo texto funerario egipcio en la KV62, la tumba de Tutankamón , en el siglo 14 AC. El texto se refiere a las acciones del dios Ra y su unión con Osiris en el inframundo. En una ilustración de este texto, dos serpientes, la celebración de la cola en la boca, la bobina alrededor de la cabeza y los pies de un enorme dios, que puede representar el unificada Ra-Osiris. Ambas serpientes son manifestaciones de la deidad Mehen , que en otros textos funerarios protege a Ra en su viaje al Otro Mundo. La figura divina conjunto representa el principio y el fin del mundo.

En los jeroglíficos de la cámara del sarcófago de la pirámide del faraón llamado Unas –en torno al 2.345-2.375 a.C- se puede interpretar el siguiente texto:

“Una serpiente es entrelazada por una serpiente” y “la serpiente macho es mordido por la serpiente hembra, la hembra serpiente es mordido por la serpiente macho, Cielo está encantado, la tierra está encantada, el hombre detrás de la humanidad está encantado”

En algunas religiones africanas las serpientes son animales sagrados, semi-deidades como Aidophedo son descritas como serpientes que se muerden la cola.  Para los dogon africanos, es ancestro mítico, es Nommo, dios del agua y héroe civilizador, les enseña a los hombres la herrería y los cereales. En Benín (Dahomey), tenemos a Dan, gran divinidad de Benín y de la Costa de los Esclavos, es la serpiente fetiche arco iris. De ahí que los esclavos llevados a Haití, la hayan convertido en Damballah-Weddo, divinidad que preside las fuentes y los ríos, representa el relámpago, al dios de la fuerza y de la fecundidad. Dan es hoy el ouroboros del disco de Benín.

 Tanto las tribus más simples que viven en Africa y Nueva Guinea, como nuestros antepasados que vivían en las cavernas la dibujan y dibujaron con una línea, ya recta, ya ondulada. Salvo el punto, tal vez no haya algo más abstracto que la línea. Y sabemos que cuánto más abstracto es algo, más potencialidades de manifestación esconde. Despierta diversas sensaciones cuando se la ve moverse y cuando permanece quieta, enroscada sobre sí misma, en una posición en la que no se puede diferenciar el principio y el fin.

En la cultura de Oriente Medio, Mitra, un ser divino (o un dios según algunas creencias), que se creía renacer, se representaba a veces con un ouroboros alrededor de su cintura o rodeando todo su cuerpo. En el Zoroastrismo, algunas representaciones muestran a Zoroastro luciendo un Ouróboros en la cintura.

Chrysopoea_of_Cleopatra_1
Ouroborus de Crisopea de Cleopatra.Aquí ya se  presenta a la serpiente dragón mitad blanco, mitad negro, demostrando la dualidad presente en todo.

El Uno, el Todo. εν το παν (hen to pan) .

La palabra ouróboros proviene del griego ουροβóρος (ourobóros) que significa “serpiente que se come su propia cola”. En griego se denomina Ouroboros. En algunas de sus representaciones lleva por complemento la inscripción que dice: Hen to pan  como: “el Uno es el Todo” o “Todo parte del Uno y vuelve al Uno”.

El registro más antiguo de su aparición es un texto sobre la Alquimia, del siglo II, Chrysopoeia (“fabricación del oro”), escrito en Alejandría por Cleopatra la Alquimista en el siglo II, que decía hen to pan, o “uno, todos”. El animal aparece en dos colores, simbolizando la unión de opuestos al igual que el Ying y Yang, con la inscripción “Todo es uno”. Es decir, la unión de los opuestos, del arriba y el abajo.

En un manuscrito de alquimia, el Ouroboros posee la mitad negra —símbolo de la tierra—, en comunión con la otra mitad blanca moteada de puntos que representan las estrellas —el cielo—, aunado a la metáfora celeste del dragón.

