La Magia Transformadora de Joseph Beuys II

Beuys
“No estoy para decorar este sistema podrido, sino para hacer una revolución” es una de las frases de Joseph Beuys que mejor lo definen.

Como hemos visto en el articulo anterior, JOSEPH BEAUYS es uno de los chamanes del Arte Regio.  Joseph Beuys  fue uno de los artistas alemanes más conocidos, pero también más controvertidos de la posguerra: sus obras y acciones fueron revulsivos llamados a la reflexión. Como sobreviviente de la guerra y las aberraciones pasadas de su sociedad, su psique también debe ser sanada, necesita cerrar su propia herida, enmendar sus actos para reunificar su propio ser intelectual y espiritual como artista integral.
Beauys uso el nombre del arte como un motor de pacifismo.

LA CONCIENCIA CREATIVA DE JOSEPH BEAUYS

La creatividad  no está limitada a aquellos que practican una de las artes tradicionales, e incluso para éstos no está limitada a su arte. En todos hay una creatividad sofocada por la agresividad de la competencia y de la búsqueda del éxito

Joseph Beauys

Su gran proyecto no fue acercar el arte a la ciencia, sino acercar el arte a la vida: que todos los seres humanos usaran la creatividad para ser libres, para autosanarse y superar todas las degradaciones y tomar conciencia de uno mismo, ser libre.

Ser libre es ser capaz de pensar los propios pensamientos: no los pensamientos meramente corporales o de la sociedad, sino pensamientos generados por nuestro ser más interno y profundo, más original, más esencial y espiritual, nuestra individualidad.

La faceta creativa del artista alemán Joseph Beuys se caracteriza por ser una de las más herméticas y complejas del panorama contemporáneo. Sus fuentes de inspiración se acercan a un entramado compuesto por la antroposofía de Rudolf Steiner, los románticos alemanes, la alquimia y el cristianismo. Beuys será quien encarne, en la segunda mitad del siglo XX, esta necesidad de transformación, de subversión cultural, nuevamente redefiniendo por completo al arte mismo.

En la rosa saliendo del tubo de ensayo de la imagen superior Beuys mostraba la posible armonía entre arte y ciencia, entre lo intuitivo y lo racional, entre lo orgánico y lo rígido. Aún así se remite a un muy antiguo simbolismo alquímico. La rosa roja simbolizaba la conclusión de la Gran Obra, la medicina universal. Símbolo Crístico por excelencia.

elixir
“Medicina Rubea Fixe”, Doceavo grabado de “Donum Dei”, Georgius Aurach (1475)

EL GENIO Y LA ALQUIMIA DE JOSEPH BEAUYS

La Magia de la Transformación es una de esas experiencias que no dejarán a nadie indiferente. Como un alquimista, Beuys usó la materia para la transformación

Artista innovador y de una fuerte personalidad, se le considera una de las figuras más influyentes en el arte de las décadas de 1970 y 1980. . Como para Duchamp, para él el arte es un juego, pero también es la vida misma, la muerte, el cambio, lo efímero, lo inmortal, lo sencillo y lo complejo.

Beuys y otros artistas de su generación se apartaron radicalmente de los artistas abstractos que les precedieron. Él entendía el arte como un agente importantísimo de transformación para alcanzar el cambio social, como una manera para dar una nueva  forma a la sociedad. Cada hombre es un artista, pensaba, y solo al unir el trabajo creativo de todos los seres humanos podría cambiarse la sociedad para mejor.

 Introdujo el arte en la política, en la educación, en la naturaleza, en la religión y en el propio arte. Después de todo, si algo tiene el arte, es un tremendo potencial transformador.

