El Conejo y su Pata,  Símbolo de Buena Suerte

conejo3
El famoso personaje de dibujos animados Bugs Bunny también se le llama el conejo de la suerte.

El conejo más famoso actualmente es el dibujo animado Bugs Bunny, extrovertido, siempre vencedor de sus rivales en escena y de los cazadores que lo persiguen. Junto con el Pato Lucas  forma un dúo cómico donde el impasible conejo contrasta con el iracundo y cobarde pato. Las historias sobre la astucia de la liebre pasaron a América con la llegada masiva de esclavos negros durante el periodo colonial, e influyeron a su vez en el folclore popular de Estados Unidos. El aspecto del famoso Bugs Bunny está basado, en realidad, en las liebres americanas, y no en los conejos.

El conejo Bugs Bunny no es más que el arquetipo plasmado del subconsciente colectivo en el que ya tenemos al conejo asociado con la buena suerte.

Las liebres son animales lunares, a veces en las noches de luna llena se podía ver su silueta perfilada en el horizonte, como si estuviera danzando en forma mágica, y entonces verlas era símbolo de buena suerte.  Los conejos representan la primavera y la promesa de que las cosas que van a venir van a ser positivas.

Como la primavera es época de fertilidad, al ver a los conejos correr por los campos se daba por hecho que habría abundancia ese año.  Ver conejos por el jardín se considera que ese año será fértil para tener hijos o para cultivar cosechas.

conejoluna
Muchas mitologías relacionan el conejo con la luna, por una ilusión óptica de su cara visible.

LA PATA DE CONEJO, AMULETO DE LA SUERTE UNIVERSAL

La pata de conejo es un popular amuleto, empleado desde hace siglos en la cultura occidental. De hecho, está considerada junto a la herradura y al trébol de cuatro hojas como una de las supersticiones más antiguas que aún perduran en la actualidad, pues se calcula que sus orígenes rondan al 600 a. C

Esta creencia es mantenida por  personas en una gran cantidad de lugares alrededor del mundo, incluyendo Europa, China, África y América del Norte y del Sur. Hay variaciones de esta superstición ,  pero generalmente el conejo donante debe poseer ciertos atributos, como haber sido asesinado en un lugar particular, usar un método particular o una persona que posee atributos particulares (por ejemplo, un hombre con los ojos cruzados ).

Se dice que el mito comenzo, en el centro de la Europa pre-cristiana ccuando empezaron a difundirse historias de personas que eran mágicamente sanadas de gota, calambres y otros reumatismos al ser frotada sobre la zona afectada una pata de liebre, animal entonces temido y al mismo tiempo respetado.​

Seguro que lo que no sabíais era que aunque se hable de la pata de un conejo como amuleto de la suerte, en realidad el animal requerido no es un conejo, sino una liebre.  Las liebres tienen especial habilidad para sortear obstáculos y escapar del enemigo, la pata simboliza protección contra los peligros audacia y agilidad para sortear obstáculos.

En Europa, la tradición de llevar la pata de un conejo probablemente proviene de antiguas creencias totémicas de que los humanos descendían de animales, y tribus particulares tenían su origen en especies específicas. Una tribu adoraba a su antepasado animal y llevaba partes de ese animal como tótems protectores.

En la época de la Antigua Roma y Grecia el conejo adquirió la categoría de ‘curalotodo’ y muchos eran los ungüentos que se realizaban en el que se utilizaba algunos huesos machacados de este animal. También se frotaban partes dolorida o fracturadas con alguna parte de su cuerpo y sobre todo se convirtió en amuleto (como animal doméstico) para proporcionar fertilidad y una gran prole de hijos, debido a su gran y rápida reproducción.

Se sabe que los celtas, alrededor del año 600 a. C., asociaron a los conejos con la buena fortuna: todo el conejo, no solo el pie. Según el folklore celta, el hecho de que los conejos vivieran en madrigueras subterráneas significaba que estaban en comunicación directa con los dioses y espíritus del inframundo.

Avanzando en el tiempo nos encontramos que durante la Edad Media se reforzó la superstición alrededor de los poderes curativos y de buena suerte que podían proporcionar los conejos, pero éstos ya dejaron de ser un animal doméstico para ser llevado uno de sus huesos encima (tal y como ya habían hecho los celtas un milenio atrás).   Por ejemplo, en el siglo XVI, hay un trabajo de Reginald Scot que menciona que una buena forma de aliviar el dolor de la artritis era cargar la pata de un conejo. En la antigüedad se decía los huesos de las patas de las liebres curan la gota y otros reumatismos, además de calambres, aunque era necesario que el hueso tuviese la articulación intacta.