Ouroboros
En la iconografía alquímica el color verde se asocia con el principio mientras que el rojo simboliza la consumación del objetivo del Magnum Opus (la Gran Obra).

El Ouroborus se asocia a la alquimia, al gnosticismo y al hermetismo.

Muchos indicios apuntan a que el símbolo del Ouroborus perduro dentro de tradiciones y escuelas como la Gnosis, la Alquimia y el Hermetismo, las cuales han traído este símbolo hasta hoy día.

En Grecia, Hermes, dios de la alquimia, define el símbolo como “la serpiente que se devora a sí misma”, la unidad esencial de la naturaleza.

Hermes -dios de la alquimia- define el ouroboros así: “Serpens cuius caudam devorabit”, serpiente que devora su propia cola, simboliza al Mercurio alquímico. Simboliza la unidad cósmica, base del pensamiento hermético (Uno-Todo ‘en to pan). Su forma circular, símbolo del mundo, es una alusión al “principio de clausura” o al secreto hermético. Por añadidura, enuncia la eternidad concebida como “eterno retorno”. Lo que no tiene ni principio ni fin. En este punto el símbolo ouroborus muestra ciertas analogías con el mito del ave Phoenix.

En la escuela Rosacruz, simboliza la eterna madre, que simboliza todo y todo lo contiene: la búsqueda de lo desconocido. La unión del I O =  1 0   siendo la cola lo masculino y la boca lo femenino, manifiesta la Eternidad, regeneración.

Hay dos maneras de “mantener”, puede hacerse sosteniendo, o puede hacerse abrazando la creación en un círculo continuo que impida su propia desintegración. Esto es lo que exactamente realiza la famosa serpiente que se muerde su cola: Ouroboros. Estamos ante un símbolo de manifestación y de reasorbción cíclicas. Es una unión sexual en si mismo, un autofecundador permanente, la perpetua transmutación de muerte en vida. Aunque evoca la imagen del círculo, el Ouroboros corresponde a la dinámica de este, es decir, a la primera rueda de apariencia inmóvil porque solo gira sobre si misma de forma indefinida.

En la Alquimia, el Ouroboros simboliza la naturaleza circular de la obra del alquimista que une los opuestos: lo consciente y lo inconsciente. También es un simbolo de purificación, que representa los ciclos eternos de vida y muerte.
En el Ouroboros comienzo y fin se reencuentran en un ritual constante de autotragamiento, imagen emblemática de la Gran Obra como opus circularis. Esta concepción de la Obra está ligada al recorrido del sol tanto como al motivo de la peregrinación del héroe y al de la cuaternidad, ya que el sol se mueve por cuartos trazados en el cielo.

Dada la importancia de este emblema, es, con el sello de Salomón, el signo distintivo de la Gran Obra. En la Alquimia, el Ouroboros simboliza la naturaleza circular de la obra del alquimista que une los opuestos: lo consciente y lo inconsciente. Siendo igualmente un símbolo de purificación, que representa los ciclos eternos de vida y muerte

Dentro de la Gran Obra la cabeza del dragón o del Ouroboros, señala la parte fija, y su cola, la parte volátil del compuesto. En la iconografía alquímica el color verde se asocia con el principio mientras que el rojo simboliza la consumación del objetivo del Magnum Opus (la Gran Obra).

En el Libro de Lambspring, el masón austriaco, filósofo antiguo, noble, doctor y estudiante entusiasta de la medicina, escribió unos versos respecto a la piedra filosofal, ilustrados en el cuadro VI con un ouroboros:

ESTO ES SEGURAMENTE UN GRAN MILAGRO Y SIN NINGÚN ENGAÑO.
ÉSE ES UN DRAGÓN VENENOSO, ALLÍ DEBERÍA ESTAR LA GRAN MEDICINA.

