LAS HADAS DEL ROBLE Y LA ENCINA

b-1996
Hada del roble, ilustración de Cicely Mary Barker.

Hogar de hadas, el roble y  la encina está presente en multitud de hechizos y quizá uno de los más interesantes es el de dar suerte en los negocios al que porte sus bellotas.

Por supuesto, la magia siempre es complicada y no basta con llegar y llenarse los bolsillos para que venga la buena suerte, sino que es necesario un pequeño ritual. Primero, recolectarlas en domingo, día en el que las fuerzas mágicas son más fuertes; segundo, hay que quemarlas hasta reducirlas a polvo. Este material, hay que meterlo en una bolsa de seda de color amarillo, que es lo que será el amuleto. Si la leyenda se cumple, el portador de esta bolsa recibirá todo tipo de bondades.

Es mucha importancia del roble en el mundo féerico,  pues el roble ha quedado en el imaginario colectivo como el refugio de las hadas. Sara Boix Llavería, en su obra Elfos y hadas en la literatura y el arte, nos cuenta lo siguiente:

«Los robles están repletos de hadas, ya lo dice un refrán inglés: “Las hadas están en los viejos robles”, y ya los antiguos druidas les rendían culto. Los bosquecillos de robles están encantados cuando los jóvenes especímenes rebrotan de los tocones de árboles talados; un bosque es así de peligroso cuando se ha puesto el sol. Pero todavía es peor cuando el bosque ha sido talado tres veces y está lleno de campánulas. Los matorrales que surgen de los robles abatidos están repletos de los espíritus furiosos de estos árboles maltratados, y uno no debe acercarse a ellos»

Tanto el roble como la encina se consideraban el hogar de hadas, pero mucho cuidado con toparse con ellas, porque las habitantes de este árbol no son las hadas buenas de los cuentos, sino las lavanderas que lavan su ropa a medianoche y que dan mal de ojo a todo aquel que se encuentre con ellas por la noche.

 La encina (quercus ilex) es un árbol omnipresente que abunda en la Península Ibérica y que forma parte del folklore popular en cuentos, leyendas y, por supuesto, conjuros mágicos. Alrededor de la encina se celebraban aquelarres y para las brujas era un árbol que portaba una carga maléfica.

Balanos (del griego βάλανος ʻbellotaʼ) es el nombre del antiguo hamadríade del roble. En magia sexual se le  invoca para pedir protección, prosperidad, suerte en los viajes, compasión y nobleza de espíritu. Se puede trabajar con Balanos el tema de la confianza, la entrega y el sacrificio, y pedirle que te ayude a tomar las mejores decisiones en cuanto a la elección de amigos, socios y parejas.

En Galicia (noroeste de España), cuentan que el roble puede tener mala, o buena sombra dependiendo de si sus ramas están entretejidas de manera apretada y tupida. Si al proyectarse la sombra del árbol, ésta no tiene ninguna entrada de luz, es “buena sombra”. Pero si las ramas dejan huecos y la sombra esta rota o quebrada esa es “mala sombra”.

Y las leyendas de la Galicia Celta, siempre mas allá de la historia, cuentan que dentro de cada roble habita una Moura Tejedora, un ser feerico que  vive en las entrañas del roble, que lo cuida y entreteje sus ramas, para que el roble tenga buena sombra, la tejedora debe hacerlo en los primeros días de otoño, mientras las ramas están menos cargadas para que cuando en la primavera las hojas se renueven, ese tejido no deje pasar la luz. Dicen también que ellas tienen la facultad de devolver la salud a quien abraza su tronco sabiendo que esta abrazando a una Moura, a una deidad que reparte energía y fuerza.

Las Mouras son comparables a las driadas. Se cree que son seres benéficos y protectores sobre todo para los niños. Entidades mágicas con forma humana, hermosas y perfectas que tienen su morada dentro de algunos árboles y transitan por los senderos de los bosques, deteniéndose junto a las aguas de los ríos y de las pozas, para contemplar su propia belleza.

Busca en tu paisaje algún Roble y visítalo con frecuencia. A las Mouras, como a todas las criaturas del bosque, les encanta la compañía de los humanos.

Arbol de Hadas
Los robles están repletos de hadas

ENCANTAMIENTO  DEL ROBLE CELTA:

Honro la energía de roble, la puerta de entrada a los misterios. Voy a pedir a la fuerza del Gran Misterio cuando me sienta en la necesidad de protección. Así sea

A pesar del paso de los siglos los hombres del roble perviven en nuestros campos, en el rocío de las hojas, en la savia de los arboles, en el azul del cielo, sus almas se mezclaron en el horizonte para perderse y volver. La esencia celta brota con el relente de la mañana en estos añejos campos europeos.

En los límites del Broceliande hay un roble llamado El Roble de Guillotin, que es uno de los más antiguos y grandes de Bretaña. Tiene casi mil años y hace 9 metros de circunferencia.  Es donde el Mago Merlín conoció a la Dama del Lago (Niniana, Viviana, Nimue, Ninie, Viviane o cualquiera de sus variantes)

800px-Forêt_de_brocéliande
El bosque de Brocelianda, entre el Valle sin Retorno y el mirador de las Hadas.  FUENTE. Wikipedia
Anuncios

2 comentarios en “LAS HADAS DEL ROBLE Y LA ENCINA

  1. Los hombres del roble….madre mia !! ¿Como puedes tener tanta magia en las palabras? Cuando hablas de bosques y de árboles …..en fin, yo siento la magia en tus escritos y por eso me gustan tanto, sobre todo en cuestiones de naturaleza que es lo que más me llega.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s