Debemos distinguir entre el Arte subjetivo que a nada conduce y el Arte verdadero o el Arte Regio de la naturaleza (Magia Natural). La confluencia de Alquimia y Arte se dará en cada época en el sitio donde la cultura está en ebullición; en el sitio donde el Arte Regio puede subvertir la cultura

Encontramos expresiones de Arte Regio o Arte Esotérico-Gnóstico  en cada una de todas estas obras de Beuys. Existen en ellas evidentes mensajes dirigidos a impactar y promover inquietudes a la conciencia. El uso de diversos instrumentos de labranza o de animales –como la liebre, con la que se identificaba– y la valoración de las plantas y sustancias naturales imprimen a su obra una dimensión ética que traspasa la frontera de lo artístico.

Si logramos trascender todo aquello que nos perturba, que nos enferma, que nos condiciona, que nos confunde, entonces sucede. Porque la trascendencia es la esencia misma de la transformación. Este es el camino hacia nuestra liberación y hacia la unidad con la existencia.

“Me di cuenta del papel que el artista puede representar indicando los traumas de una época e iniciando un proceso de curación. Esto tiene que ver con la medicina o con lo que la gente llama alquimia o chamanismo.”

Joseph Beuys

Si algo tiene el arte, es un tremendo potencial transformador. Después de todo eso era arts conceptual, donde la idea pesa más que lo tangible. Es el principio de la MAGIA DE LA TRANSFORMACIÓN con mayúsculas

Lo importante del arte es liberar a las personas, por lo tanto el arte  es para mí la ciencia de la libertad.”

 (Joseph Beuys)

La obra de Beuys trasluce la tragedia de su juventud: la quiebra moral del nazismo, la desorientación de posguerra, el acaso de una identidad escindida en el corazón de una Alemania rota. Su arte emprendió  la ruta milenarista de la redención.  Beuys utilizó el arte (convertido en anti-arte) para educar, redimir y curar al ser humano . Transformo trabajo que el artista entendió como el de “un curandero espiritual en una sociedad enferma del alma”.  Fue el primer artista en cambiar los cuadros, esculturas, incluso el arte objeto, por proyectos públicos participativos y políticos. Fue el primero en hacer del arte una acción de vida.

Beuys fue un experimentador fascinado por el arte, un mago capaz de  romper todos los límites de la creatividad. 

Para Beuys, en el mundo contemporáneo, los espacios de manifestación espiritual han sido relegados a la religión, que no se sustenta en la creación sino en el dogma, el arte debe convertirse en el espacio en el cual el rito puede reconstruirse de manera creativa, la acción artística se vincula íntimamente con las manifestaciones de espiritualidad, cerrados para la mayoría de las personas en un mundo de consumo que se basa en la realización personal a partir de entes y cosas materiales. Es por ello que el artista debe convertirse en un manipulador de energías, en un chamán que vincule ciencia, técnica, arte y magia con lo espiritual.

Su eslogan más famoso, “todo el mundo es un artista” fue una reflexión sobre qué significaba la palabra arte. Para él, el arte era una herramienta que todo el mundo, como entes creativos, podían usar para su propia transformación y la de la sociedad por medio de esas acciones que él llamó “esculturas sociales”.

JOSEPH BEAUYS Y EL ARTE ECOLÓGICO

Arte, Ecología y Conciencia

Con la teatralidad que lo caracterizaba Beuys se dedicó a defender la naturaleza.  Fue ecologista cuando casi nadie sabía qué significaba eso, y a comienzo de los años 70 fundó el Partido Verde alemán, que introdujo en la política occidental el debate por cuestiones que hoy son aceptadas como los derechos de las minorías, el rescate de la naturaleza, el cuidado del planeta, etc., pero que eran impensables hace cuatro décadas

Directamente relacionadas con la emergencia de una conciencia ecológica y con su visión de la naturaleza como una sustancia espiritual, sus performances adoptaban a menudo un cariz teatral, como cuando le vemos barriendo un bosque. La utilización del basalto, de palas y otros instrumentos de labranza o la inclusión de animales como la liebre (en la que él se ve a sí mismo) y la valoración de árboles, plantas, y, una vez más, de sustancias naturales, como el agua, el aceite o el vino, imprimen a su obra una dimensión ética que traspasa la frontera de lo artístico.