El mercurio se precipita o se sublima, se disuelve en su propia agua propicia, y después una vez más se coagula.
Un dragón salvaje vive en el bosque,
el más venenoso él es, con todo no careciendo nada:
Cuando él ve los rayos del sol y de su fuego brillante,
él dispersa al extranjero su veneno,
y vuela hacia arriba tan ferozmente
que ninguna criatura viva puede estar de pie ante de él,
ni incluso el Basilisco lo iguala.
Él quien posee la habilidad de aniquilar, astutamente
que ha escapado de todos los peligros.
Aun todo el veneno, y colores son multiplicados
en la hora de su muerte.
Su veneno se convierte en la gran medicina.
Él consume rápidamente su veneno,
él devora su cola venenosa.
Todo esto se realiza en su propio cuerpo,
del cual fluye enseguida el bálsamo glorioso,
con todas sus virtudes milagrosas.
He aquí que todos los sabios se alegran en voz alta.

ouroboro3

El Ouroborus es principio y fin, generador de vida y muerte

Es un símbolo de eternidad y de la renovación sin fin del tiempo.

El Ouróboros simboliza el ciclo eterno de las cosas, también el esfuerzo eterno, la lucha eterna o bien el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar a pesar de las acciones para impedirlo. La serpiente se asemeja a un espiral cuando está en movimiento, un círculo que se abre en otro círculo y combina un retorno a un punto de origen con movimientos en otro nivel, al igual que la Luna. Ambas representan la naturaleza cíclica de las cosas, el origen y el final que se unen y difuminan el uno en el otro.  .

Así, la serpiente es también el Señor de la muerte y de la vida y del tiempo. Su vínculo con lo femenino la emparenta definitivamente con la Gran Diosa Madre Tierra. Y es tributo de casi todas las diosas del neolítico. Pero el Uroboro, relaciona también a la serpiente con la figura geométrica del círculo. En términos simbólicos, el círculo nos habla de la noción de la totalidad. Es una imagen de la vida. La vida se desprende de una generación a otra, para volver a nacer. La serpiente representa la energía y conciencia inmortal comprometida en el campo de batalla del tiempo, rechazando siempre la muerte y volviendo a nacer. Hay algo extraordinario, asombroso en la vida, cuando la ves bajo esa luz. Y por eso la serpiente transporta en sí tanto la fascinación como el terror de la vida”.

El poder de la vida hace que la serpiente se desprenda de su piel, como la luna de la sombra. La serpiente se desprende de su piel para volver a nacer, como la luna de su sombra para renacer también. Son símbolos equivalentes. A veces la serpiente es representada por un círculo comiéndose su propia cola. Es una imagen de la vida. La vida se desprende de una generación a otra, para volver a nacer. La serpiente representa la energía y conciencia inmortal comprometida en el campo de batalla del tiempo, rechazando siempre la muerte y volviendo a nacer. Hay algo extraordinario, asombroso en la vida, cuando la ves bajo esa luz. Y por eso la serpiente transporta en sí tanto la fascinación como el terror de la vida”.

(J. CAMPBELL, 1991, 79)

Si bien el Ouroboros, simboliza la autoalimentación y autofecundación, dando idea de unidad-totalidad, de círculo cerrado y por lo tanto hermético, también alude a la reabsorción cíclica y la ciclicidad de los procesos psíquicos. Indica la transmutación de la vida en muerte y muerte en vida, basta mirar su boca mordiendo la cola, inyectando veneno en su propio cuerpo. Por otro lado, alude al tiempo y al movimiento.

Allegory-of-immortality-1179
ALEGORÍA DE LA INMORTALIDAD DE GIULIO ROMANO

En Alegoría de la Inmortalidad de Julio Romano (1520, Museo del Prado, Madrid) el ouroboros se representa al centro de la obra, simbolizando el eterno retorno y el carácter cíclico del tiempo. Debajo de él se encuentra la esfinge que representa la inexorabilidad del destino humano; sus garras nos recuerdan que el mundo está dominado por la muerte y por la transitoriedad, y las cadenas en su mano derecha aluden al yugo inexorable de Anakné (La necesidad), que pesa sobre la existencia humana. Arriba del ouroboros encontramos a el ave fénix, misma que representa tanto la resurrección en un sentido cristiano como la síntesis de los cuatro elementos cósmicos. A su lado hallamos una esfera armilar, simbolización del universo.