La superstición siguió extendiéndose por Europa del Este, llegando incluso a Asia. Conforme pasaba el tiempo, y la magia y hechicería se hacían cada vez más populares, comenzaron a venderse en comercios especializadas patas de estos animales.​

Pero con la entrada del cristianismo en Europa, esta costumbre se declaró pagana.​ Con la entrada en masa de los conejos en el Viejo Continente, se reforzó la superstición y, al ser mucho más fácil de conseguir la pata de conejo que la de liebre, poco a poco esta última cayó completamente en el olvido ​ y la fama de la pata de conejo comenzó a crecer fuertemente, hasta el punto de que en la Edad Media muchos reyes y nobles pedían patas de conejo para regalarse entre ellos, o simplemente como prevención ante el mal de ojo u otros entes malignos.​ Creció enormemente entre las mujeres de la nobleza la costumbre de maquillarse con una pata de conejo, la cual es aún practicada por numerosos actores.

Los conejos siempre han simbolizado entre otras cosas la fertilidad debido a su capacidad de reproducirse a un ritmo vertiginoso; también se decía que era muy útil para aumentar la fertilidad. Además, el pie es símbolo de potencia, poder y fuerza en muchas culturas de todas partes del mundo.​

Durante la época precolombina, los Conejos abundaban en el sur del actual México, una zona plagada de altiplanos con estaciones extremas: inviernos fríos y secos y veranos cálidos y lluviosos. Sin embargo, también era un buen lugar para plantar cosechas, por lo que los aztecas relacionaban a los Conejos con la prosperidad agrícola. En ocasiones, también se les consideraba una metáfora de la luna por su capacidad para orientarse en plena noche. En una época en la que los consejeros místicos y espirituales de grandes reyes tenían una relevancia importantísima en sus decisiones el portar el hueso del conejo se puso más de moda que nunca entre todas las clases sociales.

Hand_of_Glory
Una mano de gloria en exhibición en el Museo Whitby

Benjamin Radford ha sugerido que la pata del conejo podría estar conectada a un amuleto europeo de buena suerte llamado la Mano de Gloria , una mano cortada de un ahorcado y luego en escabeche.

Rabbitsfoot
Colgante victoriano de pie de conejo montado en plata

El hecho que de la noche al día pasase de servir cualquier hueso del conejo como amuleto a ser específicamente una de sus patas no se sabe a ciencia cierta cuándo ocurrió, pero uno de los escritos más antiguos que hay en relación a ello data del siglo XVI y se trata de un pequeño texto que explica cuál era el amuleto infalible y cómo se debe conseguir.

Dicho texto decía que éste debía ser la pata trasera izquierda de un conejo que tendría que haber muerto a medianoche en un cementerio en una noche sin luna de un viernes 13 y a manos de un jinete de piel negra y cabello pelirrojo, zurdo y bizco que iría montado en un caballo blanco. Evidentemente el texto y los elementos mencionados no dejan de ser un batiburrillo de supersticiones mezcladas y sin sentido alguna, pero que en su época tuvo gran relevancia, por lo que a base de repetirla hizo que se creyera que la parte del conejo que realmente daba buena suerte era su pata trasera izquierda.

Antiguamente, poseer cualquier parte del conejo, como la cola, una oreja o una pata, aseguraba la buena fortuna a cualquier persona. Hoy día, la pata de conejo sigue siendo uno de los amuletos preferidos para atraer la buena suerte, especialmente durante los juegos de azar. En una época de escepticismo como la nuestra, la pata de conejo sigue siendo uno de los amuletos preferidos para atraer la buena suerte.

La creencia esta extendida por prácticamente todo el planeta y ha llegado hasta nuestros días, en el que podemos encontrar que son innumerables las personas que creen a pies juntillas que el portar consigo una pata de conejo la protegerá de malos augurios y le proporcionará protección y buena suerte. La noche del estreno de una obra de teatro, los actores se maquillan con una pata de conejo. Para desearle buena fortuna, se pasa rápidamente la pata de un conejo sobre la frente de un recién nacido. Estos amuletos se venden en abundancia en los lugares donde se practican los juegos de azar. Algunos deportistas llevan patas de conejo colgadas del cuello.

En cualquier caso, la pata del conejo se seca y se conserva, y los jugadores y otras personas se la llevan y creen que les dará suerte. Las patas de conejo, auténticas o de imitación, se venden con frecuencia en tiendas de curiosidades y máquinas expendedoras. A menudo, las patas de estos conejos se han teñido de varios colores, y a menudo se convierten en llaveros . Pocos de estos pies de conejo tienen garantía sobre su procedencia o evidencia de que los preparadores hayan hecho algún esfuerzo para cumplir con los rituales requeridos por la tradición original.

El  Presidente Theodore Roosevelt escribió en su autobiografía que John L. Sullivan le había dado una pata de conejo montada en oro , así como un porta lápices hecho por Bob Fitzsimmons con una herradura. Una anécdota de 1905 también dice que Booker T. Washington y el barón Ladislaus Hengelmuller , el embajador de Austria , confundieron sus abrigos cuando ambos estaban en la Casa Blanca para hablar con el presidente Roosevelt; el embajador notó que el abrigo que había tomado no era suyo cuando fue a los bolsillos buscando sus guantes, y en su lugar encontró “la pata trasera izquierda de un conejo de cementerio, asesinado en la oscuridad de la luna”. Otras historias periodísticas informaron el incidente, pero omitieron los detalles sobre la pata del conejo.

liebreguerrera
De acuerdo con manuscritos medievales, el conejo se representa casi como una bestia: agresivo, violento y cruel.