Hoy, cuando un grupo de personas se reúnen para limpiar un bosque o una playa y exponen la basura como ejemplo de lucha contra el cambio climático, el objetivo real es transformar conciencias, rememorando el ritual creado por Beuys, cuando el cambio climático y la contaminación no se contemplaban como una urgencia vital.

En 1973 , Beuys junto a un grupo de sus alumnos acuden con bolsas a la marcha de protesta del 1 de Mayo en la plaza Karl-Marx de Berlin y juntan toda la basura que la marcha misma había generado. La basura es expuesta al día siguiente en la Galería René Block de Berlin en una vitrina bajo el título de “Barriendo”.

 “Nuestra relación con la naturaleza está marcada por el hecho de haberse convertido en una relación incómoda. Su consecuencia es que el fundamento natural sobre el que nos levantamos, no sólo resulta incómodo, sino que incluso amenaza con ser destruido en su totalidad. Nos hallamos en el mejor camino para aniquilar completamente esta base, mientras ponemos en práctica un sistema económico consistente en la explotación desinhibida de ese fundamento natural. La explotación brutal es la consecuencia evidente de un sistema económico cuya norma suprema es la obtención de beneficios.”

Joseph Beuys

Su preocupación por la defensa del medio ambiente lo llevó, en 1981 a vincularse con el artista argentino Nicolás García Uriburu, con quien realizó una acción en conjunto que consistió en colorear las aguas del río Rhin, el río más contaminado de Europa. De esta experiencia se conservan una serie botellas que contienen el agua contaminada del río.

Toma de  conciencia a través del arte ecológico y colaborativo.

En 1982 participa de la Documenta Kassel VII  -una de las ferias de arte más importantes del mundo-, ambos artistas realizaron una segunda acción en conjunto que consistió en plantar siete mil robles junto a bloques de basalto frente al museo Fridericianum en Kassel, acción que se completa en cinco años.

“Ese es mi concepto de arte. EL ROBLE es una escultura, un símbolo de nuestro planeta”.

Beuys fue uno de los miembros fundadores del Partido Verde (DIE GRÜNEN) en Alemania. En junio de 1979 fue el candidato del partido en las elecciones legislativas y diseñó el afiche electoral: un hombre armado disparándole a una libre. De hecho, incluso, Beuys quiso fundar el “Partido Alemán de los Animales”, con el propósito de impulsar los derechos de los animales.

Beuys sabía manejarse cómoda e intencionalmente entre medios de masa al tener conciencia de la capacidad de penetración e influencia en ellos, convirtiéndose en un mago de la palabra y la imagen.

Joseph

JOSEPH BEUYS, GNÓSTICO CRISTIANO

A lo largo de la historia algunos valientes han querido revelar ese conocimiento que permanece aún dormido dentro de nosotros mismos, muchos lo han intentado, pocos lo han conseguido. Tenemos el caso de Jesús de Nazaret y fue condenado y crucificado por ello.

La figura de Cristo es central en la obra de Beuys, ha de entenderse que Beuys es absolutamente Gnóstico al respecto, un estudioso de la transformación.  La energia Cristica  tiene sus raíces en una energía colectiva que ha llegado más allá del mundo de la dualidad. Esto significa que ésta reconoce los opuestos de bien y mal, luz y oscuridad, dar y recibir, como los aspectos de una y la misma energía.

El vivir desde la realidad de la conciencia Crística significa que no hay lucha con nada. Hay una completa aceptación de la realidad. Esta ausencia de lucha o resistencia es su principal característica. Ya que Cristo (o la energía Crística) reconoce los extremos de todos los pensamientos, sentimientos y acciones como la manifestación de una energía divina, no puede haber dualidad, ni juicio en el modo en que “él” (la energía crística) experimenta la realidadEsta conciencia y esta semilla se encuentra en nosotros dentro de nuestro ser, en nuestro corazó