Los Ouroboros tienen un significado de infinito o totalidad. 

El Ouroborus remite a la naturaleza cíclica de las cosas y a la idea del eterno retorno.

En este sentido, ambas interpretaciones se refieren a la concepción de la existencia como un ciclo que siempre recomienza, y cuya continuidad consiste en un constante renacer como, por ejemplo, lo que se observa en el ciclo de las estaciones del año. De allí que el ouróboros también se asocie a la naturaleza cíclica del tiempo, donde el instante presente es eternamente devorado por el instante futuro, constituyendo una secuencia infinita de instantes que mueren y renacen a cada momento.

El uróboros representa la personificación de fenómenos naturales como el sol, las olas del mar, etc., que suben hasta cierta altura y caen luego bruscamente, para volver a empezar. Esto se relaciona con el mito solar de Sísifo y Helio, el disco del sol que sale cada mañana y después se hunde bajo el horizonte. Sísifo fue obligado a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes que alcanzase la cima de la colina, la piedra rodaba de nuevo hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar nuevamente desde el principio.

El Ouroborus no solo recuerda  al Mito de Sísifo,  que sube la piedra a sabiendas de que volverá a caer, y el Eterno Retorno (Nietzsche), en el que todo volverá de nuevo, así como en el Samsara del pensamiento hindú.

En el Ouroboros encontramos la unión del mundo ctónico – en la serpiente – con la del mundo celeste – en el círculo que esta forma -. En sí contiene la dualidad y el tercer elemento invisible y fundamental que hace que todo exista y que Ouroboros se muerda la cola y pueda engullirse a sí misma, recrearse y regenerarse eternamente.
Al autofecundarse sin cesar encontramos un afán de equilibrio ya que si creara vida sin poner un límite, tendríamos un cosmos atiborrado de seres y así entraríamos en el caos, o sea el no-ser. Este equilibrio lo es de los principios fundamentales que nos rigen, de vida, de muerte, del macho y la hembra, del Yin y del Yang.

El Ouroboros es el dragón o serpiente que queda encerrada sobre sí misma al morderse o «comerse» su propia cola, es el símbolo que representa la unión del principio ctónico de la serpiente, y el principio circular del mundo celeste. Esto lo confirma el hecho de que en algunas imágenes es mitad negro y mitad blanco, significando la oposición de diversas nociones como el cielo y la tierra, el bien y el mal, el día y la noche, el yin y el yang, y de todos los valores que portan tales opuestos.

Existe un detalle: para que la vida se manifieste es necesaria la muerte, ( por eso la ambivalencia del símbolo que contiene en sí significados opuestos y con ello nos lleva a la unidad) esto forma parte del equilibrio, por eso Ouroboros se muerde la cola.

El simbolismo Ouroboros se ha utilizado para describir la energía Kundalini. De acuerdo con el segundo siglo Yoga Kundalini Upanishad, “El poder divino, Kundalini, brilla como el tallo de una joven de loto; como una serpiente, redondo en espiral sobre sí misma que ella sostiene su cola en su boca y se encuentra descansando medio dormida como la base de la cuerpo “.

Otra interpretación es que Kundalini equivale a las serpientes entrelazadas del caduceo del dios griego Hermes, las serpientes entrelazadas que representan el equilibrio divino en el oeste o, esotéricamente, el ADN humano.

Ouroboros vislumbra tres pasos de la manifestación de esa vida: creación, sustentación y destrucción (simbolizado claramente en la Trimurti hindú). Y nunca hay que perder de vista la esencia invisible que hace que esos tres aspectos sean diferentes fases de una única cosa. En conclusión, volvemos al tres que es uno.

