LA RUEDA DE MEDICINA III: Las Siete Direcciones Sagradas

 

rueda
Rueda de Medicina Americana, La Rueda Medicinal es un trampolín de poder que te permitirá unirte a todas las energías del Universo

La rueda de la medicina simboliza el círculo que marca el fin del mundo y, por tanto, a los cuatro vientos que viajan allí. También representa la procesión de tiempo. La rueda de la medicina es un símbolo de las divisiones del tiempo que se producen en la vida de todos. Es el símbolo de todo lo que hacemos, en todo momento, en toda nuestra vida, y la forma en que interactúan con la gran rueda de la creación

La Rueda Medicinal un Mándala de Sanación

En síntesis podemos decir, que la Rueda  Medicinal nos permite comprender los ciclos de la vida. Es un círculo espiritual-sagrado que reside en el interior del ser y se expande hacia el exterior. Es nacimiento, muerte y renacer. Es un mándala de Sanación que nos purifica tanto al interior como al exterior, eleva nuestra alma y recarga nuestro espíritu. Comprende nuestro cuerpo y nuestra mente, nuestro espíritu y nuestro corazón. Es un círculo mágico que abarca toda nuestra vida.

El significado de los cuatro puntos cardinales es muy práctico y proporciona una base para poner nuestro ciclo diario de actividades en relación con los ciclos del sol, para proporcionar la sensación de que le corresponde la participación en el Universo. Para seguir los movimientos planetarios significativos, nuestros antepasados establecieron en los círculos de piedras, los templos y espacios sagrados. Hoy en día, podemos volver a explorar estas relaciones y entender nuestro lugar en la rueda de la Vida.

Los cuadrantes de la rueda representan los cuatro puntos cardinales y los cuatro elementos. Cada cuadrante tiene asignadas distintas cualidades. En términos psicológicos, cada cuadrante de la rueda de la medicina representa un aspecto específico de la personalidad individual. Esta idea también proviene del campo de la psicología, en donde se sostiene la idea de que la personalidad presenta cuatro aspectos fundamentales.
Los puntos cardinales también se asocian con los cuatro elementos (Agua, Fuego, Aire y Tierra), así como con diversos colores, plantas y animales. Cada punto tiene su propio poder y representa un aspecto determinado de nosotros mismos.

Las cuatro direcciones te hablan de tu recorrido vital por la superficie de la tierra; decisión, acción, maduración y aprendizagje, y son las cuatro fases de la evolución. Las tres alturas son interiores y te hablan de tu alma, tu lado físico e inconsciente, tu lado sensible y tu lado lógico y consciente. Las direcciones quizá se entiendan mejor si pensamos en ellas como poderes cósmicos inteligentes y de gran magnitud. No están ceñidas a los cuartos designados, sino que más bien éstos se utilizan como un medio para llegar a contactar a esos poderes.

2349305

COMO ALINEARTE CON EL UNIVERSO

Antes de emprender cualquier acción ritual, lo primero que has de hacer es alinearte con las direcciones. Esto significa reconocer todo lo que existe en el universo y ponerte en un estado de conexión y claridad

Vivas donde vivas en el planeta, puedes sintonizarte con los guardianes de las  direcciones. La forma que tomen estos guardianes es algo que solo tú puedes discernir. Hay muchas figuras tradicionales asociadas con las direcciones, pero, al girar hacia cada una de ellas, lo que debes invocar son las manifestaciones espirituales de tu propio corazón, así como las del lugar sobre el que te alzas

La rueda puede -y debe- situarse físicamente en nuestro entorno con ayuda de la meditación o como preludio de un viaje chamanico. Podemos hacerlo utilizando una esterilla circular, una mesa, una bandeja o lo que tengamos a mano. No nos hará falta una brújula en casa, pues las direcciones sólo deben ser más o menos correctas, pero de noche en un lugar desconocido, no nos iría mal para cerciorarnos.

