Tonantzin (II) Coatlicue, la Madre Tierra Azteca

Coatlicue_(Museo_Nacional_de_Antropología)_MQ-3
Coatlicue, Museo Nacional de Antropología.

En los pueblos mesoamericanos, las deidades femeninas estaban relacionadas con la vida, la fertilidad y la tierra. Tonāntzin (del náhuatl: tonantzin = nuestra madre venerada; de to, nuestro + nan, madre + tzin, venerar’) en la cultura y mitología mexica es el término que se le designaba a distintas divinidades femeninas de origen telúrico,.

Tonantzin (1) representaba “La Tierra”, de donde surgimos y a donde volveremos, cuando cumplamos con nuestro proceso evolutivo decían los aztecas. Tonantzin para los mexicas, era la madre de todo lo que existe, de los hombres y lo más importante, parte de la pareja divina que creó al mundo y a todos los seres vivos. Yaocíhuatl significa diosa o mujer guerrera. Ambas advocaciones, Tonantzin y Yaocíhuatl, son títulos añadidos al nombre de varias deidades femeninas, principalmente para Coatlicue y Cihuacóatl.

Los Cantos Santos de Maria Sabina

sabinaMaria Sabina “la hechicera de Huautla” era una “Chjon chjine ski, chjon chjine ska, chjon chjine én, chjon chjine cjoa” (mujer sabia en medicina, mujer sabia en yerbas, mujer sabia en palabras, mujer sabia en problemas”) que usaba la palabra como poder curativo y medio de comunicación con lo sobrenatural.

El trabajo de María Sabina era inseparable de sus cantos, los cuales fueron grabados y traducidos por su colega mazateco Álvaro Estrada. Maria nunca aprendió castellano, no sabia leer ni escribir. Sólo habló su lengua materna, el mazateco. Ella no escribía sus poemas, los profería a plena voz y en otros momentos recitaba lo que con el tiempo estaba escrito en su mente a un compás sencillo y elegante, hipnótico y mágico. Era la sabia mazateca de pensamiento poético, de sensible oración y de canticos religiosos “Yo soy la mujer rastrera” entonaba en sus cantos chamánicos la mujer curandera. Y solia añadir que “DIOS me dio en el lenguaje, la curación de los males”.

Leer más »

LOS SURIV (Los Sueños de Gaia)

sendero del jaguarOAXACA, MÉXICO

En Santa Ana de Tavela, un poblado mixteca cerca de Oaxaca, México, los estornudos, la fiebre alta, dolor intenso de huesos, tos seca, flemas y náuseas, la padecen una parte importante de sus 1.500 habitantes. Cada noche se oye el canto del tecalote. Los abuelos dicen que cuando es oído, viene la enfermedad y el gran desastre. Es el peor augurio de muerte. Todos están llenos de terror, de miedo y la gente se ha encerrado en sus casas, como les ordeno el Presidente de la Nación.

Los jefes de familia y mayores de edad llevan días reuniéndose en la Asamblea Popular para debatir y discutir qué hacer. Mientras, los muertos y enfermos se multiplican.

Leer más »