En Alquimia esto se entiende como vida, muerte y resurrección (“mejor” vida). Es necesario que la paloma dentro de la redoma atraviese la oscuridad de la noche para poder llegar a la luz. Pasará por cientos de procesos para llegar a ella, pero debe conocer el dolor, o sea la transmutación final: el Rebis, la Unión, la síntesis perfecta de los contrarios.

Los principios antagónicos (dualidad) del Ars Magna, son el azufre (en ocasiones representados por un león) y el mercurio ( a menudo simbolizado por una serpiente); el azufre es Yang, masculino y fijo, y el mercurio es Yin, femenino y volátil. Y el tercer principio es la sal que brinda el equilibrio a los dos anteriores y permite su unión.

Ouroborus002

En algunas representaciones el animal se muestra con una mitad clara y otra oscura haciendo recordar la dicotomía de otros símbolos similares como el yin y el yang.  El Yin y Yang  es un concepto fundamentado en la dualidad de todo lo existente en el universo según la filosofía oriental, en la que surge. Describe las dos fuerzas fundamentales aparentemente opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas. En todo se sigue este patrón: luz/oscuridad, sonido/silencio, calor/frío, movimiento/quietud, vida/muerte, mente/cuerpo, masculino/femenino, etc. El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración.

Según esta idea, cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia y que a su vez existe dentro de él mismo. De esto se deduce que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación. Además, cualquier idea puede ser vista como su contraria si se la mira desde otro punto de vista. En este sentido, la categorización sólo lo sería por conveniencia. Estas dos fuerzas, yin y yang, serían la fase siguiente después del Taiji o Tao, principio generador de todas las cosas, del cual surgen.

 De la dinastía Chou en China (1200 ac) se han hallado grabados de ouroboros, simbolizando la continuidad de la vida con el dragón mordiéndose la cola. Se cree que está inspirado en la Vía Láctea, pues algunos textos antiguos hacen referencia a una serpiente de luz que mora en los cielos.

El Ouroboros fue y es el nombre de la Gran Serpiente del Mundo, que rodea la Tierra.

Jormundgander_03
Jörmundgander es una gigantesca serpiente que ronda “Midgard” (el mundo de los hombres segun la mitologia nordica)..

En los mitos nórdicos la imagen del ouroborus aparece nuevamente en forma de texto, representada como Jörmungandr o tambien llamada “Serpiente de Midgard”, hijo de Loki y Angrboda. Según el mito la Serpiente de Midgard era un ser perverso que Odin tuvo que arrojar al mar, creció tanto que mordiéndose la cola podría abrazar toda la tierra.

La Serpiente del Mundo, llamada Ouroboros en griego, se decía que era macho y hembra a la vez, que se autopreñaba, se autoalimentaba, era inmortal y completa. Por eso es la imagen mítica, a la vez, de la totalidad y de la naturaleza, encarnada aquí en un símbolo.

XXI. The World: Lenormand Tarot

El Ouroboros” es tanto un amuleto contra el sufrimiento, asi como una representación del cosmos. Representa el circulo del eterno retorno, el “Uno que es el Todo”. En algunas representaciones de la carta del Tarot El Mundo, una serpiente que simboliza el mundo material baila con una hermosa joven que representa la imaginación: la carta representa pues la danza de la realidad entre el mundo físico y el del pensamiento.

El Ouroboros representa el conflicto de la vida, así como en que la vida viene de la vida y la muerte. “Mi fin es mi principio”. En un sentido la vida se alimenta de sí misma, por lo que hay connotaciones buenas y malas que se pueden sacar. Se trata de una sola imagen con las acciones de todo un ciclo de vida – que engendra, se impregna, y mata a sí mismo, en un sentido cíclico, no lineal.

