Elementales: Las Ninfas de los Arboles

Hamadríade y un leñador
Hamadríade y un leñador

No hay árbol que no tenga su criatura elemental de la naturaleza. Las plantas tienen alma, y las almas de las plantas encierran todos los poderes de la Diosa Madre.

«Las almas de las plantas son los elementales de la Naturaleza. Estas criaturas inocentes todavía no han salido del Edén, y por lo tanto aún no han perdido sus poderes ígneos. Los elementales de las plantas juguetean como niños inocentes entre las melodías inefables de este gran Edén que aún es la Madre Tierra…»Leer más »

Anuncios

El Culto a las Aguas en la Península Ibérica

luna004El medio acuático ha inspirado a los hombres de todas las épocas un sentimiento de veneración. En la mayoría de las culturas, la cosmovisión que explica el origen del mundo, atribuye al agua un destacado y fundamental papel en el marco de los cuatro componentes primarios que el hombre antiguo distinguía en la naturaleza: tierra, agua, aire y fuego.

El culto a las aguas en la Península Ibérica existe desde la prehistoria. El agua ha jugado habitualmente un papel importante en la liturgia religiosa, desde el mundo prerromano, bien sea por su carácter purificador, iniciático (formando parte de ritos de paso como ocurre con el bautismo), curativo o adivinatorio. A determinados manantiales, pozos o corrientes de agua se les han atribuido, tradicionalmente, especiales propiedades curativas, bien sea por los elementos disueltos en ella o por el sentido mágico que se les presume. Así, en algunos de estos lugares, la existencia de un suministro de agua constituyó un elemento, lo suficientemente atractivo, como para convertirlo en espacio de reunión e, incluso, para la celebración religiosa.

Leer más »

Elementales: Las Ninfas de las Aguas

2hada0ywLas Ninfas eran divinidades femeninas greco-latinas que habitaban en mares, bosques, árboles, montañas y grutas. Personifican a las fuerzas naturales de los bosques, las fuentes, el mar y los ríos, y presiden en ellos el crecimiento y la fecundidad de los reinos vegetal y animal. Esto quiere decir que eran divinidades ctonicas de la naturaleza.

Ninfa, en griego, significa “la que está cubierta y velada”, y designa a la novia o recién casada. Son, pues, las ninfas Dríades y Melíades, así como las Náyades (ninfas de las fuentes y los ríos), uno de los orígenes de la asociación del agua con los ritos de fertilidad y fecundidad.  Las ninfas están en su mayoría en la flor de la juventud, tienen temperamento amoroso, y a menudo se unen a los dioses y a los hombres. A su vez, eran capaces de profetizar sobre el destino de los hombres y mediante las aguas curar sus males.

Leer más »