En primer lugar, considera los cuatro puntos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste. Después, las otras tres direcciones esenciales: arriba (el mundo superior); abajo (el submundo), y centro, donde el corazón de la trama cósmica interactua con el centro de tu ser.

Los puntos cardinales también se asocian con los cuatro elementos (Agua, Fuego, Aire y Tierra), así como con diversos colores, plantas y animales. Cada punto tiene su propio poder y representa un aspecto determinado de nosotros mismos. A continuación se muestra con qué elementos y cualidades espirituales se asocian los cuatro puntos cardinales.

AL ESTE, LA LIBERTAD DEL ELEMENTO FUEGO

El Este es el punto cardinal por el que sale el Sol. Podemos visualizarlo “entrando” en la rueda del mismo modo que lo hacemos en nuestra encarnación física. Su elemento es el fuego, su color es el amarillo, su animal totémico es el águila que vuela alto y posee una vista de largo alcance, y su cuerpo celestial asociado es el Sol. El cóndor, el águila o el halcón son sus representantes más frecuentes.

Este es la dirección del sol naciente que simboliza los nuevos inicios, la iluminación, el nacimiento y el renacimiento, las visiones, el despertar de la conciencia, el cuerpo.  El Este equivale a la primera llamada del clarín al amanecer: es la primavera y trae la claridad. Es el momento de la encarnación, de la entrada en la materia y la infancia. Equivale al reino de la humanidad (en contraposición al reino vegetal, animal o mineral) y está específicamente relacionado con el espíritu, o quizá la intuición en el sentido en que C.G. Jung emplea el término de psicología, esto es, la capacidad de percibir los significados y propósitos generales, de ir con inspiración y “ver” al otro lado de las esquinas, pues para la visión holística a veces las esquinas no existen. La muerte y la vejez son los enemigos del Este, no en el sentido de la sabiduría y la transformación, sino en el sentido restrictivo de la pérdida de la visión, del movimiento y de las potencialidades, y también por su herencia de miedo. En el Este determinamos cómo emplearemos las energías a todos los niveles. Es el “lugar de la vista de largo alcance” y quizás el más abstracto de los cuatro cuartos.

Con él aprendes el camino al “más allá” descrito por las grandes tradiciones espirituales, liberándote así de una muerte inoportuna, y adquieres las herramientas para poder asistir a un ser amado o cliente en su transición final. Puedes ver que toda tu realidad es la proyección de tu psiquis y aprendes que con tu intención y energía puedes crear un ‘mundo mejor.’ Aprendes a ‘soñar el mundo que quieres’.

El animal del Este nos conduce en la dirección de los grandes desafíos espirituales y protege nuestro camino en la búsqueda de la iluminación. El animal del Este tiene la energía del renacimiento, de las fuerzas renovadas, como la primavera o la salida del sol en una mañana fresca. El sol sale por el Este y hay un crecimiento de energía lumínica hacia la claridad y por tanto habla de motivación y decisión y bajo mi humilde opinión el animal que tengas en esta dirección te habla acerca de cuál fue tu motivación para venir a esta vida y de la finalidad que le das.

PALABRAS CLAVE: Fuego,  Amarillo,  Amanecer, Primavera, Luna Nueva, Aguila, Halcón, Condor,… La infancia;  buscar la verdad interior, espiritualidad,


AL SUR,  LOS SENTIMIENTOS Y EMOCIONES DEL ELEMENTO AGUA

Después del Este, siguiendo las manecillas del reloj, viene el Sur. El Sur está relacionado con el mediodía, el verano, el color rojo. Es la época de la juventud, la época en que aún creemos, somos inocentes y nos preocupamos por nuestros sentimientos y por lo que nos rodea. En términos humanos, el Sur corresponde a las emociones.