Ouroboros
Hay quien ha sugerido que el Ouróboros es un símbolo de autofelación.

El Ouroborus: Arquetipo de Carl Jung

Carl Jung interpretó que los Ouroboros tienen un significado arquetípico para la psique humana.

El psicólogo junguiano Erich Neumann lo describe como una representación del “estado de amanecer” pre-ego, que representa la experiencia de la infancia indiferenciada tanto de la humanidad como del niño individual.

El Ouroboros es un símbolo dramático para la integración y asimilación de lo contrario, es decir, de la sombra. Este proceso de “retro-alimentar”es al mismo tiempo un símbolo de la inmortalidad, ya que se dice de los Ouroboros que se mata a sí mismo y trae a sí mismo a la vida, fecunda a sí mismo y da a luz a sí mismo. Él simboliza el Uno, que procede del choque de opuestos, y por lo tanto, constituye el secreto de la materia prima que se debe, sin duda, desde el inconsciente del hombre”.

El psicólogo suizo Carl Jung vio en el ouroboros el mandala básico de la alquimia que existe desde la antigüedad (se remontó a la mitología egipcia). Anunció que esa serpiente engullendose a sí misma uno de los arquetipos de la psique humana. Habla del Ouróboros, como el proceso que sigue el ser humano psicológicamente, porque era claro para los alquimistas más astutos que la materia prima del arte era el hombre mismo.

Jung definió la relación del ouroboros con la alquimia:

“Los alquimistas, que a su manera, sabían más sobre la naturaleza del proceso de individualización que nosotros lo hacemos actualmente, expresaron esta paradoja con el símbolo del uroboros, la serpiente que engulle su propia cola. En la imagen histórica del uroboros está el pensamiento de devorarse a uno mismo y convertirse en un proceso circulatorio, porque era claro para los alquimistas más astutos que la materia prima del arte era el hombre mismo. El uroboros es un símbolo dramático para la integración y asimilación del contrario, es decir, de la sombra. Este proceso de la ‘ regeneración ‘ es al mismo tiempo un símbolo de la inmortalidad, puesto que el uroboros se mata sí mismo y se trae a la vida, se fertiliza y se da a luz. Él simboliza el que procede del choque de contrarios, y por lo tanto, constituye el secreto de la materia prima que proviene indiscutiblemente de la misma raíz del inconsciente del hombre.”

(Obras completas, tomo 14)


FUENTES:

  • Wikipedia
  • Campbell, Joseph. Las mascaras de Dios Mitología Occidental
  • Platón, Timeo , Jowett, Benjamin, trans, Hermética
  • Carl Jung, Collected Works, vol. 14 párr. 513.
  • CIRLOT, J.E.: Diccionario de símbolos, Siruela, 1997.
  • BIERDERMANN, Hans. Diccionario de los símbolos. Ed. Paidós. Barcelona. 1993.
  • CHERVALIER, Jean y Alain Gheerbrant. Diccionario de los símbolos. Ed. Herder, 6ª ed., Barcelona, 1999.
  • HORNUNG, Erik Concepciones de Dios en Egipto:. El Uno y los Muchos. Cornell University Press, 1982.
  • LURKER, Manfred. El mensaje de los símbolos. Mitos, culturas y religiones. Ed. Herder, Barcelona, 1992.
  • TRESIDDER, Jack. Diccionario de los símbolos
Anuncios

6 comentarios en “El Ouroboros, la serpiente dragon que se muerde la cola

  1. […] El circulo y el tiempo están relacionados desde la mas lejana antigüedad. Sin principio ni fin, como una sucesión continua e invariable de instantes, idénticos unos a otros. Es un punto o centro extendido y participa de su perfección. Los babilónicos ya lo utilizaron para medir el tiempo y lo dividieron en 360 grados. En Grecia se siguió con esta relación que se represento con la imagen de la serpiente mordiéndose la cola:  el Ouróboros o Uroborus […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s