LOS DRAGONES DE AGUA

El Dragón Plateado  (+) o Leviatan, la Serpiente Escamosa (-) 

91d
Los dragones acuaticos son los señores del tiempo, portadores de la lluvia, guardianes de las fuentes, ríos y lagos y símbolo del cambio.

El dragón azul o plateado pertenece al elemento agua.  Se encuentra en las cuevas submarinas, en lagos o en el mar; o en las profundidades más emotivas de tu alma. Allí anida el Dragón Plateado o  Leviatan, la Serpiente Escamosa.

¿Con cual  de los dos dragones quieres  formar parte? ¿Del Dragón de Plata o de la Serpiente Escamosa? La meta es un equilibrio entre lo oscuro y lo luminoso, lo creativo y lo destructivo. Así es como dominamos al Dragón.Leer más »

Anuncios

El Agua y la Energia Vital

Somos porque hay agua, somos, porque ella esta en nuestro planeta y en nuestro cuerpo, pero no es que esté, es que lo somos, dependemos de su existencia, y su calidad depende de nuestra calidad de vida, no solo en el planeta, también en nuestras células y en la de todos los seres vivos.

agua-meditar

Leer más »

El Culto a las Aguas en la Península Ibérica

luna004El medio acuático ha inspirado a los hombres de todas las épocas un sentimiento de veneración. En la mayoría de las culturas, la cosmovisión que explica el origen del mundo, atribuye al agua un destacado y fundamental papel en el marco de los cuatro componentes primarios que el hombre antiguo distinguía en la naturaleza: tierra, agua, aire y fuego.

El culto a las aguas en la Península Ibérica existe desde la prehistoria. El agua ha jugado habitualmente un papel importante en la liturgia religiosa, desde el mundo prerromano, bien sea por su carácter purificador, iniciático (formando parte de ritos de paso como ocurre con el bautismo), curativo o adivinatorio. A determinados manantiales, pozos o corrientes de agua se les han atribuido, tradicionalmente, especiales propiedades curativas, bien sea por los elementos disueltos en ella o por el sentido mágico que se les presume. Así, en algunos de estos lugares, la existencia de un suministro de agua constituyó un elemento, lo suficientemente atractivo, como para convertirlo en espacio de reunión e, incluso, para la celebración religiosa.

Leer más »