El elemento del Sur es el agua y su cuerpo celestial la Luna, reina de las mareas. Su animal totémico es el ratón, que puede parecer un animal humilde; sin embargo, todas las criaturas tienen el mismo valor, poseen un mensaje para nosotros y cualidades de las que podemos aprender. Con el ratón aprendemos la importancia de observar cuidadosamente, de ser en verdad quienes somos y estar en realidad donde estamos, algo necesario para tomar decisiones inteligentes. La función del Sur se puede equiparar a lo que, según Jung, es la función del sentimiento: identificar aquello que tiene valor y significa algo para nosotros, para nuestros seres queridos y la sociedad en que vivimos. El sentimiento nos trae comodidad, unifica y favorece el crecimiento cultural. El enemigo del Sur es el miedo, que mata nuestra habilidad para tomar decisiones y nos paraliza. El sur representa el reino vegetal, el que aporta la energía y es el lugar “cercano”.

Sur es la dirección de la actividad, el movimiento, el calor, el crecimiento, el viento y lo que hay que dejar ir. Reptiles, tales como la serpiente, los lagartos o cocodrilos, a menudo lo representan. En esta dirección sueltas tu historia personal como una serpiente desecha su vieja y destartalada piel, toda de una vez. Así, dejas de ser la víctima de tu pasado y reconoces a tu ser esencial que camina livianamente por el mundo. Con el Proceso de Iluminación borras las impresiones de traumas grabados en tu “cuerpo de luz”. Así tienes la oportunidad de alcanzar estados de consciencia antes reservados solo para grandes maestros.

El sur es la dirección del verano y el calor. Del sol en su zénit y por tanto de la máxima exteriorización, de la energía de la acción en el exterior y el animal que aparece en esa dirección te habla de como sueles hacer las cosas en la vida cotidiana. El animal del Sur protege el niño interior que existe adentro de todos nosotros, y nos alerta para el momento en que debemos ser sumisos y confiar, a fin de que el lado inocente e infantil permanezca en equilibrio con la personalidad.

PALABRAS CLAVE: Agua, Rojo, Mediodia, Verano,  luna creciente,; Salmon pero también serpiente, lagartos, cocodrilos,ranas,… Juventud,


AL OESTE, LA TRANSFORMACIÓN DEL ELEMENTO TIERRA

Llegamos ahora al Oeste, dirección del elemento tierra, de la noche y el otoño. Su color es el negro y es el hogar del reino mineral de la vida infinitamente lenta y silenciosa que se desarrolla sobre la Tierra. Su aspecto humano está relacionado con el cuerpo físico y por ello podemos asociar la función de las sensaciones, según Jung -el uso de los cinco sentidos ordinarios, lo “real”-. El Oeste corresponde a la madurez, la época en la que tenemos la fuerza para hacer cosas, para ayudar a otros -jóvenes y viejos- de forma práctica y activa. Sin embargo, el Oeste también tiene que ver con la introspección profunda y con la transición de un estado a otro; también con la intuición, pero de un modo más interior que el Este.

Su animal totémico es el grizzli u oso gris, el más fuerte de todos, el que se cura a sí mismo con su conocimiento instintivo de las hierbas y que conoce la necesidad de prepararse para el futuro (por ello come y se aprovisiona para hibernar). Su cuerpo celestial asociado es la Tierra; su enemigo, la falta de fuerzas. Es Oeste es el dominio de los poseedores de la energía, el lugar para “mirar por dentro”.

En esta dirección elevas a tus ancestros al altar y recibes sus bendiciones.
Guiado por el espíritu del Jaguar te liberas de vidas pasadas que te mantienen en victimario, víctima, o rescatador. Así puedes relacionarte sin drama con tus seres queridos y tu entorno.
Aprendes a reconocer las energías ajenas a tu ser esencial como el miedo, la pena, la soberbia, o la ira, que te amarran a situaciones tóxicas. Además, aprendes a reconocer y limpiar energías intrusas de variadas índoles mediante el proceso de “Extracción” y luego borras las afinidades que te atrajeron a esas energías.