Una educación católica severa será el humus con el que Beuys fabricará el libreto de su personaje –seguramente su obra más lograda–, un personaje modelado a imagen y semejanza del mismísimo Jesucristo. Del cristianismo tomará los símbolos del cuerpo y la cruz, y las ideas de abnegación, humildad y salvación. La figura del Maestro, tantas veces una variación apenas encubierta de la del Profeta que imparte sus enseñanzas a través de parábolas y acciones simbólicas, y cuya prédica acontece extramuros de la institución, a la manera del Sermón de la Montaña, será fundamental en la construcción de su personaje. Precisamente es el Sermón de la Montaña lo que ha mantenido mi fe cristiana, superando la vergüenza sobre el sectarismo  de la Iglesia Católica en la que fui bautizada al nacer.

“[El bautismo de Jesús] es el bautismo de un ser eminente que, sin embargo, necesita obtener la inspiración a través del bautismo. Con otras palabras, sin él Cristo no hubiera aparecido, hubiera seguido siendo Jesús. La distinción entre Jesús y Cristo es muy importante. (…)

Al ser humano no le queda otra posibilidad que adoptar el papel de Cristo. Mi punto de partida es que se ha producido el misterio de la aparición de la esencia elevada en el ser humano, que no es otra cosa que un yo más desarrollado, su correspondiente aparición divina. Cristo existe en todas las personas, toda actividad humana está acompañada por ese yo elevado. (…) Muy poco de todo esto se ha desarrollado en la conciencia humana, por eso reprocho a las Iglesias confesionales no haber desarrollado ningún conocimiento más allá de lo puramente material o científico (…)

No hay hoy en día ninguna posibilidad de elegir para el ser humano entre ‘política’ y ‘conocimiento de los propios poderes’, porque hace mucho que no hay política. Lo que hoy se esconde bajo el término ‘política’ ha conducido a grandes injusticias, tanto individuales como sociales. Yo soy un gran enemigo de la ‘política’ actual, si no lo fuera debiera aceptar las grandes religiones sectarias, que son organizaciones políticas, con el ejemplo de Irlanda esto se ve con claridad. Estoy en contra de toda política y a favor de la creatividad, por eso he recibido una influencia mucho más clara por parte de la ecología”

(Joseph Beuys en conversación con Friedhel Mannekes)..

Para el Cristianismo de Beuys la figura histórica de Jesús es, en cierta medida, una figura trivial; sino que le interesa el aspecto de Cristo en tanto que desarrollo de una nueva conciencia; surgido de un aprendizaje que incita a la intuición y la creatividad.

Beuys mantuvo un notable interés en la creencia de la reencarnación, estudiada a través de la antroposofía. Debemos recordar que la teoría de la reencarnación no fue en principio una teoría cristiana, aunque aparece implícita en los Evangelios, sino que fue sacada a la luz por Steiner, mediante el detallado estudio que realiza de las Sagradas Escrituras. En este sentido, Beuys había estudiado no sólo el concepto de reencarnación, sino cuestiones referentes a la vida, muerte, resurrección y ascensión de Cristo, así como el advenimiento del Espíritu Santo de Pentecostés, siendo parte del mismo misterio, que tanto atrajo a Beuys y conocido como el Misterio del Gólgota

Si Cristo, en la Ultima Cena, instaura el ritual de la Eucaristía a través de una acción ejemplar donde precisa cada uno de los elementos y pasos del ritual para que sean reiterados por sus discípulos, de modo análogo Beuys armará kits con sus performances que podrán ser reconstruidas post mortem.

LA CRUZ DE BEAUYS

En el verano de 1967, Beuys viaja por España con el artista danés Per Kirkeby y visita Manresa, donde San Ignacio de Loyola escribió sus “Ejercicios espirituales”. En Düsseldorf, Beuys presenta en diciembre del mismo año “Manresa”, sobre la relación mística con el santo durante su estancía en la ciudad catalana

La Cruz de Beuys es una escultura obra del escultor danés Björn Norgäard, situada a los pies del pont Vell. Esta obra formó parte de la acción artística titulada Manresa Hauptbahnhof [Manresa estación central], realizada con el compositor Henning Christiansen en 1994.

