El Mito Chino de la Creación : la Diosa “NIU-KUA” o ” NÜWA”

1J76K7HnYGwpEoCiYwUrY9VC

Poco después de que Pangu separara el Cielo de la Tierra nació Nüwa, la primera diosa. Esta contaba con cabeza y torso humanos y extremidades inferiores en forma de cola de serpiente

La diosa Nüwa o Niu Kua es la creadora de los seres humanos que llamó ren (persona). Con la alegría que las personas le proporcionaban, la diosa no volvió a sentirse sola jamás. También les impartió sabiduría y sentó las bases para que desarrollen la cultura humana de manera que puedan proceder a mejorar sus vidas.   Los primeros dos emperadores divinos, la diosa Nüwa y el dios Fu Xi, llegaron juntos nada menos que para crear de la nada a la raza china y darle su primeras formas.

La Leyenda de Nüwa

A Nuwa se le atribuye la fundación de las civilizaciones china, la creación de las instituciones sociales, económica, culturales, familiares y de agricultura.

La religión China es politeísta y sincrética, y, a pesar de que dominan el Taoísmo y el Budismo, la sociedad de este gran país nunca ha rechazado otras religiones. A pesar de que aparentemente cada religión defiende una doctrina diferente, algunas de ellas no pueden diferenciarse estrictamente. La sociedad y la religión chinas han sido capaces de cohesionar creencias que en principio pudieran ser opuestas, lo cual revela su carácter sincrético.

Es el mito de la pareja imperial “FuXi” y “Niu Kua” o Nüwa, siendo esta última denominada la “madre que comenzó a modelar a los hombres con la tierra amarilla” (el texto “Fong-su-t’ong-yi” es del siglo II D.C.) de importante figuración en la arqueología china uno de los mas antiguos de China y de la humanidad.

Niu-kua es definida en el más antiguo diccionario chino por el filólogo Xu Shen como «la encargada de la reproducción de todos los seres vivos», por lo cual, muy posiblemente su origen está asociado con la fertilidad. Hay varios relatos que nos hablan de esta diosa y según cuenta una leyenda ella es quien creó al ser humano

Nuwa
Nüwa era una diosa de la mitología china. Mitad humana, mitad serpiente, podía cambiar de forma a voluntad.

Nuwa  es considerada creadora, madre, diosa, esposa, hermana y líder 

A tono con los más diversos relatos en las distintas culturas y épocas sobre la creación del hombre, Nüwa creó a los chinos del barro y los moldeó a su propia imagen; en este caso, se dice que usó tierra de color amarillo. Por eso, ella es venerada como la madre del pueblo chino.

Nüwa también  usó siete días para crear a todas las vidas, pero a diferencia del suceso bíblico, no se guardó el séptimo día para descansar sino para su obra maestra. El primer día creó al gallo; el segundo, al perro; el tercero, a la oveja; el cuarto, al cerdo; el quinto, a la vaca; el sexto, al caballo; y el séptimo, a los hombres destinados a aquella tierra de Oriente.

En la mitología china, Nüwa es una divinidad central la que en la mayoría de las veces se la presenta como la protectora y maestra de los hombres. Se le atribuye a la diosa Nüwa haberle dado la sabiduría a los seres humanos y la creación de los primeros instrumentos musicales para el desarrollo de la música, el canto y la danza.

Nüwa habría sido la esposa y/o hermana de Fuxi, y ambos son considerados los creadores originales de la raza humana, además de ser sus primeros maestros. Cuando Nüwa hubo hecho a los seres humanos, Fuxi les enseñó las habilidades necesarias para tener una existencia civilizada.