 El oeste es la dirección de la puesta del sol y del otoño donde caen las hojas porque la energía inicia el lento vagar hacia la interiorización y por tanto esta dirección es la de la maduración tras la acción. El animal del oeste te habla de tu momento de madurez y de cómo la vas a alcanzar o cómo la has alcanzado. El animal del Oeste condice a todos nosotros en dirección a nuestra verdad interior y las respuestas contenidas en nuestro propio ser. El también indica los caminos que conducen a nuestros objetivos del alma, o la completud del sueño original y esencial.

PALABRAS CLAVE: Tierra, Negro, Otoño,  Tarde; Oso, jaguar, coyote, … animales solitarios… El adulto, reverencia por todas las cosas que la tierra ofrece, abundancia cuando se honran todas sus relaciones, lo sagrado, la paz, la vida.


AL NORTE, LA SABIDURÍA DEL ELEMENTO AIRE

Finalmente estamos en el cuadrante consagrado al Norte, donde el color es el blanco de la nieve, de acuerdo con el invierno. El Norte se corresponde a la medianoche y su cuerpo celestial lo constituyen las estrellas. Su elemento es el aire y se asocia con el conocimiento y la sabiduría (en función del pensamiento, que para Jung esclarece y clasifica, conduciendo al conocimiento profundo). En términos humanos, éste es el dominio de la mente (no es lo mismo que el cerebro) y está asociado con quienes reciben energía: el reino animal.
Su animal totémico es el búfalo. El búfalo era de vital importancia para los indios norteamericanos, que lo utilizaban todo de él: su carne para comer, la piel para ropas y tipis, los huesos para armas y utensilios. Los búfalos no eran explotados, eran honrados, al igual que todos los animales, como manifestaciones del Gran Espíritu. Las manadas de búfalos que atraviesan las praderas reflejan la movilidad del aire. Por otra parte, los muchos usos que se le dan al búfalo ilustran la adaptabilidad del elemento. Correspondiente a la vejez y a la muerte, y también al tiempo indefinible entre las encarnaciones, el Norte es el “lugar del conocimiento”. Su enemigo es la seguridad.

El búho o el dragón son a menudo sus representantes. En el Norte descubres la herida psíquica original que te alejó de tu pasión y de tus dones -lo que en lenguaje chamánico se conoce como pérdida de alma-. Aquí aprendes a explorar tu subconsciente o “infra mundo” donde puedes reparar tu pasado, desarmar contratos limitantes, recibir regalos psíquicos, y adquirir un animal de poder que mejora tus instintos. Con todo esto logras recuperar tu alma o pasión por la vida y tienes los recursos para crear un destino consciente y armónico.

El norte es la dirección del invierno, de la oscuridad y por tanto de la sabiduría interior porque toda la energía está completamente interiorizada e interesada en lo profundo en vez de en lo superficial. El animal del norte te habla de tu sabiduría, lo que vas a aprender en esta vida, y de cuándo y cómo lo aprenderás. El animal del Norte da buenos consejos y oriéntanos para saber cuando debemos hablar y cuando callar para poder escuchar. El también nos alerta para la necesidad de ser gratos a todas las bendiciones que tenemos y recibimos todos los días de nuestras vidas.

PALABRAS CLAVE:  Aire, Blanco, Noche, Invierno, Bufalos, Ciervos, animales de rebaño…  La vejez, introspección, curación, sabiduría, cambio.

Hasta ahora, nuestra rueda ha tenido dos dimensiones, pero no debemos olvidar las otras tres posiciones que señalan nuestro lugar en el universo y que también son relevantes en nuestro viaje por el Mundo Medio, el Mundo Superior y el Mundo Inferior.