Tanto Norgäard como Christiansen habían colaborado con el artista vanguardista alemán Joseph Beuys en su famosa acción Manresa, que se llevó a cabo en Düsseldorf en 1966, y que estaba directamente inspirada en la espiritualidad de San Ignacio de Loyola. Beuys (1921-1986) f.

La Cruz de Beuys mantiene la forma de una cruz partida que quiere simbolizar el alma escindida entre la intuición y la razón propias del hombre contemporáneo. Asimismo, desarrolla una síntesis de los conceptos tradicionalmente opuestos de norte, sur, este y oeste –expresados en el báculo que alude a una acción artística anterior titulada Eurasia–, en una propuesta que acabó integrando el arte, la ciencia y la religión.

La contracultura de los años 60 y 70 generó un boom de lo esotérico y lo espiritual. Y tras unos años de decadencia, ahora ha repuntado. Tal vez se deba a que volvemos a vivir en un mundo inquieto e insatisfecho, preocupado por cuestiones como las nuevas guerras coloniales, el terrorismo fundamentalista, la gravísima crisis ecológica o los populismos nacionalistas, tal y como en los 60 y 70 se temía una inminente catástrofe nuclear devastadora.

“Los hombres de hoy desconocen la esencia de las cosas. Han perdido la relación con el sentido de la vida y de la creación del mundo (…) la libertad consiste en la capacidad del hombre para crear una nueva causalidad = libertad = autodeterminación = creatividad = arte = hombre.”

Joseph Beuys (1985)

Beauys le dedicó su vida de posguerra a un arte que promoviera la paz, la conciencia social  y la consolidación de la identidad del individuo. El arte Beuys va más allá del entendimiento, tiene que ver con vivir. Su magia fue poner a la plástica en acción, con actos polémicos y extremistas que cuestionaban al sistema de partidos, al capitalismo y la pasividad social.

Joseph Beuys es uno de los artistas más destacados y uno de los más controvertidos del siglo XX. Incluso en vida, Beuys consiguió precios récord en el mercado del arte. Joseph Beuys fue el pimer artista alemán que expuso en el Guggenheim de Nueva York, mientras en su país natal su obra fue considerada “la basura más cara de todos los tiempos”. Nadie es profeta en su tierra.

 Joseph Beuys  esta considerado por muchos el artista más relevante de la segunda mitad del siglo XX. Se ha intentado varias veces criticar a Beuys afirmando que no ha dado suficientes disculpas acerca de su paso por el ejercito Nazi. Esta crítica es absurda teniendo en cuenta que Beuys es probablemente el artista de posguerra que más lejos ha llevado un proyecto de libertad individual y social situado en las antípodas del nazismo y toda forma de totalitarismo

Joseph Beuys  murió el 23 de enero de 1986 en Düsseldorf. Tenía 65 años. Dejó tras de sí el trabajo de una vida que es inmenso en su enfoque, provocativo en su intención, emocionalmente conmovedor, que plantea problemas, estimula el pensamiento y despierta asociaciones.

Cuando el público “enterado” contempla su trabajo cree sentir un espíritu dentro de las piezas, y esa es la magia que algunos chamanes logran. El efecto de halo, una vez creado, se traslada a la obra. Por eso, algunos espectadores que saben sobre Beuys, de antemano observan como algo realmente sobrecogedor los pianos cubiertos de fieltro, los limones pegados a bombillas, los escaparates de vidrio, las sillas con cera…

Beuys decía esperar del público una libre interpretación de su obra, pero se aseguró de dejar las instrucciones precisas para que esta tuviera la interpretación que él deseaba. Su obra, sin tales explicaciones, sería hermética.  No sólo le interesaba que lo vieran, sino que se hablara de su obra cuando ya no estuviera. Fue además un creador “visionario, ya que tuvo una enorme capacidad para proyectarse en el futuro y detectar en su tiempo los síntomas de una sociedad que iría a peor. Su futuro es nuestra actualidad.