Cuando el Universo tomó forma y se completó con el Sol, la Luna, las montañas, los ríos, las plantas y los animales, aún no existía la gente. La Tierra fue habitada por dioses, gigantes y otras criaturas monstruosas. El dios más importante era una diosa madre llamada Nüwa, la cual fue creadora y portadora del orden. Tenia forma de ser humano en la parte superior de su cuerpo, con cara humana y brazos humanos, pero su parte inferior era como la de un dragón. También podía cambiar de forma y aparecía de diferentes maneras. Nüwa viajó por el mundo, y a pesar de encontrarlo rico y bello, se sintió sola y triste porque no habían seres humanos, y Nüwa quería la compañía de gente que pudiera querer, sentir y pensar como lo hacía ella. Un día fue al gran río Amarillo. Del lecho del río sacó puñados de barro y modeló pequeños muñecos, les hizo cabeza, brazos y piernas para que pudieran caminar de pie. Puso mucho cuidado en hacer estas figurillas y el resultado le gustó. Sopló vida en ellas y quedó encantada viéndolas saltar y bailar a su alrededor, gritando y llamándola jubilosamente madre.

Al principio Nüwa hizo las figuras una a una, a mano, pero después de haber creado un gran número de esta manera lenta decidió utilizar sus poderes sobrenaturales para obtener un resultado más rápido. Puso un trozo de caña en el barro del río y, cada vez que lo sacaba, caían al suelo gotas de barro que se transformaban instantáneamente en hombres y mujeres. Al cabo de un tiempo hubo quien dijo que aquellos a los que modeló con sus propias manos eran los afortunados y los bien dotados del mundo, mientras que los que fueron creados expulsando la caña fuera del agua eran los más pobres y menos afortunados. Eventualmente, y después de haber creado suficientes hombres y mujeres, Nüwa instituyó el matrimonio entre ellos para que pudieran procrear y continuar la raza humana sin ninguna otra ayuda por su parte.

 Sin embargo, no es este el aspecto que más nos interesa de la diosa Nüwa.

Niu-kua o Nüwa podria ser  la diosa Ninhursag de la mitología Sumeria. Ninhursag es el nombre más conocido de Ki, y era la la diosa madre que generalmente aparecía como la hermana de Enlil, pero en algunas tradiciones ella era su consorte. Posiblemente nació de la unión de An y de Nammu, o también a veces figura como hija de Kishar. En los primeros días ella fue separada del cielo (An), y sacada fuera por Enlil. Con el nombre de Antu, aparece como progenitora de la mayoría de los dioses, de los Anunnaki, los Igigi y los Utukku con la asistencia de Enki produce la vida animal y vegetal. Ninhursag significa también ‘Señora de las Colinas Sagradas’.

Ella tiene muchos otros nombres, Ki = Tierra, Nintu = “Señora del Nacimiento”, Ninmah = “Señora Agosto”, Dingirmah, Aruru, Uriash, Belit-ili, y como la esposa de Enki era generalmente llamada Damgalnuna o Damkina . Fue principalmente una diosa de la fertilidad, en algunos himnos se la identifica como “verdadera y gran señora de los cielos” y que los reyes de Sumer “fueron nutridos por la leche de Ninhursag“. La leyenda cuenta que ella creó las colinas y las montañas, y que su nombre lo cambió su hijo Ninurta, de Ninmah a Ninursag para conmemorar ese hecho. Como Nintu es sentada, por Enki, en el sector importante de la mesa el día del banquete por la celebración de su nueva morada. Como Ninmah, asistió a Enki en la creación de la raza humana. Ella junto a Nammu, modelaron al hombre con arcilla. Vemos claramente las similitudes con Niu-kua.

Nüwa tenía un compañero, de forma similar con la parte superior del cuerpo de hombre y la parte inferior de dragón, su nombre era Fuxi y él, igualmente fue un gran benefactor de la raza humana, algunos creen que eran hermanos y otros que eran pareja. Cuando Nüwa hubo hecho a los seres humanos y Fuxi les hubo enseñado las habilidades que necesitaban para tener una existencia civilizada, los hombres pudieron vivir con un cierto confort y una cierta seguridad.