¡¡¡SUPERSTICIONES!!!

Al humorista RE Shay se le atribuye la frase, “la suerte depende de la pata del conejo si quieres, pero recuerda que no funcionó para el conejo”.

Como es bien sabido, una superstición es aquel acto o conducta que condiciona la vida de cualquier individuo que hace o deja de hacer algo ante el convencimiento que, de lo contrario, le podría ocurrir una desgracia. Por tal motivo muchos son los elementos que a lo largo de la historia se han convertido en un amuleto con el que atraer la buena suerte: una herradura, un trozo de madera que tocar, una reliquia perteneciente a una parte del cuerpo de una persona que había sido santificada o una simple pata de conejo (entre otras muchísimas cosas).

Casi todas las supersticiones relacionadas con los conejos tienen relación con embarazos y descendencia. Entre las mismas podemos encontrar las siguientes:

  • Comer carne de liebre trae mala suerte y es causa de abortos. En caso de no abortar, el niño dormiría con los ojos abiertos (en clara alusión al nacimiento de las crías de liebres)
  • Si una embarazada se cruzaba con una liebre tenía que inclinarse y rasgarse la camisa si no quería que el niño naciera con un labio leporino (asociada con la hendidura en el labio superior que presentan estos animales)
  • En caso de que pisara la madriguera de una liebre tenía que poner dos piedras dentro para evitar la misma desgracia. (???) (Será por que sólo el hombre vuelve a tropezar con la misma piedra y coloca dos para darse cuenta?)
  • Si un conejo cruzaba el camino antes que uno era un signo favorable, pero que si lo hacía después era señal de infortunio

En la Isla de Portland, en Dorset, Inglaterra, el conejo era asociado con la mala suerte. Esta creencia se originó a partir de la industria para la explotación de canteras, donde para ahorrar espacio, grandes montones de piedra eran extraídos de las minas y apilados de manera vertical. Estos montones de piedra a menudo interferían con las madrigueras de los conejos, los cuales debilitaban las paredes con sus dientes, causando graves derrumbes y accidentes mortales en los mineros.

La creencia anterior alcanzó tales proporciones, que muchas lugareños preferían no llamar al animal por su nombre común, y en cambio empleaban otros apelativos como “orejas largas” y “corderos subterráneos”. Se conoce además que en esta isla, las personas podrían abandonar una estancia o lugar público con solo oír mencionar la palabra “conejo”.

El Conejo y la liebre han sido reverenciadas y tenidas como criaturas de Poder, de Sabiduría y portadora de Divinidad por muchas culturas, y asociado a múltiples deidades antiguas de diversas partes del mundo. Todos los conejos en general están asociados con la Luna, la diosa, la Madre Naturaleza, la Madre Tierra, la magia, la suerte, el amor, la creatividad, el éxito, la sensibilidad, la agilidad, la espontaneidad, la abundancia, el renacimiento y por supuesto la fertilidad. Y todo lo demás, malos entendidos. ¡¡¡PAPARRUCHAS!!!

conejo escoces
El amigo escocés tiene claro lo que quiere proteger con sus tres patas de conejos

Al igual que en el caso de cualquier otro Animal de Poder, una de las formas de fortalecer tu vínculo con el conejo es a través del uso de dijes, pendientes, colgantes, adornos o imágenes alusivas al conejo. Por favor, aunque resulta algo bastante tradicional, conocido, común y extendido, no utilices patas ni colas de conejo reales (aunque puedes usar réplicas o patas talladas en madera o en arcilla si gustas)

Un talismán de conejo se relaciona con la buena fortuna por esa capacidad para salir airosos de cualquier situación, pero si es nuestro animal totémico, nos protegerá y nos enseñará a vivir siguiendo el instinto, la intuición y la rapidez.

Recuerda que si el conejo es tu animal de poder jamás deberías matar ni maltratar ninguno, así como que el poder del conejo es infinitamente más grande cuando te ganas su amistad y estableces así un contacto con su espíritu, muchísimo más del que podrías obtener al sólo portar restos de su cadáver, sin haberte conectado con su espíritu. Tener un conejo bien atendido como mascota familiar, es una buena forma de adquirir su poder.

Las liebres y los conejos son pequeños mamíferos que habitan casi todos los rincones de nuestro planeta. Son criaturas queridas en casi todas partes del mundo y muchas personas las tienen como mascotas

Una mascota Conejo aporta suerte y fortuna  que te enseña a disfrutar la vida, estar alerta, cuidar a tus seres queridos y ser alegre. Te ayuda a comprender mejor tus propias necesidades y deseos. Y si eres bruja, puede ser un familiar entrañable.

conejo-enano-belier

Anuncios

2 comentarios en “El Conejo y su Pata,  Símbolo de Buena Suerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s