En noviembre de 1985, apenas unas semanas antes de su muerte dio un discurso sobre el tema de Alemania en el teatro Kammerspiele de Munich. Habló de la posibilidad de la resurrección de Alemania, gracias en parte a la lengua alemana, que dijo que podría servir como la fuente de un nuevo país, un lenguaje, añadió, que podría dar lugar a la recuperación física y permitir un sentimiento profundo “de lo que ocurre en el suelo sobre el que vivimos. Beuys llegó a decir que “un proceso de curación en esta tierra”, en la que todos hemos nacido, es concebible.

Las obras de arte eran para Beuys tan efímeras como la vida. Por ello nunca quiso crear obras para la eternidad, sino dar impulsos para la reflexión.

Joseph Beauys es el profeta, es San Juan que clama en el desierto la presencia de un Mesias. Quizá por esa razón y usando el Sagrado Corazón de Jesús (Sacro Cuore di Gesu) como símbolo de amor por la humanidad, en 1971 escribió sobre cinco imágenes idénticas las frases siguientes: “El inventor de la máquina de vapor” (Der Erfinder der Dampfmaschine); “El inventor de la electricidad” (Der Erfinder der Elektrizität); “El inventor de la tercera ley de la termodinámica” (Der Erfinder des 3. Thermodynamischen Hauptsatzes); “El inventor de la constante de gravitación universal” (Der Erfinder der Gravitationskonstante), y “El inventor de la síntesis del nitrógeno” (Der Erfinder der Stickstoffsynthese

Faltaba quien inventase una nueva Alemania, una nueva Europa…

EVOLUCIÓN… Como dijo Beuys: “El futuro que queremos debe ser inventado. De otro modo, obtendremos uno que no queremos” … INVOLUCIÓN

joseph-beuys-
Joseph Beauys – Traje de Fieltro

 Beuys fue uno de los artistas vivos más famosos del mundo. Esa fama tuvo su lado negativo. Se lo llamó farsante, mentiroso, fabulador. Se dijo que su arte era pura propaganda personal.

 Hoy en día, gran cantidad del pensamiento de Beuys permanece en la controversia. Algunos reclaman que incluso después de la guerra conservaba ideologías racistas provenientes del pensamiento de Rudolf Steiner. Este punto lo toca una biografía escrita por Hans Peter Riegel, para quien Beuys no fue un simple artista desquiciado o un genio inocente, sino que, por el contrario, era una figura reaccionaria y peligrosa.

Pero  nadie interesado en el pensamiento esotérico puede ignorar a Steiner. El documental Beuys (2017), de Andres Veiel, explora esa ambigua vida del Beauys, las polémicas sin resolver y sus obsesiones con la renovación espiritual de Occidente a través del chamanismo, mientras explora sus pasos marcados por una personalidad bromista que se toma muy en serio el concepto de arte.

Se ha intentado varias veces criticar a Beuys afirmando que no ha dado suficientes disculpas acerca de su paso por el ejercito Nazi. Esta crítica es absurda teniendo en cuenta que Beuys es probablemente el artista de posguerra que más lejos ha llevado un proyecto de libertad individual y social situado en las antípodas del nazismo y toda forma de totalitarismo.

Tres décadas de su muerte, la obra de Beuys constituye uno de los legados más radicales y poéticos del arte.  Es difícil acceder a ella sin información previa. La magia autentica siempre es incomprendida.

La producción del artista, mayormente ajena al esteticismo, recién cobra sentido cuando las acciones y las obras a veces feroces- ejercen su capacidad movilizadora, cuando suscitan en el espectador la toma de posición, cuando lo inducen a interpretarlas y a formular hipótesis.

Nos interesa su opinión, escriba su comentario.


conejo gif 1FUENTES:

Un comentario en “La Magia Transformadora de Joseph Beuys II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s