Nüwa y Fuxi son considerados los creadores originales del género humano y nuestros primeros maestros. Posiblemente sea una de las referencias mas antiguas del mito de la creación y curiosamente coincide con los mitos de otras culturas consideradas matriarcales, como la diosa pre-griega Eurínome y su compañero  Ofión ,  o con la  diosa pirenaica  MARI y su compañero  SUGAR

En algunas interpretaciones de la leyenda, Niu-kua aparece al mismo tiempo como la hermana y la esposa de Fuxi (probablemente el dios sumerio Enki), el legendario gobernante que enseñó al ser humano a domesticar a los animales y el que le mostró el matrimonio.

Otro relato nos cuenta cómo Niu-kua arregló el cielo. Según esta leyenda, dos deidades estaban en guerra: Gong-Gong, dios del agua, y Zhu-Rong, el dios del fuego. Estos dioses, ferozmente enfrentados, lucharon por todas partes del cielo y de la tierra, causando en todo lugar desorden y destrozos. El dios del fuego ganó, y, encolerizado, el dios del agua, golpeó la cabeza de Zhu-Rong contra la montaña Buzhou (una cumbre mítica). La montaña se derrumbó y así el gran pilar que sostenía al cielo y lo sujetaba, cayó.

Como consecuencia de aquello, la mitad del cielo se desplomó, dejando un enorme agujero negro. De repente, llegó un gran caos, la tierra se agrietó, los bosques ardieron en llamas, las serpientes y otras criaturas feroces atacaban a los humanos. Muchas personas ardieron, otros se ahogaron, y muchos más fueron devorados por las bestias. Fue un desastre sin precedentes

La diosa Niu-Kua, afectada por lo que le estaba sucediendo a la humanidad y por su sufrimiento y dolor, decidió arreglar el desastre y enmendar el cielo, terminando así con aquella catástrofe. Para ello, mezcló varios tipos de piedras de colores y con la mezcla resultante reparó el cielo. Entonces, mató a una tortuga gigante y utilizó sus cuatro enormes patas para sostener el trozo de cielo caído. Además, cogió un dragón y lo mató, con la finalidad de espantar al resto de las malas bestias. Finalmente, recogió y quemó una gran cantidad de juncos; con sus cenizas paró la inundación desbordada para que la gente pudiera vivir de nuevo feliz.

El hombre primitivo era ignorante y no entendía su ambiente. No tenía la habilidad de hacer frente a la naturaleza o a sus vecinos. Pero los dioses cuidaron de los humanos y les enseñaron a trabajar y a prosperar. Enriquecieron el pensamiento humano y enseñaron al hombre a ser independiente. Los dioses enseñaron a la humanidad a vivir en tribus, dominar el fuego y protegerse de los elementos. Las leyendas chinas registran las hazañas de soberanos divinos que establecieron los cimientos para las civilizaciones humanas.

Con la asistencia de los dioses, la calidad de vida de la antigua gente china mejoró y fueron capaces de lidiar con la naturaleza y establecer normas básicas de comportamiento humano. De esta forma, los chinos se volvieron gradualmente más fuertes y la sociedad se transformó hacia una civilización primigenia.

La etapa histórica china de los emperadores divinos demarca un período especial en el que los dioses vivieron entre los chinos comunes y les impartieron la civilización en forma directa. Esta es la razón por la cual los chinos han tenido un enorme respeto por el Cielo. El concepto compartido del “respeto por el Cielo” no sólo se manifiesta como una base fundamental de la civilización china, sino que es el núcleo de una cultura que fue legada directamente por dioses.

Esta cultura llena de respuestas nos dice que el cuerpo humano fue creado en la Tierra como un vehículo para cultivarse y regresar a la naturaleza divina original, que los cultivadores chinos han llamado ‘naturaleza Fo’ (naturaleza ‘Buda’ o de un ‘ser iluminado’) o naturaleza innata. Este es el gran mensaje que se trasluce de los registros de la historia china, un mensaje que no es solo para chinos sino para todos los pueblos del mundo: el profundo significado de la vida humana.