Arriba, abajo y adentro

ARRIBA: Arriba está el denominado Padre Cielo, que nos enseña a expandirnos, a hacernos más grandes, a encontrar la relevancia, el significado y la luz de la verdad. El Padre Cielo nos insta a movernos, espiritual, conceptual y materialmente. Como un buen padre humano, su amor siempre está presente, pero su aprobación es condicional. No nos traza patrones, pero nos anima a encontrar nuestras propias normas, a desarrollarnos ya a mejorar sin abandonar nuestra propia senda.Arriba es la dirección del pensar y la conciencia. Arriba te eleva como el pensar te eleva sobre el suelo y habla de tu lado mental, de cómo piensas y de tu lado consciente. Habla de tu lado racional. El animal de esta dirección nos enseña a honrar la Gran Nación de las Estrellas, haciéndonos acordar que de ella vinimos y para ella retornaremos un día. Este también es el guardián de la Dimensión de de los Sueños, el facilitador del acceso a las otras dimensiones.

ABAJO: Abajo es el reino de la Madre Tierra, hogar de nuestros ancestros y de nuestro poder instintivo. La Madre Tierra nos muestra los caminos hacia nuestras propias profundidades, a nuestras fuentes más profundas, y nos ayuda a acceder a todos los talentos que poseemos. Como una buena madre humana, su amor siempre está disponible y su aceptación es incondicional, pero nos pide que nos aceptemos como somos y nos veamos con honestidad y coraje para poder crecer.Abajo es la dirección de tu lado físico e inconsciente. Abajo te habla de esa parte de tí condicionada por tus actos instintivos o rutinarios: tu parte corporal y dormida.El animal de esta dirección nos da lecciones acerca de la Tierra Interior, y nos ayuda a mantener los pies en la tierra y a perseverar siempre en el Camino.

ADENTRO: La dirección llamada “Adentro” existe en el interior de cada ser, mas también alrededor de todos, pues para la cosmovisión Lakota, es la Quinta Esencia de la Vida, y es la que une a todas las demás, Tunkashila, el soplo de la vida, pero también es el abuelo Universo, el Todo Alrededor. El Centro es el lugar de la quietud y el aplomo. Es ese siempre significativo vacío dentro de nosotros en el que podemos escuchar una “vocecita tranquila”. También se asocia al quinto y más sutil elemento, el éter, que informa e interrelación a los otros cuatro. El centro es la totalidad del año, del ciclo, del cosmos. Es el lugar de la espiritualidad y de la imaginación y podemos vincularlo a la sexualidad como función que genera vida nueva, inspiración, poesía, que nos envía a la búsqueda de la totalidad. Dentro es la dirección del corazón, del alma sensible y vulnerable, de tu espacio sagrado y tu verdadero ser, hasta el punto de que este es el animal que más te define, tu alma pertenece a su familia, a su clan. Este animal nos ayuda a mantener el corazón alegre y a permanecer fiel a nuestras verdades personales. El también es el protector de nuestro espacio sagrado, aquél que debe pertenecer apenas a nosotros mismos y no debe ser invadido por nadie, a no ser que nosotros convidemos a alguien a compartirlo.

Lado Derecho: Protege nuestra parte masculina, Yang, y nos enseña que, ocurra lo que ocurra, este será siempre nuestro padre protector, también cela por el Coraje y por el Espíritu Guerrero.

Lado Izquierdo: Protege nuestra parte Femenina, Yin, enseñándonos a aceptar la abundancia y a saber sostener y alimentar a si mismo y a los demás. A este animal también cabe darnos la lección acerca de los instintos maternales y de los relacionamientos con los demás seres humanos.

 


FUENTES:

  • Wikipedia
  • “The Medicine Wheel: Earth Astrology” – En español “La Rueda Medicinal: Astrología de la Tierra”- de Sun Bear y Wabún, (1980)
  •  “Medicine Wheel and Medicine Cards” – En español “La Rueda Medicinal” de Jamie Sams y David Carson, Ed- Integral
  • “El mensaje de los animales” de Helena Hawley Ed. Luciérnaga.
  • Teresa Moorey- “Los nuevos chamanes” de Ed. Océano, Colección Ámbar, Barcelona, 2000.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s