NuwaFuxi1.jpgNiu-kua y Fu-hi fueron pintados como con colas de serpiente entrelazadas y con un niño entre ellos, en un mural de la Dinastía Han del Este (25-220 d. C.) en el templo de Wu-liang en el pueblo de Jiaxiang (provincia de Shadong).

En los libros más antiguos donde aparece Nuwa la describen como una diosa con cabeza de mujer y cuerpo de serpiente, en algunas pinturas se la empareja con su hermano Fuxi, ambos con cabezas humanas y cuerpos de serpiente. En algunas pinturas funerarias de la dinastía Han aparecen Nuwa y Fuxi con las colas enroscadas; en sus manos Fuxi sostiene el sol con un cuerno de patas dentro o en algunos casos un par de compases y Nuwa sostiene una escuadra o una luna con la rana dividida dentro. Ambos símbolos se consideran como el orden que crearon Fuxi y Nuwa, las normas que ellos crearon en el mundo y la armonía del universo.

320px-Anonymous-Fuxi_and_Nüwa3
Nüwa con el compás y Fuxi con la escuadra

La Cultura de Hongshan (4000–3000 a. C.) 

Hongshan fue una prehistórica civilización agrícola que habitó en el norte de China hace más de 5.000 años, durante el periodo neolítico. En 1971, unas excavaciones descubrieron, entre otros restos Hongshan, el primer dragón de la cultura china, esculpido sobre jade.

El descubrimiento de los fragmentos de arcilla de la diosa de Hongshan recuerda a NÜWA, madre de la civilización china y responsable de engendrar con barro a su pueblo. Cuenta la leyenda que Nüwa, además de utilizar el barro para concebir al ser humano, también dio forma a infinidad de instrumentos musicales y herramientas, instauró el matrimonio y, después de que el cielo comenzara a derrumbarse poniendo en peligro la supervivencia de los seres que ella había creado, lo reconstruyó usando piedras con sus propias manos. Por consiguiente, hay quien opina que debería ser ella la diosa original adorada en los mitos y leyendas de todas y cada una de las etnias, pues es la principal responsable de la protección de la humanidad.

El Templo de la Diosa, fue llamado así porque los arqueólogos descubrieron una escultura de cabeza de mujer de arcilla con los ojos con incrustaciones de jade. El templo era un complejo religioso subterráneo hecho de tierra y estructuras de madera con cámaras. las paredes estaban pintadas con murales, y albergaron figurillas de barro “tan grandes como tres veces el tamaño de los seres humanos.” Se supone que son deidades, pero no coinciden con las representaciones encontradas en cualquier otra cultura china. Las figurillas de mayor tamaño estaban hechas de madera y paja y luego cubiertas de barro.

Otros artefactos descubiertos en el templo, son alfarerías de sacrificio y esculturas de animales, como dragones, cerdos-dragones y tortugas. Los cerdos, dragones y águilas generalmente se ven en ajuares funerarios de la cultura. Se han encontrado huesos de cerdo enterrados en tumbas de humanos. Los artefactos Hongshan son algunos de los ejemplos más tempranos de trabajo jade. La fertilidad fue un tema constante en su arte, con representación de fetos y mujeres embarazadas reiterativa.

48_hongshan_02
Fragmentos de arcilla del cuerpo de la diosa de Hongshan.

Las reliquias bien conservadas y estructuras del Templo de la Diosa en el sitio Niuheliang, en general proporcionan evidencia una cultura prehistórica sofisticada, y una visión de cómo entendían la tierra y el cielo alrededor de ellos.


FUENTE:

  • Wikipedia

Un comentario en “El Mito Chino de la Creación : la Diosa “NIU-KUA” o ” NÜWA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .